FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Portada Dawn of War - Chaos Rising

Warhammer 40,000: Dawn of War II – Chaos Rising es un RTS para PC desarrollado por Relic Entertainment y publicado por THQ, y expansión de Warhammer 40,000: Dawn of War II. El juego fue lanzado el 11 de Marzo de 2010 para Games for Windows.

Esta expansión inrodujo a los Marines Espaciales del Caos como facción y todas las facciones en el anterior título (Marines Espaciales, Eldars, Orkos y Tiránidos) recibieron nuevas unidades. El juego se desarrolla principalmente en Aurelia, un planeta cubierto de hielo de los Cuervos Sangrientos. Gabriel Angelos explica que Aurelia se perdió en la Disformidad durante mil años, pero ahora ha reaparecido emitiendo una señal de socorro de los Cuervos Sangrientos.

Características Editar

Campaña Editar

Chaos Rising se desarrolla un año después de los acontecimientos de Dawn of War II y la derrota de la invasión de los Tiránidos (así como de los Eldars y Orkos) del Subsector Aurelia. La campaña marca el regreso de los héroes de los Cuervos Sangrientos del juego anterior, el Señor del Caos Eliphas el Heredero de Dark Crusade, Derosa como el nuevo Gobernador Planetario de Meridian, y la rebelde Casa Vandis.

Algo novedoso en Dawn of War II - Chaos Rising es el Sistema de la Corrupción. En la campaña hay a menudo múltiples objetivos para completar una misión; dependiendo de lo que el jugador elige, sus héroes se volverá más o menos corruptos. La Corrupción describe lo cerca que están los Astartes del jugador (es decir: el Comandante de la Fuerza, Jonah y el resto de escuadras bajo el mando del jugador a excepción de Davian Thule, que es el único miembro no afectado por la corrupción) de pasarse al Caos y traicionar al Imperio de la Humanidad. Esta es una elección consciente en el juego y afectará al final del mismo, así como qué misiones se abrirán al jugador a lo largo de la campaña.

Dos nuevos entornos están disponibles en Chaos Rising para complementar los tres ya disponible (el terreno selvático/pantanoso de Typhon Primaris, los desiertos y cañones de Calderis, y la torres y el paisaje urbano de Meridian). Los nuevos entornos son:

  • Aurelia - Aurelia fue una vez un vergel, el hogar de miles de millones de seres humanos y la joya del Sector. Hace miles de años el planeta se vio envuelto en una Tormenta Disforme (una perturbación estelar donde la dimensión caótica conocida como la Disformidad se filtra en el espacio real), convirtiendo un fértil planeta en un páramo helado. Tras esto, el planeta desapareció por completo en la Disformidad. Después de miles de años, Aurelia ha vuelto a surgir, acogiendo Fuerzas del Caos. Este planeta es el patio de recreo de los Dioses Oscuros: Khorne, Tzeentch, Slaanesh y Nurgle.
  • El Pecio Espacial Juicio de la Carroña - Un Pecio Espacial es una gigantesca nave fantasma abandonada (compuesta en algunos casos de muchas naves diferentes o incluso partes de pequeños asteroides y estaciones espaciales) que flotan al azar dentro y fuera de la Disformidad. De cientos o miles de años de antigüedad, los Pecios Espaciales pueden contener cualquier tipo de horrores y tesoros. En Chaos Rising, el Juicio de la Carroña ha surgido de la Disformidad junto con Aurelia y está habitado por una astilla de una Flota Enjambre tiránida y dentro de esta nave aguardan muchos secretos.

Argumento Editar

El Comandante de la Fuerza de los Cuervos Sangrientos (el jugador) y su fuerza de ataque Astartes llegan al planeta Aurelia, junto con el recién requisado Crucero de Batalla Retribución, después de recibir una señal de socorro codificada con códigos de los Cuervos Sangrientos. La señal de socorro resulta ser una trampa, y los Cuervos Sangrientos son emboscados por guardia imperiales de la herética Casa Vandis, de la nobleza de Meridian. Tras escapar de la emboscada y salir de la zona, el Comandante de la Fuerza y el Dreadnought Davian Thule rescatan al Bibliotecario Jonah Orion, que estaba siendo atacado por fuerzas Eldar que habían desenterrado ruinas milenarias y revivido varios Guardianes Eldar.

A continuación recibieron una llamada de auxilio de la gobernadora Derosa de Meridian, y los Cuervos Sangrientos aterrizaron en la Forja Puerta del Ángel, donde bandas de Orkos impulsadas ​​por fuerzas de la Casa Vandis están saqueando la zona. Más tarde se enfrentarían con Marines Espaciales del Caos de la Legión Negra, que están tratando de hacerse cargo de Puerta del Ángel. A pesar de la presencia de Eliphas el Heredero, ex Apóstol Oscuro de la Legión Traidora de los Portadores de la Palabra dado por muerto hace mucho tiempo en Kronus, las fuerzas del Caos son repelidos. Tras esto, una fuerza conjunta de la Guardia Imperial y Cuervos Sangrientos vuelven a Aurelia para atacar a las fuerzas de la Legión Negra atrincheradas en la zona. Mientras resistían barreras de artillería de las fuerzas de la Casa Vandis y oleada tras oleada de Cultistas del Caos, los Cuervos Sangrientos descubren un Templo del Caos y tras una espantosa batalla contra Demonios, es destruido por completo. Burlándose de los leales en mitad de la refriega se encontraba el Campeón del Caos de mando de la Legión Negra: Araghast el Saqueador.

Después de que el Templo del Caos cayera, la Disformidad comienza a rasgar el planeta en dos, lo que obliga a los Cuervos Sangrientos a realizar una evacuación de emergencia. En realidad Araghast deja escapar al Comandante de la Fuerza y sus hombres, ya que de otro modo carecería de valor el traidor dentro de las filas de los Cuervos Sangrientos y le dice a Eliphas que su venganza contra los Cuervos Sangrientos puede esperar. A bordo de la Retribución, una grabación encontrada en Aurelia revela que había un traidor dentro del Capítulo que dio al Caos los códigos que se utilizaron para emboscarles cuando llegaron por primera vez en Aurelia. A continuación los Cuervos Sangrientos regresaron a Meridian para ayudar al 85º Regimiento de Vendoland de la Guardia Imperial a recapturar Aguja Legis. Con la ayuda del Sargento Thaddeus (que pidió estar en la misión), debilitaron con éxito a las fuerzas caóticas y rebeldes que mantenían la zona. También destruyeron la fuerza de ataque de los Eldars que encontraron excavando las ruinas antiguas en Typhon Primaris con el Sargento Tarkus. Tras solucionar numerosos problemas, los Exploradores del Capítulo en Calderis envían una llamada de socorro al ser sometidos bajo un intenso ataque por un número considerable de fuerzas del Caos. Con la ayuda del Sargento Cyrus, salvan a los neófitos de una muerte segura y matar a un Hechicero del Caos que operaba en la zona. Poco después, un contingente de la Guardia de Honor de los Cuervos Sangrientos, dirigido por el Capitán Apollo Diomedes, llega al subsector. Diomedes, que actúa en nombre del Señor del Capítulo y Bibliotecario Jefe de los Cuervos Sangrientos, Azariah Kyras, ordena a las fuerzas de los Cuervos Sangrientos cesar cualquier combate con la Legión Negra y otras fuerzas del Caos y regresar a su nave hasta recibir nuevas órdenes.

Contrariados por las órdenes pero todavía leales, los Cuervos Sangrientos volvieron a la Retribución. Allí interceptan varias transmisiones altamente encriptadas. Sin embargo, y a pesar de sus mejores esfuerzos, no fueron capaces de descifrar totalmente el mensaje. El Tecnomarine Martellus, después de haber sobrevivido a la invasión de los Tiránidos, accede al Repetidor Astronómico de Typhon Primaris e informa de que se ha recuperado la información detallada sobre las llegadas y salidas de un gigantesco Pecio Espacial, el Juicio de la Carroña. Dicho pecio contenía un sistema de cogitadores lo suficientemente potentes como para eliminar el cifrado de los mensajes interceptados. Mientras tanto, en la investigación de cómo las fuerzas herejes habían duplicado una señal de los Cuervos Sangrientos, Cyrus se entera de que hay un traidor a bordo de la misma Retribución.

Cuando el Pecio Espacial llega tal y como Martellus predijo, los Cuervos Sangrientos encuentran la nave infestada por una astilla de la Flota Enjambre Tiránida que derrotaron recientemente. La infecta mancha de la Disformidad también impregna la nave, acortando su estancia a lo mínimo absoluto. Los Astartes no habían avanzado mucho cuando descubrieron los cuerpos de Cuervos Sangrientos de la 5ª Compañía; misteriosamente, sus semillas genéticas se prepararon para ser extraídas pero no fueron recolectadas y almacenados por un Apotecario. Para más misterio, los nombres de los Marines Espaciales caídos seguían siendo marcados como en servicio dentro de la Guardia de Honor del Capítulo. Después de explorar a fondo por todo el pecio, matando a innumerables cantidades de Tiránidos y recuperado la semilla genética de los Cuervos Sangrientos con el Bibliotecario Jonah Orion, la fuerza de ataque obtiene al fin acceso a una gran bóveda sellada que contenía el sistema de cogitadores. En el interior, numerosos cadáveres de Marines Espaciales llenaban el suelo, con su semilla en igual estado que los anteriores. Al acceder a los cogitadores encontraron un registro escrito por el apotecario Galan, detallando la expedición que él y sus compañeros hicieron por el pecio espacial.

Galan fue parte del grupo expedicionario dirigido por el entonces Bibliotecario Azariah Kyras. El mensaje contenía referencias a un Gran Demonio llamado Ulkair, que les acechaba dentro del pecio. El demonio estaba buscando su semilla genética, lo que obligó al apotecario Galán a tratar de ocultarlo. Preocupaciones Galan, sin embargo, que, los susurros de corrupción sutiles del demonio podrían superar los Astartes uno por uno y también preocupa para Kyras, que ha ejercido gran parte de su fuerza psíquica en defenderse de el demonio y sus secuaces. Kyras parece apático acerca de la muerte de sus hermanos de batalla y toques ligeros están hechos de Descripción de Galan de acontecimientos que apuntan a la creciente corrupción caótica de Kyras.

Dejando el pecio espacial y permitiendo a Martellus analizar con los cogitadores recién adquiridos para desenmascarar los mensajes del traidor, los Cuervos Sangrientos responden a otra señal de socorro de la gobernadora Derosa. Fuerzas caóticas han sitiado la ciudad colmena capital de Meridian y están asaltando propio Palacio del Gobernador. El Comandante de la Fuerza va a la defensa de la Gobernadora y se bate de nuevo con múltiples oleadas de la Legión Negra y fuerzas heréticas de la Casa Vandis a las puertas del palacio. Los Cuervos Sangrientos reciben una transmisión en sus canales vox privados de Araghast el Saqueador, burlándose de ellos y desafiándoles junto con el sargento Avitus a un duelo. Los Cuervos Sangrientos, a pesar de las órdenes del Capitán Diomedes, asaltan Aurelia en respuesta al desafío de Araghast. Araghast utiliza los poderes de la Disformidad para teletransportarse lejos de los Cuervos Sangrientos cada vez que lo localizan hasta que Eliphas el Heredero, que estaba supervisando los rituales de teletransportación, traiciona a Araghast y se niega a otro viaje. Enfurecido, Araghast ataca violentamente a los Cuervos Sangrientos, que en última instancia terminan derrotándole, lo que deja a Eliphas como el nuevo Comandante de la partida de guerra de la Legión Negra de Araghast. Cautivados por el fin de Araghast, los Cuervos Sangrientos señalan que era apropiado que un traidor fuera, irónicamente, destruido gracias a otro traidor. Martellus, tras analizar grandes cantidades de datos, informa al Comandante de la Fuerza que el apotecario Galan seguía vivo y dentro de la Guardia de Honor de los Cuervos Sangrientos. También encontró una nueva transmisión codificada del traidor a Galan.

A pesar de la amenaza que representaba el caos, el Capitán Diomedes ordena que todos los Cuervos Sangrientos abandonen el Subsector Aurelia inmediatamente. El Capitán Gabriel Angelos, nada dispuesto a dejar que los Cuervos Sangrientos simplemente abandonaran sus mundos a las garras de Caos, ordena al Comandante de la Fuerza y sus escuadrones de hacer caso omiso de las órdenes de Diomedes. Angelos viaja a Calderis donde Diomedes está operando, y se enfrenta a él en relación con la orden de retirada. Diomedes, actuando en nombre de Kyras, declara a Angelos y sus hombres traidores al Capítulo, y envía un aviso a todos los Cuervos Sangrientos de matarles en el acto. Sabiendo que Gabriel Angelos no podía ser el traidor, el Comandante de la Fuerza y sus escuadrones se infiltran en la base del Capitán Diomedes en Calderis. Dentro, localizan al apotecario Galán junto con un grupo de la Guardia de honor, todos ellos corrompidos por el Caos. La fuerza de ataque ataca a Galan, quien en sus últimos momentos les agradece el liberarle de la influencia del Caos. A continuación, les dice que todos los Astartes de la quinta compañía que estuvieron a bordo del Juicio de la Carroña fueron corrompidos por el Caos, junto con la mayoría de los hombres de la Guardia de Honor. El Capitán Diomedes está libre de la corrupción, pero está ciego a las manipulaciones por parte de los traidores a causa de su orgullo. A continuación la fuerza de ataque prosigue hasta el Centro de Mando de la Guardia de honor, donde esperaban acceder a sus registros para exponer la identidad del traidor en la Retribución. Lamentablemente, el Centro de Mando está destruido y el Capitán Diomedes aparece en la escena, señalando al Comandante de la Fuerza y sus Astartes como herejes por lo que supuestamente acaban de hacer. El Comandante de la Fuerza y su equipo explican a Diomedes lo que había ocurrido y los eventos a bordo del Juicio de la Carroña. Diomedes se sorprendió al oír esto, junto con el nombre del Gran Demonio, y permite que la fuerza de ataque del Comandante de la Fuerza escape por el momento. Mientras tanto, los registros de Galan que se encontraron a bordo del Juicio de la Carroña revelan que Kyras fue corrompido por el Caos mucho antes de la expedición. Además, el Demonio Ulkair fue encarcelado en el planeta Aurelia durante su desaparición en la Disformidad y los Cuervos Sangrientos llegaron a la escalofriante conclusión de que Eliphas estaba planeando libera a la criatura.

En Aurelia, Eliphas explica que justo antes de que el planeta fuera absorbido por la Disformidad hace tanto tiempo, Kyras logró encarcelar a Ulkair después de que el mentor de Kyras, el Bibliotecario Moriah, fuera asesinado en la batalla contra el demonio. Poco después, el Immaterium descendió sobre el planeta, capturando tanto a Kyras como al mundo en su garra. Kyras, atrapado dentro de la Disformidad, hizo un trato con Ulkair para garantizarle su fuga, el cual a cambio teletransportó al bibliotecario herido a bordo del Juicio de la Carroña, para ser encontrado por la 5ª Compañía y regresar a su Capítulo. Para liberar el demonio, Eliphas el Heredero sacrificaría la vida de un Explorador de los Cuervos Sangrientos capurado y un Campeón del Caos de Nurgle para liberar a Ulkair, nada menos que una Gran Inmundicia, un Gran Demonio de la Plaga. Ulkair es liberado y promete a Eliphas más poder y control a su servicio, aunque de forma siniestra. Mientras el Comandante de la Fuerza y su escuadrón regresaban a Aurelia, descubren que el traidor en sus filas era Martellus (o uno de los miembros del escuadrón del jugador con el mayor nivel de corrupción), que inmediatamente huye y se une a las Fuerzas del Caos sobre el terreno. Tras matar al traidor, este les dice en sus últimos momentos que Ulkair ha revivido y confirma que Kyras fue corrompido hace tiempo por el Caos. Al final, Gabriel Angelos llega con la Barcaza de Batalla Letanía de Furia, y el Comandante de la Fuerza y sus escuadrones cuentan inmediatamente al venerable capitán lo que han aprendido. Gabriel, sin perder tiempo, pone en marcha un gran asalto al Fortín del Capítulo en Aurelia. Haciendo uso de Predators para asegurar una cabeza de playa, numerosas bases del Caos son destruidas al paso del Comandante de la Fuerza y sus escuadrones de asalto, hasta que se reúnen para matar a Ulkair. Conforme se acercan al demonio, son interceptados por Eliphas y trabados en combate. Antes de que pudieran darle un golpe mortal, Eliphas se salva por la intervención de la Disformidad, ya que los poderes de la oscuridad aún no se han hartado de él y escapa de la muerte una vez más. Ahora el Comandante de la Fuerza y sus hombres ya no tenían más obstáculos en su camino para derrotar a Ulkair. En una larga y difícil batalla, el Gran Demonio es vencido y sellado de nuevo dentro de Aurelia. Sin embargo, Ulkair comenta antes de su derrota que ninguna prisión le podrá encerrar para siempre y que eventualmente regresará y les masacrará.

A bordo de la Barcaza de Batalla Letanía de Furia, el Capitán Gabriel Angelos declara la victoria de los Cuervos Sangrientos sobre la Legión Negra y Ulkair el Inmundo. Sin embargo, también les dice que a pesar de haber superados tamaños desafíos, su Señor del Capítulo, Azariah Kyras, ha sido corrompido por el Caos, y que la única cosa que pueden hacer los Cuervos Sangrientos ahora es matarle. Entonces Gabriel habla al Comandante de la Fuerza y sus escuadrones sobre sus acciones (cuyo resultado dependerá del nivel de redención y la corrupción del jugador como resultado de la selección de acciones durante el juego). Mientras tanto, dentro del Ojo del Terror, un repuesto Eliphas el Heredero cuenta a Abaddon el Saqueador, el Señor de la Guerra de la Legión Negra, que aún podrá aniquilar a los Cuervos Sangrientos.

Final Editar

Una vez que el jugador llega al final del juego, este da cinco finales que el jugador puede obtener en función de los niveles de redención y de corrupción.

  • Pureza Total - Si el jugador hace todas las misiones de rescate y mata al Apotecario Galan y no al Capitán Diomedes, el personaje del jugador y sus escuadrones habrán actuado como agentes de purificación dentro del Capítulo y con la ayuda de Gabriel y Diomedes después de aprender la verdad sobre la corrupción dentro de los Cuervos Sangrientos. Al Comandante de la Fuerza se le concederá el cargo de Capitán de la 4ª Compañía Compañía los Cuervos Sangrientos.
  • Pureza - Si el jugador mata al Capitán Diomedes y no a Galan, el Comandante de la Fuerza del jugador y sus escuadrones serán tildados de Renegados junto con el Capitán Gabriel Angelos.
  • Neutral - Si el jugador hace tanto las opciones de redención como de corrupción en todas las misiones (matando a todos los Cuervos Sangrientos, y no matando a Diomedes y Galan), el Comandante de la Fuerza del jugador será expulsado del Capítulo como Renegado y exiliado al Ojo de Terror durante cien años.
  • Corrupción - Si el jugador tiene mayores puntos de corrupción que de redención, el Comandante de la Fuerza del jugador será tristemente ejecutado por herejía por Gabriel Angelos.
  • Corrupción Total - Si el jugador ejecuta todas las misiones de corrupción y tiene un nivel de corrupción total en todos sus escuadrones, el Comandante de la Fuerza del jugador se convierte en el próximo Señor del Caos de la partida de guerra de la Legión Negra de Aurelia.

Final Canónico Editar

En Dawn of War II - Retribution se confirma que el Capitán Apollo Diomedes sigue vivo y siriviendo bajo el mando del Señor del Capítulo Azariah Kyras. Ni el Sargento de Exploradores Cyrus ni el Tecnomarine Martellus fueron el traidor en el Capítulo y el Bibliotecario Jonah Orion es visto defendiendo la ciudad colmena capital de Meridian. No se sabe qué pasó con el Comandante de la Fuerza. El traidor en el Capítulo, en función de lo que cuenta el Sargento Tarkus, fue el Sargento Avitus.

Multijugador Editar

La Última Batalla Editar

El Hechicero del Caos y el Tirano de Enjambre se añaden a la selección de héroes en el modo La Última Batalla.

Nuevas Unidades / Actualizaciones Editar

Todas las nuevas unidades y mejoras para las cuatro facciones preexistentes en Dawn of War II estarán disponibles sólo para los jugadores que poseen Dawn of War II, con la excepción de la facción del Caos para los que no poseer Chaos Rising.

Caos Editar

Nivel 1 Editar
  • Escuadra de Herejes - Una escuadra barata para el cuerpo a cuerpo escuadrón que se puede actualizar con un Lanzagranadas y un Aspirante a Campeón (detector). Viene con la capacidad de adorar, concediendo beneficios a los escuadrones cercanos. Puede construir santuarios en el Nivel 2, amplificando los efectos de los adoradores cercanos.
  • Marines Espaciales del Caos - similares a la Escuadra Táctica de Marines Espaciales, los Marines Espaciales del Caos comienzan siendo más débiles, pero se vuelven más duros con las actualizaciones. Puede ser mejorado en el nivel 1 con el bonus de daño Guerra Eterna. En el Nivel 2 se puede añadir un Aspirante a Campeón, así como la mejora de la plantilla con las Marcas de Khorne (Espadas Sierra) o Marcas de Tzeentch (Bólters Inferno).
  • Aniquiladores - Similares a una Escuadra de Devastadores, en el Nivel 2 pueden actualizarse con Marcas de Khorne (Cañones Automáticos) o Marcas de Tzeentch (Cañones Láser).
Nivel 2 Editar
  • Dreadnought del Caos - Caminante equipado con un Cañón Automático y unas Cuchillas Relámpago cuando es desplegado. Puede ser actualizado con las Marcas de Khorne (otras Cuchillas Relámpago) o de Tzeentch (Lanzamisiles).
  • Aplastadores de Khorne - Demonios Menores de Khorne que montan Juggernauts en la batalla. Su poder radica en sus cargas en batalla y la capacidad de causar miedo a los escuadrones de infantería enemiga.
  • Marines de la Plaga - Estos son los adoradores del Dios del Caos Nurgle. Poseen una servoarmadura de dureza excepcional y sin embargo no son la mejor unidad cuerpo a cuerpo o en distancia. Estas unidades de infantería pesada a distancia están armados con Bólters y un lanzamisiles, lo que les permite hacer frente a los blindajes de vehículos así como las unidades de infantería enemiga. Normalmente disparan mientras suprimen y detonan cuando mueren.
Nivel 3 Editar
  • Predator del Caos - Similar a la variante imperial y sus modelos, puede ser actualizado con las Marcas de Khorne, Nurgle o Tzeentch.
  • Gran Inmundicia - Gran Demonio de Nurgle. Este monstruo maneja una Espada de Plaga y puede vomitar sobre los enemigos. Puede utilizar sus intestinos para capturar a las unidades de infantería y un enjambre de moscas a su alrededor que atacan a los enemigos cercanos. Los herejes pueden ser sacrificados a la Gran Inmundicia para que este gane poder. Es la unidad más cara y portente del juego.

Eldars Editar

  • Guardia Espectral - Aunque son bastante parecidos a los Señores Espectrales, el escuadrón de tres Guardias Espectrales tiene su fuerte en atacar infantería y blindados enemigos a distancia. Están equipados con versiones reducidas del Cañón Espectral.

Orkos Editar

  • Eztrambótikoz - De vez en cuando surge un Orko que es un poco diferente a todos los demás. Estos Eztrambótikoz son orkos psíquicos, catalizadores de las poderosas energías psíquicas generadas por las masas de pieles verdes y su entusiasmo y emoción por la guerra.

Marines Espaciales Editar

  • Bibliotecario - Capaz de ejecutar poderosos hechizos de daño y de apoyo, inspira a los Marines Espaciales que le rodeen matando en combate cuerpo a cuerpo.

Actualizaciones: Editar

  • Escuadra de Devastadores - Puede actualizarse con Cañones Láser.
  • Dreadnoughts - Puede actualizarse con Cañones de Fusión.
  • Tanque Predator - Puede actualizarse con Cañones Láser.

Tiránidos Editar

  • Genestealers - Una unidad de cuerpo a cuerpo de élite que se infiltra después de permanecer inmóvil durante un período de tiempo.
  • Guardia Tiránido - Unidades defensivas cuerpo a cuerpo defensivo de gran alcance que se utilizan para proteger a otras unidades grandes o vulnerables. Reemplaza al Cárnifex en el Nivel 2.

Fuentes Editar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.