FANDOM


Malborus mascota guardia transparente.png El Sargento Marlborus Deliar defenderá este artículo con sangre, acero y fe, hasta que se quede sin lho. ¡Pulsa sobre su pictocaptura si no quieres ser su próximo "voluntario" para limpiar campos de minas!

¡Sigue leyendo! ¡Sólo los cobardes retroceden a mitad de artículo!

Ursarkar E. Creed Guardia Imperial 5ª Edición Alex Boyd ilustración color.jpg

Ursarkar E. Creed dirigiendo la defensa de Cadia.

"¿Qué pido a mis oficiales? Solo que cumplan su deber con fuego en sus estómagos y plegarias en sus labios."
Ursarkar E. Creed


Ursarkar E. Creed es el actual Gobernador Primus y Gobernador de la Fortaleza de Cadia.

HistoriaEditar

El chico que se convertiría en el Gobernador Usarkar E. Creed de Cadia fue encontrado en las ruinas de Kasr Gallan, arrasada por la guerra, por soldados del 8º Regimiento de Cadia. El chico sostenía en una mano una vieja y maltrecha pistola, y en la otra un libro estropeado y arrugado, con las palabras De gloria Macharius apenas visibles en su lomo. No habló de los horrores que había soportado ni acerca de cuánto tiempo había sobrevivido así. Estaba débil a causa del hambre, pero en sus ojos ardía una determinación de acero y la fe en el Emperador, que se convirtieron en un arma de hierro que no tiene miramientos en utilizar.

Impresionado por su valor, el 8º de Cadia adoptó al huérfano y enseguida fue reclutado en las filas de los Escudos Blancos. Aquí fue donde Creed encontró al soldado más charlatán, de nombre Jarran Kell, y ambos forjaron un vínculo que duraría hasta el final de sus días. Su pelotón de Escudos Blancos no tardó en ser reclutado para la Cruzada Drusita y, antes de que las celebraciones por la victoria terminasen, Creed ya era Capitán de las Tropas de Choque y Kell era su Sargento.

Creed demostró ser un brillante estratega, mezclando defensas decididas con contraataques devastadores. Creed era un líder natural, tan capaz de comandar un pelotón como un ejército entero. Como oficial, Ursarkar Creed era muy exigente. El ejemplo que daba le valió el respeto incondicional de sus hombres. Hacía gala de la disciplina esperada de una unidad de Cadia en todo momento, pero también sabía cuándo hacer la vista gorda, una cualidad que disgustaba a muchos Comisarios. Era raro que Creed tuviera que repetir una orden; emanaba de él una intensidad tal que todo el mundo le obedecía, complementando así la característica disciplina de los cadianos. Su punto fuerte era la facilidad que tenía para saber cómo debía combatir un contingente de Cadia y no se entregaba a una guerra de desgaste, tan del gusto de los oficiales de la Guardia Imperial, por otra parte. Tenía un talento innato con las órdenes tácticas, y demostró ser un genio natural ideando planes, de un modo que no se había visto en el Imperio desde hacía generaciones.

Con Kell siempre a su lado, Creed combatió en la Migración de Hrud en el 983-985.M41 y estuvo a cargo del grupo militar que dio caza en Trecondal a Brule, Señor de los Marines Espaciales del Caos. Su primera acción como General Supremo de Cadia fue aniquilar una fuerza de Ulthwé en Aurent en el 992.M41. No tardaron en reconocerle como el comandante en activo de mayor éxito, y únicamente sus humildes orígenes impedían que su carrera avanzase.

En el 999.M41 un diabólico plan de las fuerzas del Caos acabó con la vida de muchos miembros del Alto Mando de Cadia. A pesar de que el gobierno imperial se estaba desintegrando en los sectores que rodeaban el Ojo del Terror, Cadia permanecía disciplinada. Para combatir la actividad del Caos (cada vez más frecuente y a mayor escala), los altos cargos militares ordenaron que todos los regimientos de las Tropas de Choque se congregasen en Cadia. Se construyeron cientos de nuevas pistas de aterrizaje en Kasr Tyrok y las infraestructuras necesarias para soportar una llegada de tropas tan masiva se obtuvieron de Kasr Holn, Kasr Helotas y Kasr Fremas. Millones de soldados se habían reunido ya cuando el regimiento de Volscan, considerado por muchos el más veterano y aguerrido del sector, aterrizó en Cadia. Gigantescas barcazas descargaron sus transportes Leviathan en suelo cadiano y, cuando el Alto Mando se preparaba ya para recibir la salutación del regimiento recién llegado, los volscaneses revelaron su verdadero rostro. Estandartes con los blasfemos iconos de diferentes Dioses del Caos colgaban de los transportes y sus armas de destrucción masiva abrieron fuego y destruyeron el Leviathan de mando del Gobernador Primus, Marus Porelska. Las tropas volscanesas salieron en tromba de los transportes y atacaron a los sorprendidos soldados de Cadia, cayendo sobre ellos con su característica fiereza. Se llevó a cabo una gran batalla alrededor del espaciopuerto durante más de una hora, aunque con tantos defensores la batalla solo podía tener un final. Los volscaneses resultaron derrotados, pero a un tremendo precio. El Gobernador Primus y la mayoría de sus oficiales estaban muertos, y la estructura de mando que restaba en Cadia se esforzaba por mantener el orden. Al tiempo que los últimos núcleos de resistencia eran sofocados, Ursarkar Creed (nombrado Gobernador de la Fortaleza, un cargo militar especial para momentos de necesidad como este, otorgado de forma vitalicia o hasta que la crisis termine) tomó el mando de las desorientadas tropas de Cadia y restableció el orden. Mientras él combatía en los sangrientos campos de Kasr Tyrok, el más leal consejero del Gobernador Secundus se desplomaba en la fortaleza de Kasr Vazan, y su cuerpo empezó a pudrirse y abotargarse por la Maldición de los Descreídos. Los Kasrkin reaccionaron con asombrosa rapidez, aunque era demasiado tarde para los soldados de Kasr Vazan. En una hora, todo el fuerte había sido declarado impuro y sellado para siempre.

Cuando volvió de su última campaña, Creed fue recibido con gran pompa y muestras de apoyo por el ejército cadiano al completo. Ahora que ya no cabía duda de que era inminente una incursión desde el Ojo del Terror, uno a uno sus contrincantes retiraron sus candidaturas en pos de la unidad hasta que el chico vagabundo fue designado, por común acuerdo, Gobernador Primus de Cadia, y ordenó a las tropas del mundo fortaleza que reforzasen las defensas y se proveyeran de munición, material bélico y alimentos. En los oscuros días que se avecinan necesitará de toda su fe y habilidad.

Mientras que Creed es silencioso y calculador, Jarran Kell ruge y parlotea como solo un portaestandarte sabe hacerlo. Kell es un guerrero temible y la mano derecha de Creed. Es un compañero fiel que sabe reconocer que Creed es la mejor esperanza que tiene Cadia para los aciagos días que le esperan. Kell ha dedicado su vida a mantener a Creed con vida, y su voz amplificada apaga los gritos de batalla del enemigo y asegura que las órdenes de Creed se obedezcan en el fragor de la batalla.

Guardia imperial Creed y el 8º de Cadia en la Batalla de los Campos de Tyrok.jpg

El 8º de Cadia, con Creed y Kell a la cabeza, se enfrenta a los volscaneses en los Campos de Tyrok.

ArmamentoEditar

Ursarkar E. Creed va armado con armadura de caparazón, dos pistolas láser sobrecargadas, granadas de fragmentación y un campo reflector.

Miniatura Editar

  • 3ª Edición.

Fuentes Editar

  • Codex: Guardia Imperial (2º de 3ª Edición y 5ª Edición).
  • Codex: Ojo del Terror (3ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar