FANDOM


Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


Uriel Ventris.jpg

Uriel Ventris es el Capitán de la Cuarta Compañía (los Defensores de Macragge) del Capítulo de Marines Espaciales de los Ultramarines. Se dice que es miembro de la familia del Sargento Veterano de la Primera Compañía Lucian Ventris (quien murió en las Defensas Polares de Macragge durante la Batalla de Macragge, en el 745.M41).

Tras violar los preceptos del Codex Astartes durante los eventos de Tarsis Ultra, fue exiliado y enviado a cumplir un Juramento de Muerte junto con Pasanius Lysane, su compañero. Tras completar con éxito la misión y volver a Macragge, obtuvo de nuevo el rango de Capitán. Tan arraigado era el concepto de seguir las palabras del Codex Astartes sin dudar de él, que aún se cuestionaba la ruptura de sus enseñanzas.

No considera erróneas las muestras de humanidad, aunque fueran en contra del Codex Astartes, pero están consideradas por los Ultramarines como herejía. En esos momentos de tribulación invocaba en su memoria los recuerdos de su mentor y amigo, el Capitán Idaeus.

HistoriaEditar

JuventudEditar

Uriel Ventris Finished by cyphercodicer2.jpg

Uriel Ventris, Capitán de la 4ª Compañía de Ultramarines.

Nacido en Calth en el 876.M41, Uriel Ventris fue criado en una granja subterránea, trabajando la tierra, desde el día en que fue capaz de andar. A los seis años, Ventris fue reclutado por los Ultramarines y entrenado en el campamento de Agiselus en Macragge. Durante todo su entrenamiento, Uriel destacó sobre todos sus hermanos, excepto sobre Learchus, quien se convirtió en su rival. Las habilidades de ambos estaban muy igualadas, por lo que competían para ver quién era el mejor. Un día de entrenamiento, mientras su promoción hacía una carrera montaña arriba, Uriel y Learchus se disputaban el primer puesto. Cuando Uriel estaba a punto de pasar a Learchus, este le dio un fuerte golpe en la nariz, rompiéndosela al instante. Cleander, el mejor amigo de Learchus, que estaba en tercera posición, sacó a Uriel del camino y lo dejó bajo un árbol. Uriel contempló como el resto de sus hermanos le adelantaban, hasta que apareció su amigo Pasanius Lysane y lo levantó. Uriel retornó con ganas a la carrera y consiguió escalar algunas posiciones. Cuando llegó a la cumbre se encaró con Cleander y lo empujó al suelo para luego dar una paliza a Learchus y romperle varios huesos. Esto le costó a Uriel el odio de Learchus y el distanciamiento del resto de sus hermanos. Solo Pasanius siguió siendo su verdadero amigo.

En el 889.M41 se graduó y acudió a completar su entrenamiento en la Fortaleza de Hera, y nueve años después se convirtió en un Marine de pro en la Compañía de Exploradores. En el 909.M41 fue asignado a la Cuarta Compañía de Batalla. Durante su entrenamiento, descubrió que tenía un talento natural para la guerra, y juró convertirse en el mejor guerrero que Macragge hubiera visto. Ha estado al servicio de los Guardianes de la Muerte, el brazo militar de la Ordo Xenos, limpiando muchos lugares abominables como pecios espaciales, formando parte de un Equipo de Eliminación dedicado a erradicar criaturas alienígenas.

Thracia (999.M41)Editar

En la Batalla del Puente Dos-Cuatro en el planeta Thracia, el Capitán Idaeus de la Cuarta Compañía, su amigo y mentor, fue abatido, dejando a Ventris al mando del campo de batalla. Poco después de aquello fue confirmado como nuevo Capitán de la Cuarta Compañía por el Señor del Capítulo, Marneus Calgar.

Expedición a Pavonis (999.M41)Editar

Ctan El Portador de la Noche Necrones Fondo Blanco y Negro Wikihammer.jpg

El Portador de la Noche.

La primera misión de Ventris como Capitán fue acabar con la rebelión en un mundo imperial, Pavonis. Fue durante esta misión cuando los Ultramarines hallaron un Fragmento del C'tan Necrón conocido como el Portador de la Noche, recién despertado de su sueño milenario. Después de lo acontecido en Pavonis, Uriel aún se desvela con imágenes de la aparición mortífera del alienígena monstruoso, con sabor a sangre en su boca, negras visiones de muerte llenan sus sentidos y la persistente inmundicia de sus pensamientos diabólicos mancha sus sueños.

Regreso a MacraggeEditar

De vuelta a Macragge, el Capitán Ventris se encarga de reorganizar la Cuarta Compañía, induciendo a nuevos miembros extraídos de las Compañías de Reserva. El Capitán Ventris ha sido bien preparado por Idaeus sobre como pensar más allá de las estructuras que marca el Codex Astartes, el código sagrado escrito por el Primarca de los Ultramarines, Roboute Guilliman.

Cada vez que se tumba en la cama sencilla de su celda, el olor a carne quemada y sangre ardiente llena sus fosas nasales. Cuando cierra sus ojos ve miembros seccionados, entrañas desparramadas y cuerpos descuartizados.

Muerte de la VirtudEditar

Recibe instrucciones de abordar un pecio espacial, codificado como Muerte de la Virtud, y destruirlo desde dentro. Se presupone que en su interior viajan Orkos. Este navío había atravesado el rumbo orbital de Barbarus Prime, el noveno planeta del Sistema Tarsis UItra. Para ello deben colocar unas cargas de detonación en el interior de la nave.

Tarsis UltraEditar

350px-Cpt Ventris vs. Tyranids.jpg

Uriel Ventris en Tarsis Ultra

Ventris y la Cuarta Compañía fueron requeridos una vez más para repeler la amenaza Tiránida de un zarcillo escindido de la Flota Enjambre Leviathan, que amenazaba el planeta Tarsis Ultra. Tras el abordaje y destrucción de un pecio espacial lleno de Genestealers en rumbo hacia Tarsis Ultra, llevado a cabo con anterioridad por sus guerreros, los Astrópatas de su Crucero de Ataque, el Vae Victus, detectaron interferencias psíquicas de los Tiránidos en avance hacia el Sistema. Jurando honrar un antiguo pacto establecido por su Primarca Roboute Guilliman para la defensa de los habitantes de Tarsis Ultra, Ventris reclutó, bajo órdenes de Marneus Calgar, la ayuda de una Compañía de los Mortificadores, uno de los Capítulos de la Segunda Fundación procedentes de los Ultramarines, bajo el mando del Capellán Astador. Tras llegar al planeta, los Marines Espaciales recibieron también la ayuda del 10º Regimiento de Logres liderado por el Coronel Octavius Rabelaq, del 933º de Korps de la Muerte de Krieg dirigidos por el Coronel Trymon Stagler, y los Regimientos de la FDP comandados por el Mayor Aries Satria. El Inquisidor Kryptman también apareció para ofrecer su extenso conocimiento sobre los Tiránidos para ayudar al esfuerzo de guerra.

Tras la llegada de los Tiránidos al sistema y la destrucción del planeta Barbarus Prime, las fuerzas imperiales lanzaron un asalto espacial. A pesar de conseguir inicialmente una victoria tras destruir una Nave Colmena, el Inquisidor Kryptman insistió en invocar un Exterminatus sobre el siguiente mundo en la ruta de los Tiránidos, Chordelis, con el fin de evitar que fuera devorado y que incrementara las fuerzas de los Tiránidos, ya que la evacuación planetaria era un proceso demasiado lento. Ventris se opuso vehementemente a dicha solución y apoyó una solución alternativa sugerida por el Lord Almirante Tiberius: frenar el avance de los Tiránidos haciendo explotar en el espacio una refinería de hidrógeno-plasma para destruir otra Nave Colmena. Sin embargo, Kryptman mintió a Ventris y con la ayuda de los Mortificadores invocó el Exterminatus a pesar de éxito del plan de los Ultramarines. Las fuerzas imperiales intentaron repetir el truco usando una segunda refinería para abatir otra Nave Colmena, pero los Tiránidos ya se habían adaptado a dicha estrategia y el plan resultó un fracaso total para el Imperio, provocando la destrucción de su flota y forzando a huir a los supervivientes; Tarsis Ultra quedó desprotegida desde el espacio, lo que permitió a los Tiránidos lanzar su invasión planetaria final.

Durante los ataques Tiránidos sobre Tarsis Ultra, Ventris se vio asediado por sus experiencias con el C'tan, el Portador de la Noche, aunque consiguió sobreponerse siguiendo el consejo espiritual de la Hermana Joaniel de la Orden Hospitalaria durante sus oraciones en la capilla del Officio Medicae. Ventris ayudó al Capitán Bannon y a su equipo de los Guardianes de la Muerte, quienes habían llegado tras la destrucción de Chordelis, a capturar un Líctor; esto constituyó un evento capital durante la guerra, ya que Kryptman consiguió destilar, a partir de la estructura genética del Lictor, un veneno que podría provocar en un Tiránido de generación temprana un estado de hiperevolución, lo que causaría la muerte instantánea de la criatura. Decidieron emplearlo para acabar con la Reina Norna, con vistas a finalizar la guerra. Por respeto al Capitán Bannon, quien murió en una misión previa al asalto a la Nave Colmena, Ventris se unió a los Guardianes de la Muerte, quienes iban a infiltrarse en la última Nave Colmena para acabar con la última Reina Norna que controlaba a los Tiránidos. Esta acción representó una violación del Codex Astartes, ya que Ventris abandonó a sus hombres en el planeta. A pesar de la sincera creencia de Ventris de que era el curso de acción más adecuado a seguir, el Sargento Learchus le amenazó con informar de dicha violación a Marneus Calgar. Learchus asumió el mando de la Cuarta Compañía sobre Tarsis Ultra en ausencia de Ventris.

Ventris y Pasanius, quien también se había sumado a la misión de los Guardianes de la Muerte a pesar de las objeciones de Ventris, consiguieron matar a la última Reina Norna con el veneno genético de Kryptman. Sin embargo, en el último momento, Ventris fue envenenado por la Reina Norna, lo que provocó que todo su flujo sanguíneo se coagulara dentro de su cuerpo. Habría muerto de no haber sido por una transfusión sanguínea total cedida por Pasanius, quien le mantuvo vivo hasta que consiguieron ayuda médica en Tarsis Ultra. El contingente restante de Marines Espaciales de los Ultramarines y los Mortificadores había quedado reducido a sólo dieciséis hombres cuando los Tiránidos comenzaron a luchar entre sí en el momento en que el enlace con la Mente Enjambre se vio seccionado por la muerte de la Reina Norna. La onda de choque psíquica causada por la muerte de la mente controladora causó que los Tiránidos se aniquilaran unos a otros sin motivo, dejando intactas a las fuerzas imperiales. La mayoría murieron congelados por las duras condiciones de Tarsis Ultra, aunque unos pocos sobrevivieron y se refugiaron en entornos más apacibles. Al acabar del conflicto, Ventris reafirmó su fe como Ultramarine de proteger al Imperio de los enemigos de la Humanidad.

ExiliadoEditar

Uriel ventris by beaver skin-d4ohj7b.jpg

Tras el retorno de la Cuarta Compañía a Macragge, el Sargento Learchus denunció a Uriel Ventris y Pasanius a los Grandes Señores del Capítulo de los Ultramarines por violar los preceptos del Codex Astartes durante los acontecimientos de Tarsis Ultra; habían abandonado a su Compañía a pesar de sus posiciones de mando como Capitán y Sargento en favor de comandar a una escuadra de los Guardianes de la Muerte del Ordo Xenos hasta una Nave Colmena Tiránida. Durante el juicio, Ventris y Pasanius renunciaron a su derecho a defensa propia, para prevenir que su ejemplo fuera seguido por otros, y aceptaron la decisión del Señor del Capítulo, Marneus Calgar.

En lugar de la pena de muerte por su herejía contra las enseñanzas del Codex, fueron obligados a tomar un Juramento de Muerte y a quedar exiliados del Capítulo. Toda insignia de los Ultramarines, incluido el símbolo de sus hombreras, les fue retirado. Antes de abandonar la Fortaleza de Hera para embarcarse en la Marcha de la Vergüenza, Calgar les ordenó buscar y destruir a unas criaturas útero demoníacas, las Daemonculati, que había sido vistas en una premonición del Bibliotecario Jefe Varro Tigurius. Ventris y Pasanius abandonaron Macragge en una nave junto al 808º Regimiento de la Guardia Imperial de Macragge, que habría sido enviado a luchar en la 13ª Cruzada Negra en el Segmentum Obscurus.

MedrengardEditar

Uriel Ventris by Noldofinve.jpg

Retrato de Uriel Ventris

Durante su viaje por la Disformidad, los escudos que protegían la nave de las criaturas del Inmaterium fallaron inexplicablemente, y todos los que iban en la nave, a excepción de Ventris y Pasanius, perecieron. Un Demonio conocido como el Daemonium Omphalos apareció, y tras derrotar a los Ultramarines los tomó cautivos a bordo de su Máquina Demoníaca. Fueron transportados al mundo capital de los Guerreros de Hierro, Medrengard, y se les ordenó la tarea de recuperar el Corazón de Sangre de la fortaleza de Khalan-Ghol. Amenazados con la destrucción de Macragge y Ultramar, Ventris accedió a sus demandas. Sin embargo, tras la desaparición del Demonio, Ventris aseguró a Pasanius que no pensaba honrar el pacto y que planeaba destruir el Corazón de Sangre.

Durante su viaje, Ventris y Pasanius encontraron extraños restos de cadáveres despellejados, y cuerpos muertos de hombres y mujeres con enormes extensiones de piel estirada. Acabaron por llegar a un campamento de los Guerreros de Hierro en el que se apiñaban prisioneros cuya piel estaba tan estirada como la de aquellos cadáveres; entonces se dieron cuenta de que los prisioneros eran despellejados en vivo. En el mismo momento en que iban a asaltar el campamento, se les unió un grupo de Marines Espaciales Renegados que les ayudaron a derrotar a los Guerreros de Hierro. Ventris discutió con el renegado Ardaric Vaanes, quien sólo quería destruir al campamento y no liberar a los prisioneros. Antes de que el campamento fuera destruido llegaron los Sin Piel, forzando a los Marines a huir dejando a los prisioneros atrás. Ventris quedó destrozado por la culpabilidad, ya que los que se quedaron atrás solo sirvieron para cebar a los monstruos.

Los Ultramarines siguieron a los Renegados hasta su santuario, en donde se encontraron con el Coronel Mikhail Leonid del 383º de Dragones Jouranos. Su Regimiento se encontraba en principio en el Mundo Forja de Hydra Cordatus, defendiéndolo de la invasión de los Guerreros de Hierro. Ventris averiguó que el Herrero de Guerra Honsou y su ejército superaron las líneas imperiales y robaron la semilla genética almacenada bajo la ciudadela. También descubrió que el Corazón de Sangre que se le había encomendado encontrar era de hecho otro poderoso Demonio. Ventris llegó a la conclusión de que Honsou había robado la semilla genética para emplearlo con las Daemonculati, con la idea de crear miles de nuevos Guerreros de Hierro. A la mañana siguiente Ventris convenció a los Renegados para que le acompañaran a evitar que Honsou llevara a cabo su plan.

Dead Sky, Black Sun cover.jpg

Uriel Ventris, en Medrengart

Ventris dirigió a los Renegados en el asalto a la fortaleza de Khalan-Ghol; una vez allí descubrieron que el Herrero de Guerra Honsou se encontraba envuelto en un conflicto a causa de la semilla genética robada contra sus rivales, los Herreros de Guerra Toramino y Berossus. Tras un enfrentamiento inicial con Honsou y sus hombres, Ventris lideró a su grupo dentro de la fortaleza, sólo para ser capturados por los Guerreros de Hierro. Por orden de Honsou, Ventris fue enviado a alimentar a las Daemonculati, mientras que el resto fueron enviados a los Mortuarios Bestiales para ser asesinados. Ventris logró escapar y liberar a los demás, dirigiéndolos en la fuga de la fortaleza a través de los sistemas de desagüe. El escapar de la fortaleza les costó caro, puesto que sólo cuatro de ellos, aparte de Pasanius y Ventris, lograron sobrevivir: Vaanes, Leonid y otros dos renegados. Los supervivientes fueron capturados por los Sin Piel y llevados a su guarida.

Los Sin Piel eran los desechos mutados de las Daemonculati, nacidos desfigurados y sin piel y descartados por sus creadores. Resultó que los retales de piel producida en masa eran empleados para dotar de piel a los nuevos Guerreros de Hierro, pero los rechazados no eran recubiertos de piel. Ventris convenció a los Sin Piel, quienes aún veneraban al Emperador, que se unieran a él en su misión de asaltar de nuevo la fortaleza de Khalan-Ghol. Los Renegados rechazaron la idea de acompañar a Ventris, pero Leonid decidió acompañarles y unirse a su Juramento de Muerte. Ventris y los Sin Piel se infiltraron hasta el corazón de la fortaleza y, mientras los Sin Piel acababan con los guardias, Ventris y Pasanius liberaron al Corazón de Sangre, tras lo que las barreras psíquicas que protegían la fortaleza se desplomaron permitiendo al Daemonium Omphalos aparecer y luchar contra su antiguo enemigo.

Durante la batalla entre los dos Demonios, Ventris y Pasanius lograron escapar, y Leonid se sacrificó para evitar que los Sarcómatas les detuvieran. Sin embargo, los Ultramarines fueron arrinconados por Honsou y sus hombres, que les superaban en número. En el último segundo, la aparición de los Sin Piel y la eliminación por parte de éstos del grupo de Guerreros de Hierro permitió a Ventris disparar a Honsou y herirlo de gravedad. A punto de ser derrotado, el Corazón de Sangre invocó una tormenta de sangre que acabó con todo aquel que estuviera demasiado cerca, incluidas las Daemonculati. Habiendo resultado reforzado por la tormenta de sangre, el Demonio logró abatir al Daemonium Omphalos, colapsándose de cansancio poco después. La última acción de los Ultramarines en Medrengard fue abordar junto a los Sin Piel la Máquina Demoníaca, dejada atrás por el Daemonium Omphalos, con la que escaparon de la fortaleza.

SalinasEditar

Uriel Ventris by DeuceOhNegative.jpg

Uriel Ventris con su espada de energía

Tras lograr escapar del Ojo del Terror, Ventris y Pasanius llegaron al problemático planeta Salinas. Allí establecieron contacto con las fuerzas imperiales, y fueron llevados a la fortaleza imperial en espera de juicio. Los Guardias Imperiales acuartelados en Salinas se habían corrompido y degradado, siendo responsables de asesinar a sangre fría a miles de civiles inocentes para encontrar a un líder terrorista. Por ello los restantes rebeldes atacaban a la Guardia Imperial en cuanto les era posible, y tomaron a Ventris y Pasanius en objetivos primarios para la eliminación. Mientras se encontraban en Salinas, los Sin Piel se vieron poseídos por los espíritus de los asesinados y se volvieron contra la Guardia Imperial acantonada en el planeta. Habiendo detectado una poderosa influencia disforme sobre el planeta, un destacamento de Caballeros Grises fue enviado a Salinas a investigar. Allí capturaron a Ventris y Pasanius y llevaron a cabo pruebas para determinar su lealtad al Emperador. Tras superar las pruebas, Ventris, Pasanius, y los Caballeros Grises se dirigieron a acabar con los sinpiel. Tras recibir graves pérdidas, los Caballeros Grises devolvieron al dúo a Macragge.

Una vez en Macragge, Uriel recuperó el mando de su Compañía.

HabilidadesEditar

Capitán Uriel Ventris 4ª Compañía Ultramarines.jpg
Habilidoso como herrero, en la forja de los Artificieros en Macragge saca tiempo para hacerse su nueva espada de energía con el icono de metal extraído de la tumba de El Portador de la Noche, en la sala más profunda que había bajo la Fortaleza de Hera.

Armamento y EquipoEditar

  • Bólter que solía ungir antes de cada batalla con aceites sagrados para honrar el espíritu de batalla del interior del arma.
  • Su servoarmadura de Capitán, que a pesar de ser reparada después de los hechos de la expedición de Pavonis aún conserva la cicatriz hecha con el metal infernal que le había destrozado la placa dorsal y que había resistido cualquier intento por retirar la cicatriz.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • El Portador de la Noche, por Graham McNeill.
  • Guerreros de Ultramar, por Graham McNeill.
  • Cielo muerto, sol negro, por Graham McNeill.
  • Coraje y Honor, por Graham McNeill.
  • Crucible of War - Leviathan, por Graham McNeill.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar