Fandom

Wikihammer 40k

Tarkus

7.594páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


Tarkus.jpg

Sargento Tarkus.

Tarkus es un Sargento Veterano de la 4ª Compañía de Asalto del Capítulo de los Cuervos Sangrientos. Es un nativo de Calderis, un Mundo Feudal ubicado en el Subsector Aurelia, Sector Korianis del Segmentum Ultima. Entre los Marines Tácticos de su Capítulo, Tarkus es conocido como un veterano incondicional con más de 150 años de experiencia de combate. Es valorado por su experta visión táctica y a menudo sirve como segundo al mando de su Comandante, el Capitán Davian Thule. En batalla, su actitud inflexible y su confianza aun enfrentándose a enormes obstáculos es legendaria. Tarkus sirvió tanto en la Cruzada Oscura de Kronus como en las tres Cruzadas Aurelianas.

Historia Editar

Cruzada Oscura de Kronus Editar

Durante la campaña de los Cuervos Sangrientos en Kronus (conocida en los anales del Capítulo como la Cruzada Oscura), Tarkus sirvió junto a Davian Thule y rápidamente se erigió como uno de los asesores de mayor confianza del Capitán. Durante esta campaña Tarkus fue distinguido dos veces: primero contra los Tau y a continuación mientras luchaba contra los Necrones. Tarkus fue reconocido por sus valerosas acciones durante el asalto a las catacumbas repletas de Necrones de Kronus, donde él y su equipo repelieron una oleada tras otra de xenos para darle a su Comandante tiempo suficiente de plantar las cargas explosivas especiales diseñadas para hundir la Meseta Thur'Abis y enterrar a los Necrones. Durante los combates, Tarkus logró neutralizar una Araña Canóptica en los momentos críticos, mientras el detonador estaba siendo armado. Tras quedar desarmado, Tarkus cargó contra la criatura y logró incrustar una Granada de fragmentación en una abertura cerca de la cabeza. La explosión paralizó al horror Necrón, pero también provocó la pérdida de la mano y antebrazo izquierdo de Tarkus (que más tarde serían sustituidos por una prótesis cibernética) y una profunda cicatriz en el lado izquierdo de su rostro. Las valientes acciones de Tarkus permitieron que el detonador entrase en modo a prueba de fallos y explotara, derribando toda la meseta y enterrando a los Necrones bajo toneladas de roca. Fue galardonado con honores de Exterminador en reconocimiento a sus acciones.

Primera Cruzada Aureliana Editar

Tras sobrevivir a la Cruzada Oscura, Tarkus se unió al Comandante de la Fuerza de Ataque de los Cuervos Sangrientos en el Subsector Aurelia, la fuente principal de nuevos reclutas del Capítulo, y se le ordenó ayudar en la protección de los planetas Calderis, Typhon Primaris y Meridian. Sobre los páramos desérticos de Calderis, Tarkus luchó sobre todo contra los invasores Orkos, destruyendo la entrada principal a la mina Fellhammer con el fin de bloquear el acceso de los xenos. Poco después, Tarkus fue desplegado para encontrar y rescatar al Sargento Avitus, que había sido incapacitado después de luchar contra los Orkos en un pueblo clave. Con la ayuda del Sargento explorador Cyrus, Tarkus y el Comandante de la Fuerza lograron eliminar los Orkos, asistir a Avitus y reconquistar el pueblo antes de ser evacuados. Más tarde, durante la campaña, el Comandante de la Fuerza de Ataque dirigió su equipo contra dos líderes Orkos: un Noblez llamado Skykilla y un Kaudillo Orko llamado Gutrencha, derrotándoles. Conforme la campaña avanzó, Tarkus, Avitus y el Comandante de la Fuerza volvieron a la Mina Fellhammer con el fin de arrebatársela a los Orkos.

Cuando la fuerza de ataque entró en la mina descubrieron que un Exarca Eldar de la Senda Araña de Disformidad y su séquito ya estaban allí, pero los xenos desaparecieron antes de que pudieran ser combatidos nada más atacar los Orkos. Sólo la oportuna intervención del Sargento Thaddeus permitió al equipo seguir adelante. Después de la captura de una torre de comunicaciones vital, la fuerza de ataque descubrió que una fuerza Eldar estabaen las sombras, azuzando a los Orkos. Los Cuervos Sangrientos encontraron al Mekániko Orko Badzappa y su banda bajo ataque por un brujo Eldar y una compañía de Guardianes. Aunque los Astartes mataron al brujo, el astuto Mekániko escapó una vez más. Antes de morir, el brujo habló de la existencia de un gran enemigo que amenazaba todo el subsector, pero los Cuervos Sangrientos permanecieron indiferentes ante lo que parecía ser el balbuceo moribundo del miembro de una raza xenos conocida por sus dobles sentidos.

Luego viajaron a la Mundo Feudal de Typhon Primaris para eliminar la actividad Eldar que se detectó en ese mundo. Un Exarca Eldar de la Senda Araña de Disformidad instigaba a los Orkos del Klan Zol Malvado situados en las selvas de Typhon y ambos tenían que ser eliminado. Este Exarca no mencionó nada del llamado "Gran Enemigo" cuando se enfrentó a los Cuervos Sangrientos, pero Thule pidió a los Eldars volver a Calderis pues el Badzappa iba a lanzar un ataque contra la capital del planeta, y sus ciudadanos informaban de plantas mutando y la aparición de pequeñas criaturas de color púrpura que estaban matando el ganado de los nómadas locales. Los Marines Espaciales regresaron a Calderis y al fin mataron al Mekániko, pero pronto fueron atacados por Tiránidos de un probable zarcillo de la Flota Enjambre Leviathan que había entrado en el Subsector Aurelia con la intención de consumir sus mundos.

Una vez que los Cuervos Sangrientos destruyeron con éxito esta nueva amenaza, volvieron a Typhon Primaris. Durante su tiempo allí, Tarkus fue convencido por un Explorador Eldar llamado Nemerian, bajo la apariencia de una tregua, de dejar de lado sus prejuicios y trabajar juntos por una causa común: luchar contra su enemigo común, los Orkos. El astuto Explorador llevó a Tarkus y su equipo hacia una devastadora emboscada Orka que provocó la muerte de todos los marines del sargento, siendo este el único superviviente. Tarkus nunca se perdonó por la muerte de sus hermanos. Para añadir más fuego a su ira, el Explorador Eldar logró escapar durante la contienda. Con tal peso sobre él, la culpa de Tarkus despertó un profundo odio a los Eldars que no ha disminuido con el tiempo. Los Cuervos Sangrientos finalmente asesinaron a Nemerian, que artífice de los problemas para el Imperio con los Orkos Zalvajes. Después de esta sombría victoria, los Cuervos Sangrientos regresaron a Calderis para matar al tiránido que hirió mortalmente a su Comandante, el Capitán Davian Thule.
Tarkus liderando el asalto.
Eventualmente Tarkus dejó el mando de la Fuerza de Ataque los Cuervos Sangrientos en el Subsector Aurelia y marchó a Meridian, un Mundo Colmena, con el fin de investigar la razón detrás de las recientes apariciones de orkos en la ciudad Colmena de Forja del Ángel. Se reincorporó a las tropas del Comandante de la Fuerza cuando estas desembarcaron en el planeta en busca de la fuerza Eldar que atacó la Puerta del Ángel. El astarte se enteró de que los Eldars planeaban sobrecargar los reactores de Forja del Ángel, devastar Meridian y detener al zarcillo de la Flota Enjambre antes de que alcanzara su propio Mundo Astronave, Ulthwé. Tarkus también descubrió que una casa noble de Meridian, la Casa Vandis, tenía almacenes llenos de reliquias robadas a los Cuervos Sangrientos. Con la ayuda del Comandante de la Fuerza y su equipo, Tarkus capturó y defendió el almacén, para después utilizar una Armadura de Exterminador para ayudar al Comandante de la Fuerza en la derrota de los Eldars de la Vidente Idranel.

El último despliegue de Tarkus en esta campaña fue en el cementerio de Typhon, como parte del equipo de asalto que iba a usar las biotoxinas que dañarían las Naves Enjambre que se alimentaban de Typhon Primaris. Tras la inyección de dos muestras de biotoxinas, el equipo de asalto se abrió camino hasta un relé de teletransporte que permitió que la 3ª Compañía de los Cuervos Sangrientos se desplegara en ayuda del dicho equipo. Con la ayuda del Capitán Gabriel Angelos, el equipo de asalto eliminó al principal Tirano de Enjambre, y derrotó a la principal fuerza tiránida en el Subsector.

Tercera Cruzada Aureliana Editar

Durante los acontecimientos de la Tercera Cruzada Aureliana unos 10 años después de los sucesos de Dawn of War II - Chaos Rising, Tarkus se negó a hablar con sus compañeros, incapaz de perdonarse por la traición de su amigo cercano, el Sargento Devastator Avitus, que fue corrompido por el Caos durante la Segunda Cruzada Aureliana. Como resultado, Tarkus era referido por sus compañeros simplemente como "El Antiguo". Su verdadera identidad no fue revelada hasta que el capitán Apollo Diomedes comenzó a mostrar desilusión en el estado de su Capítulo y desesperación por la magnitud de su tarea, lo que desembocaba en una incursión en los primeros signos de corrupción. Las acciones de Tarkus impidieron que Diomedes cayera como lo hizo Avitus, permitiendo a los guerreros leales continuar la lucha y finalmente lograr la victoria.

Equipo Editar

Armamento Opcional Editar

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar