Fandom

Wikihammer 40k

Stratos

7.596páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mecanicus.png

El Adepto Sabiondus, mascota del Imperio del Hombre, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Stratos
Imperio de la Humanidad
No se disponen de pictocapturas orbitales
Detalles
Segmentum Tempestus
Sector Reductus
Subsector Cinturón Hadron
Sistema Desconocido.
Tipo Mundo Minero
Población Desconocida.

Stratos es uno de los muchos planetas situado en el Cinturón Hadron en el Sector Reductus del Segmentum Tempestus. Es una colonia minera próspera. El planeta posee un conglomerado de ciudades flotantes en su atmósfera superior llamadas Ciudades Huésped por los nativos de Stratos.

Stratos es un mundo que pertenece al gobierno Imperial. La forma de transporte es a través de dirigibles y otros artefactos de vuelo.

Tiene un gran valor para el Imperio por sus minerales oceánicos así como el diezmo regular a la Guardia Imperial.

La arquitectura es bella, con arcos inmensos angulares y altas columnas de soporte. Todos los elementos constructivos están hechos en cromo y plasti-acero.

El máximo mandatario de Stratos es el Gobernador Varkoff. Ante los eventos del asalto de los cultistas del Caos se atrinchera en la ciudad de Pileon.

A través de las nubes se puede ver que la superficie del planeta está formado por diminutas congregaciones de rocas de cloro lavadas y de tierra, rodeadas por un tempestuoso mar. Debido a su climatología particular Stratos está bañado de perpétuas tormentas.

Tormentas feroces de rayos estaban causando un estruendo en la atmósfera superior de Stratos, debido por una capa de baja presión térmica que emanaba de los océanos ricos en cloro. Ante tal climatología se hace imposible que desciendan naves y la comunicación al exterior del planeta se vio disminuida de forma drástica.

Ciudades huéspedEditar

En Stratos se han construido diversa de las llamadas por los nativos del planeta ciudades huésped: Cumulon, Nimbaros, Pileon y Cirrion. Debido a un asalto de los cultistas del Caos han sido atacadas enfrentándose a la Guardia Imperial asentada allí, los regimientos del Cuerpo de Aire de Stratos. Solo las ciudades poseen cúpulas de protección.

Puentes FlotantesEditar

Los puentes flotantes que las conectan permanecían abiertos a las inclemencias del tiempo, aunque ellos tuviesen unos muros altos y estuviesen suspendidas por torres vastas unidas por gruesos cables.

CirrionEditar

La ciudad de Cirrion ha sido arrasada por los cultistas insurgentes del Caos, el Culto de la Verdad, a excepción de los puentes flotantes que unen las distintas ciudades. El acceso a Cirrion se alzaba al final del camino derruido. El camino para entrar en la ciudad principal era inmenso, todo hecho en metal negro, cuyas puertas de acceso eran descomunales y cuya zona de acceso estaba sellada herméticamente para mantener su integridad atmosférica. Las calles derruidas; la principal planta de energía de Cirrion se había colapsado, dejando generadores de reserva que fallaban y que proporcionaban una iluminación intermitente para la ciudad mediante sus lámparas, produciéndose esporádicos cortes de energía y los correspondientes apagones. Hileras de luces halógenas parpadearon iluminando una gran cámara de metal, suficientemente amplia para que los transportes viajaran uno al lado del otro. El área de contención que había en el acceso a la ciudad tenía un portal al otro lado. Cuando se está a medio camino del inmenso pasillo, el segundo portal se abrirá con un siseo debido a la presión ejercida, conduciendo a la misma Cirrion, reconociéndose los exteriores de la ciudad que había quedado en la penumbra.

La ciudad ahora eran corredores oscuros. Anteriormente una ciudad orgullosa ahora no era más que una gran masa de ruinas. Donde debiera haber avenidas, ahora solo quedaban murallas de escombros. Donde antes habían plazas de cromo ahora solo habían pozos que profundizaban hasta una oscuridad estigia.

Aunque en ruinas, aún permanecía levantada la estación del mag-tranvía. A un lado, las naves industriales, al otro lado de muros elevados y un paso a nivel. Los tranvías iluminaban el camino delante pues permanecían como chatarra quemada, como solitarios testimonios de lo ocurrido.

Los vehículos abandonados propios de Stratos estaban amontonados sobre los muros, arrastrados fuera del camino por cuadrillas de limpieza. Pilas de equipamiento descartado eran tirados cerca de los abandonados AFV. Redes, aparejos de iluminación y otros conjuntos antiguos se habían dejado atrás, pero sin armas (todas las municiones eran necesarias por los defensores humanos).

Las lámparas parpadeaban en las ventanas rotas de los apartamentos, sonófonos tocando melodías empalagosas en reflectores comunales. Los motores que aún funcionaban de los coches gravitatorios que yacían durmientes y las lámparas interiores de los tranvías-mag que se habían parado sobre los raíles. La vida había terminado de forma abrupta y violenta.

Las numerosas calles y rutas más convencionales estaban bloquedas por pozos o montañas de escombros. Uno de los edificios que permanecía en pie era una granja de hidropónicos, una instalación Imperial que tenía por objetivo proporcionar nutrientes para el sector. En su interior, a través de una extensa cámara cuyo techo era una cúpula de vidrio y parecía una jungla pues el follaje lo cubría todo, repletos de plantas comestibles y otro tipo de flora. Diminutas reservas de una solución de nutrientes contenidas en tanques de cromo. Posteriormente fue incenciada por los Marines Espaciales de los Salamandras hasta que no quedó más que una masa ruinosa.

La ciudad se erguía alta e imponente, una carretera cercana estaba repleta de escombros y cadáveres de los restos de batallones del Cuerpo de Aire de Stratos. Los cuerpos se habían erigido como emplazamientos sustituyendo sacos de arena y como barricadas hechas a mano. Los cuerpos de los cadáveres sobresalían de las ventanas como si fueran muñecos de trapo.

Cirrion era ahora un laberinto urbano, una miriada de avenidas de bloques de apartamentos y niveles de torres que sobresalían por encima de éstos. Avenidas desiertas se esfumaban en la oscuridad y los edificios habían quedado en ruinas como si de heridas abiertas se tratasen. El fuego había sellado los muros y la sangre bañaba las calles. La desesperación pesaba en gran medida en el aire como una neblina.

Parecida a una Colmena, Cirrion estaba empaquetada con niveles de celdillas parecidos a un panel de abejas en las zonas más densamente habitadas. Ascensores gravitatorios unían a estas conurbaciones de meseta realizados en cromo y azul. Los sub-niveles aparecían en otros lugares, permitiendo el acceso a piras de mantenimiento o áreas inmensas subterráneas.

Más arriba una densa columna de humo se extendía en una masa turbulenta. Aquellos huecos de la niebla de un color grisáceo negro que revelaba espesas capas de nubes y el centelleo de los relámpagos de la tormenta atmosférica exterior que se producía más allá de la cúpula.

A nivel táctico, la ciudad era un laberinto de pesadilla de fosas escondidas, cuellos de botella artificial y callejones sin salida. Trampas para tanques se esparcían por las carreteras. Vallas de alambre agilado se esparcían por cada callejón. Los escombros apilados y los desechos creaban improvisados muros y murallas imparables.

A destacar la Plaza Aereon, una de las plazas comunales de Cirrion, donde los escombros y calles repletas de alambres evitaban que los transportes pudieran proseguir más allá. El pavimento está repleto de agujeros de bombas y ennegrecido por las llamas. En la plaza se veían pilares caídos de los edificios adyacentes que invadían el perímetro. El centro de la amplia plaza estaba dominado por una estatua de uno de los líderes de Stratos, rodeada por un muro perimetral dañado.

Otro de los edificios que quedan en pie era uno de los templos municipales de Cirrion llamado Aura Hieron. Aura Hieron es una explanada de plasti-hormigón quemado. Trampas laberínticas estaban enterradas cada tres o cuatro metros, coronados con puñados de alambre de espino. Los caparazones negros redondeados de las minas brillaban como los dorsos de insectos que hacen túneles. Pozos mortales se excavaban por doquier bien escondidos con la astucia de la guerra de guerrillas. Al fondo se había dispuesto una línea gris de bunkers de hormigón-roca fortificada con placas de armadura. De los bordes sonaba a los lados un rastro constante de fuego, acompañado por el ruido de los cañones pesados. El terreno estaba vacío por el fuego que iluminaba en la oscuridad en un grotesco color monocromo. Los cadáveres de soldados del regimiento del Cuerpo de Aire de Stratos estaban esparcidos por el suelo, sin vida, como los sacos de arena.

El templo de Aura Hieron estaba abierto como una cáscara de huevo. Había sido bello en su austeridad en el pasado, al igual que el resto de Cirrion, la plata pulida se entrelazaba con el frío mármol. Ahora no era más que un templo de abalorios, la sangre salpicaba sus muros, amontonándose en las grietas del mosaico intrincado del pavimento. Las columnas derruidas perforaban un muro exterior que se había desplomado alrededor del inmenso espacio del templo. Las estatuas estaban dispuestas en sombrías alcobas habían sido decapitadas o hechas pedazos, su pálida inmortalidad desvirtuada. Rudos emblemas, exultando el oscuro Culto de la Verdad, se habían mostrado sobre las esculturas de piedra.

Los túneles que había en los subniveles de Cirrion eran laberínticos y no aparecían en ningún esquema de la ciudad. El complejo privado de pasadizos y bunkers estaba reservado a la aristocracia de Stratos. Los portales que había ubicados en los muros de los túneles se abrían con la presión ejercida y dejaban entrever salas opulentas, su mobiliario intacto y cubierto de polvo. Las bóvedas reforzadas permanecían inseguras y sin vigilancia, sus tesoros aún intactos. Varias estancias albergaban la maquinaria que estaba conectada a los tanques de flotación criogénica. Las bacterias púrpuras contaminaban las soluciones gelatinosas manchadas en el interior. Cuerpos descompuestos repletos de putrefacción estaban apoyados contra el vidrio, su existencia suspendida terminada cuando la energía de Cirrion había fallado.

PileonEditar

Pileon es una de las ciudades menores flotantes. Donde se atrinchera el Gobernador Varkoff cuando se producen los asaltos de los insurgentes cultistas del Caos.

Fuerzas de Defensa PlanetariaEditar

La defensa del planeta está formada por los regimientos del Cuerpo de Aire de Stratos. Ante el asalto de los insurgentes cultistas del Culto de la Verdad, del Caos, no pueden más que retirarse y defenderse como pueden, solicitando ayuda a los Marines Espaciales. En la defensa del planeta y las ciudades acude la 3ª Compañía de los Salamandras.

Frases célebresEditar

  • "Ellos comentaban que Cirrion era tal y como se imaginaban el Infierno" - Ba'ken. Lanzallamas de los Salamandras.

FuentesEditar

  • Heroes of the Space Marines - Fires of War, de Nicky Kyme. 

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar