FANDOM


Malborus mascota guardia transparente El Sargento Marlborus Deliar defenderá este artículo con sangre, acero y fe, hasta que se quede sin lho. ¡Pulsa sobre su pictocaptura si no quieres ser su próximo "voluntario" para limpiar campos de minas!

¡Sigue leyendo! ¡Sólo los cobardes retroceden a mitad de artículo!

Gi coronel straken

Coronel Straken

El Coronel “Mano de Hierro” Straken es el oficial más importante de Catachán.

HistoriaEditar

Veterano de décadas de guerra constante, Straken ha luchado en la vanguardia de batallas y sobrevivido a más heridas que veces ha tenido una comida caliente la mayoría de hombres de la Guardia Imperial. Irascible y valiente al extremo, el coronel Straken dirige el frente con un vigor que desmiente su edad. Habiendo ascendido desde simple recluta a Coronel de todo el segundo regimiento de Catachán “Las Víboras Verdes”, Straken continúa compartiendo todas las vicisitudes del soldado común.

Más viejo que la vida y el doble de violento, Straken estará allí donde la batalla sea más encarnizada. Rugiendo un torrente constante de órdenes, el Coronel está hombro con hombro con sus compañeros catachanes. La falta de tolerancia de Straken hacia cualquier demostración de incompetencia o cobardía es legendaria, y sus hombres redoblan sus esfuerzos en su determinación de estar a la altura de los exigentes estándares de Straken.

Fue mientras Straken era aún un curtido sargento que se ganó el implante biónico que se convertiría en su marca personal y su sobrenombre. Mientras acosaba una patrulla Eldar fue salvajemente atacado por un Tiburón de Tierra Miraliano el cual le arrancó un brazo. Straken debería haber muerto a causa de sus heridas, pero este no es un humano normal, nació y fue criado en Catachán y es uno de los soldados más duros que jamás haya servido en la Guardia Imperial. Straken alardea que en vez de llorar como un recién nacido desgarró la garganta del tiburón con sus propios dientes, pero algunos escépticos creen que es más probable que se refiera a su cuchillo "colmillo" Catachán.

El código personal de Straken de “vincularse” se combina con la determinación de nunca desperdiciar las valiosas vidas de sus catachanes por victorias efímeras. El Coronel no tiene más que desprecio hacia aquellos oficiales que desperdician las vidas de sus hombres con tal de avanzar en sus propias carreras. Este hecho ha provocado interminables demostraciones del mismo desprecio tanto hacia la política de alto nivel como hacia sus enemigos. un hecho que provoca la fricción entre los del 2º de Catachán y los regimientos de otros mundos con los que tienen que cooperar.

Independientemente de la opinión de los altos mandos, nadie puede discutir la hoja de servicios de Straken. Luchando inicialmente bajo su mentor, el infame Coronel Greiss, Straken se ha distinguido en la batalla en la cumbre de Moden, la Limpieza de Dulma'lin, las secuelas de Ulani y la batalla por la ciudad Vartol son solo algunas pocas de las campañas más prominentes de su carrera. En Ulani IV, Straken arrastró a un compañero herido a un lugar seguro atravesando medio continente. En el desembarco de Vendal, rechazó una falange de Ingenios Demoníacos con solo veintidós hombres, diez armas cortas y un cargamento de cargas mineras de fusión corta. En la batalla de Lluvia Roja, Straken derrotó personalmente al conocido Arconte Drukhari, Yrekh Drash, en un combate singular; aplastando su degenerada cabeza xenos  con un zumbido biónico.

LiderazgoEditar

"¡Que venga un médico! ¡Deja de lloriquear Brook, tienes otra maldita pierna!"
Coronel “Mano de Hierro” Straken Batalla de Moden’s Ridge


Gi stracken emboscada
Straken aun sigue bajo el ejemplo de su viejo predecesor y se niega a pelear en cualquier otro lugar que no sea la línea del frente. Se le puede encontrar donde sea que la pelea es más densa, estando hombro con hombro al lado de sus hombres donde sus órdenes pueden ser oídas y sus armas pueden continuar destruyendo a los enemigos del Emperador. Straken puede ser un comandante estrepitoso, altisonante y con una actitud arrogante y entusiasta. Raramente para de ladrar órdenes, gritando insultos, maldiciones y algunas palabras de aliento a sus tropas. Straken es indiferente al peligro y su confianza en ambas sus habilidades y las de sus hombres es inquebrantable.

Como cualquier líder que valga la pena, Straken nunca ordena a sus tropas nada que él mismo no quisiera hacer. Al hacer un asalto a la desesperada, es el mismo Straken quien lidera la carga. A la vez, es el mismo coronel el que exige que sus soldados imiten su determinación, mostrándola en el campo de batalla. Entre campañas, los ejercicios de entrenamiento dirigidos por Straken son universalmente brutales; y no es raro que medio pelotón vomite hasta quedar inconsciente después de completar una “caminata ligera”.

Cuando es necesario, Straken mismo administra disciplina a los guardias de su compañía. Sus castigos son fatales cuando se ha cometido un delito grave, o si percibe que un soldado es fundamentalmente no apto para el servicio marcial, y siempre que sea posible evita la participación de un comisario. Los Prefectos del Oficio ven esto como una usurpación de los deberes de los oficiales; todos ellos conocen la legendaria indiferencia que muestran los catachanes hacia la autoridad, y no hay mayor ejemplo de esta beligerancia que el Coronel “Mano de Hierro” Straken. Aceptan a regañadientes a Straken y a sus hombres como soldados ejemplares del Imperio pero siempre mantienen una mirada de desconfianza hacia las Víboras Verdes.

Straken ha recibido diversas heridas durante sus años de servicio y su cuerpo ahora está repleto de reemplazos cibernéticos e implantes biónicos. Parece ser que nada puede mantener al Coronel alejado del frente y mientras los médicos puedan continuar "rearmándolo" de nuevo, el continuará mandando a sus tropas a "pelear contra los enemigos del Emperador como soldados de verdad" acompañado de gritos de "¿acaso tengo que hacerlo yo todo?".

Citas célebresEditar

Straken

Coronel Straken

"¿A qué demonios de los siete infiernos del Caos estáis esperando? ¿Una orden personal del Emperador? Cuando digo que toméis esa puñetera colina, quiero decir que ataquéis esa maldita colina, ¡no que os quedéis mirándola! Me importa un pijo si hay cincuenta L'Huraxi ahí arriba: ¡como si hubiese cincuenta mil L'Huraxi! Nuestras órdenes son tomar esa colina, y voy a tomar esa maldita colina aunque eso signifique que tenga que matar personalmente a esos gigantes de piel púrpura. Maldita sea, seguidme. Os enseñaré cómo se hace. Eso es, quédate ahí. ¡Camillero! Deja de gimotear, Brook, te queda la otra pierna. ¿Crees que yo lloré como un bebé cuándo perdí mi brazo? ¡Y una mierda, me levanté y degollé al maldito tiburón terrestre con mis propios dientes! Eso es Sargento Reed, que prueben el acero de Catachán. ¡Me cago en...! ¡Su sangre apesta! Apunta con el lanzallamas a esa trinchera: achicharra a esa escoria. ¡Esa trinchera, idiota, no ésta! Oh sí, huele cómo se queman esos alienígenas. Huele mejor que el desayuno, ¿verdad? Dame esa puñetera granada. ¿Es que tengo que hacerlo yo todo? ¿Ves? Eso no es un blindaje como el de un tanque imperial. No. Es un blindaje del tipo "me parto con la brisa", de los de "espero que no me escupan" ¡Haced algo más que escupirles! ¡Tú! ¡Sí, tú! Recoge la mano del Sargento Creek. Quizás los médicos puedan cosérsela luego. No os paréis ahora, malditos vagos hijos de restos orgánicos, sólo estamos a mitad de la maldita cuesta..."
Coronel Straken en la Batalla de la Cordillera Ridge. Campaña de Yaquit 27


MiniaturaEditar

  • 5ª Edición.

GaleríaEditar

FuentesEditar

  • Codex: Guardia Imperial (5ª y 8ª Edición).