Fandom

Wikihammer 40k

Sancta Sanctorum (Caballeros Grises)

7.592páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Marines caballeros grises simbolo.jpg

En muchos aspectos, el Sancta Sanctorum es el corazón del Capítulo de los Caballeros Grises, pues contiene el conocimiento acumulado de toda su larga historia, así como muchas "raras perlas" de información obtenidas de las experiencias del propio Emperador en los largos milenios anteriores a la fundación de los Caballeros Grises. Aquí están registrados los rituales y procedimientos necesarios para poner en práctica la miríada de habilidades psíquicas de las que disponen los Caballeros Grises, además de muchos secretos tecnológicos celosamente guardados en relación con la fabricación de las armas de energía Némesis, y de algunas otras de las herramientas que utiliza de forma exclusiva el Capítulo.

En la oscura cámara del Sancta Sanctorum se encuentra el Liber Daemonicum, la reserva de conocimientos de los Caballeros Grises en todo lo relacionado con los Demonios. Esta biblioteca fuertemente vigilada está llena de laberínticos pasillos atestados de armarios archivadores, sus estanterías combadas bajo el peso de los envejecidos pergaminos, tomos y ocasionales racimos de cristales de datos, ennegrecidos por el polvo. La Hermandad se toma muy en serio el peligro que supondría que dichos saberes cayeran en las manos equivocadas, y por ello se dice que ningún otro rincón del Imperio, salvo el propio palacio del Emperador, está tan bien protegido como esta impía cámara.

El Sancta Sanctorum descansa tras tres muros de adamantio, cada uno una auténtica barricada de varios metros de grosor, resguardada por encantamientos entonados en lenguajes ya muertos desde hace milenios, ungida con aceites consagrados e inscrita por doquier con plateados sellos de protección. El único modo de alcanzar el corazón de la biblioteca es atravesando los tres portales: el primero es una puerta explosiva con un cierre cifrado, el segundo es un campo de desplazamiento espacial, y el tercero es directamente un vórtice mágico. Cada uno de los tres portales está protegido por un Bibliotecario, y la incapacidad de mostrar la correcta autorización en cualquier punto de control significa la muerte instantánea.

​La Cúpula de los LaberintosEditar

En una esquina del Sancta Sanctorum hay una sala de estasis, una prisión fuera del tiempo de la que no hay forma de escapar. En su interior hay una multitud de laberintos teserácticos, hiper-cubos del tamaño de un puño y con un diseño alienígena que son capaces de encerrar a seres de energía pura, entre los que se encuentran los Demonios. Para cualquier Demonio, verse atrapado en una prisión como esa es literalmente un destino peor que la muerte. Al menos cuando muere su esencia puede volver a las mareas de la Disformidad, y una vez allí pedir a su oscuro maestro que le otorgue un nuevo cuerpo. En cambio, las cámaras de un laberinto teseráctico le aislarán por siempre de la Disformidad. A medida que pase el tiempo, las energías del Demonio se irán deshilachando hasta que todo su sentido de identidad se haya perdido, y solo logrará recuperarlo si es liberado (como ocurre ocasionalmente cuando un Inquisidor del Ordo Malleus quiere interrogar a la criatura).

A lo largo de los milenios, los Caballeros Grises han logrado encerrar a unas pocas docenas de Demonios en laberintos teserácticos, debilitando así la amenaza demoníaca aunque sea en un grado minúsculo. Capturar a un Demonio de esta forma no es fácil pues a los Caballeros Grises no les basta meramente con derrotarlo, sino que además deben prevenir que abandone su forma mortal cuando se dé cuenta de lo que le espera. Hasta ahora, los Demonios capturados de este modo han sido casi exclusivamente criaturas menores (la técnica se ha probado solo una vez con un Gran Demonio), aunque se mantiene la esperanza de poder ir perfeccionando el aparato hasta que sirva para vencer de manera definitiva a las hordas demoníacas.

A día de hoy, no obstante, los Caballeros Grises todavía no confían plenamente en las soluciones tecnológicas que ofrece este sistema; al fin y al cabo, sus métodos suelen estar más basados en la hechicería que en la ciencia. Es dudoso que cualquier Hermano de Batalla llegue a entender completamente los procesos científicos que dan lugar a un laberinto teseráctico. Los rituales arcanos han reemplazado desde hace mucho a la simple activación, hasta el punto de que los cánticos, sellos y pentáculos usados para "despertar" a los laberintos teserácticos tienen actualmente mucha más significación en la mente de los Caballeros Grises que el simple botón de interfaz que hay que pulsar para activar el reactor del aparato. Por tanto, no sorprende que los Tecnomarines del Capítulo hayan sido incapaces de duplicar la tecnología de estos aparatos, y teniendo en cuenta que las relaciones de los Caballeros Grises con la misteriosa raza que los creó se han deteriorado hasta el punto de la hostilidad, puede decirse que las pocas cámaras de laberintos teserácticos que tienen en la actualidad son todas las que llegarán a tener jamás.

FuentesEditar

  • Codex: Caballeros Grises (5ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar