FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


Sacerdote Adeptus Ministorum Eclesiarquía

Los Sacerdotes son los Predicadores, los Misioneros, y los Confesores y otros miembros de la Eclesiarquía, ordenados para que acompañen a la Guardia Imperial durante las campañas y las batallas.

DeberesEditar

Guardia ImperialEditar

El Sacerdote de la Eclesiarquía desempeña un papel vital dentro de la Guardia Imperial, impartiendo la sagrada enseñanza del Emperador, y proporcionando socorro espiritual a las tropas tanto dentro como fuera del campo de batalla. Para estos Sacerdotes no hay vocación más alta que atender a los ejércitos del Emperador. Predican con el ejemplo, y con mucho gusto sufren martirio en los empapados campos de sangre. Es lo que se espera de ellos. Algunos Sacerdotes del Ministorum se destacan especialmente por su ardiente fervor en la ejecución de sus deberes, aborreciendo a los herejes.

El Sacerdote del Ministorum se asegura de que las tropas estén lo suficientemente motivadas como para cumplir con su deber sin temor, a la vez que luchan ellos mismos de forma fanática. Los Sacerdotes prefieren el combate cuerpo a cuerpo antes que disparar, y a través de sus exhortaciones inspiradoras, instan este ideal en los soldados de la Guardia Imperial para que les sigan. Tal es su furia que las escuadras lideradas por Sacerdotes siempre cargan contra el enemigo que esté mas a su alcance, haciendo de ellos tan feroces como los Comisarios en lo que se refiere a motivar a las tropas, aunque ellos utilicen la inspiración más que el miedo. En la batalla aprovechan la fe de las tropas para herir a los enemigos del Emperador, cantando letanías de devoción y mantras de odio, agitando los corazones de las almas cercanas, infundiéndoles una resolución feroz para destruir al enemigo en combate cercano. Más de un comandante de la Guardia Imperial ha quedado agradecido por la poderosa oratoria de un Sacerdote del Ministorum. Sus incendiarios sermones pueden iniciar la revolución de las gentes contra un señor hereje o persuadir a un ejército que baje las armas y se someta a la misericordia del Dios-Emperador (que es inevitablemente rápida y sangrienta).

Son los Protectores de la Justa Ira. Juntos derrotan a las heréticas fuerzas que se atreven a oponerse al Emperador, purgándolas del campo de batalla. Durante la Segunda Guerra Tiránida, el 15º Regimiento de “Azufre” de Miasman se encontró sin munición y sin refuerzos en el mundo santuario de Dystra Angelicus. Despertados de su abatimiento por el justo fervor de un trío de Sacerdotes del Ministorum, los Miasman cargaron matando a media docena de crías con sus cuchillos antes de caer finalmente.

Todos los miembros de la Eclesiarquía llevan consigo unos Rosarius, símbolos de la fe tan poderosos como la Santa Aquila. Sedientos de sangre, los Sacerdotes del Ministorum, incluidos los que tienen vínculos con los cultos de la redención, a menudo predican en el frenesí del combate cuerpo a cuerpo, complementando así su fe con cadenas y con los rugidos de sus, a menudo, voluminosas pistolas. Pocas liturgias son más incitantes para la soldadesca de la Guardia Imperial que las que se acompañan de salpicaduras de sangre traidora, y del sordo ruido de la carne del enemigo cortada mientras golpea el suelo.

Aunque el Sacerdote de Ministorum puede servir dentro de un regimiento de la Guardia Imperial, a veces durante bastante tiempo, todavía forma parte de la Eclesiarquía, el cuerpo religioso del Imperio. En sentido práctico esto tiene poca relación con su papel en una batalla ya que un Sacerdote seguirá las órdenes dadas al regimiento al que ha sido destinado, y luchará y morirá junto a los soldados a los que “pastorea”. También se encargan de administrar, junto a los Apotecario, la absolución del Emperador a los muertos.

Son comandantes menores religiosos que tienen un fanatismo y una fe ciega hacia el Dios-Emperador. Suelen formar parte de la Escuadra de Mando, liderada por un General Imperial o asignados a alguna escuadra.

Misionaria GalaxiaEditar

Los sacerdotes son parte de la masiva Misionaria Galaxia, y se sitúan en la vanguardia de la expansión del Imperio, acompañando a los ejércitos cruzados mientras descubren nuevos mundos y hacen avanzar las fronteras del sagrado dominio del Emperador. Los misioneros se encuentran a menudo hostiles razas xenos y civilizaciones perdidas tiempo ha por la Humanidad, que se niegan a aceptar de buen grado las enseñanzas del Imperio. En tales casos, un misionero puede solicitar la presencia del Adepta Sororitas para que les enseñe un recordatorio muy evidente, y a menudo letal, del verdadero poder del Ministorum.

InquisiciónEditar

Los Inquisidores a menudo ven útil que un clérigo de la Eclesiarquía forme parte de su equipo. A los Sacerdotes de la Eclesiarquía que trabajan para la Inquisición se les conoce como Hierofantes.

Armamento y equipoEditar

Sacerdote del Ministorum

Sacerdote del Ministorum guiando a las tropas de la Guardia Imperial a la batalla.

Tradicionalmente un Sacerdote va armado con un desgarrador, que más que una espada sierra, es una gigantesca motosierra a dos manos, capaz de infligir horribles heridas en criaturas vivas, atravesando muros e incluso destruyendo vehículos. Esta violenta arma cuerpo a cuerpo hace del Sacerdote un individuo incluso más poderoso cuerpo a cuerpo.

Los Sacerdotes a menudo llevan un rosarius, un potente artefacto utilizado de forma común en todo el Adeptus Ministorum que tiene un aspecto religioso y otro protector: cuando el campo de energía es impactado surge un gran fogonazo de energía blanca, llevando a algunos a pensar que el mismo Emperador les está protegiendo.

Un Sacerdote es a menudo engalanado con sellos de pureza, y en algunas ocasiones portan una reliquia sagrada que hará que todas aquellas tropas del Emperador que vean la imagen se llenen de valor ante tal visión.

Cuando forman parte de la Escuadra de Mando llevan también una espada sierra convencional. Tampoco es raro verlos con un martillo de trueno o un hacha.

GaleríaEditar

Frases célebresEditar

"No pidáis conocer el nombre del Enemigo, no pidáis comprender su voluntad, ni su Método. No pidáis dominar sus pensamientos ni repetir sus palabras. Pedid solamente fuerza para destruirlo."
Manual de Campaña de la Infantería Imperial. Apéndice Espiritual 97-14.


"Ten fe y no temas; el Emperador está con nosotros."
Predicador Esiar Kayne


FuentesEditar

  • Codex: Guardia Imperial (2º de 3ª Edición, 5ª y 8ª Edición).
  • Codex: Cazadores de Demonios (3ª Edición).
  • Codex: Cazadores de Brujas (3ª Edición).
  • Codex: Hermanas de Batalla (6ª Edición).