Fandom

Wikihammer 40k

Sacerdote de Hierro

7.596páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Marine sacerdote de hierro lobos espaciales.jpg

Sacerdote de Hierro con dos lobos cibernéticos.

Los Sacerdotes de Hierro son el equivalente de los Tecnomarines en el Capítulo de los Lobos Espaciales. Como el alfa de una manada de lobos, cada Sacerdote de Hierro dirige el poder de las máquinas de guerra de El Colmillo, convirtiéndolas en algo mucho más impresionante que la suma de sus partes.

Este sacerdote de la máquina tiene un dominio absoluto sobre tanques, fortalezas y aeronaves. Es capaz de sacar el máximo partido a los espíritus-máquina de las armas pesadas y de devolver a la vida de forma gloriosa a la maquinaria moribunda.

DescripciónEditar

Los Sacerdotes de Hierro son exclusivos de los Lobos Espaciales, pero tienen mucho en común con los Tecnomarines de otros Capítulos. Puesto que han sido entrenados por el Adeptus Mechanicus, están iniciados en los Misterios Mecánicos de Marte. A pesar de la larga relación con el Adeptus Mechanicus, conservan algunas actitudes y tradiciones exclusivamente fenrisianas, reuniéndose con el Culto de los Herreros para comerciar y educar a los primitivos pero feroces habitantes de Fenris.

Los Sacerdotes de Hierro son los Señores de la Forja, de las máquinas de guerra y el Espíritu Máquina, los encargados del mantenimiento de las armas y tecnologías de los Lobos Espaciales. Sin los Sacerdotes de Hierro los hijos de Leman Russ se limitarían a llevar armaduras sencillas en lugar de las potentes servoarmaduras. Sin los Sacerdotes de Hierro, los guerreros de Fenris no podrían navegar por el mar de estrellas en sus grandes naves espaciales. Son los Sacerdotes de Hierro los que forjan cada espada y bendicen cada bólter, y aplacan los espíritus del plasma y la llama. La suya es una hermandad más antigua que el propio Capítulo.

Los Sacerdotes de Hierro son los encargados de los numerosos sistemas técnicos de El Colmillo: supervisan los procesos de ingeniería, la construcción de los edificios y las astronaves, y el mantenimiento de las numerosas operaciones técnicas que deben realizarse cada día. Los Sacerdotes de Hierro dirigen una gran organización formada por especialistas, técnicos, mecánicos, ingenieros y trabajadores que mantienen al Capítulo en condiciones de combatir en cualquier momento. También crean a los servidores, criaturas mitad humanas, mitad máquinas, adaptadas a una función determinada y casi sin inteligencia, que sirven a los Sacerdotes de Hierro y a veces actúan como sus guardaespaldas en el campo de batalla.

Las habilidades de estos sombríos y taciturnos artesanos son temidas y respetadas por sus camaradas, muchos de los cuales consideran a las artes mecánicas como una ciencia arcana y temible. Son individuos misteriosos y solitarios que prefieren la compañía de sus sagradas máquinas antes que la de los hombres. Al igual que los Sacerdotes Rúnicos y los Sacerdotes Lobo, atienden las capillas de Russ y las sagradas reliquias, y mantienen vivas las tradiciones orales en forma de sagas que se narran para pasar el conocimiento y la historia de los Lobos Espaciales a la hermandad de combatientes.

ReclutamientoEditar

Entre los nativos de Fenris, los herreros de cada tribu rinden culto a los Dioses del Hierro, figuras legendarias que residen en las islas volcánicas que están a la deriva en el Mar Hirviente. Se sabe que tienen tres habilidades: derriten el metal que fluye por sus venas, hacen danzar el fuego bajo su mando y adoran al dios de la tecnología. Un joven herrero fenrisiano particularmente hábil puede intentar un peregrinaje en solitario a las Islas del Hierro, decidido a ver a estos dioses con sus propios ojos. Los que demuestran la inteligencia y fuerza necesarias para completar el arduo viaje acaban conociendo a los dioses vivientes, pues este es el aspecto que adoptan los Sacerdotes de Hierro cuando tratan con hombres mortales.

Los peregrinos se ponen a trabajar en las forjas de lava, y su piel y sudor se calientan mientras forjan magníficas espadas en la boca del volcán. Los herreros cubren sus hábiles manos con unos guantes enormes de hierro y someten sus músculos a esfuerzos increíbles para convertir el metal en herramientas de guerra. A este proceso se le denomina la Prueba del Guantelete de Hierro. Si el herrero alcanza un gran nivel de maestría y supera todas las pruebas, pasará a convertirse en aprendiz e iniciado de los Lobos Espaciales. Más adelante, viajará a Marte, donde aprenderá el funcionamiento de las máquinas bajo la tutela del arcano y hermético Adeptus Mechanicus. Solo cuando haya aprendido los misterios del Omnissiah se le permitirá regresar a Fenris para ocupar el puesto que le corresponda entre los Sacerdotes de Hierro, construyendo máquinas de guerra al servicio del Capítulo.

No obstante, por cada aspirante que consigue superar la Prueba del Guantelete de Hierro, un centenar fallará en el intento. Estos desdichados son conducidos a las mazmorras, donde son convertidos en servidores. Unidos a la voluntad de los Sacerdotes de Hierro, no conocen el miedo ni el valor, y sus cuerpos se han abierto y reconstruido para que desempeñen una única tarea. Su estatus es incluso inferior al de los lobos cibernéticos que los Sacerdotes de Hierro crean para que los acompañen a la batalla, pues un aspirante que fracase ha cometido el pecado imperdonable de haber hecho perder el tiempo a los Dioses del Hierro. Solo pueden compensar su fracaso con eficacia, por lo que se les reconstruye para que ayuden a los Sacerdotes de Hierro a efectuar reparaciones en el campo de batalla o para que sirvan como armas vivientes. Solo de ese modo podrán pagar su deuda al Sacerdote de Hierro al que han fallado, y al final quizás incluso tengan una muerte gloriosa.

Servicio entre los Guardianes de la MuerteEditar

Sacerdote de Hierro DeathWatch.jpg

Sacerdote de Hierro asignado a los Guardianes de la Muerte.

Dada su función de guardianes de la tecnología arcana de los Lobos Espaciales, es raro ver a un Sacerdote de Hierro tomando el Juramento Apócrifo y sirviendo una Larga Vigilia con los Guardianes de la Muerte, la Cámara Militante de la Ordo Xenos. Si escogen este camino es generalmente al principio de sus carreras, a fin de acumular conocimientos sobre los numerosos avances tecnológicos que solo están disponibles para los Guardianes, ya que sus recursos superan los de cualquier Capítulo tradicional. El armamento en el Arsenal de una Fortaleza de la Guardia procede de muchas fuentes: equipo especializado para luchar contra xenos fabricado por los Artificieros de los propios Guardianes, tributos entregados por los Capítulos que contribuyen a los Guardianes de la Muerte, regalos de la Inquisición, reservas de armas poco comunes e incluso tecnología alienígena capturada a lo largo de los miles de años de guerras contra las demás especies de la galaxia.

Al aceptar la entrada de un Sacerdote de Hierro en su Fortaleza de la Guardia, un Comandante de la Guardia obtiene los servicios de un individuo de habilidades únicas, cuya eficacia al conjurar las herramientas de la guerra es un gran recurso. Su conocimiento superior tanto de lo tecnoarcano como de la realización de sus tareas como señores de las forjas no tiene precio.

Conflicto de canonEditar

En 2ª Edición, las Islas del Hierro eran un archipiélago inmóvil situado al oeste de Asaheim, que no se hundía gracias a formar parte de la misma plataforma continental, y que era una de las escasas fuentes de hierro en Fenris. Allí acudían los herreros a extraer mineral férrico y a aprender a forjarlo de los Sacerdotes de Hierro, y estos a cambio tomaban a los jóvenes más prometedores para iniciarlos como Lobos Espaciales y enviarlos a Marte. Sin embargo, en 5ª Edición se dice que estas islas son volcánicas y están a la deriva, y que solo acuden allí jóvenes peregrinos deseosos de conocer a los "Dioses del Hierro".

MiniaturasEditar

  • 7ª Edición.
  • 2ª Edición.

FuentesEditar

  • Codex: Lobos Espaciales (Ediciones 2ª, 3ª, 5ª y 7ª).
  • Deathwatch: Core Rulebook (Juego de Rol).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar