FANDOM


Ragnar Blackmane hizo oscilar a Colmillo de Hielo en un arco salvaje, cortando con limpieza el cuello de una Diablilla. Alrededor de Ragnar, las junglas de Dragos estaban vivas y en movimiento: los Demonios surgían de todas partes, serpenteando como gusanos entre los troncos agrupados densamente, con la intención de empalar o cortar a los Lobos Espaciales en pedazos. Pese a estar rodeados por todas partes, los guerreros de Ragnar habían recuperado a bastantes manadas de Wulfen de entre las profundidades de ésta arboleda infernal, y los hermanos recuperados ahora combatían del lado de Blackmane. Sus aullidos resonaban por encima del fragor metálico e insano de los combates, con coros refrescantes que daban fuerzas a los Lobos Espaciales en una locura guerrera.

Ragnar agarró a otra Diablilla por la garganta cuando se lanzó contra él, levantando a la revoltosa criatura en el aire y rompiendo su columna vertebral con un giro brutal. Uno de los Wulfen se abalanzó delante suya, martilleando con sus cuchillas gélidas el pecho de un Demonio de Slaanesh antes de partir su cuerpo en dos. El icor llovía sobre Ragnar, y el joven Señor Lobo gruñó con aprobación.

Los ojos de Ragnar miraron agudamente a izquierda y a derecha, buscando más presas con las que terminar. Sintió cómo un fuego ardía en sus venas, y en lo más profundo de su alma el lobo melenanegra aulló en una forma que hacía años que no sentía. Sus corazones atronaron con adrenalina, y su respiración tornó en salvajes jadeos. Una parte de Blackmane sabía que algo no iba bien, una voz sana susurrándole que el poder bestial que saturaba su cuerpo no era bueno. Pero otra gran parte de él estaba exultante con ese sentimiento, hambrienta por la sensación de la caza y la sangre caliente de la matanza.

Ragnar sacudió su cabeza, volviendo en sí, cuando se dio cuenta que la voz susurrante era en realidad el crepitar del sistema de vox.

-Dilo de nuevo... -jadeó con las garras apretadas, forzando a su mente a calmarse.

-Comunicado Astropático Señor Blackmane -dijo la voz del vigía de nuevo, comunicándose por vox desde el Crucero de Asalto que estaba en los cielos. -Es del Gran Lobo, mi señor. Dice que tenemos que retirarnos de aquí inmediatamente y regresar a....

-¡Imposible! - gruñó Blackmane, cortando con enfado la frase del otro hombre: la bestia en su interior entró en cólera con la sola idea de tener que retirarse-. ¡Aún estamos luchando! ¡Aún hay... hnng... muchos aquí por cazar!

-Mi señor -el tono del servidor estaba a medias entre la disculpa y el temor-. La orden viene del propio Señor Grimnar en persona. Dice que Fenris está bajo ataque.

Las palabras fueron como un golpe del escalofriante viento fenrisiano en la piel de Ragnar, y forzó a calmarse a su bestia interior con esfuerzo iracundo.

-Por los huesos de Russ... Entendido. Retrocedemos ahora -Ragnar cambió las frecuencias de vox, provocando un coro de molestos aullidos de sus guerreros cuando retransmitió la orden de preparación para ser extraídos de aquel mundo.

Ragnar Blackmane sacudió su cabeza con consternación mientras él y sus guerreros supervivientes comenzaban una lucha por la retirada. Fenris. Los Wulfen. Algo aquí estaba muy, muy mal.

Fuente Editar

  • Zona de Guerra Fenris: La Maldición de los Wulfen.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.