FANDOM


Skayle dio media vuelta y cruzó la cámara hasta el elevador de la fortaleza. Acudiría a solazarse con las energías del ritual antes de la batalla.

Mientras el ascensor bajaba, Skayle se preguntó nuevamente bajo los designios de quién estaba actuando. El Saqueador era quien le había enviado, tantos años atrás. Abaddon le había proporcionado el ritual y le había asegurado que los Lobos Espaciales no impedirían su llegada.

Tal como había dicho, la nave de guerra camuflada de la Legión Alfa no había hallado resistencia mientras se posicionaba sobre Frostheim. Incluso en la superficie los renegados solo se habían topado con un pequeño contingente. El Señor del Caos sonrió mostrando sus dientes afilados al recordad la masacre que habían hecho con la guarnición de los Lobos Espaciales.

Skayle pertenecía a la Legión Alfa; el engaño corría por sus venas y reconocía cuándo un plan se desarrollaba dentro de otro plan a simple vista. A juzgar por las visiones de los Hechiceros de Skayle, los Lobos Espaciales se habían dedicado a perseguir las tormentas de la Disformidad. El motivo no era tan claro. Abaddon el Saqueador era capaz de hacer grandes cosas, se dijo Skayle, pero invocar docenas de tormentas Disformes por media galaxia sólo para atraer a los Lobos Espaciales no estaba entre ellas.

Daba lo mismo, pensó Skayle cuando las puertas del elevador se abrieron y lo bañaron las energías empíreas. Acabaría descubriendo la verdad, y obtendría su recompensa.

La cámara se extendía ante el Señor del Caos. La antigua armería había sido transformada en un templo a los Dioses Oscuros. Había sellos embadurnados con sangre por todas partes, y brillaban con una infernal luz verdosa. La sala estaba alfombrada con cuerpos. Las energías desatadas habían abrasado a los Hechiceros y las víctimas propiciatorias por igual. Aquel era el Ritual de Abominación, el rito que convertiría el Sistema Fenris en una gigantesca brecha Disforme, y era él, Skayle, y no Abaddon, quien lo había ejecutado. Ahora solo tenía que vivir lo suficiente para reclamar su recompensa...

Fuente Editar

  • Zona de Guerra Fenris: La Maldición de los Wulfen.