Fandom

Wikihammer 40k

Relato No Oficial Marines Espaciales: La llegada de la devastación

7.591páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Inqsello.png Por orden del Ordo Wikia de la Santa Inquisición, este artículo se considera fuera del Canon Imperial. Se declara carente de toda veracidad y blasfemo; y todo el que lo lea sufrirá purga inmediata. Si usted es el autor, diríjase a las autoridades competentes para someterse a la penitencia pertinente.

Atención: Material No Oficial sin Sello de Calidad Wikihammer

"Señores, ángeles, salvadores..." Eran términos que ni Loaw ni ninguno de sus hermanos creía merecerse, ya que lo único que hacían era servir al Imperio y al sagrado Emperador, tal y como su Primarca habría hecho, pero sabía tan bien como su señor, el Capitán de la I Compañía y Señor de su Capítulo Cuhtrasis, que llevaba liderando a los Ejecutores de Falsedad desde su fundación, en el 493.M44, tras la extinción de los Eldar, cosa que los Altos Señores de Terra intentaron impedir por cualesquiera que fuesen sus motivos.

- Sargento Loaw, coja a su escuadra y diríjase a la torre norte, la Guardia imperial tiene apostados allí dos Basilisks. Protéjanlos, serán necesarios si esos asaltantes aparecen - dijo, tras lo cual Loaw y su escuadra desaparecieron entre los callejones de la capital de su mundo natal esperando defenderla de algo tan desconocido para él como para el resto del Imperio.

- Bien, comandante -dijo Cuhtrasis mientras entraba en la sala principal de la Fortaleza-Monasterio de su joven Capítulo y se dirigia hacia un holomapa, el cual, observado por el comandante imperial, mostraba la situación del planeta, la flota y el sistema al completo.

- Sí, señor - dijo mientras dejaba el holomapa a un lado y miraba al Marine Espacial de dos metros embutido en su gigantesca armadura violeta chillón.

- ¿Sabe algo? - preguntó este al Guardia Imperial mientras miraba el holomapa.

- No señor, pero la nave desconocida ha intentado contactar, los tenemos esperando - dijo, tras lo cual alteró el holovisor, mostrando una confusa imagen humanoide, que, tras darse cuenta de que podía hablar por fin con los imperiales, apretó un botón y empezó a hablar:

- Hola, vosotros sois los llamados Marines Espaciales, protectores de ese tal Imperio, ¿no? - dijo con total naturalidad, cosa que dejó de piedra al Guardia Imperial y al Astartes por igual.

"¿Cómo no puede conocer al Imperio, la obra del Emperador, y, sin embargo, saber lo que es un Marine Espacial?", se dijo a sí mismo el comandante imperial.

- Sí,lo soy - dijo Cuhtrasis intentando aparentar la seguridad que su misterioso adversario poseía.

- Bien, porque así podré dialogar con alguien más civilizado que los salvajes de los mundos vecinos, que por cierto, carecían de toda educación - dijo, confirmando para Cuhtrasis que sus futuros mundos de reclutamiento, bajo su protección, estaban destruidos, pero, como si no le afectara, siguió escuchando a la misteriosa figura -. Ahora, una nave de asalto conmigo a bordo aterrizará en breve en vuestro planeta para que hablemos - dijo, mientras esperaba la respuesta del Marine.

- Aterrice en la muralla sur, en el espaciopuerto, se le señalará el camino - dijo con tono apacible Cuhtrasis.

- Claro, hasta dentro de diez minutos, Marine - dijo, cortando la holoconexión.

- No iremos a dejarles entrar, ¿verdad? - preguntó inquieto el comandante.

- Claro que sí, porque así podré saber cómo matar ese tipo y a los suyos.


Pasaron los minutos,que a los temerosos humanos de la guardia,que,aún estando al lado de los formidables y legendarios marines espaciales,los angeles de la muerte del Divino Emperador,no se sentían mas seguros que si tuvieran a un comisario de gatillo facil detras y a una horda tiránida delante,y los marines lo notaban,cien guardias imperiales,que formaban dos lineas de cincuenta soldados,hacían de bienvenida a los visitantes desconocidos,la linea terminaba en la entrada del espaciopuerto, el unico punto estable de aterrizaje de naves público,ya que por ahi descendían las naves de comercio imperiales,pero,ahora,la gigantesca plataforma hexagonal de un perdido tono perlado,legado de una antigua civilización humana,cuyos descendientes eran los barbaros de las montañas del sur del continente,que venian allí para comerciar y para entregar a sus jovenes a los astartes en mano,se había convertido en una plataforma donde se descargaban decenas de cajas metálicas con suministros,armas y complejos artefactos de comunicaciones,que estaban siendo apartados por un nuevamente reasignado Loaw y un grupo de marines,con los bolteres en la cintura para armarse en cuanto terminaran,en el centro,el comandante imperial,junto a Cuhtrasis,esperaban impacientes la llegada de los visitantes,Loaw acababa de terminar de apartar una caja de municiones,tras lo que cogió elbolter con una mano,un chasquido de estatica,seguido de la voz de un tecnomarine,que,con voz carraspeante dijo.-Ya han llegado,preparense.-sellando el mensaje con otro momentaneo chasquido de estática,Loaw se acercó a su señaor,pero,cuando le iba a advertir del aterrizaje,una nave plateada,parecida a una versión afilada,puntiaguda y semicircular de una thunderhawk aterrizó en el espaciohabilitado para ella,de su plana y rectangular parte inferior surgió un haz semiverdecino proveniente de una gran hendidura circular que se abrió,flotando en la luz,un grupo
328693 0.gif

soldados Armaduras blancas

de soldados,investidos en unas amaduras que se amoldaban a sus cuerpos,completamente blanca,equipados con fusiles,que parecían versiones de los bolteres de los astartes,aterrizaron en el suelo del espaciopuerto,y,acto seguido formaron una comitiva,dejando paso a un par de figuras que descendían justo despues:una,con un mono que mas bien parecía una segunda piel,y con una pistola es una pistolera de su cintura ,y dos espadas a su espalda,una preciosa joven con el pelo azabache,formando una coleta trenzada,estaba amorosamente abrazada a un hombre no mucho mas alto que estaba embutido en una capa-túnica que le cubría todo el cuerpo,a escepción de una joven y tersa cara,salpicada por mechones de pelo negro como el vacio del espacio,que estaban peinados de manera despreocupada,cuando ambos descendieron,la mirada del marine se fijó en el hombre joven,su seguridad se podia oler en el aire,Cuhtrasis estaba seguro,él era el destructor de aquellos mundos.

El joven se acercó lenta y solemnemente,junto con aquella mujer,que parecía no dejarle ni a sol ni a sombra,cuando estaban los cuatro a un metro de distancia,se miraron mutuamente,la cabeza perfectamente afeitada de Cuhtrasis pareció sonsacarle una leve sonrisa al joven,quea continuación empezó a observar mediante rapidos vistazos la servoarmadura del señor del capítulo,para compararla con la de Loaw y el resto de marines espaciales y guardias imperiales allí presentes,se aclaró la voz,y,con una voz joven,melodiosa,y,arrogante a la par que digna y honorable dijo:

-Vaya,sois mejores de lo que esperaba,pero vuestras armaduras parecen pesadas,marines,¿podeis luchar bien con eso puesto?-preguntó el joven con un tono casi divertido

-Los marines espaciales somos los la élite del imperio,y,ni tú ni tus soldados sereis capaces de derrotarnos.-dijo una voz,procedente de la boca de un enfurecido Loaw.

-Vaya vaya ,que tenemos aquí,bueno,si eso piensas,derrota a Naila-dijo,aludiendo a la joven que la agarraba del brazo izquierdo.la cual sonrió a Loaw como una niña que juega despues de mucho tiempo.

La sala de entrenamientos fué elejida como campo de batalla,tras apartar las armas,ambos contendientes estaban a punto de enfrentarse,desde uno de los asientos,el comandante imperial le dijo a Cuhtrasis:

-Tu marine lo tendrá facil,esa belleza no parece peligrosa-Dijo con una notable seguridad

-Puede,pero aunque así sea,mas esa joven no se vió atemorizada lo mas mínimo cuando su enamorado ,por asi decirlo,le ordenó luchar,ademas,pese a la poca ropa que lleva,puede tener armas o artefactos desconocidos.-dijo,haciendo añicos las esperanzas del comandante.

El marine entro en la arena armado con una espada sierra y una pistola bolter,la mujeer entró poco despuesen el extremo opuest de la estancia,con una sonrisa en el rostro,y,dedicandole besos al joven,que estaba sentado junto a los soldados blancos,que,mas que humanos parecían necrones,el hombre,al percatarse de que Cuhtrasis lo miraba,le saludó con un leve cabeceó,cosa que causó un claro desagrado en él,un capellan de la primera compañíahizo sonar una barroca campana de bronce en algun lugar de la estancia,resonando por toda ella,señalando el momento de empezar a combatir,y Loaw no perdió el tiempo,alzó la pistola mientras corría hacia la joven,queno hacía mas que saludar al joven,mientras saltaba y agitaba los brazos,tres disparos fueron disparados hacia la joven,que,en decimas de segundo,esquivó con una gracilidad mas parecida a las de los extintos eldar que a la de un ser humano,tras esto,desenfundó la pistola y una de sus espadas,esquivarndo un mandoble de la espada-sierra del marine,la joven apuntó y disparó,una bala atraveesó la pistola de Loaw,el cual la tiró de inmediato,para lluego repeller una brutal tormenta de mandobles y tajos de Naila,de un veloz movimiento,trazó un arco con su espada,separando la hoja del mango,Loaw retrocedió,arrojando los restos de su arma,para contemplar la figura de la joven,que,encramada al torso del marine,sonrió mientras apuntaba su arma a la cara del perplejo marine ,y,deun disparo,que atrvesó la debil ceramita y aldamantium del cisor del casco,matandolo bajo una nube de sangre y fluidos cerebrales,la joven saltóhacia atras aterrizando de pié como una atleta olímpica,mientras el cadaver del inerte Loaw caía pesadamente al suelo.

Cuhtrasismiró estupefacto el combate,esa joven era peligrosa,pero dejó de pensar en ello cuando vió al joven,cuyos ojos rojos,como la sangre de su hermano de batalla,estaba acercandose a él con gesto arrogante,cuando estaban cara a cara,el comandante imperial recibió un balazo en el craneo por parte de uno de los guardias blancos.

-¿Por qué lo has hecho?-Preguntó Cuhtrasis,mirando al guardia y al joven al mismo tiempo.

-Porque mi nave de desembarco ha sido bombardeado y destruido por orden suya,a tí no te he matado porque sé que no tuviste nada que ver,pero esto significa la guerra.-dijo clara y concisamente el hombre,que,con su escolta,a la que sgundos antes se unió la joven,se retirabande la sala,pero,momentos antes de salir ,se volvió a Cuhtrasis y,con jesto desafiante le dijo:

-Thombre ha luchado con honor,y,lo mas increible,ha consegudo entretener a Naila,cosa dificil,y,por eso,te doy un día para enterrar al cadaver de tu soldado.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar