Fandom

Wikihammer 40k

Relato No Oficial Kroot: La Cacería

7.591páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Inqsello.png Por orden del Ordo Wikia de la Santa Inquisición, este artículo se considera fuera del Canon Imperial. Se declara carente de toda veracidad y blasfemo; y todo el que lo lea sufrirá purga inmediata. Si usted es el autor, diríjase a las autoridades competentes para someterse a la penitencia pertinente.

Atención: Material No Oficial sin Sello de Calidad Wikihammer

Toluk detuvo por un momento su marcha y olfateo el aire. Disfruto de los olores que hasta él llegaron, y dejó que los aromas de la jungla penetrasen por sus fosas nasales. Al poco tiempo captó un aroma que le llamo la atención, las plumas de su cabeza se erizaron de excitación al reconocer de cual se trataba, la presa estaba cerca.

Alzó su puño en forma de garra para llamar la atención de sus guerreros, una vez lo consiguió, les indico el nuevo camino a seguir con un gesto de su mano hacía la dirección correcta. Los kroot cambiaron el rumbo de inmediato, desplegándose en abanico para cubrir más espacio. Todos ellos se habían criado en esas junglas, por lo que la vegetación no lastraba su avance, se movían ágiles entre el follaje, atentos a cualquier alteración en la monotonía del bosque.

Desde hacía cuatro días, Toluk y sus cazadores se habían dedicado a seguir el rastro de una extraña criatura. Una bestia maligna, a la que se le acusaba de ser la responsable de la destrucción de varios asentamientos kroot al oeste del río Preka. Tras su paso solo había dejado un rastro de chozas derruidas y cadáveres consumidos hasta el pellejo, como si algo les hubiera succionado todos sus fluidos.

En Orch existían docenas de depredadores sanguinarios, desde los veloces mastines kroot hasta los enormes knarlocs, pero ninguno hasta ahora había mostrado una apariencia y comportamiento similar a la de este nuevo ser. Los pocos supervivientes de sus ataques, lo describían como un animal bípedo, con unas garras afiladas como cuchillos, una cabeza con múltiples ojos y una boca repleta de tentáculos en lugar de dientes. Pero lo más increíble no era su aspecto, sino sus habilidades. Al parecer, la bestia de Preka (así era como la habían bautizado) era capaz de desaparecer ante los ojos de su observador, casi como si se volviera invisible.

Tras el ataque a la segunda aldea, el pánico había empezado a extenderse entre los diferentes poblados. Los kroot, a pesar de ser una raza acostumbrada a vivir en contacto con la naturaleza, sentían una preocupación creciente hacía este nuevo monstruo, el cual parecía ajeno a su mundo. Así pues, para acabar con la amenaza, numerosas partidas de caza se adentraron en las zonas donde se había visto a la bestia. No solo para poder presumir de su captura, sino también para deleitarse con su carne, que a buen seguro supondría una gran fuente de información genética para la descendencia de los cazadores.

Toluk y sus guerreros eran una de esas partidas de guerra, y por el momento, no les había resultado difícil seguir el rastro de la bestia, de hecho, daba la sensación que esta quería que la encontrasen, ya que desprendía un hedor tan intenso que hasta un joven cachorro podría haberlo seguido. Pero ahora parecía que se encontraba especialmente cerca, más de lo que había estado hasta ahora. Su característico olor se extendía por todas partes, y sus huellas cada vez eran más claras y nítidas, incluso los mastines que llevaban junto a ellos comenzaron a emitir gruñidos intensos, lo que hizo pensar a los cazadores que pronto se enfrentarían al famoso monstruo.

Todas estas señales no hicieron sino alentar al grupo a avanzar con más premura, después de tanto tiempo, parecía que por fin obtendrían su recompensa. Toluk ordenó a sus cazadores a que aumentasen el ritmo, sabía que había otros clanes por la región y no estaba dispuesto a perder la presa ahora que estaban tan cerca. La vegetación se difuminaba en un remolino a su alrededor, sus delgados y musculosos cuerpos avanzaban a través de ella sin perder tan siquiera unas milésimas de tiempo. Con cada metro que avanzaban, sus pulsaciones aumentaban y la adrenalina comenzaba a fluir por su torrente sanguíneo bombeada por sus potentes corazones. El aroma de la bestia les llenaba sus cavidades olfatorias y les impulsaba a correr un poco más, unos cuantos cientos de metros y la búsqueda habría terminado.

Toluk avanzaba a la cabeza de la expedición, moviéndose más rápido que el resto. Sentía que estaban cerca, muy cerca, tanto que seguramente pronto podrían verla. Para evitar alarmarla, decidió ir en contra de su instinto animal y disminuir el ritmo. De ese modo los kroots continuaron avanzando, pero ahora de manera más pausada, atentos a que en cualquier instante apareciese la figura del monstruo delante suya. Alguno incluso afirmaba ya que podía oírla.

Fue entonces cuando Orfh, el más viejo de todos y el que cerraba la marcha escucho un siseo detrás suya, se giró para ver de qué se trataba, pero no le dio tiempo, la bestia le partió por la mitad de un solo golpe, desparramando sus entrañas por el bosque. La criatura había aparecido de la nada, imponente, moviéndose a una velocidad endiablada y sembrando el pánico entre los kroot. Uno de ellos trato de huir presa del miedo, pero el monstruo lo interceptó de un salto, antes de que hubiese recorrido más de dos metros.

Toluk sabía que tenía que actuar rápido o de otro modo acabarían todos muertos, rugió con fuerza y se abalanzó sobre la bestia, sus cazadores, al ver actuar de ese modo al Gran kroot recobraron el ánimo y lo imitaron. Los primeros en llegar hasta el monstruo fueron los mastines, liberados de sus correas habían corrido velozmente y ahora se lanzaban sobre el extraño animal que tenían enfrente sin importarles que les superase tres o cuatro veces en tamaño. La criatura con cada uno de sus golpes mataba a una mastín, pero estos, más tercos que inteligentes, seguían lanzándole dentelladas a las piernas con el fin de derribarla.

Varios kroot sacaron sus boleadoras, y las lanzaron con violencia hacía la bestia, algunas lograron enredarse entre sus extremidades, y por fin lograron tirarla al suelo. En cuanto cayó derribada, la jauría de mastines salto sobre ella, ladrando y mordiéndola por todas partes. Toluk se atrevió a pensar que la victoria ya era suya, pero se arrepintió en seguida de ese pensamiento, la criatura logró zafarse del abrazo de las boleadoras y en una muestra de su enorme fuerza arrojó a los mastines por los aires. Después se incorporó y dio un salto con el que llego hasta la copa de los árboles, donde desapareció.

La expedición se quedó un tanto conmocionada, tan rápido como había aparecido, la criatura se había esfumado y el balance de su visita eran dos muertos y la gran parte de los mastines hechos pedazos. El Gran kroot sabía que la bestia no se había marchado, aun podía sentir su aroma intenso, e incluso le pareció oír un par de veces más su característico siseo. Estaba furioso, habían pasado de cazadores a presa en tan solo unos instantes. Todos los kroot formaban un círculo cubriéndose las espaldas, mirando las copas de los árboles, intentando vislumbrar algún movimiento, pero el ataque llego desde el suelo. La bestia embistió con rabia animal, lanzando por los aires a varios kroots, después, se detuvo en seco y atrapó al desgraciado más cercano, al que convirtió en una pulpa sanguinolenta con un letal abrazo.

Toluk no se podía creer la velocidad y fuerza que tenía el monstruo, los relatos que había escuchado eran demasiado modestos al describir sus habilidades, sus garras con forma de cuchilla se movían con tal rapidez que era difícil seguir su trayectoria, solo en el tiempo que tardo el Gran kroot en pestañear, la bestia ya había destripado a otro guerrero. Pero eso no amedrento a Toluk, armándose de determinación alzo su rifle y disparó varias veces a la criatura, los proyectiles se hundieron en la carne del ser, el cual emitió un intenso siseo de dolor, después, fijó su mirada en el autor de los disparos, y se precipito sobre él de un salto. Toluk levantó su rifle como si de un vara se tratase en el momento en el que las enormes cuchillas del monstruo caían sobre él, logro bloquear el ataque, y gracias a sus ágiles manos volteó el arma lo suficientemente rápido como para que una de las hojas cortantes que llevaba incorporado el rifle mordiera la carne de la bestia a la altura de su abdomen. Otra vez, el monstruo volvió a sisear de dolor, y se alejó del Gran kroot, intentó volver huir hacía la maleza, pero esta vez tres cazadores le salieron al paso, decapitó a uno y lanzó por los aires a otro, pero el tercero consiguió colarse en su guardia y clavar con rabia su cuchillo de guerra en el pecho de la criatura, aunque, los gritos de victoria que emitió después de su hazaña fueron rápidamente suplantados por alaridos de dolor mientras la bestia lo desmembraba como sangrienta venganza. De nuevo, la criatura había desaparecido entre el follaje.

Ya solo quedaban cuatro guerreros incluido el propio Toluk, el Gran kroot sabía que probablemente en el próximo ataque del ser morirían todos, pero tenía claro que lo harían peleando. Esperaron, primero unos minutos, pero no ocurrió nada, siguieron en alerta, y tampoco sucedió gran cosa. Pero tras un par de horas en guardia, el ataque no se produjo. Gal’tha, un joven guerrero ansioso por demostrar su valía y harto de esperar rompió la formación, y cometió un error fatal. La bestia apareció desde detrás de unos arbustos, donde había estado todo el tiempo esperando su oportunidad, sin mover ni un músculo. Cayó sobre el joven kroot, lo derribó contra el suelo, y mientras lo inmovilizaba con el peso de su cuerpo, empleó los tentáculos de su boca para comenzar a succionar los fluidos del imprudente cazador. Los compañeros de Gal’tha dispararon sobre el monstruo, tratando de acabar con él, pero ya era demasiado tarde, para cuando terminó con el guerrero solo quedaba un pellejo lleno de huesos.

Una vez hubo terminado de comer, la criatura centró su atención en los últimos tres supervivientes. Se lanzó sobre ellos, con las garras en alto mientras los kroot aún seguían disparando, cuando llego hasta el primero trato de ensartarlo pero el guerrero interpuso su rifle de por medio, y la garra en forma de cuchilla se clavó en la boca del cañón del arma en el preciso instante en el que el kroot apretaba el gatillo, produciéndose una explosión. El cazador cayó en el sitio con medio cráneo desperdigado por el suelo, y la bestia perdió su extremidad entre furiosos siseos.

Toluk vio su oportunidad de atacar, y corrió hacía el monstruo, el otro guerrero superviviente le acompañó, y juntos se lanzaron sobre la malherida criaturas sin dejar de disparar sus rifles. Los proyectiles de sus armas hacían saltar grandes trozos del caparazón que protegía a la bestia, la cual, tendida sobre el suelo, aun intentaba reincorporarse tras la explosión, pero finalmente, exhausta dejó de moverse, como si por fin hubiera muerto. Recelosos, los dos kroot se acercaron a ella, para comprobar si de verdad habían vencido. Tras unos instantes observándola, creyeron que lo habían conseguido, y entre risas y gritos de júbilo Toluk apoyo su pierna sobre ella en señal de victoria.

Pero, para su desgracia, el monstruo volvió a levantarse de improviso, y el Gran kroot perdió el equilibrio, teniendo que aferrarse a un promontorio del caparazón de la criatura para no caer derribado. El otro kroot se echó hacía atrás sorprendido, pero antes de que pudiera empuñar su arma el ser lo atravesó con el brazo en forma de cuchilla que tenía aún intacto. De ese modo fue como Toluk quedo suspendido sobre la espalda de la bestia. Mientras, esta trataba de zafarse de él, se movía y agitaba como un krootox sin domesticar. Chocándose contra los árboles e intentando alcanzar al kroot con sus garras. En la delicada situación que se encontraba, el Gran kroot sopesó sus opciones, había perdido su rifle, y tenía claro que si caía al suelo estaría muerto, pero también sabía que no podría aguantar mucho más. Al fin decidió que debía hacer, hizo acopio de las escasas fuerzas que le quedaban, y se encaramó a lo alto de la criatura, haciendo presa con sus piernas para tener las manos libres. Después, desenfundó su antiguo cuchillo de caza, y ayudándose de las dos manos comenzó a clavarlo con furia en el cráneo del monstruo. Este se agitó con aún más violencia que antes, tratando de librarse del parásito que tenía sobre la chepa. Las garras de la criatura estaban desollando las piernas de Toluk, y más de una vez tuvo que utilizar una de las manos para agarrase con más fuerza para no caer antes las sacudidas del engendro, pero aún así no se detuvo, siguió hundiendo la hoja de su cuchillo un poco más con cada golpe que asestaba, hasta que, finalmente, la bestia se derrumbó.

La criatura cayó estrepitosamente y el Gran kroot con ella. En el suelo, Toluk siguió acuchillando la carne de su enemigo, a la vez que trataba de librarse del cuerpo inerte del monstruo que lo tenía aprisionado. Una vez fuera, se aseguró que definitivamente este era el fin de la bestia, y con el mismo cuchillo con el que la había destrozado el cráneo, corto los restos del mismo que aún quedaban adheridos al cuerpo. Los sostuvo en alto y soltó un graznido de victoria hacía el cielo azul de Preka.

Pero el cielo de su planeta natal no estaba tan azul como de costumbre, se encontraba lleno de nubarrones, pero no los que comúnmente auguraban tormenta. Estos eran totalmente diferentes, de un color rojo intenso y se desplazaban a una velocidad increíble. Cada nube se asemejaba a las ramificaciones de un enorme enjambre, como un torbellino compuesto por infinidad de criaturas. Apesadumbrado bajo de nuevo la vista al suelo, y el viento que soplaba le trajo unos siseos desde la lejanía...

FuentesEditar

Escrito por TANO25 en Foro Warhammer Aquí

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar