Fandom

Wikihammer 40k

Quirurgo

7.792páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Maestro Administratum 3.jpg El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Simbolo del officio medicae.jpg

Símbolo del Officio Medicae.

"Esos quirurgos son gente rara, rara. Ten cuidado si se ofrecen a rajarte gratis. Esa forma que tienen de mirarte mientras rebuscan entre tus tripas... como si fueras un cruce entre un experimento y su almuerzo"
Anónimo

Los Quirurgos son maestros de la carne, con un conocimiento de la sagrada anatomía que se presta tanto a las artes de la curación como a la tortura; se dedican al estudio de las formas biológicas y los límites de los cuerpos mortales.

HistoriaEditar

Los secretos de la carne son un saber estrechamente vigilado en el Imperio. Así como el Adeptus Mechanicus protege los ritos y rituales de su tecnología, otros atesoran el saber sobre la forma humana. Los quirurgos han sido conducidos hasta estas formas ocultas, quitando la piel de la ciencia biológica para contemplar sus húmedos y crudos órganos latentes. Comprenden la forma bendita del Hombre y otros productos biológicos importantes para la vida, para conservarla o controlarla, y pueden obsesionarse con perfeccionar su entendimiento.

Algunos provienen de las filas del Adeptus Mechanicus Biologis, otros sirven como medicae de la Guardia Imperial o hermanas de las Órdenes Hospitalarias del Adepta Sororitas. Algunos pueden ser médicos libres de habitáculos, primitivos chamanes curanderos, o médicos personales de los poderosos. Sus habilidades les colocan en una posición de gran poder dentro del Imperio, dotados con el talento para sanar bien o mal según sus propios caprichos y los de sus señores. Así, un buen quirurgo siempre puede encontrar un lugar como torturador o excruciador, con su capacidad para causar dolor como un bien vital en la jerarquía de la sociedad imperial. Más que un talento para la tortura o una habilidad para curar, el quirurgo se define por su sed de conocimiento e impulso para la experimentación, a veces a expensas de sus pacientes y su bienestar. Se trata de un impulso obsesivo que puede conducir a grandes descubrimientos y logros, pero también a crear abominaciones que nunca estuvieron destinadas a existir.

El papel del QuirurgoEditar

Imperio medico hospitalario.jpg

Quirurgo del Officio Medicae

"Hiciste bien en mantenerte con vida el tiempo suficiente para llegar a mí. Me aseguraré de que permanezcas así"
Medicae Yu Attrin

La ciencia del cuerpo y mente está envuelta en misterio dentro del Imperio, unos secretos para unos pocos especializados. Como acólito inquisitorial, el quirurgo da rienda suelta a sus artes y no encuentra escasez de sujetos, ya sea para curarlos o dañarlos. El mayor don del quirurgo es la capacidad para reparar carne, huesos rotos y mentes quebradas, ya sea sustituyéndolos por augméticos o injertos, o mediante una cirugía compleja, antes de devolver a un acólito al servicio. Mientras que un sanitario de batalla o un cose‑piel pandillero podría saber lo básico de quemaduras láser para cauterizar una herida o unir una extremidad sangrante, el quirurgo les trasciende con la devoción y habilidades para preservar y curar.

En sus manos, la carne puede mejorar. Lo que el quirurgo hace no es sólo medicina, sino arte, manipulando la carne en configuraciones nuevas y superiores. Existen curanderos en todos los mundos, aunque su capacidad y forma pueden variar mucho en función del factor social y los tabúes locales. El Biologis del Adeptus Mechanicus contiene quirurgos especializados, encargados de los secretos de la forma humana. Aquí aprenden la mecánica de la carne y cómo emular su bendita tecnología, aunque algunos podrían heréticamente tratar de mejorar todo aquello que resulte posible. La Guardia Imperial tiene probablemente el mayor número de quirurgos por el gran tamaño de sus ejércitos en toda la galaxia, con cada regimiento conteniendo muchos médicos.

Con el talento para curar también viene el talento para dañar, y los inquisidores requieren al quirurgo y sus habilidades a la hora de extraer la verdad de sus prisioneros. Muchos inquisidores tienen cierta capacidad a la hora de interrogar a alguien, negociando dolor por verdad. El quirurgo, sin embargo, puede mantener a un sujeto con vida casi indefinidamente y bajo un dolor constante e insoportable. Un buen quirurgo es inventivo en sus tormentos, como debe ser para superar el odio y resistencia de algunos de los enemigos de la humanidad, y con el tiempo crece hasta tener un gran repertorio de torturas a su disposición. Los quirurgos no sólo curan a prisioneros heridos o los interrogan; pueden ser eruditos e investigadores, sumergiéndose en las profundidades de los secretos imperiales, o conservando el antiguo saber del Adeptus Mechanicus. Los que operan fuera de los límites del Culto de la Máquina deben pisar con cuidado, el Mechanicum tiene poca paciencia con quienes se meten en los misterios de la ciencia. Esto por lo general significa que deben investigar en secreto, ocultos a ojos del Imperio, protegidos por su servicio a un inquisidor. Muchos quirurgos han hallado un lugar en un grupo inquisitorial al ser perseguidos por el Mechanicum por sus crímenes, porque un inquisidor ha considerado útiles sus talentos. Otros son cazados, dejando un rastro de monstruosos fracasos y de pilas de cuerpos ocultos a su paso, encontrando un refugio para su locura al servicio de un propósito superior.

OrígenesEditar

El Adeptus Mechanicus es uno de los orígenes de los que han elegido la senda del quirurgo, arrancándolo de su educación para servir al Omnissiah y profundizando en los secretos del Adeptus Biologis. Esto es especialmente cierto en caso de proceder de un mundo colmena o un mundo forja, trabajando todos los días junto a quienes han tomado sus juramentos al Dios Máquina. En el momento que un quirurgo sirve a un inquisidor, el sello del Culto de la Máquina está firmemente sobre él. Sólo la sombra de su vida anterior permanece, oculta bajo miembros augméticos y órganos artificiales.

Un personaje que aprende las habilidades del quirurgo fuera de las rígidas estructuras del Culto a la Máquina, es más una expresión de su mundo natal. Los quirurgos de un mundo santuario dominan las artes de la curación como un camino de inspiración divina, atendiendo a los fieles. Como la Inquisición, el Ministorum hace gran uso de quirurgos torturadores, aunque por razones distintas. Un quirurgo experto puede hacerse un nombre como redentor, empleando el dolor como herramienta no para extraer la verdad, sino para limpiar el alma, abrasando la mancha del pecado con una precisión agonizante. Incluso sin usar tecnología avanzada, un quirurgo puede encontrar un lugar en la sociedad. Muchos chamanes, brujos y curanderos espirituales de mundos salvajes, tienen mentes dotadas. Aunque sus métodos y medios pueden parecer anticuados, estos quirurgos primitivos aún pueden hacer cosas maravillosas con la carne del hombre, con sus cuchillos de piedra e impíos brebajes igual de potentes que muchas tecnologías medicae del Mechanicum. Muchos de ellos encuentran un sitio en la Guardia Imperial, como oficiales médicos de regimientos formados en sus mundos, reciben la formación básica de batalla, y son arrojados al fuego de la guerra para atender a los mutilados en combate. Para acólitos que buscan seguir con vida al servicio del Emperador, un quirurgo es un miembro valioso y esencial del grupo, sin importar su origen.

FuentesEditar

  • Dark Heresy: Rulebook (Juego de Rol).
  • Dark Heresy: reglamento (2ª edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar