Fandom

Wikihammer 40k

Plaga del Descreimiento

8.122páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Maestro Administratum 3.jpg El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

El eclesiarca.jpg

La Plaga del Descreimiento está considerada parte de la Era de la Apostasía, aunque ocurrió varias décadas después de la muerte de Vandire y de la ascensión de Sebastian Thor a la posición de Eclesiarca.

Muchos falsos profetas aparecieron durante la anárquica Era de la Apostasía, algunos poco más que locos liderando ejércitos de rebeldes; otros, demagogos espirituales que comandaban ejércitos y mundos. El más poderoso de todos estos era el Cardenal apóstata de Gathalamor, Bucharis, cuyas herejías alcanzaron tales proporciones que se les dio en llamar la Plaga del Descreimiento.

Conquistas Tempranas Editar

Bucharis encabezaba una pequeña diócesis en el suroeste galáctico de Terra, en un planeta llamado Gathalamor. No era un planeta rico, gran parte de la población vivía en la pobreza, pero Bucharis era celoso y estaba indignado por los logros de sus padres. Juró construir unos de los templos más grandes de la galaxia para mayor gloria del Emperador. Para conseguirlo, esclavizó a la población de Gathalamor, tratándoles brutalmente, como si fueran todos esclavos a sus órdenes. Pero Bucharis necesitaba más recursos y hombres para cubrir las necesidades cada vez mayores de sus ambiciosos planes. En un acto radical, usó un gran grupo de matones y asesinos para conquistar el mundo vecino de Rhanda. El planeta tenía muchas minas ricas, que producían todos los materiales vitales que Bucharis necesitaba para completar sus diseños. La riqueza personal de Bucharis también creció por los beneficios conseguidos por la venta de metales preciosos y recursos. Otros personajes fundamentales de la Plaga del Descreimiento fueron el Almirante Sehalla, un líder de la Flota Imperial, y el Coronel Gasto del regimiento de la Guardia Imperial en Rigellian XXV. Bucharis se encontró con ambos en Rhanda, y unieron sus fuerzas bajo el mando de Bucharis. Ahora, Bucharis tenía tanto apoyo de la flota como soldados de verdad para luchar por él, y los utilizó para forjar un pequeño imperio al oeste galáctico de Terra. Conquistó cincuenta planetas en siete años, utilizando sus recursos para reforzar su ejército y continuar sus planes de construcción.

Planeta Gathalamor Daemonifuge.jpg

Gathalamor

Su pequeño imperio estaba escondido del verdadero Imperio por vastas tormentas de Disformidad que cubrían la región entera y las noticias de la ascensión de Sebastian Thor y la reorganización de la Eclesiarquía no habían llegado al populacho. Sí habían alcanzado, sin embargo, a Bucharis. Utilizó su control de la flota para asegurarse de que ninguna de estas noticias llegase a la población, ya que significaría el final de su imperio. Utilizó su poder para anunciar que la Eclesiarquía había caído y que estaba corrupta por traidores y herejes. Siguiendo los pasos de Goge Vandire, se declaró a si mismo, la voz del Emperador y se hizo el jefe del Adeptus Ministorum dentro de su pequeño imperio. Dio elegantes discursos a la gente y le aplaudieron, creyendo que sus palabras eran portadoras de la verdad. Terra era una causa perdida y Gathalamor era ahora el centro de la religión. Sus discursos se extendieron a otros planetas que no había conquistado y sus enseñanzas se convirtieron en la ley. La gente fue enseñada a cuidar de sí misma, de otra forma eran menos que humanos y no merecían vivir. Sus discursos recibían estruendosos aplausos, y mucha gente creía que este era el camino en que los humanos sobrevivirían, luchando por sus propios avances egoistas. El débil sería dejado atrás y el fuerte sobreviviría.

Tras estos discursos, los planetas de Bucharis fueron transformados en mundos dirigidos por muchedumbres que luchaban entre ellas, donde nobles mezquinos usaban su riqueza e independencia para gobernar. Los vecinos luchaban entre ellos y las familias se peleaban por el botín del creciente caos. El más fuerte, que ascendió al poder y fue reconocido por Bucharis, fue recompensado con más poder, y con frecuencia lideró unidades de guardias mercenarios para hacer cumplir la voluntad de Bucharis. Aquellos que sobresalieron, fueron recompensados con regalos lujosos, y aquellos que fracasaron, fueron castigados despiadadamente. Incluso aunque el imperio de Bucharis estaba creciendo, no se atrevía a acercarse demasiado a Terra, por lo tanto, forjó un camino directamente hacia el norte, dejando un rastro de sangre, muerte y destrucción a su paso. Al sur, paró justo antes de llegar a Bakka, temeroso de que la flota de Sehalla prestase demasiada atención al joven imperio. Lejos, al norte, eludió a Cadia y al Ojo del Terror, temeroso de atraer la atención de las fuerzas del Caos y de los Marines Espaciales del Caos, aunque es posible que las tormentas de Disformidad fueran creadas por alguna maquinación malvada de los dioses del Caos, en un intento de agrandar incluso más lo que la Era de la Apostasía ya había hecho. Finalmente, había conseguido consolidar su poder sobre cada planeta que había conquistado, así que siguió adelante. Tres regimientos más de la Guardia Imperial se le unieron, y cuando se movió a Hydraphur, la flota del Segmentum Pacificus también lo hizo, creyendo las palabras de Bucharis. Las fuerzas de Bucharis eran ahora inmensas, capaces de asestar un golpe al corazón del Imperio, usando la sorpresa y la astucia para aplastar al enemigo antes de que pudiese utilizar su superioridad numérica. Afortunadamente para el Imperio de la Humanidad, Bucharis cometió un error fatal.

Primer Error Editar

Marines lobos espaciales señor lobo ataque.jpg

Lobos Espaciales

El error de Bucharis fue desafiar a los Lobos Espaciales. Conforme los ejércitos de Bucharis se movían hacia el norte, se acercaban cada vez más a los territorios protegidos por los Lobos Espaciales, hasta que finalmente los alcanzaron. Como hacen casi todos los Capítulos, protegían un pequeño número de planetas dentro de las proximidades de Fenris, su mundo natal. En cuanto la flota de Bucharis salió de la Disformidad, se encontró con un crucero de batalla de los Lobos Espaciales llamado la Zarpa de Russ. Después de una breve batalla, el crucero escapó por la Disformidad, pero no antes de destruir un crucero naval y un transporte de tropas. Bucharis se tomó esto como un encuentro casual, pero su arrogancia iba a costarle caro. Ordenó a su flota continuar, tomando planeta tras planeta, hasta que saltaron al quinto sistema. En él se encontraron una sorpresa. Este sistema incluía al mismo Fenris, y tan pronto como la flota apagó sus motores de Disformidad, la flota de los Lobos Espaciales atacó. Los Lobos Espaciales estaban en inferioridad numérica y de armamento, pero ni siquiera eso les detuvo. Hicieron un agujero en la flota antes de retirarse a lamerse las heridas y comenzaron una táctica de golpeo y huida. Se las arreglaron para mantener ocupados a dos tercios de la flota de Bucharis, pero éste consiguió aterrizar en Fenris. Cientos de transportes de tropas descendieron a la atmósfera espesa y tormentosa de Fenris y varios fueron destruídos por las tormentas, y otros por las baterías defensivas de tierra. A pesar de ello, consiguieron establecer una base de aterrizaje y miles de soldados pisaron el hielo de las regiones norteñas del planeta. A pesar de las pésimas condiciones en las que estaban, las tropas de Bucharis estaban encolerizadas por la pérdida de tantos de sus compañeros y juraron destruir a los Lobos Espaciales. Todo habitante de Fenris capturado era puesto a trabajar haciendo carreteras en las planicies glaciares. Aunque estaban esclavizados, los fenrisianos no eran fáciles de doblegar. Varios regimientos de los soldados imperiales fueron alejados de la lucha para evitar una revuelta de los esclavos. Bucharis había conquistado la mayor parte del planeta antes de acercarse a la vasta fortaleza polar llamada El Colmillo.

La rodearon y esperaron a que llegasen más fuerzas desde la órbita. La flota de los Lobos Espaciales aún mantenía su táctica de golpeo y huida, destruyendo transportes de tropas antes de que consiguiesen llegar a la órbita. A pesar de ello, las colinas estaban atestadas de soldados. Cañones gigantes bombardeaban El Colmillo y llovía fuego desde las naves en órbita. Las montañas se agitaron, creando avalanchas y destrucción. Aún así, las defensas de El Colmillo permanecían intactas. Esto permitió a los Lobos Espaciales salir y destruir los trabajos de tierra y los cañones gigantes del Cardenal apóstata. Los Lobos Espaciales enviaron exploradores para romper la líneas de suministros y muchos cañones callaron debido a una falta de munición. Las colinas estaban plagadas de túneles que las Garras Sangrientas usaron para introducirse en el corazón del enemigo, matando con sus manos desnudas para ahorrar munición. Los Colmillos Largos eran conocidos por hacer volar montañas para destruir las columnas armadas del enemigo. Utilizaron Dreadnoughts para aplastar el avance de las columnas. Todo esto duró meses. Bucharis mandó misiones suicidas prometiendo grandes riquezas al primer hombre que hiciese una brecha en los muros. Después de tres años, ya habían muerto millones, mientras que los Lobos Espaciales habían contrarrestado todos los intentos de irrumpir en la Ciudadela. Bucharis llamó a más y más fuerzas hasta que al final, incluso aquellas en el lejano Gathalamor fueron reducidas a un cuarto de su fuerza normal. Bucharis creía tener sus planetas bajo un control total, así que pensó que podía alejar a tantos soldados de su ocupación.

El destino, como tiene por costumbre, intervino una vez más, excepto que esta vez atrajo el desastre sobre Bucharis. Una enorme fuerza de Barcazas de Batalla de los Lobos Espaciales emergió en un borde del sistema. La flota de Bucharis fue tomada completamente por sorpresa y la flota de los Lobos Espaciales no perdió el tiempo y atacó en cuanto llegó. Casi la mitad de la flota de Bucharis fue destruida en el primer ataque y, atrapados entre los recién llegados y la flota de Lobos Espaciales que ya estaban allí, el Almirante Sehalla ordenó una retirada. Los Lobos Espaciales no perdieron el tiempo persiguiéndoles y se dirigieron directamente a Fenris. El furioso ataque de los Lobos Espaciales que volvían fue vicioso y docenas de miles de soldados traidores murieron. El ataque desde la órbita fue dirigido por Kyrl Grimblood, y dispararon a los soldados de las montañas. Los pocos que consiguieron escapar finalmente murieron en las inhóspitas planicies nevadas de Asaheim. Fueron atacados por las manadas de lobos gigantes que hacen de Fenris un planeta tan mortífero. Entre todo el peligro, Bucharis se las arregló para escapar en una nave y se reunió con el Almirante Sehalla, que salió de la Disformidad sólo el tiempo necesario para recoger la nave. Bucharis decidió dejar Fenris a los Lobos Espaciales y retiró sus fuerzas del norte para reforzar sus defensas y consolidar su control sobre el resto de su imperio.

El Principio del Fin Editar

El ataque sobre Fenris había tenido un fuerte impacto sobre las fuerzas de la Guardia Imperial rebeldes, frenando, pero no parando, la expansión de sus otros ejércitos. Sus muchos confiados sub-comandantes se estaban moviendo hacia el oeste, tomando más y más planetas. Finalmente, llegaron a un sistema, Chiros. Aquí serían parados. Le llegaron informes a Bucharis de fuertes reveses y problemas en Chiros. No era un planeta pobre, su superficie estaba cubierta principalmente de bosques, con una población humana de unos pocos millones. La mayoría de sus riquezas provenían de la exportación de artículos de lujo, pieles, elixires y narcóticos. Bucharis no podía entender por qué un planeta se le resistiría y se arriesgaría a la destrucción total. Bucharis abandonó Fenris y mandó a su flota a Gathalamor mientras evaluaba la situación. Llegaron informes que decían que, a pesar de las numerosas bajas, los Chirosianos no estaban más cerca de rendirse de lo que estaban antes de comenzar el ataque. El comandante de la flota había restringido el uso de bombardeos orbitales devastadores, ya que había pensado que el planeta era un buen lugar para el retiro de Bucharis, esperando ganarse algún tipo de favor no estropeándolo. Bucharis estuvo de acuerdo con esta idea, complacido con la visión de futuro de su comandante. Envió entonces tres compañías más de la Guardia Imperial para ayudar en la conquista, seguro de que estas fuerzas derrotarían a los Chirosianos. Desafortunadamente para el Cardenal, no iba a ser así. El comandante informó pronto de su rendición a los Chirosianos. Bucharis estaba aturdido. Sabía que la Guardia Imperial no era tan buena como los Marines Espaciales, pero estaba seguro de que un regimiento entero debería ser capaz de conquistar fácilmente a una población tan pequeña. Finalmente, volvieron los agentes de Bucharis, trayendo informes de lo que había sucedido. Al parecer, las fuerzas enfrentadas a la Guardia Imperial, no eran las típicas unidades pequeñas reunidas en tiempos de guerra, si no la población entera del planeta. Cada uno tenía un rifle de caza o algún otro arma, y se desperdigaron por la superficie del planeta, en los bosques, junglas y colinas. Millones de tiradores se habían deshecho de oleada tras oleada de invasores en emboscadas destructivas antes de retirarse a sus casetas de caza, escondidas en lo profundo del bosque. El planeta entero se había vuelto peligroso. Los suministros eran interceptados y no había ni un respiro. Un comando suicida corrió hasta el centro del campamento detonando explosivos. Fue entonces cuando el ejército perdió la voluntad de luchar.

Después de que las noticias de la derrotra se extendiesen a otros mundos, planeta tras planeta comenzó una revuelta. El primero fue el planeta minero Guryan. Los mineros asesinaron a sus guardias estrangulándolos con sus grilletes. Tras Guryan, vinieron Dolsia y Vaust. Parecía que los mundos rebeldes estaban abriendo una brecha en el imperio, directos hacia Gathalamor. En Colcha, Bucharis dejó una trampa y consiguió destruir una pequeña flota que apareció alrededor del planeta. Sin embargo, una nave sobrevivió y aterrizó en el planeta. Frederich Khust, comandante del sector, no se fiaba de la nave que acababa de aterrizar, así que mantuvo a sus tropas en el planeta en alerta máxima. Un año después de que la nave aterrizase, la población de Colcha se volvió loca. Quemaron los campos, arrasaron los barracones, pero perdieron tres cuartos de su número antes de vencer a los guardias. Provocaron estampidas de sus vastos rebaños de bestias gigantes sobre las compañías de tanques, destrozando las máquinas de guerra bajo una tormenta de animales del tamaño de casas. Condenaron los ríos, inundando sus propios hogares y ciudades enteras, donde los hombres de Khust estaban alojados. Incluso los más viejos y los niños más jóvenes lanzaban granadas caseras hechas con el combustible destilado local, prendiendo fuego a los conductos de aire de los tanques Leman Russ y asfixiando a las tripulaciones de dentro. En ambos continentes, toda la gente de Colcha hacía todo lo posible para librarse de sus esclavizadores. Finalmente, las fuerzas de Khust fueron aplastadas y expulsadas del planeta. Las poblaciones de Lima Rogan, Troudor y muchos otros planetas se rebelaron también, expulsando a las fuerzas de Bucharis. Los cofres de Bucharis se estaban vaciando más rápidamente de lo que podían ser llenados. Muchos de sus soldados desertaron y se produjeron luchas internas y disensión incluso entre los rangos más altos de su ejército. Las revueltas continuaron y finalmente, Methalor, el planeta más cercano a Gathalamor, se rebeló. Su colonia principal fue destruida por un infierno empezado por los nativos, que sobrecargaron las estaciones geotérmicas. Bucharis si estaba preocupado ahora. Dobló el cordón de protección en su sistema y investigó a todas las naves que entraban en él. Después de la caída de Methalor llegó un mensajero al Palacio Cardenalicio de Gathalamor. Con una mirada desafiante y una severa voz, el mensajero se proclamó el enviado del Confesor Dolan Chirosius. El Confesor Dolan pedía la rendición inmediata de Bucharis. Se ordenaba al Cardenal renunciar a su posición, a sus herejías y someterse a la clemencia del Emperador.

Los restos del mensajero fueron colgados de las puertas del Palacio para ser devorados por ratas y cuervos.

El Confesor Dolan Editar

Dolan llegaría pronto a Gathalamor y Bucharis quería que la primera visión que tuviesen sus esclavos de su salvador fuera una en la que estuviese cubierto de cadenas y fuese azotado por las calles. En seguida, la nave de Dolan fue abordada según se acercaba al planeta y el Confesor fue tomado bajo custodia, acusado de varios actos de herejía y de traición contra el Emperador.

Como Bucharis pretendía, Dolan fue encadenado y conducido por las calles. Los soldados de Bucharis azotaban al Confesor con mayales y le arrojaban piedras. Clavaron garfios en su carne y se los colgaron con pesos, haciéndole caminar con patadas y puñetazos. Sin embargo la muchedumbre no estaba impresionada. No hubo ovaciones, pero tampoco gritos de condenación. Dolan fue paseado por todo el continente de esta forma durante seis meses. Pero durante todo ese tiempo, su mirada desafiante no disminuyó y nunca se inclinó ante Bucharis. Bucharis ordenó entonces un juicio público, pero estaba totalmente amañado y Dolan sería encontrado culpable. Tras cinco meses, terminó el proceso y un millar de mundos esperaba por los resultados. Dolan se representó a sí mismo y admitió libremente haber agitado a la gente de todos los mundos rebeldes para luchar contra Bucharis. Usó el momento para apelar a las masas, aunque Bucharis no lo impidió. Fue este discurso permitido por Bucharis el que finalmente llevó a su caída. Bucharis torturó a Dolan durante otros ocho meses y cuando finalmente murió, su cuerpo mutilado fue lanzado desde los muros del Palacio para festín de perros vagabundos y pájaros. A pesar de los tormentos horribles que había sido infligidos a su cuerpo, la cara de Dolan exhibía una calma serena y la paz flotaba como un aura sobre su cuerpo. Los que lo vieron lloraron abiertamente, incluso aunque aquellos que mostraban tal pena eran acusados de herejía y condenados a muerte. Los perros vagabundos nunca tuvieron su festín, el cuerpo de Dolan desapareció poco después y nunca fue encontrado.

El Fin de un Imperio Editar

El plan de Bucharis de desacreditar al Confesor le explotó en la cara. Permitiendo que Dolan hablase, le había dado la habilidad de unir a las masas de todos los mundos controlados por Bucharis. Cuando la muerte de Dolan fue anunciada, el imperio al completo se rebeló. Las poblaciones de mil mundos derrocaron a sus crueles supervisores, casi al mismo tiempo. Los hombres, mujeres y niños fueron inspirados por la voluntad del Confesor y se enfrentaron a las armas de sus enemigos con sus manos desnudas. El palacio de Bucharis fue asaltado cuando los traidores de dentro abrieron las puertas. Bucharis huyó del palacio mientras un puñado de guerreros leales mantenía a raya la marea de condenación que se cernía sobre él. Utilizó túneles para escapar del palacio y correr hacia el puerto espacial, abandonando todo aquello por lo que había luchado para salvar su propia vida. Cuando estaba subiendo a la nave, la población echó abajo las vallas eléctricas corto-circuitándolas. Bucharis fue capturado por una ola de ciudadanos enfurecidos y su cuerpo fue despedazado. Nunca se recuperó el cadáver, pero cuando la masa de ciudadanos se dispersó, las cenizas desperdigadas de un fuego era todo lo que quedaba para marcar el lugar de su muerte.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Codex: Ojo del Terror (3ª Edición).
  • Codex: Ángeles Oscuros (6ª Edición).
  • Codex: Hermanas de Batalla (2ª Edición).
  • Codex: Lobos Espaciales (2ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar