Fandom

Wikihammer 40k

Phosis T'kar

7.594páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Khorne medio sin fondo.png

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Phosis T'Kar wikihammer.jpg

Phosis T'kar

Phosis T'kar fue el Capitán de la 2ª Compañía de la Legión de los Mil Hijos durante los últimos días de la Gran Cruzada y el comienzo de la Herejía de Horus a finales del M30 y principios del M31. Como uno de los telekines más poderosos de la XV Legión, sirvió como el Magister Templi de su Culto Raptora. Phosis T'kar encontró su final durante la Batalla de Prospero, cuando la Legión de los Lobos Espaciales, acompañada de elementos de la Legio Custodes y las Hermanas del Silencio, fueron enviados por el Emperador de la Humanidad para castigar a Magnus el Rojo por su flagrante violación del Edicto Imperial Absoluto promulgado durante el Concilio de Nikaea, que prohibía el uso de poderes psíquicos y la práctica de la brujería.

Historia Editar

Phosis T'kar nació en el mundo de Prospero, y se unió a las filas de la XV Legión, recientemente rebautizada como los Mil Hijos, después de que se reunieran con su padre genético perdido. Fue un miembro de una de las primeras hornadas de neófitos potenciales. Su carrera temprana como Astartes no es bien conocida, pues cuando apareció por primera vez en la historia estaba adjunto a los Lobos Lunares durante su campaña xenocida contra los Keylekidos. Como parte de su formación, todos los Capitanes de un Culto de los Mil Hijos servían junto a otra Legión de Marines Espaciales para aprender sus formas y lograr para los Mil Hijos una mayor comprensión de la galaxia y fomentar su búsqueda del conocimiento. Phosis T'kar luchó junto a la afamada Legión de los Lobos Lunares y no se cansaba de deleitar a sus hermanos con cuentos de reuniones con Horus Lupercal, o haciendo alarde de su estrecha amistad con el Mournival de la XVI Legión; los Capitanes Hastur Sejanus, Horus Aximand, Tarik Torgaddon y el Primer Capitán Ezekyle Abaddon, los asesores más cercanos de Horus.

La Gran Cruzada Editar

En los últimos compases de la Gran Cruzada T'kar ya había ascendido al rango de Capitán de la 2ª Compañía y servía como el Magister Templi del Culto Raptora. Los miembros del Culto Raptora eran profesionales dotados de la disciplina psíquica llamada telequinesis, y eran conocidos como telekines. En la batalla, un miembro del Culto Raptora era formidable y podía arrojar psíquicamente objetos físicos a sus enemigos o rasgar a sus enemigos a distancia mediante la aplicación de un inmenso poder telequinético trazado desde la Disformidad. Cuando luchaban a la defensiva, los telekines podrían generar barreras cinéticas invisibles, conocidas como "Kine-escudos", para bloquear los ataques físicos de otros.

Campaña de AghoruEditar

Phosis T'kar participó en el sometimiento imperial del mundo de Aghoru (codificado oficialmente en los registros imperiales como 28-16). Esta acción se llevó a cabo por unidades de los Mil Hijos que lograron alcanzar el sometimiento a través de la simple diplomacia, sin derramamiento de sangre, y por lo tanto fue considerada un gran éxito. Se llevaron a cabo operaciones secundarias contra la infestación de habitantes mutados por la Disformidad (seres conocidos por la población local como "Elohim") dentro de los pasajes subterráneos de un pico titánico que eclipsaba al Mons Olympus de Marte. Las fuerzas de los Mil Hijos fueron reforzadas por una pequeña unidad de los Lobos Espaciales durante esta operación. En el clímax de estas operaciones de combate, las fuerzas conjuntas se enfrentaron contra un par de bípodes xenos desconocidos, corrompidos por el Caos y similares a Titanes.

En un despliegue increíble e impresionante de sus poderosas habilidades psíquicas, el Rey Carmesí se enfrentó a uno de los Titanes y logró que su torso explotara, destrozando su capa externa como porcelana frágil. La forma pendular de la antes elegante máquina de guerra cayó al suelo rocoso muy lejos de él. A medida que el humo de la muerte del poderoso bípode se disipaba, un rugido de lamento emergió desde las profundidades de las nubes de ceniza, un gemido de dolor y rabia entrelazados. La compañera de la máquina de guerra derrotada se enfrentó ahora contra el agotado Primarca. El brazo lanza del Titán corrompido se deslizó, apuntando su cañón directamente a Magnus, y todo el mundo que ha dado testimonio pudo ver que el enorme poder esgrimido por el Primarca le había costado muy caro. Cuando el Titán disparó su arma principal, Magnus fue envuelto por el calor de un millón de estrellas, y no importaba que él fuera uno de los veinte Primarcas; ni siquiera él podría sobrevivir a un ataque de ese tipo. Enfurecidos por lo que habían percibido como la muerte de su padre genético, tanto los Mil Hijos como los Lobos Espaciales cargaron valientemente contra la máquina de guerra.

Cuando el fuego hirviente comenzó a desvanecerse, la carga de Astartes vaciló ante lo que vieron; el tazón vitrificado de un cráter extendido a los pies con garras de la poderosa máquina de guerra. Sin embargo, en su centro había un espectáculo que levantó sus corazones y los llenó de sobrecogimiento. Una cúpula resplandeciente de energía en tonos dorados ondulaba en la neblina de calor y, dentro de ella, había dos figuras blindadas. En lo alto de una columna de roca torcida, todo lo que había sobrevivido al fuego del Titán, estaban Phosis T'kar y Magnus el Rojo. El Capitán de la 2ª Compañía estaba casi comprimido, con los brazos levantados sobre sus hombros como el Atlas Telamon de los mitos antiguos de la Vieja Tierra, el titán rebelde condenado a soportar la esfera celeste sobre sus hombros por toda la eternidad. Sus compañeros de los Mil Hijos no tenían ni idea de que T'kar fuera tan fuerte, a pesar de que este esfuerzo supremo casi lo había matado. Su vida se salvó sólo gracias al excelente dominio de la biomancia ejercido por Hathor Maat, el Capitán de la 3ª Compañía y Magister Templi del Culto Pavoni.

Campaña en el Cúmulo de Ark ReachEditar

T'kar's 2.jpg

T'kar junto a un escuadrón de Sekhmet.

El Cúmulo de Ark Reach fue descubierto por la 47ª Flota Expedicionaria de la Legión de los Portadores de la Palabra; era un grupo de estrellas binarias ocupadas por varios imperios planetarios humanos beligerantes que rechazaron la oferta del Imperio para convertirse en parte del dominio del Emperador. Este sometimiento imperial de la Gran Cruzada fue llevado a cabo merced a los esfuerzos combinados de los Mil Hijos, los Lobos Espaciales y los Portadores de la Palabra. Los cuatro primeros Sistemas Estelares cayeron ante los Portadores de la Palabra y los Lobos Espaciales. Pero el quinto y sexto resultaron más difíciles, sobre todo el mundo de Heliosa, el mundo principal del Imperio Aveniano. Los avenianos eran gráciles y de huesos finos, con rasgos faciales afilados y angulosos como las montañas en las que vivían. Sus cuerpos parecían débiles y frágiles, pero eso era una mentira. Las autopsias descubrieron que sus huesos eran flexibles y fuertes, y sus armaduras estaban mejoradas con músculos artificiales no muy diferentes a los que equipaban las servoarmaduras Astartes.

Ark Reach Secundus fue la designación del departamento cartográfico imperial para este mundo, una etiqueta conveniente que inició el proceso de asimilación antes siquiera de que se enviaran emisarios o se disparara con rabia la primera bala. Su gente lo llamaba Heliosa, pero el Ejército Imperial tenía otro nombre para él, un sinónimo de los asesinos de pico afilado que fueron la perdición de los soldados obligados a asaltar las fortalezas-aguilera. Lo llamaron Alcaudón. Los Mil Hijos pronto resultaron ser fundamentales para quebrar las defensas del Cúmulo Ark Reach, inclinando con su peso adicional la balanza de la guerra a favor del Imperio. Mientras que los Portadores de la Palabra sofocaban a las poblaciones civiles de las ciudades montañosas periféricas, los Mil Hijos abrieron el camino para que los Lobos Espaciales asestasen el golpe de gracia al corazón del Imperio Aveniano. Sólo faltaba el asentamiento de Peñasco del Fénix para someter el planeta con éxito.

Los Primarcas se reunieron la noche antes para discutir la mejor manera de asaltar Peñasco del Fénix. Leman Russ y Lorgar estaban deseosos de erradicar por completo la ciudad, aunque por razones muy diferentes. Russ simplemente porque se alzaba contra él; Lorgar porque su ignorancia del Emperador le ofendía. Sería difícil imaginar tres hermanos más diferentes: Russ con la máscara bestial que creía que engañaba a todos con su salvajismo belicoso, y Lorgar con su máscara en conjunto más sutil que ocultaba un rostro que ni siquiera Magnus podía discernir plenamente. Hablaron durante toda la noche, cada uno compitiendo por tener la sartén por el mango. Peñasco del Fénix no sería como las otras ciudades montañosas de Heliosa, con sus registros destruidos, sus artefactos destrozados y su importancia olvidada. Magnus salvaría la historia de este puesto de avanzada aislado de la humanidad, y reclamaría su lugar en el gran desfile de la actividad humana. Este mundo había sobrevivido a la pesadilla de la Vieja Noche, y no merecía menos.

Al día siguiente, tanto los Mil Hijos como los Lobos Espaciales, liderados por sus respectivos Primarcas, asaltaron el último bastión de resistencia. Phosis T'kar y su 2ª Compañía se abrieron camino directamente a través del centro de las brigadas enemigas que encontraron, derribando sus fortalezas con andanadas de fuerza etérica mientras avanzaban bajo la protección de manteletes invisibles de pensamiento puro. Leman Russ y su 1ª Gran Compañía cayeron directamente sobre el pico más alto de la montaña de plata, extinguiendo la llama eterna y derribando los símbolos de poder. La guardia del hogar de la Corte del Fénix se opuso valientemente a la fuerza imparable de los Lobos Espaciales, pero fueron despedazados y arrojados desde la cima de la montaña. Los reyes avenianos derrotados ofrecieron términos de rendición, pero Leman Russ era sordo a tales súplicas. Había jurado palabras de condenación ante el Gran Anular de su Legión, y el Rey Lobo nunca rompería un juramento por algo tan trivial como la misericordia. Los Lobos Espaciales descendieron como una avalancha a través de la montaña, como una fuerza imparable de la naturaleza, destripando con sus espadas y proyectiles filas de defensores como un carnicero corta un cadáver fresco. Nada quedó a su paso, convirtiendo una obra de arte como era la ciudad montañosa en objeto de un vandalismo nacido de la brutalidad irracional y el salvajismo desenfrenado. Detrás de los guerreros de Russ sólo quedaba la muerte, y ante ellos estaba su próximo objetivo de destrucción: la Gran Biblioteca de Peñasco del Fénix, donde Magnus el Rojo y la 2ª Compañía de Phosis T'kar se alzaban en filas ordenadas. Al fin, la carga de los Lobos Espaciales se detuvo.

Enfurecido por lo que él percibió como la traición de su hermano, el Rey Lobo dejó escapar un aullido de pura rabia, fría y despiadada. Era la furia de un cazador a quien se le niega la presa. Su furia psíquica era demasiado poderosa para cualquier mente normal, y mató a muchos Hermanos de Batalla dentro de las filas de los Mil Hijos. Esta onda de choque psíquica mató a casi todos los Athanaean de la 2ª Compañía, y la mayoría de los que no murieron en el acto fueron reducidos a comatosos babeantes. La Gran Compañía de Amlodhi Skarssen cargó contra el baluarte implacable e inamovible que formaban los Mil Hijos, imparables, hechos una fuerza elemental. Enfurecido por la falta de visión de su salvaje hermano, Magnus estaba más que dispuesto a matar hasta el último Lobo Espacial con el fin de preservar el conocimiento dentro de Peñasco del Fénix. Porque aunque los Mil Hijos no habían comenzado esta lucha, estarían más que felices de terminarla. El Bibliotecario Jefe Ahriman trató de imponer algo de sensatez en su padre genético, antes de que la situación se les fuera de las manos.

La lucha sólo cesó cuando Hastar, un Astartes de la 1ª Compañía, sufrió el maldito "cambio de carne" durante la batalla. Ahriman y uno de sus compañeros Capitanes lucharon para mantener el cuerpo de Hastar controlado, pero los cambios que estaban causando estragos en su cuerpo eran tan apocalípticos como catastróficos. Con un gorgoteo de carne húmeda y un chasquido de huesos malformados, el cuerpo de Hastar estuvo de repente en posición vertical, aunque cualquier sentido de las extremidades era imposible de discernir en su carne en erupción. Músculos en crecimiento y crepitantes patrones de energía se retorcían a través de su carne, y sus gritos se volvieron un farfulleo de risa maníaca. Los Mil Hijos se dispersaron ante la terrible nueva forma de Hastar, horrorizados y aterrorizados en igual medida. Este era su mayor temor que volvía a perseguirlos, un horror de su pasado considerado enterrado tiempo ha. Una enfermedad terrible se apoderó rápidamente de los demás Mil Hijos presentes y sus entrañas comenzó a rebelarse contra sus formas fijas; todos sus cuerpos temblaban de deseo por tomar una nueva forma. Una ola de poder estalló cuando Magnus el Rojo dio un paso hacia el transformado Hastar. La energía incontenible había destruido al guerrero de los Pavoni, pero alimentaba a Magnus.

La criatura en la que se había convertido Hastar se acercó a Magnus como para abrazarlo, y el Primarca abrió los brazos para recibirlo con el perdón y la misericordia. Pero antes de que el Rey Carmesí pudiera ayudar a su hijo afligido, resonó una explosión atronadora y el cuerpo de Hastar explotó cuando un solo proyectil explosivo detonó dentro de su pecho. Este fue uno de los primeros actos de violencia jamás registrado de un Astartes matando a otro y primero miembro conocido de la Legión de los Mil Hijos que fue asesinado por un miembro de los Lobos Espaciales. Sólo a través de la oportuna intervención de Lorgar los dos Primarcas no llegaron a las manos. Este acto de brutalidad calculada fue la primera cuña interpuesta entre Leman Russ y Magnus el Rojo.

Concilio de Nikaea Editar

A medida que la Gran Cruzada progresaba, algunos de los Primarcas expresaron su desacuerdo a que se permitiera por más tiempo la existencia de los psíquicos Astartes y su participación de la justa Gran Cruzada del Emperador. Rumores y condenas comenzaron a extenderse sobre la Legión de los Mil Hijos entre las demás Flotas Expedicionarias. Los más elocuentes detractores fueron los Primarcas de la Guardia de la Muerte, los Puños Imperiales y Guardia del Cuervo. La mayoría de los Astartes de la XV Legión habían sido afectados por la mutación genética rampante dentro de sus filas al principio de su existencia. Aquellos que aún permanecían sin aflicciones habían visto sus habilidades psíquicas aumentadas dramáticamente en potencia. Pronto los miles de detractores de los Mil Hijos plantearon sus objeciones al Emperador mismo, pidiendo la disolución de la XV Legión y que fuese borrada de los registros imperiales como la II y XI.

El Emperador también estaba disgustado por los escarceos de los Mil Hijos en la manipulación de los poderes corruptores de la Disformidad, y posteriormente prohibió el uso de la hechicería tanto a Magnus el Rojo como a los miembros de su Legión después de un Concilio Imperial organizado en el mundo de Nikaea, para hacer frente a la cuestión de los psíquicos. Cuando se llegó a un consenso entre los participantes de Nikaea, entendiendo que los psíquicos y sus poderes representaban un peligro potencial para las personas del Imperio, los edictos del Emperador fueron que, en aras de la unidad, nadie sería censurado por las acciones previas que implicaron el uso de habilidades psíquicas. Sin embargo, se prohibió el uso futuro de las habilidades psíquicas por las fuerzas militares del Imperio (excepto el uso de Astrópatas, Navegantes, y psíquicos muy estrictamente sancionados y controlados autorizados para llevar a cabo los asuntos del Imperio). Todos los Librariums de las Legiones Astartes debían ser disueltos, y sus miembros devueltos a misiones de combate convencionales. En la práctica, a Magnus y los Mil Hijos se les prohibió practicar la "brujería" o el uso de las habilidades psíquicas y los conocimientos que tanto codiciaban.

Herejía de Horus Editar

T'kar no asistió al Concilio de Nikaea, habiendo regresado en su lugar a Prospero tras la conclusión con éxito de la campaña en Ark Reach. No saldría de allí. Después de la proclamación del Decreto Absoluto del Emperador, que prohibía el uso de la hechicería, la mayor parte de los Mil Hijos volvió a su mundo natal. Pero a pesar de que se les había ordenado cesar y desistir de todas las actividades psíquicas y jugar con el ocultismo, el Rey Carmesí continuó con sus estudios de la Disformidad. Magnus estaba manteniendo un secreto monstruoso oculto a sus Capitanes mientras trabajaba febrilmente y en soledad en su biblioteca privada y las bóvedas bajo la capital, Tizca. Amon y Ankhu Anen, Guardián de la Gran Biblioteca de Prospero y miembro del Culto Corvidae, compartían las sospechas de Ahriman de que algo andaba mal, pero incluso su poder combinado era incapaz de perforar el velo del futuro para ver qué preocupaba tanto a su Primarca.

Tras reunir a los miembros del Rehati dentro de su santuario privado, Magnus reveló a sus hijos que había tenido una visión aterradora del Señor de la Guerra Horus cayendo en desgracia y arrastrando al Imperio a la guerra más terrible que cualquiera de ellos pudiera imaginar; una Edad de las Tinieblas que había sido profetizada decenas de miles de años antes por los antiguos Aegyptos de la Vieja Tierra. A pesar de que no sabía exactamente el medio por el que caería Horus, todo lo que podía percibir desde su visión es que algo primordial y corrupto echaría raíces en su alma. Magnus había previsto que la Legión de los Lobos Lunares combatiría pronto en una luna de Davin, y el destino conspiraría para derribar a Horus con un arma de malicia terrible. Debilitado y cegado, los enemigos de toda una vida harían su movimiento para raptar su corazón guerrero. Sin la intervención de los Mil Hijos, tendrían éxito y romperían la galaxia en pedazos. Las obras que Magnus había realizado merced a la investigación de Amon desde que se celebró el Concilio de Nikaea contenían la clave para la salvación de Horus Lupercal. Con la ayuda de sus Capitanes, Magnus se proyectaría a sí mismo a través de la Disformidad y trataría de proteger a su hermano de sus enemigos. Por desgracia, el Primarca fracasó y el alma de Horus fue corrompida por los poderes de la oscuridad.

La Caída de Próspero Editar

T'kar's 1.jpg

T'kar defendiendo su mundo natal, Prospero.

Artículo principal: Batalla de Prospero.

Magnus entendió, después de su entrada psíquica forzada en el Salón del Trono Dorado y su comunicación mental directa con el Emperador, que había sido manipulado por Tzeentch, con quien había convivido aparentemente sin saberlo mientras buscaba desesperadamente una manera de detener la aparición de las mutaciones psíquicas que amenazaban con destruir su Legión. En un acto de arrepentimiento y sacrificio, y para demostrarle a su padre que él y su Legión eran leales hasta el final, no advirtió a los defensores del planeta o a su Legión de la venida ataque imperial; por el contrario, impuso un velo psíquico en el planeta por lo que los Mil Hijos no tendrían ni idea del inminente asalto. También dispersó a la flota de la Legión lejos de Prospero. Sabía que Tzeentch quería que los Mil Hijos y los Lobos Espaciales se mataran entre sí, y quería poner fin a estos planes incluso si eso significaba el sacrificio de su Legión y planeta natal. Por lo tanto, el ataque a los Mil Hijos en Prospero fue una sorpresa completa. Ya que no hubo ninguna advertencia, la flota invasora emergió de la Disformidad en el Espacio Real prácticamente encima del planeta y destruyó rápidamente sus defensas orbitales, iniciando la gran campaña de la Herejía de Horus conocida como la Quema de Prospero por los historiadores imperiales.

Estableciendo una cabeza de playa en la zona del espaciopuerto, los Lobos Espaciales comenzaron la matanza de miles de prosperinos, quemando todo a la vista. Sin embargo, las filas y rangos de los Mil Hijos no compartían la aceptación de la derrota y el castigo de Magnus, por lo que se levantaron en armas contra los invasores leales. T'kar fue uno de los primeros Capitanes de la XV Legión en defenderse luchando contra los invasores, a pesar de las súplicas de su Primarca de aceptar su destino. Cuando Ahzek Ahriman tomó el mando en ausencia del Primarca, propuso un plan de feroz resistencia a los que se atrevían a invadir su mundo natal. T'kar ofreció inmediatamente su apoyo al Primer Capitán. Los Mil Hijos lograron mantener Tizca (la única ciudad superviviente del planeta) durante un tiempo antes de que fueran finalmente hechos retroceder. Entre los guerreros de Fenris había guerreros en oro y rojo. Llevaban lanzas largas con mangos de ébano y hojas brillantes. Phosis T'kar sonrió ante la idea de igualar su fuerza contra los guerreros de la Legio Custodes, pero en el transcurso de la batalla se disgustó en parte porque los Custodios no eran particularmente difíciles de matar. Phosis T'kar rió al ver a su Legión desatada, sin límites para su potencial ni débiles de corazón quejándose porque podían matar a los enemigos del Imperio mejor que nadie con sus poderes psíquicos.

Cuando se enfrentaron a las doncellas anuladoras de las Hermanas del Silencio, T'kar se dio cuenta rápidamente de la amortiguación psíquica que afectaba a sus Hermanos de Batalla y la marea general de la batalla. T'kar cambió de táctica, confiando en su formación como Astartes y utilizando su bólter en una configuración de francotirador. A continuación desplegó a su Tutelar Utipa como su ojeador invisible, lo que permitió a T'kar abatir a varias doncellas con múltiples disparos de largo alcance bien colocados. Con las nulidades psíquicas muertas, los Mil Hijos dentro de un radio entorno a T'kar fueron capaces de luchar con desapego clínico, habiendo alcanzado las Enumeraciones inferiores para concentrar mejor sus habilidades. Esto sólo ofreció un alivio temporal, porque pronto la enorme figura del Rey Lobo y una camarilla de gigantescos Custodes blindados de oro liderados por su comandante Constantin Valdor avanzaron a grandes zancadas a través de las líneas de batalla hacia ellos. Los Mil Hijos pronto se retiraron hacia la Pirámide de Photep, su último refugio en Tizca. Los mejores y más valientes de la Legión, los únicos que sobrevivían aún para vender sus vidas a la vista de su Primarca, fueron con su Primer Capitán hacia las puertas de bronce que daban paso a su interior.

Decenas de Mil Hijos murieron en los primeros minutos del ataque del Rey Lobo, abatidos por su furia imparable y su poder inconmensurable. Vestido con la mejor armadura y armado con Mjalnar, que partía en dos a los Legionarios con un solo golpe, su furia era la de un depredador que sabe que su manada está con él. Aunque Phosis T'kar no podía ver más a las odiosas Hermanas del Silencio, él sabía que estaban allí, pues sus poderes se estaban debilitando, sangrado de sus manos como la tinta de una pluma astillada. Los Custodes mataban con potentes golpes de sus Lanzas Guardianas, cercenando servoarmaduras y carne con movimientos eficientes en los que aplicaban la fuerza necesaria para resultar mortales. Phosis T'kar sintió la rabia impotente de su Tutelar a medida que su poder se disolvía. Recurrió cada vez más a sus propias reservas de poder psíquico, alimentándolas con la esencia misma de su alma, llevando sus emociones hacia el exterior mientras él y sus hombres luchaban por su propia supervivencia.

Phosis T'kar se centró exclusivamente la forma monstruosamente poderosa de Leman Russ mientras él mataba a los Mil Hijos sin preocuparse por los repositorios de conocimiento y experiencia de incalculabe valor que estaba destrozando con cada golpe. Al no ver otra opción posible, T'kar convocó sus reservas de poder y llevó a su aquelarre hacia la masa de guerreros vestidos de gris de Fenris y los Custodes dorados. Utilizando su báculo heqa y su Pistola Bólter, su brazo se movió hacia arriba y abajo como un pistón, rompiendo servoarmaduras y huesos con una fuerza que nunca había conocido. Su cuerpo hervía de poder, pero cada ápice de su atención estaba fijo en su presa. El enemigo retrocedió ante él con horror, incapaz de igualar su poder. Arrojó a un lado los guerreros como la paja, aplastándoles contra el suelo con ondas de pensamiento hasta que fueron poco más que manchas de sangre sobre el mármol. El poder que fluía a través de él era increíble. Finalmente Phosis T'kar se abrió camino a través de los guerreros dorados que rodeaban a Russ y rió al ver el terror que sentían hacia él. El líder de los Custodes, Valdor, se volvió hacia él, y Phosis T'kar disfrutó de la mirada de odio y asco que vio.

Comparada con el antiguo semblante noble del Astartes corrupto, la carne de T'kar era un derroche de forma y función, cada uno de sus órganos y extremidades reformado por la locura del "cambio de carne". No se había dado cuenta de los cambios producidos en su cuerpo hasta ese momento. Su carne ya no le pertenecía. La presencia de Utipa lo llenaba, liberando con su gusto odioso y malicia paciente el potencial encerrado en su genética. Un poder salvaje y transformador, que había permanecido en estado latente y contenido dentro de él ahora liberado, desatando casi dos siglos de cambio en otros tantos minutos. En los ojos de Valdor, Phosis T'kar vio en lo que se habían convertido él y la Legión, y supo entonces que este era desde siempre su destino. Valdor le atacó con su Lanza Guardiana dirigida a su corazón, y Phosis T'kar entendió al final por qué su Primarca había decidido no luchar. T'kar bajó voluntariamente su guardia y Valdor empaló sus corazones, dándole el alivio bienvenido de la muerte.

Apariencia y Personalidad Editar

Preherejia milhijos phosis tkar.jpeg

Phosis T'kar

Phosis T'kar era descrito como alguien que tenía la cabeza rapada y lucía una cicatriz distintiva que iba desde la coronilla hasta la parte posterior de su cuello.

Guerrero tenso y colérico, él era más que consciente de que era uno de los telekines más poderosos dentro de la XV Legión, siendo a menudo arrogante acerca de sus habilidades. A veces le costaba mantener sus emociones a raya, hirviendo al borde de la superficie. Podía ser muy brusco y poco sutil cuando se enojaba.

El Bibliotecario Jefe Ahzek Ahriman reconocía a menudo la necesidad de violencia de Phosis T'kar. Con desapego, Ahriman siempre se preguntó por qué llamaba a Phosis T'kar "compañero" y nunca "amigo".

Poderes y Habilidades Editar

Phosis T'kar era de los telekines más poderosos de toda la legión de los Mil Hijos. Como Magister Templi del Culto Raptora, Phosis T'kar era capaz de utilizar sus capacidades para aplicar inmensos poderes telequinéticos en levantar objetos pesados, arrojar objetos físicos psíquicamente a sus enemigos o rasgar sus cuerpos mediante la aplicación de un inmenso poder telequinético extraído de la Disformidad. También podía manipular sutilmente sus habilidades para llevar a cabo tareas mundanas como el desmontaje, limpieza y montaje telequinético de un Bólter. Al igual que todos los miembros de los Raptora, utilizó a menudo sus habilidades formidables para generar potentes barreras de fuerza cinética invisibles conocidos como "kine-escudos" para bloquear ataques físicos dirigidos a sí mismo u otros. Como todo Capitán de Compañía, Phosis T'kar era asistido por un Tutelar psíquico (o Familiar). Para los que no tenían habilidades psíquicas, los Tutelares eran invisibles, pero ante los Mil Hijos con poder eran visiones brillantes de exquisita belleza. Los Tutelares eran simplemente fragmentos del Creador Primordial (Caos) dotados de forma y función por aquellos que tenían el poder para doblegarlos a su voluntad. Phosis contaba con la presencia del Tutelar conocido como Utipa, una testaruda entidad de energía sin forma que era tan belicosa como su amo.

Legado Editar

Más de mil años estándar después de la muerte de Phosis T'kar, una nave espacial de los Mil Hijos fue nombrada en su memoria. La Phosis T'kar era una nave especialmente construida y clasificada por la Legión Traidora como un arrasador de planetas. Era esencialmente un gigantesco cañón de plasma incorporado dentro de la superestructura de una nave espacial, destinado únicamente al bombardeo orbital. La Phosis T'kar fue desplegada durante la Primera Batalla del Colmillo. Su situación actual es desconocida.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihamer 40K UK y Lexicanum Inglés.

  • The Horus Heresy: Collected Visions.
  • La Batalla del Colmillo, por Chris Wraight.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar