Fandom

Wikihammer 40k

Marines Errantes

7.594páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Marines Errantes
23ª Fundación
Marineserrantpad.jpg
Detalles
Antecesor Guerreros Águila
Señor del Capítulo Anton Narvaez
Mundo Capitular Vilamus (almacén de semilla genética)
Fortaleza-Monasterio Barcaza de Batalla insignia de su flota; en Vilamus hay una fortificación donde almacenan su semilla
Especialidad Ninguna en especial
Grito de Guerra Desconocido
Capítulos Sucesores
No se conocen
Esquema de Color
Marines Errantes Esquema actual.jpg

Los Marines Errantes son un Capítulo de Marines Espaciales Leales basado en su flota. Se desconoce su origen, aunque sí se sabe que fueron creados al final de la 23ª Fundación, en el M37, para cubrir los huecos dejados en las fuerzas militares del Imperio debido a la pérdida de otros Capítulos. Es el 107º Capítulo de Marines Espaciales en el organigrama de los Adeptus Astartes del Imperio, estando precedido en dicho esquema organizativo por el Capítulo de los Lamentadores (106º) y seguido en el mismo por el de los Minotauros (108º).

El nombre del Capítulo es bastante adecuado, ya que en los milenios desde su fundación los Hermanos de Batalla del Capítulo han participado en misiones y acciones de combate por todo el Imperio, e incluso más allá de sus fronteras. El Capítulo ha demostrado tener una tremenda resistencia y flexibilidad, lo que les ha permitido intervenir en un amplio número de Cruzadas aun cuando sus Hermanos de Batalla veneran fervientemente los dictados del Codex Astartes.

HistoriaEditar

Los Marines Errantes son un Capítulo de noble renombre, extendido por las estrellas, cuyas hazañas los marcan como uno de los Capítulos de la 23ª Fundación de los Adeptus Astartes, que muchas fuentes sitúan a finales del 37º Milenio. La 23ª Fundación es considerada por muchos eruditos imperiales como una serie de fundaciones llevadas a cabo en dicho periodo para rehacer el poder y alcance de las fuerzas de los Marines Imperiales del Imperio, que habían sufrido considerables bajas en los anteriores milenios. De acuerdo con el Requiem Malesent de Santa Kybra, como poco cincuenta y siete Capítulos de Marines Espaciales habían sido destruidos por completo, se habían rebelado y vuelto Renegados, o se les había dado por perdidos durante dicho atribulado periodo, en el que se pudieron presenciar calamidades como los horrores de la Era de la Apostasía, la desastrosa Fundación Maldita, los ataques de las Fuerzas del Caos, la funesta Cruzada Insondable y la devastación descontrolada de los Orkos a lo largo de las fronteras del Imperio.

Los Marines Errantes, junto con otros muchos Capítulos, fueron creados desde el principio con la idea de que fuera un Capítulo que pasaría su existencia embarcado en continuas Cruzadas, y cuyos integrantes serían creados con las semillas genéticas más estables disponibles para el Adeptus Mechanicus. Algunos artículos creados y consagrados en dicha época, conservados en los archivos de los Marines Errantes, en Vilamus, urgen al Capítulo a "... batallar y luchar en cruzadas por siempre, no conociendo más descanso ni hogar que la misericordia del Emperador, hallando su propósito en la destrucción de los enemigos de la Humanidad". Desde su creación, los Marines Errantes han cumplido diligentemente con dicha tarea, viajando sin cesar entre las diversas zonas de combate a través de las regiones estelares más distantes del Imperio, siendo uno de los pocos Capítulos que han llevado a cabo sus Cruzadas más allá de los límites de los dominios de la Humanidad, y han vuelto para contarlo.

Pueden hallarse muchos más detalles acerca de los orígenes del Capítulo en el Mythos Angelica Mortis, la gran obra y referente de los Marines Espaciales de dicha era, que muestra a cinco de esos nuevos Capítulos Cruzados y sus progenitores sanguíneos. Allí se indica que los Marines Errantes tienen al Capítulo de los Guerreros Águila como sus ancestros más cercanos. La semilla genética de los Guerreros Águila procede del linaje de los Ultramarines, aunque el motivo por el que se escogió conceder a los Guerreros Águila el honor de que los integrantes de una de las fundaciones "con nombre" procedieran de sus filas se ha perdido en el tiempo.

Los Marines Errantes han forjado para sí mismos una gloriosa serie de honores de batalla tras implicarse en una Cruzada tras otra en nombre del Emperador, algunas de las cuales aún están candentes en las páginas de la historia del Capítulo, mientras que otras han sido olvidadas hace mucho. El Capítulo se ha visto implicado notablemente en las muchas guerras que conformaron la Era de la Redención, en la que el Credo del Ministorum fue reimpuesto en un díscolo Imperio purificado por la sangre de los apóstatas. Sin embargo, los Marines Errantes son más famosos por sus últimas Cruzadas en la tenebrosa periferia de la Galaxia.

Desde el principio, la intención de los Marines Errantes era implicarse en Cruzadas sin fin, purificando el cosmos de toda mancha que pudiera ofender al Emperador o interferir con el dominio de las estrellas por parte de la Humanidad. Debido a ello, el Capítulo estableció su esquema organizativo en torno al concepto de la estabilidad independiente de cada una de sus Compañías. Durante su existencia, el Capítulo de los Marines Errantes no ha establecido una Fortaleza-Monasterio formal, ni ha escogido un mundo capitular específico. En lugar de ello, el Capítulo no se ha estado quieto ni un segundo, y sus miembros han estado siempre en movimiento expandiendo las fronteras del Imperio. Esto ha mermado algo la tradicional hermandad entre los Marines Espaciales asignados a diferentes Compañías, pero la flexibilidad táctica ganada con este comportamiento les ha ayudado a cumplir con su papel asignado.

La Era de la Redención, que se extendió durante la mayor parte del 37º Milenio, fue un periodo en el que el Culto Imperial consiguió alcanzar los niveles de autoridad que presenta hoy en día en el Imperio. En los siglos anteriores, la Eclesiarquía se había vuelto cada vez más corrupta. Con el tiempo, dicha corrupción fue identificada y depuesta. Con el cambio de liderazgo, la fe en el Dios-Emperador se convirtió en un elemento cada vez más vital en la vida de los ciudadanos imperiales. Muchos de los que siguieron dicha fe con un entusiasmo rayano en lo excesivo consideraban que la penitencia era necesaria para expiar los terribles crímenes cometidos en los siglos anteriores. Para algunos, la única cosa apropiada para hacer era embarcarse en Cruzadas contra los alienígenas y los herejes que contaminaban la Galaxia.

Durante los primeros siglos tras su constitución, el Capítulo de los Marines Errantes fue un producto de dichos tiempos. Sus Hermanos de Batalla participaron en incontables Cruzadas, que abarcaron tanto conflictos que afectaban a solo unos cuantos planetas dentro de un Sistema Estelar concreto como enormes guerras que se extendían a lo largo de Subsectores enteros. Mientras participaban en los incontables esfuerzos de compensar los pecados pasados del Imperio, el Capítulo probó una y otra vez su valor como guardianes y guerreros-embajadores en aquellos lugares en los que la Humanidad no se había adentrado aún.

Escuadra de Vanguardia Marines Errantes Wikihammer.png

Escuadra de Veteranos de Vanguardia Domician de los Marines Errantes.

Durante el periodo que comprendió los años 390.M38 al 433.M38, el Capítulo de los Marines Errantes estableció un pacto con la Casa Ecale de Comerciantes Independientes. Las razones para tal acuerdo siguen siendo mantenidas en el más estricto secreto por ambas partes. Sin embargo, sí es conocido que los lazos formados por aquel entonces aún perduran. En la actualidad sigue habiendo Hermanos de Batalla del Capítulo de los Marines Errantes sirviendo en destacamentos que operan a bordo de las naves de la Casa Ecale. Por lo que parece, lo que fuera que se acordó en un principio aún no ha sido cumplido, aunque también es posible que el Capítulo tenga con dicha línea de sangre alguna clase de deuda que no es posible pagar a lo largo de una única vida. El servicio en la Casa Ecale es visto como un honor por los miembros del Capítulo. Aquellos asignados a tal servicio portan en sus servoarmaduras el escudo de la casa de Comerciantes Independientes mucho tiempo después de volver con su Capítulo. Algunos también portan servoarmaduras y armas muy decoradas y trabajadas, recibidas como regalo de manos de los representantes de la Casa Comerciante.

A principios del M40, cinco Compañías del Capítulo de los Marines Errantes conformaron el núcleo militar de la Expedición Kadyron al Abismo de Hazeroth, en el Sector Calixis. Esta expedición, dirigida por el Lord Inquisidor Kadyron, sigue siendo considerada hoy día como un desastre, del cual solo logró regresar una única y solitaria Barcaza de Batalla. A lo largo del viaje, el Capítulo perdió la mayoría de sus Land Raiders, Dreadnoughts, y numerosos transportes con capacidad de salto disforme, así como un número incontable de Hermanos de Batalla. De no haber sido por lo sistemático del almacenamiento de su semilla genética, el Capítulo no habría sido capaz de reponerse de sus enormes pérdidas. Sin embargo, aún con el aumento del número de Neófitos aceptados, el Capítulo de los Marines Errantes adolecerá sin duda en los próximos milenios de la pérdida del irreemplazable equipamiento militar.

El Capítulo participó recientemente en la Cruzada Corintia contra las fuerzas del ¡Waaagh! Skargor, en el Sistema Corintio. Bajo el liderazgo de Marneus Calgar de los Ultramarines, la Cruzada diezmó al Imperio Orko, neutralizando de forma efectiva la amenaza xenos en la región durante varias décadas. Durante el transcurso del conflicto, las Compañías 4ª, 6ª y 9ª recibieron grandes elogios y reconocimiento por la liberación de la 3ª Compañía de los Ultramarines, que se había visto cercada por una flota orka muy superior. Los Hermanos de Batalla de los Marines Errantes se implicaron en acciones de abordaje llevadas a cabo contra docenas de las Naves de Terror de Skargor, otorgando a los Ultramarines el respiro necesario para cambiar el rumbo de la batalla en favor de la causa del Emperador. Marneus Calgar se permitió entregar al Capítulo una de las sagradas Espadas Reliquia de los Ultramarines como muestra de camaradería.

Campañas notablesEditar

Marines Errantes Esquemas originales.jpg

Esquemas originales de los Marines Errantes durante la Guerra de Badab.

  • Guerra de Badab (901-908.M41) - Durante la Guerra de Badab, en el 904.M41, los Marines Errantes recibieron órdenes de los Altos Señores de Terra que exigían que regresaran desde la Franja Este de la Galaxia para reforzar al Capítulo de los Halcones de Fuego. Sin embargo, pronto se encontraron ocupados en exclusiva en la protección de las naves mercantes imperiales en tránsito, tarea que tuvieron que seguir realizando durante el resto del conflicto. Gracias a su eficaz protección se consiguió que los ataques contra las naves mercantes se redujeran drásticamente y que la navegación por los sistemas cercanos a Badab y al Torbellino fuese más segura. Fueron recompensados con naves y derechos de rescate de los cargamentos recapturados al enemigo, pero no se les concedieron derechos de conquista sobre los mundos natales de los Ejecutores (los planetas gemelos Estigia y Aquilón fueron entregados a la custodia de los Salamandras) ni sobre los de los Guerreros Mantis (ya que la custodia de los mundos del Cúmulo de Endymion quedó en manos de los Halcones de Fuego).
  • Caída de Vilamus (999.M41) - En el 999.M41, Huron Blackheart de los Corsarios Rojos puso en movimiento un plan para robar, junto con la partida de guerra de los Amos de la Noche dirigida por el Señor del Caos llamado El Elevado, grandes cantidades de semilla genética Astartes con el objetivo de crear nuevos Marines Espaciales del Caos con los que reponer las filas de los Renegados, que habían sido seriamente mermadas por la Guerra de Badab. La Fortaleza-Monasterio de los Marines Errantes, en Vilamus, establecida por el Capítulo errante como base segura para sus reservas de semilla genética, fue elegido como objetivo debido al relativo poco tamaño de la guarnición que la protegía. Tras alejar del planeta al grueso del Capítulo, los Corsarios Rojos consiguieron anular los escudos de vacío de la fortaleza y lanzaron un asalto decidido que anuló la red energética de la Fortaleza-Monasterio, y con ella, sus defensas automatizadas. Dicho ataque provocó la pérdida de prácticamente toda la reserva del precioso material genético de los Marines Errantes, condenándolos a un lento y largo declive como Capítulo, a menos que consiguieran recuperar la semilla genética. Sin embargo, los Amos de la Noche y los Corsarios Rojos pronto se lanzaron los unos contra los otros, ya que los Amos de la Noche intentaron recuperar uno de sus Cruceros de Asalto, el Eco de la Maldición.

OrganizaciónEditar

Marine errante heroe capítulo.jpg

Veterano de la 1ª Compañía de los Marines Errantes con Armadura Artesanal.

Los Marines Errantes son un Capítulo Cruzado basado en su flota que, aunque sigue en sus pautas básicas los dictados del Codex Astartes, en la práctica el Capítulo ha modificado dichos preceptos para amoldarlos a sus necesidades y patrones de sus despliegues. Un ejemplo de ello es que a los Capitanes de Compañía y los altos mandos también reciben el mando oficial de una nave concreta de la flota del Capítulo, y se espera que actúen de forma independiente a todo tipo de mando superior por largos periodos de tiempo, de ser necesario. La 1ª Compañía de Veteranos del Capítulo, y la 10ª Compañía de Exploradores suelen estar basados de forma nominal en las Barcazas de Batalla principales, mientras que el resto de la unidad se mantiene dispersa según sea necesario en mandos y destacamentos individuales que pueden variar enormemente en tamaño y potencial operativo.

Para cumplir con el mandato recibido de ayudar a la Humanidad en cualquier momento y lugar, los Marines Errantes intentan expandirse lo más posible. Sus Compañías suelen operar normalmente en tareas independientes repartidas por toda la Galaxia, y para permitir tal dispersión, a cada comandante de compañía se le otorga el mando de una nave de ataque. Dichas naves suelen ser Cruceros de Asalto, aunque el Capítulo dispone de varios Cruceros Ligeros y un Crucero de Batalla en su armada. Para que cada una de las Compañías pueda funcionar de forma independiente, cada una de las naves tiene a su disposición, además de a su complemento usual de Marines Espaciales, una Armería de vehículos independiente. Cada una de las naves del Capítulo suele disponer de miembros de las Compañías 1ª y 10ª, lo que da acceso a la fuerza de combate a la experiencia de los Hermanos de Batalla Veteranos del Capítulo, a la vez que permite adiestrar a nuevos Neófitos que emplear en misiones de reconocimiento e infiltración. Un efecto secundario de dicho enfoque es que los nuevos miembros reclutados no suelen apreciar el verdadero tamaño de su Capítulo hasta que se produce una reunión a gran escala. Es por ello que muchos de los Neófitos son trasladados a otras Compañías antes de que su entrenamiento esté completo, lo que permite que exista cierta conexión entre las diferentes Compañías.

Debido a las pérdidas de irreemplazable equipo avanzado a lo largo de su historia, que nunca han podido ser subsanadas del todo, los Marines Errantes han aprendido a cuidar minuciosamente sus recursos de equipamiento, como las Armaduras de Exterminador. Los Tecnomarines del Capítulo se han convertido en unos expertos no solo en el mantenimiento y reparación de dicho equipamiento, sino también en recuperar y restaurar el armamento y equipo que se encuentran a lo largo de sus largas Cruzadas. Esto ha causado un cierto revuelo en el pasado a causa de la tendencia de los Marines Errantes de emplear equipamiento no contemplado ni aprobado por el Codex, incluso llegando al punto de incorporar tecnología xenos en sus arsenales, aunque dichas prácticas heréticas nunca han sido confirmadas ni probadas.

Al ser un Capítulo basado en flota, los Marines Errantes raramente se reúnen de forma masiva, excepto al principio de una Cruzada importante convocada por el Señor del Capítulo. Muchas veces las fuerzas del Capítulo se ven dispersadas entre múltiples grupos de combate enviados a diversas expediciones y zonas de combate repartidas por la vasta inmensidad del espacio. No es extraño que los grupos de combate individuales se mantengan fuera de todo contacto con el resto del Capítulo durante años, e incluso décadas. Dados dichos factores, cada Compañía y grupo de combate debe ser capaz de ocuparse de sus propios asuntos y del reclutamiento de nuevos iniciados allá donde surja la oportunidad. Ya que no disponen de una fuente única de Aspirantes, los Marines Errantes reclutan a sus fuerzas de muchos mundos diferentes, llevando de vuelta a sus nuevos hermanos a las filas de la 10ª Compañía de Exploradores para completar su entrenamiento formal cuando resulta práctico y posible.

El reemplazar a una Compañía completa es un proceso extremadamente difícil, ya que además de tener que requisar y redistribuir corazas, vehículos y armas extremadamente raras, los Marines Errantes también han de hacerse con un Crucero de Asalto. Algunos cargamentos de las piezas más básicas de equipamiento pueden tardar siglos en ser entregadas por el Adeptus Mechanicus, y otras muchas entregas no llegan a realizarse jamás. Se espera que todas las Compañías aumenten sus tasas de iniciación en dichos momentos, de forma que puedan entregarse nuevos Marines Espaciales completamente equipados y adiestrados a la nueva Compañía. Desgraciadamente, en muchas ocasiones una Compañía que se creía perdida ha regresado milagrosamente de una extensa Cruzada justo cuando ya ha sido sustituida, lo que ha causado que los Marines Errantes hayan dispuesto en algunos momentos de más de 10 Compañías, con lo que sus filas han agrupado a muchos más Astartes de los 1000 exigidos por el Codex Astartes, por lo que es virtualmente imposible poder medir con precisión la cantidad exacta de efectivos de que dispone el Capítulo.

Al igual que sus Capítulos Astartes hermanos, los Marines Errantes disponen de un Librarium de poderosos psíquicos de gran talento, adiestrados para dominar el poder de la Disformidad a su máximo nivel. Cada Capítulo selecciona a sus Bibliotecarios siguiendo sus propios métodos, ya sea de mundos semillero, como hacen con el grueso de sus iniciados, o directamente desde las filas de los psíquicos dotados entregados por la Scholastica Psykana del Adeptus Astra Telepathica. Muchos Capítulos entrenan y eligen a sus psíquicos siguiendo los antiguos preceptos establecidos en el Codex Astartes. Los Bibliotecarios de los Marines Errantes son entrenados de dicha forma, aunque con algunas leves variaciones, y se les enseña a vivir siguiendo al pie de la letra el Codex. Los Bibliotecarios de los Marines Errantes disponen de ciertas habilidades psíquicas únicas disponibles solo para los psíquicos del Capítulo:

  • Puerta de Oscuridad - Convocando las poderosas energías de la Disformidad, el Bibliotecario pliega el espacio entre dos puntos a través del vacío, acercándolos y haciéndolos coincidir durante un instante, permitiendo a los Marines Espaciales el ir de uno a otro punto de forma instantánea. Puerta de Oscuridad tiene un efecto similar a un Teleportarium, permitiendo transferir con rapidez los objetos de uno de los puntos hacia el otro a través del pasaje creado en la Disformidad. Solo funciona para pequeños grupos de individuos, y solo a través de un espacio sin aire, como el vacío, aunque es una habilidad muy efectiva para llevar a cabo ataques de incursión rápida. El Bibliotecario y un cierto número de Hermanos de Batalla dentro de una escuadra pueden recibir el beneficio de dicho poder. El Bibliotecario debe escoger un punto en el espacio que pueda ver, como una nave estelar lejana. Suponiendo que no haya obstáculos o una atmósfera entre el punto en el que se encuentre y el punto al que esté mirando, podrá abrirse una puerta temporal a través de la Disformidad, permitiéndole a él y a sus compañeros el tránsito hacia el objetivo. Los percances de la Disformidad son particularmente peligrosos mientras se usa esta habilidad.
  • Sombras en las Estrellas - El Bibliotecario puede mirar en la oscura negrura del vacío, y ver cosas que los sensores y Auspex normales no pueden, leyendo los flujos y reflujos de la oscuridad y de la Disformidad que hay bajo ella.
  • Martillo del Vacío - Invocando una brutal descarga de energía psíquica, el Bibliotecario aplasta objetos y destroza estructuras empleando poder psíquico en bruto. Contra un individuo, este poder puede derribarlo y destrozarle los huesos, pero contra un objeto inanimado puede derribar muros y abollar mamparos. El Bibliotecario escoge un punto dentro de su alcance y línea de visión como punto de impacto del Martillo del Vacío. Cualquier individuo a 3 metros de dicho punto resultará golpeado por la fuerza contundente a menos que consiga esquivarla y apartarse de su camino. Los objetos, como muros, soportes u puertas resultarán dañados por el impacto. Este poder puede emplearse para abrir agujeros en objetos de gran tamaño, como mamparos, si consigue causar el suficiente daño como para destruirlos, con lo que se creará un agujero de unos 3 metros de diámetro, o también resulta posible derribar edificios destrozando sus columnas y soportes. Esta habilidad puede emplearse con efectividad contra vehículos, dañándolos del mismo modo que se dañaría a un mamparo o a una puerta de presión.

Servicio en los Guardianes de la MuerteEditar

Guardianes de la Muerte Capitan de la Guardia Kail Vibius Marines Errantes Ordo Xenos Wikihammer.jpg

Capitán de los Marines Errantes al servicio de los Guardianes de la Muerte.

Normalmente, los Marines Espaciales sirven en los Guardianes de la Muerte durante un periodo de tiempo determinado. Sin embargo, debido a la amplia dispersión del Capítulo, es por lo general un desafío para un miembro de los Marines Errantes regresar junto a su Compañía en un momento determinado. La posición actual de su Compañía puede ser desconocida o estar situada en una porción de la Galaxia a gran distancia de la Fortaleza de la Guardia en la que se encuentre el Marine Espacial. Para superar dicho obstáculo, los Hermanos de Batalla procedentes de los Marines Errantes suelen servir en los Guardianes de la Muerte mucho más allá del periodo originalmente estipulado. Así, cuando su Compañía se encuentre en una localización conocida dentro de una distancia razonable de tránsito, pueden interrumpir su periodo de servicio en poco tiempo y regresar con su Capítulo.

Mundo natalEditar

A lo largo de su existencia, el Capítulo de los Marines Errantes nunca estableció una Fortaleza-Monasterio propia, ni designó como suyo ningún planeta. En lugar de ello, el Capítulo no se ha estado quieto, ya que sus miembros viajan por todo el Imperio, y muchas veces más allá de sus fronteras, para ampliar de forma constante los límites del reino del Emperador. Aunque dicha tendencia limita el grado de hermandad existente entre los Marines Espaciales asignados a diferentes Compañías, dicha flexibilidad táctica adicional les ha servido para poder cumplir con sus funciones asignadas. Los Marines Errantes carecen de los recursos y de la necesidad de mantener un mundo propio de la forma tradicional, por lo que sus Barcazas de Batalla sirven como ubicación primaria para las operaciones de mando y la coordinación entre los miembros del Capítulo. Estas Fortalezas-;Monasterio móviles conceden un mayor grado de flexibilidad al Capítulo en aquellas ocasiones en las que se hace necesario reunir a varias Compañías antes de comenzar una Cruzada.

Sin embargo, hay ciertas limitaciones con las que los Marines Errantes han tenido que lidiar desde su creación. Una de ellas, la más vital, era encontrar un lugar de almacenaje seguro para la valiosa semilla genética ya que incluso las poderosas Barcazas de Batalla pueden perderse o quedar destruidas durante una Cruzada, así como resultar afectadas por su exposición a la Disformidad y a la potencial contaminación del Caos en mayor grado que un cuerpo planetario estable. Fue por ello por lo que el Capítulo eligió el planeta Vilamus como su almacén de semilla genética. La fortaleza que el Capitulo mantiene en el planeta está protegida por masivos escudos de vacío, láseres de defensa antiaérea y una pequeña guarnición defensiva, a la que suelen añadirse como una capa defensiva adicional los miembros de aquellas Compañías de los Marines Errantes que deban reconstruir sus fuerzas tras una larga Cruzada o tras sufrir graves pérdidas. El planeta también fue escogido por su localización, teóricamente segura ante incursiones del Caos.

Sin embargo, en el 999.M41 se produjo el desastre, ya que el infame Señor del Caos Huron Blackheart dirigió a su banda de Renegados, conocidos como los Corsarios Rojos, junto con una enorme partida de guerra de los Amos de la Noche liderados por el poderoso Campeón del Caos conocido como El Exaltado, en un ataque contra Vilamus para robar la semilla genética de las reservas del Capítulo de los Marines Errantes. Las intenciones de los Renegados eran emplear la semilla genética robada para reponer sus filas con nuevos Marines Espaciales del Caos. Escogieron la Fortaleza-Monasterio de los Marines Errantes en Vilamus debido al pequeño tamaño de la guarnición que la protegía. Tras atraer y alejar al grueso del Capítulo del planeta, los Corsarios Rojos lograron inutilizar los escudos de vacío de la fortaleza, lanzando después un decidido asalto que neutralizó la red de energía y las defensas automatizadas de la Fortaleza-Monasterio. El ataque causó la pérdida de la práctica totalidad de las reservas del precioso material genético de los Marines Errantes, pérdida que representó una enorme catástrofe, ya que abocó a los Marines Errantes a una lenta espiral descendente camino de la extinción a menos que consiguieran recuperar de alguna forma la semilla genética.

Debido a que los Marines Errantes emplean tanto tiempo en Cruzadas activas, las Compañías del Capítulo, con capacidad de funcionalidad independiente, deben reclutar nuevos iniciados mientras se encuentran en movimiento. Por ello no deben esperar hasta llegar a un planeta base para reponer las filas de sus Hermanos de Batalla tras recibir pérdidas en batalla. Es por ello que el Capítulo obtiene a sus reclutas de la miríada de planetas habitados por humanos del Imperio. Para muchos de los iniciados del Capítulo, la vida de un Marine Espacial es la única oportunidad que tendrá para conocer la Galaxia que se extiende más allá de sus remotos mundos. Mientras reciben su entrenamiento, a dichos jóvenes Hermanos de Batalla se les enseña acerca de la verdadera naturaleza del Imperio al mismo tiempo que aprenden los nuevos ritos y técnicas de batalla de su nuevo Capítulo.

Doctrina de combateEditar

Como orgulloso Capítulo Sucesor de la Legión de los Ultramarines, el Capítulo de los Marines Errantes sigue los dictados del Codex Astartes lo más fielmente que les resulta posible. Las principales variaciones de dichas doctrinas están pensadas para permitir al Capítulo disponer de mayor flexibilidad para poder mantener su compromiso y misión como Cruzados. A excepción de dichos cambios, el Capítulo sigue fervientemente el código marcial establecido por el Primarca Roboute Guilliman. El núcleo de su respeto a dichas reglas está representada en el uso consistente por parte del Capítulo de grupos combinados, con lo que mantienen la flexibilidad necesaria para enfrentarse a cualquier oponente. Aunque sus Escuadras de Devastadores, de Asalto y de Exploradores son empleadas según los preceptos del Codex, la proporción numérica dentro de estas es cuidada al máximo. Los recursos en forma de vehículos solo se emplean de estar disponibles y ser estrictamente necesario. Dado que dichos recursos no están siempre disponibles, muchas veces las Escuadras de Asalto son utilizadas en lugar de vehículos ligeros, mientras que las Escuadras de Devastadores cubren el papel desempeñado generalmente por los vehículos pesados y tanques de los Marines Espaciales.

Los Marines Errantes no tienen un adversario preferido, ya que se han implicado en incontables batallas contra xenos, herejes, e incluso criaturas del Caos. Sin importar el tipo de enemigo con el que se enfrenten, los Marines Espaciales del Capítulo siguen las enseñanzas del Codex mientras eliminar sin mostrar emoción alguna a todo aquel que se atreva a enfrentarse al Imperio. Este enfoque hace que el Capítulo sea menos eficiente contra ciertos enemigos de lo que serían los miembros de un Capítulo concentrado en aprender las técnicas más efectivas contra un enemigo concreto, aunque por contra tiene la ventaja de que no se encuentran a la espera de un tipo concreto de estrategia enemiga o predispuestos a emplear una táctica propia específica, lo que les haría potencialmente predecibles.

Debido a las significativas pérdidas recibidas por el Capítulo de los Marines Errantes a lo largo de las muchas Cruzadas en las que se han visto implicados, son bastante conservadores acerca del uso de su equipo y armamento, ya que no pueden permitirse nuevas pérdidas. Los tanques pesados, los Dreadnoughts y las piezas de equipo más especiales solo son empleadas cuando es estrictamente necesario. Esto, en ocasiones, ha hecho que los Marines Errantes estuvieran menos preparados de lo necesario en el campo de batalla, aunque su devoción y comprensión del Codex Astartes hace que los Marines Errantes confíen en sus capacidades para superar a cualquier oponente.

Los Marines Errantes son capaces de hacer lo que sea para reparar una pieza de equipo dañada en el campo de batalla, hecho atestiguado por la experiencia de sus Tecnomarines. Algunos hallazgos afortunados llevados a cabo en sus incontables Cruzadas han permitido al Capítulo el recuperar ciertos elementos de equipamiento militar que, de otro modo, hubiera sido irreemplazables. Algunos rumores sugieren que ciertos Hermanos de Batalla de los Marines Errantes se han rebajado hasta el punto de emplear armamento alienígena, aunque ninguno de tales rumores ha podido ser confirmado o desmentido.

CreenciasEditar

Los Marines Errantes otorgan especial reverencia e importancia de proteger el futuro de su Capítulo, y preservar su semilla genética. Aunque el Capítulo está basado en su flota, el número de Apotecarios del Capítulo es muy superior a la cantidad existente en otros Capítulos. Los Apotecarios de los Marines Errantes mantienen una fortaleza-reservorio en el planeta Vilamus además de cumplir con sus papeles tradicionales. Su deber secundario está causado por motivos tanto rituales como prácticas, ya que el Capítulo ha sufrido graves asaltos por parte de sus hermanos en el pasado, en momentos en los que la valiosa semilla genética no ha podido ser recuperada. Ya que todos los Capítulos Cruzados suelen ser desplegados más allá de las fronteras del Imperio, hasta los ignotos límites de la Galaxia y hasta el corazón del territorio ocupado por el enemigo, es un riesgo con el que todos ellos han de vivir. En tales momentos de desesperación, las protegidas reservas de material genético del Capítulo han evitado que cayeran en el abismo en más de una ocasión. La fortaleza suele estar protegida por lo general por cualquier Compañía que se encuentre en dicho momento en proceso de restañar sus heridas y recuperar sus fuerzas.

Los Marines Errantes han estado dedicados a continuas Cruzadas desde el momento de su Fundación. Históricamente, el Capítulo de los Marines Errantes han mandado a sus Compañías para ayudar a Casas de Comerciantes Independientes, otros Capítulos de Marines Espaciales, e incluso han contestado a las llamadas de emergencia planetaria realizadas por toda la Galaxia. Su voluntad de ayudar a la causa de la Humanidad en cualquier momento y lugar ejemplifica su devoción al servicio.

Para cumplir con el mandato recibido de ayudar a la Humanidad en cualquier momento y lugar, los Marines Errantes intentan expandirse lo más posible. Sus Compañías suelen operar normalmente en tareas independientes repartidas por toda la Galaxia, y para permitir tal dispersión, a cada comandante de compañía se le otorga el mando de una nave de ataque. Dichas naves suelen ser Cruceros de Asalto, aunque el Capítulo dispone de varios Cruceros Ligeros y un Crucero de Batalla en su armada. Para que cada una de las Compañías pueda funcionar de forma independiente, cada una de las naves tiene a su disposición, además de a su complemento usual de Marines Espaciales, una Armería de vehículos independiente. Cada una de las naves del Capítulo suele disponer de miembros de las Compañías 1ª y 10ª, lo que da acceso a la fuerza de combate a la experiencia de los Hermanos de Batalla Veteranos del Capítulo, a la vez que permite adiestrar a nuevos Neófitos que emplear en misiones de reconocimiento e infiltración.

Un efecto secundario de dicho enfoque es que los nuevos miembros reclutados no suelen apreciar el verdadero tamaño de su Capítulo hasta que se produce una reunión a gran escala. Es por ello que muchos de los Neófitos son trasladados a otras Compañías antes de que su entrenamiento esté completo, lo que permite que exista cierta conexión entre las diferentes Compañías.

Las Compañías suelen reunirse por periodos extensos de tiempo solo en los momentos en los que esté preparando una Cruzada importante o en momentos de cierto valor intrínseco para el Capítulo. Dichas ocasiones representan la única oportunidad para los veteranos de reunirse con los Hermanos de Batalla asignados a otras Compañías, en muchas ocasiones amigos y aliados que conocieron en el tiempo en el que aún eran Neófitos. Dichos encuentros también representan una oportunidad para las promociones y los ascensos, así como para las transferencias entre Compañías. De esta forma, los miembros ascendidos a la 1ª Compañía pueden relacionarse y trabajar con miembros de otras Compañías, de forma que su experiencia como marines Espaciales Veteranos pueda quedar de relieve. También es el momento en el que los Marines Espaciales suelen ser transferidos o enviados a cumplir con otros servicios y deberes, incluyendo prestar servicio de guarnición en la defensa y protección de Vilamus, con la Casa Ecale o prestar servicio en los Guardianes de la Muerte.

El reemplazar a una Compañía completa es un proceso extremadamente difícil, ya que además de tener que requisar y redistribuir corazas, vehículos y armas extremadamente raras, los Marines Errantes también han de hacerse con un Crucero de Asalto. Algunos cargamentos de las piezas más básicas de equipamiento pueden tardar siglos en ser entregadas por el Adeptus Mechanicus, y otras muchas entregas no llegan a realizarse jamás. Se espera que todas las Compañías aumenten sus tasas de iniciación en dichos momentos, de forma que puedan entregarse nuevos Marines Espaciales completamente equipados y adiestrados a la nueva Compañía.

Semilla genéticaEditar

Tal y como se pretendía en la época de su Fundación, la semilla genética de los Marines Errantes se mantiene estable, sin mostrar señales de mutaciones ó contaminación del Caos, y su pureza es incuestionable. Quizá debido a dicha estabilidad y a su relativa abundancia existen rumores que indican que, al menos, fue usada para la creación de, al menos, un Capítulo adicional.

El Capítulo de los Marines Errantes tiene un punto de vista casi religioso y reverente acerca de su semilla genética, y las pérdidas infligidas durante la Expedición Kadyron no hicieron sino reafirmar tal creencia. El alto mando del Capítulo es muy consciente de que podrían perder repentinamente a muchos de los integrantes del Capítulo en un momento dado, por lo que se tomaron medidas extraordinarias para asegurar que sus reservas de semilla genética, el elemento más importante para asegurar su continuidad como Capítulo, se mantenían perfectamente protegidas, de ahí el establecimiento de la fortaleza-reserva de Vilamus como medio de atajar o minimizar tal peligro. Es por el mismo motivo por el que el Capítulo mantiene un número superior de Apotecarios de los indicados por el Codex. Dicha hermandad ayuda al mantenimiento de la reserva, así como también se asegura de que las glándulas progenoides de los Hermanos de Batalla más jóvenes son cosechadas de la manera y el periodo adecuados, enviándolas después a Vilamus para su almacenaje seguro hasta que se hagan necesarias.

A través de su historia, esta filosofía ha servido como una contramedida efectiva a los riesgos a los que se enfrentan los Marines Errantes como Capítulo Cruzado. En muchas ocasiones, el Capítulo ha precisado reemplazar a más de una Compañía de Marines Espaciales que se creía perdida. En al menos una ocasión, fue más sencillo para los Marines Errantes el encontrar nuevos reclutas y semilla genética disponible que el equipamiento y las servoarmaduras necesarias, así como hallar a veteranos que pudieran llevar a cabo el entrenamiento.

Los Marines Errantes son devotos sirvientes del Emperador, que nunca rechazan la llamada a las armas o la posibilidad de unirse a una Cruzada contra los enemigos del Imperio. Este ha sido un rasgo que ha hecho famoso al Capítulo a lo largo de los siglos, y miembros de los Marines Errantes han participado en centenares de Cruzadas por toda la Galaxia, desde las oscuras profundidades de la Franja Este a los oscuros y turbulentos Sectores que rodean el Ojo del Terror. Al tratarse de un Capítulo basado en su flota, eso significa que nunca puede encontrarse al Capítulo al completo en un único lugar en un momento concreto y que, aunque puedan mantenerse en contacto, cada fragmento del Capítulo se convierte en una colección de Compañías y naves que operan en solitario durante largos periodos de tiempo. Aunque el Capítulo se halle repartido entre las estrellas, ningún miembro de los Marines Errantes rechazaría jamás la llamada del deber, y cada uno de los Hermanos de Batalla entiende como una marca de honor y orgullo el que su Capítulo tenga una historia tan llena de valor.

Miembros conocidosEditar

  • Teniente Comandante Anton Narvaez - Aunque es un guerrero bastante experimentado, Narvaez era bastante joven para desempeñar el cargo que ostenta, y era considerado por muchos como un líder novato cuando se le otorgó el mando sobre la 4ª Compañía, lo que también le acarreó el disponer de mando directo sobre el Crucero de Asalto Chacal Estelar. Para Anton Narvaez, los imprevistos y sangrientos acontecimientos de la Guerra de Badab le hicieron madurar, permitiéndole sobrevivir contra viento y marea y siendo ascendido al cargo de Señor del Capítulo de facto del resto del contingente de Marines Errantes que logró sobrevivir para llegar a ver el final del conflicto.
  • Capitán de la Guardia Kail Vibius - El Capitán de la Guardia Vibius alberga en su corazón un ardiente deseo de venganza contra los xenos, lo que le ha hecho estacar incluso entre las filas de los cazadores de alienígenas que componen el grupo de élite de los Guardianes de la Muerte. Durante la Cruzada Corintia, Vibius y un grupo de Marines Errantes fueron capturados por un grupo de viles Eldars Oscuros, siendo llevados hasta el oscuro reino de Commorragh. Logrando sobrevivir a los crueles tratos a los que se vio sometido a manos de sus captores xenos, Vibius esperó hasta conseguir aprovecharse de una oportunidad para escapar, liderando una revuelta de esclavos contra sus sorprendidos captores. Con el tiempo, los Marines Espaciales lograron abrirse paso hasta la libertad y regresaron al Imperio. Vibius fue rápidamente nominado para representar a su Capítulo entre los Guardianes de la Muerte, y logró ascender con rapidez hasta conseguir el mando de su propio Equipo de Eliminación. Cuando su antiguo comandante, Bron de los Hijos Oscuros, resultó mortalmente herido, recomendó a Vibius para que fuese ascendido al grado de Capitán de la Guardia en su lugar, un papel que ha mantenido desde entonces.
  • Tecnomarine Orwell Domens: La Fortaleza de la Guardia Erioch se ha alzado en la Cuenca de Jericho desde hace incontables eras. Mucha de su tecnología ha ido cayendo en el desuso y ha quedado averiada, a pesar de los denodados esfuerzos del Adeptus Mechanicus. Tras su asignación a los Guardianes de la Muerte, el Tecnomarine Domens identificó inmediatamente un cierto número de sistemas dañados como relacionados con un conjunto de artefactos, pertenecientes a las reservas de su Capítulo y que había estudiado anteriormente. La mayoría eran objetos que habían sido identificados durante el transcurso de varias Cruzadas, aunque muchas de ellas habían ocurrido con milenios de diferencia y en Sectores de la Galaxia muy distantes entre sí. Desde su llegada, el Tecnomarine ha conseguido reparar varios de los sistemas de la Fortaleza de la Guardia, previamente totalmente inertes e inutilizados, hasta llegar a disponer de cierto grado de funcionalidad. Las ramificaciones a largo plazo de dichas reparaciones siguen sin estar muy claras, ya que es muy posible que haya reparado algunas piezas de equipamiento haciendo que ya no funcionen como se supone que deberían hacerlo. Sin embargo, debido a su alto grado de aptitud con dicha arqueotecnología, Domens ha trabajado en cercana relación con representantes del Adeptus Mechanicus en la Fortaleza de la Guardia, tanto estudiando como analizando la tecnología xenos a medida que se va recuperando de sus adversarios caídos.
  • Hermano Veterano Donal Hageth: Durante veintitrés años estándar, el Hermano Hageth ha servido como capataz en los Terrenos de Caza de la Fortaleza de la Guardia Erioch, ayudando al Señor de la Caza en el cuidado y administración de la instalación de entrenamiento. Durante dicho periodo, un número incontable de xenos han sido internados en el complejo, de forma que cientos de Marines Espaciales pudieran acabar con ellos como parte de los procedimientos de integración de los Equipos de Eliminación. Mientras cumple con sus cometidos, además de con sus tareas como miembro de un Equipo de Eliminación, Hageth ha debido confiar en los esfuerzos de otros para ayudar en la identificación y captura de xenos bien adaptados para los entornos de entrenamiento disponibles. Para poder disponer de los especímenes xenos que precisa, Hageth mantiene una agresiva vigilancia de las idas y venidas, así como de los acontecimientos, dentro de la Fortaleza de la Guardia. Algunos dicen que sabe a qué planeta se destinará cada Equipo de Eliminación concreto antes incluso de que se realicen las asignaciones pertinentes. En bastantes ocasiones ha visitado a un Equipo de Eliminación que se preparaba para una misión y le ha encargado que capturase a un organismo en particular para ser empleado en los Terrenos de Caza. Como forma de compensación, puede ofrecer información acerca de la anatomía de algunas de las criaturas solicitadas, información que debe conocer para poder cumplir con cierto nivel de responsabilidad con sus tareas para con los Terrenos de Caza.

ReliquiasEditar

  • Medallones de Cruzado - Muchos miembros de los Marines Errantes han formado parte, a lo largo de sus vidas, de alguna de las Cruzadas Imperiales. Aquellos que son llamados a las filas de los Guardianes de la Muerte suelen ser veteranos de dichas acciones, que portan en su servoarmaduras los emblemas de su valor y coraje con orgullo y honor. Los Medallones de Cruzado tienen muchas formas, pudiendo ser símbolos pintados en las grebas o en los brazales de la servoarmadura del Hermano de Batalla, o pueden ser objetos físicos, auténticas medallas, soldadas a sus armas, su yelmo o al peto de la armadura. La presencia de dichos objetos marca al Hermano de Batalla como a un Cruzado, lo que incrementa el respeto recibido por sus pares, aunque también puede alienar a otros, ya que todas las Cruzadas están hechas de grandes victorias y amargas derrotas a partes iguales.
  • Rompelíneas - La escopeta Astartes es vista por lo general como un arma para las Compañías de Exploradores, pero la cantidad de enemigos eliminados por aquellos Veteranos que han enarbolado una Rompelíneas hablan de su efectividad en otras manos. El corto cañón del arma, especialmente trabajado, está reforzado para resistir un tiro único compuesto por perdigones de aleaciones superdensas. Cada uno de los perdigones de dicha munición tiene la fuerza de impacto de una bala de un arma más pequeña, lo que le otorga una devastadora potencia de fuego.
  • Bólter Naval - Los Marines Errantes están acostumbrados a luchar en los estrechos confines de una nave espacial, y en los brutales combates cara a cara que se producen en las acciones de abordaje. Como en los entornos típicos de dichas misiones un Bólter Astartes tradicional podría resultar ser demasiado aparatoso o grande para poder emplearse con comodidad, los Hermanos de Batalla de los Marines Errantes pueden sustituir sus armas tradicionales por Bólteres Navales, versiones recortadas del Bólter normal que, aunque dispone de tan solo un 66% de la capacidad de munición normal de un Bólter estándar, pesa la mitad y puede emplearse a una sola mano o en combate cuerpo a cuerpo sin perder precisión o añadir estorbo a las acciones.

AparienciaEditar

Blason Antiguo Marines Errantes Wikihammer.jpg

Emblema original de los Marines Errantes.

El Capítulo de los Marines Errantes emplea un esquema binario de banco y azul para sus servoarmaduras. La Segunda Fuerza Expedicionaria Extragaláctica del Capítulo usa un patrón de camuflaje en negro y blanco, con el blasón del Capítulo situado en un círculo en la hombrera derecha, una mitad en azul y la otra en blanco.

El blasón original del Capítulo era una estrella fugaz escarlata de cinco puntas, cuyo color pasaba del rojo al amarillo. El blasón actual del Capítulo es una estrella blanca con una estela amarilla similar a la de un cometa.

Flota conocidaEditar

GaleríaEditar

Leer másEditar

Lista de Capítulos de Marines Espaciales.

Lista de Capítulos Leales.

Lista de Capítulos Sucesores.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Imperial Armour IX y X.
  • Deathwatch: Honour the Chapter (Juego de Rol).
  • Deathwatch: The Jericho Reach (Juego de Rol).
  • Warhammer 40,000: Planetstrike (5ª Edición).
  • Warhammer 40,000: Reglamento (5ª Edición).
  • Blood Reaver, por Aaron Dembski-Bowden.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar