Fandom

Wikihammer 40k

Marduk

7.591páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Khorne medio sin fondo.png

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Marduk Portador Palabra Wikihammer.jpg

Marduk, Apóstol Oscuro de los Portadores de la Palabra.

Marduk es uno de los más formidables Apóstoles Oscuros de la Legión Traidora de los Portadores de la Palabra. Es un antiguo Primer Acólito del Apóstol Oscuro Jarulek, convirtiéndose en un Apóstol Oscuro y el señor de pleno derecho de la 34ª Hueste a finales del 41º Milenio, tras la muerte de su antiguo señor a manos de un recientemente despertado Líder Necrón en el planeta Tanakreg. Marduk ayudó a dirigir la masiva Cruzada Oscura de los Portadores de la Palabra para conseguir el control del estratégico Sistema de la Puerta de Boros, perteneciente al Imperio de la Humanidad, que los Portadores de la Palabra creían que desencadenaría los Últimos Días y la victoria final del Caos en la Galaxia.

HistoriaEditar

Herejía de HorusEditar

Marduk nació en el Mundo Feudal de Colchis en las décadas posteriores a que los Portadores de la Palabra fueran iluminados por la verdad de los Poderes Ruinosos. Fue reclutado de entre las masas de Colchis, y fue hallado digno de convertirse en uno de los miembros de la bendita Legión de los Portadores de la Palabra de Lorgar. Su ascenso a través de las filas de la Legión fue meteórico, y pronto se encontró sirviendo como Primer Acólito del Apóstol Oscuro Jarulek. Considerado como un escogido favorecido por los Dioses del Caos, Marduk obtuvo su favor en forma de visiones prescientes de los muchos futuros posibles de una acción concreta. También demostró su habilidad innata para invocar Demonios del Empireo para ayudarle en combate sin tener que emplear las invocaciones rituales, los largos preparativos y los sacrificios de sangre habituales.

Cuando los Portadores de la Palabra se alejaron de la luz del Emperador de la Humanidad, favoreciendo la adoración de los Poderes Ruinosos, aún quedaban muchos miembros en sus filas que aún seguían siendo leales al "Falso Emperador". Aquellos que rechazaron seguir el nuevo credo de la Legión fueron "purgados" en el transcurso de una semana. Esto implicó la eliminación de todos y cada uno de los miembros de la Legión nacidos en Terra, así como de muchos de los Astartes colchitas que rechazaron aceptar la nueva doctrina religiosa adoptada por su Primarca. Dicha purga fue llevada a cabo por La Hermandad, una secreta secta interna formada por orden de Lorgar, compuesta por sus hijos más fieles y devotos. El Urizen lamentó la necesidad de dicha acción, actuando con gran reluctancia cuando la secta clandestina hizo su movimiento y asesinó a tantos de sus Hermanos de Batalla. Marduk era uno de los miembros de la Hermandad, y colaboró en la brutal purga de la Legión con su oscuro corazón henchido de alegría.

Jurando destruir completamente a sus odiados rivales, los Ultramarines, por haber destruido la "Ciudad Perfecta" de Monarchia, en el planeta Khur, el Primer Capitán Kor Phaeron lanzó una Cruzada Oscura contra los mundos del Sector de Ultramar. El primer paso de dicho ataque fue dado por el Primer Capitán, cuando lanzó una invasión a gran escala contra el Sistema Calth. Marduk tomó parte en la Campaña de Calth, que devastó el planeta y dejó tras de sí una horrenda destrucción. Sin embargo, al final Kor Phaeron subestimó la resolución de los Ultramarines y fue derrotado cuando la Legión Leal mandó refuerzos desde Macragge, expulsando a los Portadores de la Palabra de la superficie de Calth. Kor Phaeron se retiró hasta el Torbellino, una turbulenta Grieta Disforme similar al mucho mayor Ojo del Terror, en donde el Inmaterium del Caos se filtraba hasta el reino material del Universo. Como hicieron anteriormente sus Hermanos de Batalla, Marduk juró su eterna enemistad hacia los odiados Ultramarines y todo aquello que defendían.

Invasión de TanakregEditar

A finales del 41º Milenio, Marduk jugó un importante papel (junto con su eterno rival, Kol Badar) al ayudar a su oscuro señor Jarulek con la invasión del planeta imperial Tanakreg, esclavizando a su población. Los esclavos supervivientes fueron obligados a construir un colosal e inmenso constructo impío con forma de obelisco, conocido como Gehemehnet, para poder canalizar suficiente energía de la Disformidad como para reventar la corteza del planeta, sacando a la luz un sacando a la luz un Monolito Necrón en estasis. Acompañó al Apóstol Oscuro hasta las entrañas subterráneas de la Tumba Necrona para recuperar un poderoso dispositivo conocido como el Dispositor Nexus. Con un aspecto exterior similar al de un Orbe de Resurrección Necrón, este impío aparato era capaz de crear Campos de Estasis parecidos a tormentas de Disformidad en torno a porciones del Espacio Real, envolviendo planetas, e incluso Sistemas Estelares enteros, en sus efectos de disrupción disforme. El campo de estasis aisló en efecto del Inmaterium al Sistema Estelar circundante, negando el viaje y las comunicaciones dentro del área afectada, de forma que el Sistema afectado no podía recibir ni ayuda ni refuerzos, lo que permitía al usuario del dispositivo causar estragos impunemente sobre un planeta objetivo. Dicho artefacto podría ser una poderosa arma en manos de los servidores de los Dioses Oscuros. Cuando la pareja de Portadores de la Palabra alcanzaron su destino, el corazón y núcleo de la tumba, Jarulek intentó acabar con su Primer Acólito y aprendiz para cumplir con su propia profecía. Sin embargo, sin que ninguno de los Portadores de la Palabra lo supiera, mientras ambos luchaban entre sí un Líder Necrón que dormitaba desde hacía eones resucitó de su letargo y asesinó a Jarulek. Marduk logró escapar con el artefacto y el Crozius Maldito de su maestro.

Ascenso del Apóstol OscuroEditar

Apostol.jpg

Apóstol Oscuro.

Después de la muerte de Jarulek y del ascenso de Marduk al liderazgo de la 34ª Hueste, este aún debía conseguir hacer algo de valor para la causa del Caos antes de presentarse a sí mismo para su aprobación ante el Concilio Oscuro, en el Mundo Demoníaco de Sicarus, situado en las profundidades del Ojo del Terror. Este grupo de élite, compuesto por los más poderosos Apóstoles Oscuros de la Legión eran el cuerpo regente principal de la misma, haciendo cumplir la voluntad del Primarca Demonio Lorgar y de los Dioses del Caos. Marduk necesitaba su aprobación antes de poder ascender a las filas de los Apóstoles Oscuros. Por lo tanto, debía cumplir con la misión de Jarulek, aunque para hacerlo antes tenía de descifrar los secretos del Dispositor Nexus. Su cruzada para desentrañar los poderes del artefacto les llevaron a él y a su Cofradía de Portadores de la Palabra hasta el corazón de un territorio en disputa entre el Imperio y los alienígenas Tiránidos. Marduk no solo tuvo que maniobrar entre las dos fuerzas opuestas, sino que también tuvo que lidiar con una tercera fuerza que se encontraba oculta en el mismo planeta en el que acabaría su búsqueda.

Marduk buscó los secretos del Dispositor Nexus en el Mundo Helado de Perdus Skylla, que estaba siendo evacuado por el Imperio antes de la llegada de una Flota Enjambre Tiránida. Aunque la fuerza imperial sabía que no podrían evacuar a toda la población del planeta a tiempo, se les había ordenado rescatar a tantos como fuera posible antes de ordenar un Exterminatus para negarles a los Tiránidos su premio. Se estimaba que los Tiránidos descenderían sobre el planeta solo tres días después de la llegada de Marduk. Yendo contra reloj, Marduk descubrió que en alguna parte de Perdus Skylla había un Explorador del Adeptus Mechanicus llamado Daenae, que tenía casi 800 años de saber escondidos en su mente, conocimientos que el aspirante a Apóstol Oscuro precisaba para desentrañar los oscuros poderes del artefacto. Mientras Marduk y sus hermanos peinaban la luna helada, este mantuvo constantemente un ojo atento sobre el Corifeo de la Cofradía, Kol Badar, quien odiaba a Marduk con cada parte de su negra alma. Debido a circunstancias desconocidas, Marduk había asesinado al hermano de sangre más querido de Kol Badar en las primeras fases de la Herejía de Horus, y Badar se negaba a descansar hasta haberse cobrado venganza sobre su odiado rival. Mientras la 34ª Hueste intentaba evitar a sus enemigos imperiales en medio de la masiva evacuación, los Portadores de la Palabra también tuvieron que lidiar con la presencia de los viles Eldars Oscuros, quienes también se encontraban en la condenada luna capturando cuerpos y almas. Tras obtener de la mente de Daenae el conocimiento que precisaba, Marduk y sus hombres se enfrentaron tanto con los Eldars Oscuros como con las fuerzas imperiales. Marduk y su Hueste apenas lograron salir del sistema antes de que llegara la Flota Enjambre para engullir al mundo condenado. Marduk se dirigió a Sicarus, el mundo base de los Portadores de la Palabra situado en el Ojo del Terror, para presentarse el Concilio Oscuro.

El Concilio OscuroEditar

Cuando Marduk llegó a Sicarus, se abrió camino hasta la inmensa catedral-fortaleza conocida como la Basílica de la Palabra y se presentó a sí mismo y al Dispositor Nexus ante el Concilio Oscuro. En el periodo de tres meses, Marduk fue sometido a los rituales de prueba y purificación. Fue sometido a dichos rituales para poder probar su validez como el siguiente Apóstol Oscuro de la 34ª Hueste. No había hablado con nadie, ya que sus días estaban llenos de actos de penitencia, lecturas de las Grandes Obras y comunión con los Dioses Oscuros, soportando toda clase de envilecimiento ritual a medida que su alma era desnudada y renacía en la oscura fe. Fue sometido a confinamiento en solitario a lo largo de semanas enteras, encerrado en el osario del sepulcro del osario, muy por debajo de la Basílica de la Palabra, enterrado en un espacio no más grande que su propio cuerpo, emparedado con ladrillos y sangriento mortero. Se le envolvió dentro de la tumba con humos alucinógenos, y mientras aspiraba profundamente los vapores, su cuerpo entró en un estado catatónico de cuasi muerte, permitiendo que su espíritu se alzara libre en el Empíreo. Marduk tuvo que luchar contra un innumerable ejército de Demonios que pusieron a prueba su resolución. No supo durante cuánto tiempo le sometieron los Poderes Ruinosos a dicha prueba de resistencia. Todo ello fue seguido de días inacabables llenos de tormentos rituales y estudio. Tras lograr superar con éxito todo aquello a lo que se le sometió, se le permitió finalmente presentarse ante el Concilio Oscuro para escucharles exponer su veredicto. Tras superar la última prueba, Marduk recibió la bendición de Lorgar Aureliano y se le dio la bienvenida en las filas del maligno sacerdocio que se autodenominaba los Apóstoles Oscuros.

Cruzada OscuraEditar

Habiendo descubierto los entresijos del Dispositor Nexus con la ayuda del Magos poseído por Demonios Darioq-Grendh'al, Marduk puso a prueba el artefacto en el condenado planeta Palantyr V. Satisfecho con que el dispositivo produjera los efectos deseados, como su primer acto como Apóstol Oscuro, el Concilio Oscuro ordenó a Marduk que dirigiera una Cruzada Oscura en el vital subsector conocido como la Puerta de Boros, un sistema protectorado del Capítulo de Marines Espaciales de los Cónsules Blancos, uno de los Capítulos Sucesores de los odiados Ultramarines. Los Portadores de la Palabra deberían entrar en una de las regiones del espacio mejor defendidas del Imperio, ya que solo la Puerta de Cadia estaba más ferozmente protegida. Las defensas del sistema eran formidables, estando protegido por una vasta flota imperial y por la estación espacial más grande del Segmentum Obscurus. El devastador y poderoso bastión estelar que orbitaba en torno del planeta capital del sistema, Boros Prime, era una reliquia de la Era Oscura de la Tecnología conocida como Fuerte Estelar Kronos, y poseía suficiente potencia de fuego como para destruir a la mitad de la flota de la Cruzada de los Portadores de la Palabra. Sin embargo, la verdadera fuerza de las casi impenetrables defensas del sistema consistía en la capacidad de recibir rápidamente refuerzos de toda la Galaxia en cuestión de horas gracias a los agujeros de gusano que existían en el Sistema Estelar. Estas inusuales anomalías espacio-temporales eran el único motivo por el que la Puerta de Boros estaba tan bien defendida por los servidores del Emperador Cadáver, y por ese mismo motivo era tan celosamente deseada por las Legiones Traidoras que fueron leales a Horus.

Incluso para las Legiones dedicadas a la causa del Caos, las rutas a través de la Disformidad son a veces caprichosas y difíciles de navegar. Existen miles de rutas superpuestas a través de la Disformidad, retorciéndose y girando en un flujo constante. Hay corrientes de movimiento rápido que se abren paso a través del Inmaterium, permitiendo un tránsito bastante veloz de una zona del Espacio Real a otra, pero también hay zonas remansadas de tiempo nulo en las que una flota puede quedarse varada durante años o décadas. Sin embargo, hay algunas raras rutas a través de la Disformidad que se mantienen estables e inmutables a lo largo de los siglos y los milenios. Los más empleados de dichos agujeros de gusano, muy valorados y cuyos puntos de acceso están fuertemente defendidos, permiten trasladar flotas enteras de un campo de batalla a otro casi de forma instantánea, utilizando dichas rutas como autopistas de transporte en masa que cubren los huecos entre Subsectores distantes, El Sistema Estelar imperial sobre el que se lanzaría la Cruzada Oscura era el eje de una de dichos racimos de agujeros de gusano. Si los Portadores de la Palabra conseguían hacerse con el sistema y tomar el control del eje de transporte, dispondrían de una vía que les permitiría viajar casi de forma instantánea a través de millones de años luz entre casi dos docenas de otros sistemas estelares. Los trayectos posibles incluían un salto relativamente corto hasta Terra, la cuna de la Humanidad y la capital del propio Imperio.

La Puerta de Boros sería el punto de partida de los Últimos Días y para la caída del Imperio, de acuerdo con la Rubrica Apocalyptica'", la Profecía del Apocalipsis de los Portadores de la Palabra. Marduk y sus compañeros Apóstoles Oscuros serían los heraldos y causantes de los profetizados Últimos Días del Imperio, en los que el Caos conseguiría triunfar al fin. Durante diez mil años las fuerzas del Caos habían intentado apoderarse del sistema, y durante diez milenios habían sido derrotados. Muchas de las Cruzadas Oscuras de los Portadores de la Palabra habían intentado hacerse con el control de la región, pero ninguna de ellas logró regresar ni tener éxito. En total, diecisiete Huestes de la XVII Legión se habían lanzado contra el sistema a lo largo de los milenios, y habían sido barridas del mapa. La Legión Negra había perdido el doble de Astartes intentando encontrar un atajo con el que sorteara la pesadamente defendida Puerta de Cadia. Otras Legiones Traidoras habían sufrido gravísimas bajas al atacar la región, principalmente la Guardia de la Muerte de Mortarion y los Guerreros de Hierro de Perturabo.

Atacar esta región no implicaba solo enfrentarse a las defensas de un solo sistema y a sus defensores Astartes, sino que deberían hacer frente a la flota de un sub-sector al completo y enfrentarse contra los Astartes Praeses, la orden de Capítulos de Marines Espaciales que patrullaban continuamente los límites del Ojo del Terror, siempre atentos a cualquier incursión procedente de su interior. Usando los agujeros de gusano de la región, los Astartes Praeses eran una espina clavada en el costado de las Legiones Traidoras, siendo capaces de trasladar sus Compañías con rapidez allá donde fueran necesarias. Sin embargo, Marduk se había presentado ante el Concilio Oscuro con los medios para poder cumplir con la grandiosa misión, es decir, el artefacto Necrón conocido como el Dispositor Nexus. El Señor de la Guerra Abaddon en persona estaría muy pendiente de los progresos de los Portadores de la Palabra, debido a que ya había movilizado a sus enviados para conseguir apoyo, cribando el Ojo del Terror y el Torbellino de todos aquellos Renegados que quisieran luchar bajo su estandarte. Las rivalidades y los juramentos de sangre fueron dados de lado, ya que todos sentían que los Últimos Días se acercaban. El triunfo de los Portadores de la Palabra en la Puerta de Boros anunciaría la última Cruzada Negra. Gracias a Marduk y a sus compañeros, los Apóstoles Oscuros, los cielos arderían y el Imperio de la Humanidad quedaría reducido a polvo y cenizas.

Principio del FinEditar

Trece inmensos Acorazados fueron destinados a la Cruzada Oscura de Marduk, junto con cinco Huestes completas de los Portadores de la Palabra que se aprestaron a embarcarse en la Cruzada Oscura contra el odiado Imperio. La nave insignia de Marduk, el Acorazado Infidus Diabolus, navegaba listo para el combate arropado por la mortífera armada. Entre todos ellos, los cuatro Apóstoles Oscuros habían conseguido la lealtad de casi 5500 guerreros Astartes, lo que unido al poder de la Gran Hueste de Ekodas, hacía que el número de tropas disponibles creciera hasta los 9000, y eso sin contar los Tanques de Primera Línea, los Dreadnoughts del Caos, los Ingenios Demoníacos y las Naves de Asalto de las cinco Huestes. Casi un millón de fanáticos Cultistas del Caos de la Palabra, hombres y mujeres con el cerebro lavado, acompañaron a las Huestes, apiñados como ganado en masivas naves de esclavos. La resistencia y el libre albedrío de dichos esclavos había sido destrozado, y lo único que quedaba eran verdaderos devotos del Caos, de poco valor táctico, pero necesarios para lanzarse en masa contra las armas del enemigo, atravesar campos de minas y ser sacrificados por sus amos Astartes, algo que harían de buen grado y voluntariamente para gloria de los Dioses Oscuros.

La flota también estaba acompañada por un enorme transporte de carga, una tenebrosa nave el doble de grande que la nave insignia del Gran Apóstol Ekodas, la Crucius Maledictus. En sus cavernosas bodegas de estasis se encontraba almacenada una semi-Legión completa de Titanes del Caos: los Titanes de la Legio Vulturus, doce de las más poderosas máquinas de guerra jamás construidas por los Mundos Forja del Mechanicus, que en la casi olvidada era de la Gran Cruzada habían luchado por el Emperador. Se habían declarado leales a la causa del Señor de la Guerra Horus hacía diez milenios, volviéndose contra sus propios hermanos en medio del campo de batalla y causando una terrible devastación y destrozos en las máquinas de guerra de la Legio Gryphonicus y la Legio Victorum, destruyendo más de 40 Titanes en un solo enfrentamiento inesperado. Esta semi-Legión en particular había luchado junto a los Portadores de la Palabra desde el comienzo de la Gran Cruzada.

Los Portadores de la Palabra intentaron hacerse uno a uno con los cinco planetas exteriores de la Puerta de Boros, y una vez que los hubieran conquistado las cinco Cofradías convergerían sobre el planeta central, Boros Prime, el nexo y corazón del Sistema Boros. Si los Portadores de la Palabra conseguían hacerse con este mundo obtendrían el control sobre la Puerta de Boros, lo que daría a las Legiones Traidoras una ruta abierta hacia el Segmentum Solar y el corazón del Imperio.

EquipoEditar

Marduk lleva una antigua y decorada Armadura de Exterminador engalanada con honores y artefactos de relevancia religiosa. Bruñidos talismanes metálicos, pequeñas calaveras reducidas e iconos del Caos cuelgan de cadenas soldadas a la ornada armadura rojo sangre. Un hueso tallado del profeta del Caos Morglock está atado a su pantorrilla con cadenas cerradas por candados, y fragmentos del Libro de Lorgar, garabateados sobre piel humana, cuelgan de sus hombreras. En batalla blande una arcaica Espada Sierra demoníaca conocida como Borhg'ash, que se alimenta de la sangre de las víctimas derribadas por Marduk con la impía hoja.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés y Wikihammer 40K UK.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar