FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

"[...] Si lo hubieses hecho antes, quizá podrías haberme vencido. En cambio, todos tus sacrificios han contribuido a mi libertad. [...]"
Fragmento de la charla entre el Demonio y Gabriel, después de que este destruyera el Maledictum.


El Maledictum fue un poderoso artefacto creado por los Eldars para ser utilizado como una prisión para el Demonio que había aparecido en Tartarus. Más tarde, en ese planeta, el artefacto fue utilizado por la Vidente Macha para encerrar al poderoso Demonio de Khorne, y luego los Eldar lo escondieron en el planeta, para que no pudiese ser hallado.

HistoriaEditar

En Tartarus existió una antigua colonia humana, aproximadamente establecida a partir de la Gran Cruzada. Sin embargo, un poderoso Demonio que emergía de la Disformidad cada 3000 años apareció allí, y sedujo a toda la población a los cultos del Caos. De esta forma, el planeta se convirtió en un altar a Khorne. Macha llegó al planeta con un pequeño ejército y logró encarcelar al demonio en el artefacto. Posteriormente, para que el Maledictum y su llave (otro artefacto necesario para desbloquear el poder del Maledictum) no cayeran en manos equivocadas, fueron escondidos en el planeta. Tan solo a través de pistas y acertijos (marcadores que los Eldar dejaron) se podría averiguar su ubicación. 300 años más tarde, Tartarus fue recolonizado por el Imperio siendo tratado como un planeta nuevo.

El Maledictum, luego de ser utilizado para encarcelar al Demonio, adquirió un gran poder, capaz de influir en la población humana de Tartarus, induciendo en esta pesadillas y visiones, asegurándose así de que los Cazadores de Demonios del Imperio, quienes querían destruirlo, no lo encontraran. Además esto hizo que los nuevos pobladores del planeta construyeran sus ciudades sobre el artefacto y los marcadores sin siquiera saberlo.

Varios años después, en Tartarus, una excavación imperial encontró uno de los marcadores (en ese momento, excepto por la Inquisición, no se sabía sobre el Maledictum ni sobre el significado de los marcadores), la noticia de dispersó rápido, y de esta manera los agentes del Caos y de la inquisición pusieron manos a la obra en la búsqueda del artefacto, además de Macha, quien volvió al planeta una vez más para asegurarse de que el Maledictum no caería en las manos del Caos.

Isador Akios Sindri Myr Maledictum Dawn of War 1 Warhammer 40k Wikihammer

Isador Akios, ya traidor, portando el Maledictum

En un momento dado, el artefacto fue reclamado por el Bibliotecario de los Cuervos Sangrientos, Isador Akios, que fue corrompido por su influencia pero antes de poder invocar sus poderes fue vencido por Sindri Myr, quien le quitó el Maledictum. Este Hechicero del Caos, perteneciente a la Legión Alfa, utilizó el poder del artefacto para convertirse en un Príncipe Demonio, aunque al final fue asesinado por los Cuervos Sangrientos. Esta última muerte y la destrucción del artefacto por parte de Gabriel Angelos provocaron que la poderosa entidad demoníaca antaño encerrada en el artefacto se liberase.

Aunque el Maledictum era un poderoso artefacto, era necesaria la llave y una gran cantidad de sacrificios para liberar ese poder. La llave también se encontraba en Tartarus, mientras que los sacrificios, al ser el planeta un altar de Khorne, se consiguieron con las muertes de la Guardia Imperial, quienes defendían el planeta de un asedio Orko, los Cuervos Sangrientos, los Marines del Caos, la población del planeta y notables muertes individuales como la de Isador Akios, Lord Bale y Sindri Myr.

Si el Maledictum hubiese sido destruido antes de que la llave hubiese sido utilizada y antes de alcanzar los sacrificios necesarios, el demonio habría sido asesinado, pero al disponer de lo necesario, el demonio fue liberado cuando Gabriel Angelos destruyó el artefacto.

Obviamente, Gabriel no sabía que el planeta era un altar de Khorne, y que por esto cada muerte serviría como un sacrificio al Dios de la Sangre.

FuentesEditar