Fandom

Wikihammer 40k

Macharius

7.592páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Malborus mascota guardia transparente.png El Sargento Marlborus Deliar defenderá este artículo con sangre, acero y fe, hasta que se quede sin lho. ¡Pulsa sobre su pictocaptura si no quieres ser su próximo "voluntario" para limpiar campos de minas!

¡Sigue leyendo! ¡Sólo los cobardes retroceden a mitad de artículo!

Macharius.jpg
Macharius (356-400.M41) fue uno de los comandantes militares más formidables jamás conocidos por el Imperio, un genio militar de primer orden, un general ambicioso e implacable cuyos sueños de conquista transformaron el Imperio al principio del cuadragésimo primer milenio.

HistoriaEditar

Después de milenios de anarquía, el Imperio gozaba finalmente de una unidad más que teórica. En el Cónclave de Gathalamor, celebrado bajo la sombra del Monte de Amalath en el sepulcro del Gran Confesor en el mismo Día de la Ascensión, más de ochocientos Comandantes de Capítulos de Marines Espaciales se congregaron para pronunciar de nuevo sus juramentos de fidelidad.

El ancestral poder de la Eclesiarquía estaba desvaneciéndose y con ellos los hábitos autodestructivos de introspección mental que habían dividido al Imperio en los siglos previos. El recuerdo del cisma de la Apostasía estaba desapareciendo de la memoria colectiva, y quedaban ya pocos paladines para una causa que cada vez parecía más irrelevante. Los últimos disidentes fanáticos seguidores de la causa de Bucharis habían huido al exilio mas allá de la Franja Este del Imperio, huyendo de la persecución de los Confesores de la Eclesiarquía.

Macharius Lord Guardia Imperial Warhammer 40k Wikihammer.jpg
Marte y el Adeptus Mechanicus, separados de Terra durante siglos por la intolerancia y las guerras religiosas animadas por ambos bandos, restablecieron su antigua alianza en el Tratado de Ceres. En el pasado, los Tecnosacerdotes habían tenido buenas razones para desconfiar de los Adeptus, y sabiamente habían permanecido aislados de los desórdenes que habían azotado al inestable Imperio. Sin embargo, incluso los Tecnoadeptos vieron que el Imperio -más unido que nunca- había resurgido de la crisis. De los Mundos Forja surgieron pues astronaves y armamento para llevar a los ejércitos Imperiales a nuevos planetas. Con este trasfondo apareció el Comandante Solar Macharius, y tras él marchaban los ejércitos conquistadores más formidables nunca vistos por la galaxia. La creciente anarquía de los siglos previos había hecho que muchos planetas humanos hubieran sido abandonados por el Imperio. Algunos habían caído bajo el dominio de los Orkos, otros bajo el dominio de enemigos desconocidos, mientras que muchos otros cientos simplemente habían dejado de pagar sus tributos y se habían liberado del control de los Adeptus. Fueron estos mundos los que sintieron primero el golpe de los nuevos ejércitos de la reconstrucción. Los renovados ejércitos de la Guardia Imperial cayeron sobre el enemigo sin aviso ni compasión. Los planetas asaltados fueron asolados; sus invasores fueron destruidos y los mundos liberados colocados de nuevo bajo el yugo Imperial. Los destacamentos de la Inquisición que seguían la estela de las fuerzas de conquista informaron de escenas de destrucción y sufrimiento peores que las causadas por los más salvajes Orkos. Los Misioneros del Adeptus Ministorum se entregaron sin demora a la labor de restablecer la fe entre los supervivientes, pero la devastación sembrada por los ejércitos de conquista Imperiales había sido tan completa que muchos millones murieron de hambre y enfermedades.


Macharius cruzada comandante solar Imperio.jpg
A pesar de ello, transcurrieron años antes de que llegaran rumores que hablaran de la despiadada campaña de Macharius a Terra. Al principio, todo lo que oyeron los Adeptus Terra fueron noticias de mundos liberados, hordas alienígenas derrotadas y antiguas comunidades humanas redescubiertas y devueltas a la luz del Emperador. Se habían librado muchas batallas encarnizadas, y en cada confrontación, los nuevos ejércitos de reconstrucción de la Guardia Imperial habían servido de una forma brillante. La estrategia de Macharius de lanzar ataques repentinos y decisivos estaba funcionando mejor de lo que podía imaginarse. Macharius conquistó cien mundos en el primer año, trescientos más al año siguiente, y en el tercer año de campana setecientos mundos más fueron ocupados por las fuerzas combinadas de las flotas del Segmentum Solar y la Guardia Imperial.

Parecía que nada podía detener a Macharius. En el transcurso de cinco años, sus ejércitos alcanzaron el antiguo límite del Astronomicón. Desembarcaron en planetas cuyos habitantes no habían recibido a un Adeptus desde hacia quinientos años, en los que las historias que hablaban del Emperador, de los Marines Espaciales y la Herejía de Horus se consideraban simples leyendas. Descubrieron mundos cuyos habitantes humanos habían emprendido el tenebroso camino de la investigación científica y habían creado muchas máquinas maravillosas. Hallaron mundos que recibieron a Macharius con los brazos abiertos, y otros que se resistieron a los ejércitos Imperiales futilmente.

Los Adeptus Mechanicus lamentaron largo tiempo la destrucción de Adantris Cinco, cuya tecnología hipersofisticada resistió con éxito los asaltos de las tropas Imperiales durante dos años, y solo pudo ser vencido tras redirigir un cometa contra su superficie. Sus secretos se perdieron de esta forma para siempre.

Al alcanzar el límite de la galaxia, los ejércitos de Macharius desconocían aún la derrota. Pero los años de lucha habían tenido sus consecuencias. Las tropas de Macharius habían sobrevivido a años de guerra sin descanso, y habían marchado tan lejos de sus mundos natales que las comunicaciones y el reabastecimiento ya no eran posibles. Era como si hubieran abandonado el espacio habitado por la Humanidad; al límite del alcance del Astronomicon, la luz del Emperador brillaba de forma muy tenue. Los Navegantes de las astronaves detectaban sólo oscuridad a su alrededor. Sin embargo, Macharius ordenó continuar adelante, hacia las estrellas más antiguas próximas al borde galáctico. Aquellos eran mundos ancestrales, cuyos habitantes no habían conocido nunca la luz del Emperador. Sus antepasados habían abandonado la tierra treinta mil años antes, en los albores de la historia de la Humanidad.

Macharian-map-teaser-large-1.jpg

La Cruzada Machariana.

En ese momento, los generales de Macharius vacilaron. Le rogaron que reconsiderara sus intenciones. Sus hombres, viejos y cansados, dudaban. El Halo era siniestro y desconocido. La navegación sin ayuda de la baliza-guía del Astronomicon era lenta. Los Astrópatas estaban mas allá del alcance de la comunicación psíquica. Un sentimiento de inquietud se extendía entre los hombres de la flota y del ejército. Macharius supo que el fin se acercaba.

Estaba claro que sus ejércitos se habían quedado sin fuerzas en el momento en que tenían ante ellos su mayor desafío. Para empeorar aún más las cosas, algunos de sus equipos de exploración habían desaparecido sin dejar rastro en el transcurso de sus misiones, y los demás informaron de haber presenciado fenómenos extremadamente misteriosos. Las tropas empezaban a murmurar que las Estrellas Antiguas estaban malditas, que los planetas en sus órbitas estaban habitados por fantasmas, y que en el Halo no había lugar para la vida humana. Macharius se encerró en sus aposentos en el buque insignia y se refugió en la bebida. Sus generales esperaron. Durante mucho tiempo habían compartido los sueños de su comandante. Durante años su ambición les había llevado a través de las profundidades del espacio y hasta el límite de la galaxia. Pero ya no deseaban continuar adelante. Ya no podían seguir adelante. Ebrio, Macharius culpaba a sus hombres de haberle traicionado; continuó estudiando mapas y cartas de navegación, informes de nuevas civilizaciones, y leyendas de los formidables misterios que aún le esperaban entre las Estrellas Antiguas.

El regresoEditar

Gloria de Macharius.png
Cuando reapareció ante su estado mayor, lo hizo para dar la orden de que sus flotas regresaran al Imperio. Los hombres vitorearon a su comandante. Sus oficiales respiraron aliviados. Pero Macharius era un hombre desecho. Había soñado con conquistas interminables, pero su despertar había sido la fragilidad y el miedo humano. Macharius murió en el viaje de regreso. Los médicos dijeron que la muerte fue causa de las fiebres contraídas durante la campaña en las junglas de Jucha. Sin embargo, los más próximos a él dijeron que había muerto para poder estar con los héroes del pasado, los que jamás dudaban ante el peligro ni retrocedían ante lo desconocido. Sus tropas lloraron sin ocultarlo al recibir la noticia de su muerte, ya que aunque se habían negado a seguirle hacia lo desconocido, le habían venerado como a un dios.

El cuerpo de Macharius fue transportado en el interior de una cámara de éstasis hasta la base avanzada de suministros que había levantado al inicio de la campaña hacia décadas. Durante el transcurso de la campaña, el planeta se había convertido en un populoso centro logístico a través del cual incontables Adeptus, ministros del Culto Imperial, Tecnosacerdotes y muchos viajeros más hacían escala en su camino a los nuevos planetas que Macharius había redescubierto. La base había sido rebautizada Macharia por los capitanes de la flota.

El cuerpo del Comandante Solar regresó así a Macharia para ser enterrado en un gran sepulcro preparado para ello. En el desfile funeral más de un millón de hombres rindieron homenaje a su tumba, y cien generales inclinaron su espada ante su sarcófago. Se dice que todo el Imperio lloró al comandante caído, aunque es poco probable que los habitantes de algunos de los mundos que liberó alberguen tan nobles sentimientos hacia él.

La Herejía MacharianaEditar

Artículo principal: Herejía Machariana.

Gi Macharius Wallpaper 2.png

Macharius al frente de sus tropas

En realidad Macharius fue un conquistador brutal y un soldado despiadado, aunque con frecuencia fue generoso con sus propias tropas e incluso con los habitantes de algunos mundos conquistados cuyos defensores le habían impresionado de alguna forma. Fue ciertamente un hombre carismático, por el cual muchos soldados estaban dispuestos a entregar sus vidas. Nadie ha llevado jamás a la Guardia Imperial a tantas victorias ni a mayores conquistas, ni ha conseguido tantos mundos para el Imperio, ni ha marchado con sus tropas más allá del límite de la galaxia y la luz del Astronomicón.

Tras su muerte, los antiguos generales de Macharius fueron incapaces de conservar íntegros los territorios conquistados. Sus propias rivalidades desembocaron en una guerra civil y los territorios conquistados se enfrentaron divididos en pequeños imperios militares bajo el gobierno de generales de la Guardia Imperial. Algunos de los planetas reconquistados aprovecharon la oportunidad para liberarse del Imperio, creyendo que su secesión tendría éxito al haberse roto el poder del Imperio sobre ellos con la muerte de Macharius. La Herejía de Macharius, nombre con el que se conoce ese periodo de guerra, terminó con una Cruzada en la que participaron casi cien Capítulos de Marines Espaciales.

Se prolongó durante casi setenta años tras la muerte de Macharius, siendo un testamento más a la fulminante velocidad y extensión de las conquistas del Comandante Solar. Aunque muchas de las conquistas más lejanas de Macharius se perdieron de nuevo para el Imperio para siempre, la mayoría de planetas fueron pacificados y reabsorbidos con éxito. En la actualidad estos planetas forman una parte substancial y próspera del Imperio.

Naves InsigniaEditar

Macharius utilizó dos naves insignia durante su campaña de siete años. Inicialmente utilizó el Crucero de Batalla clase Marte Pax Imperium, prefiriendo la velocidad de esta nave al mayor blindaje de los acorazados de su flota. Sin embargo, después de la casi destrucción del Pax Imperium en la Batalla de Charaxdis, sus oficiales superiores le convencieron de que transfiriese su puesto de mando al Acorazado Clase Emperador Señor de la Luz, que fue su nave insignia durante el resto de la campaña. Después de la muerte de Macharius, el Señor de la Luz fue retirado del servicio y ahora orbita del Mundo Santuario Macharia como un tributo a su honor.

Citas Editar

"¿Cuál es el arma más poderosa de la especie humana?¿Los dioses-máquina del Adeptus Mechanicus? ¡No! ¿Las Legiones Astartes? ¿No! ¿El tanque? ¿El rifle láser? ¿El puño? ¡No a todo! ¡El valor y sólo el valor es capaz de superarlas a todas!"
Macharius, Señor Solar, de sus escritos
"Aquello que no pueda aplastar con palabras, lo aplastaré con los tanques de la Guardia Imperial."
Comadante Solar Macharius

Fuentes Editar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés y Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Guardia Imperial (Ediciones 2ª, 3ª y 5ª).
  • Reglamento Warhammer 40.000 (6ª edición).
  • Imperial Armour X-XI.
  • The Killing Ground, de Graham McNeill.
  • Angel of Fire, de William King.
  • Fist of Demetrius, de William King.
  • Fall of Macharius, de William King.
  • White Dwarf nº 240 (Edición estadounidense).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar