FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Icono Adeptus Arbites Wikihammer

Icono del Adeptus Arbites.

El Adeptus Arbites, la temida fuerza policial del Imperio, es el guardián del gran Libro del Juicio, el código de leyes del Imperio, meticulosamente establecido a través de los siglos y que recoge todos los decretos emitidos por los Altos Señores de Terra. A medida que pasan los milenios el Libro del Juicio se vuelve más grueso. De hecho ya hace tiempo que ha trascendido los límites de un único volumen. Sus decretos más antiguos están escritos sobre pergaminos de piel humana en lenguas desconocidas por escribas anónimos de una era olvidada.

Cada día un centenar de nuevos volúmenes de holo-escritura encriptada son añadidos a su tamaño. Volumen sobre volumen descansan en filas en las estanterías metálicas que llenan las paredes de la Sala de Juicios. Cada fila alberga a casi diez mil tomos. Las estanterías se alzan majestuosas sobre el gastado suelo de mármol. Sobre estrechas pasarelas y escaleras pululan los empequeñecidos funcionarios imperiales que buscan información entre las inmensas cantidades de datos legales.

La Sala de Juicios es el sanctasanctórum de los Jueces, los agentes de una ley absoluta e implacable.

En el Imperio, el gobierno y la ley son indistinguibles. Rebelión y fracaso son crímenes, y cualquier transgresión de la voluntad imperial se topará con una rápida y despiadada retribución. Del mal comportamiento de los ciudadanos de millones de mundos los Jueces no se preocupan en absoluto, ya que tales materias conciernen a los señores de cada planeta individual. Los Jueces cargan sobre sus hombros tareas más pesadas. Es su trabajo llevar a los abiertamente rebeldes ante un tribunal, cazar a los enemigos alienígenas del Imperio, destruir a los que amenazan la seguridad desde dentro. Para desgracia eterna de la Humanidad, muy a menudo sus líderes se desvían del camino marcado. Los oficiales traman planes para beneficio propio, o son atraídos por la sed de poder, riquezas o conocimientos prohibidos. Muchos de los que ocupan posiciones de autoridad, incluso los propios Altos Señores, pueden ser tentados y caer en los brazos de la corrupción.

Arbitrador Pistola Bolter Maza Aturdidora Armadura Antifrag Adeptus Arbites Wikihammer

Arbitrador imperial.

Los Jueces están al mando de sus propias fuerzas armadas de castigo, ejércitos a menudo tan enormes como los de la Guardia Imperial, dispersos por la galaxia y siempre vigilantes ante la llamada de la justicia. Los Jueces también pueden pedir la ayuda de otros estamentos del Imperio, añadiendo sus propias fuerzas a los enormes recursos de la Guardia y la Armada Imperiales. A menudo son los Jueces los que deben combatir las primeras llamas del incendio de la rebelión, mientras los móviles Marines Espaciales se preparan para actuar. La simple presencia de los Arbitratores es el mayor freno de la traición.

Hay, como puede imaginarse, innumerables crímenes documentados en el Libro del Juicio y son simplemente demasiado numerosos como para ser incluso nombrados aquí. Acontinuación se detallan unos pocos de los más comunes o heréticos. Los Jueces al mando de algún ejército de Adeptus Arbites querrán leerlas a continuación, con interés para poder interpretar correctamente la Lex Imperialis y llevar el castigo a los transgresores.

El castigo de un crimen depende de su importancia a ojos del Imperio. Por ejemplo, aliarse con el Caos, la blasfemia o esconder a un psíquico es mucho más serio que el asesinato de un civil. De hecho, las autoridades tenderán más a reclutar a locos, psicópatas y asesinos en las filas de algún regimiento de Guardia Imperial en lugar de dejarlos pudrirse en alguna cárcel. El Imperio reconoce la necesidad de reclutar talentos para sus ejércitos y puede hacer la vista gorda incluso en los crímenes más sádicos: la vida humana es preciosa para el Imperio y todo hombre y mujer debe tener su oportunidad para destruir a los enemigos de la raza humana. Los sirvientes del Imperio (esto es, cualquiera conectado a alguna organización de Adeptus) que cometan un crimen serán castigados internamente por sus superiores. La influencia de los Arbites será mínima en estos casos, limitándose en muchos de ellos a un simple escriba que levante acta de los procedimientos legales.

Prisiones, pelotones penales y bandas de esclavosEditar

Penal legion

Legión penal

Incluso el más brutal de los crímenes será castigado con el envío a un pelotón penal. Estos pelotones son usados como carne de cañón y el Imperio vela porque incluso la escoria de la sociedad tenga su papel para mayor gloria del Emperador.

La prisión es un lugar donde los marginados sociales son retenidos hasta que llega la hora de integrarse en algún pelotón penal que se dirija al frente. Simplemente que esta idea ronde la cabeza de los prisioneros ya es castigo suficiente. Sin embargo, algunos crímenes, aunque pocos, no tienen como castigo el pelotón penal, y en su lugar el reo es juzgado normalmente. Estos prisioneros pueden estar encarcelados en espera de juicio desde unas semanas hasta años, sin ningún tipo de explicación oficial.

Ser destinado a un pelotón penal significa la muerte en la mayoría de casos por el simple hecho de integrarse en ellos, ya que están compuestos por asesinos en serie, psicópatas o violadores. La vida es dura, y para algunos el campo de batalla está demasiado lejos como para esperar. Pero una vez en el frente de combate se verán sometidos a todo el poder militar del enemigo, ya que los Coroneles imperiales no ven en ellos más que carne de cañón prescindible.

Las bandas de esclavos consisten en gente que no son psicópatas ni asesinos pero que han cometido algún tipo de crimen menor. Las bandas de esclavos son muy importantes para el Imperio ya que pueden ser obligadas a construir carreteras, zonas de aterrizaje o incluso edificios en un espacio de tiempo récord. También pueden ser destinados a la minas, a menudo en unas condiciones tan terribles que mueren al poco tiempo. Sin embargo algunos esclavos pueden llegar a sobrevivir a su tiempo de condena y recuperar su lugar en la sociedad.

Sección I - HomicidioEditar

El asesinato es muy común por todos los asentamientos de los mundos imperiales. En algunos lugares como los superpoblados Mundos Colmena los asesinatos pueden pasar desapercibidos, sin ningún tipo de investigación y sin que a nadie le importe. Muchos son simplemente puestos en holo-escritura y archivados en el Adeptus Administratum sin ningún viso de ser resueltos nunca. Esto no significa que el Adeptus Arbites nunca consiga detener a los asesinos, ya que sí lo hacen; es simplemente que hay tal cantidad de asesinatos cometiéndose por toda la Galaxia que es virtualmente imposible esclarecerlos todos.

Muchos asesinatos son cuestión de rivalidad entre bandas, ya que la gran masa de población imperial se concentra en los Mundos Colmena y allí prácticamente todos pertenecen a una banda u otra. Los Adeptus Arbites se preocupan muy poco por un pandillero muerto ya que significa un problema menos en la sociedad. Resolver este tipo de asesinatos no es una de sus prioridades y están más preocupados por la seguridad pública. Sin embargo, la muerte de una persona influyente o destacada, o de un empleado imperial (Arbitrator, soldado, abogado, etc.) es otra cuestión.

  • Primer Grado: Asesinato de un empleado público al servicio del Imperio, un noble o un miembro destacado de la sociedad imperial. Castigo: Desde la inclusión de por vida en una banda de esclavos (para aquellos que aún sean "dignos de vivir") hasta la pena de muerte, pasando por la conversión en un Servidor o la inclusión en un pelotón penal.
  • Segundo Grado: Asesino en serie (principalmente de civiles). La cantidad de personas que hay que matar para entrar en esta categoría varía de 2 a 12 dependiendo de cuánto estime a sus súbditos el Gobernador Planetario correspondiente. Castigo: 10 años en una banda de esclavos, reclutamiento forzoso en la Guardia Imperial (sujeto a la aprobación de los mandos militares), o inclusión en un pelotón penal.
  • Tercer Grado: Asesinato accidental u homicidio involuntario durante la comisión de otros crímenes. Negligencia criminal que resulte en la muerte de terceras personas. Castigo: Varía enormemente. Para algunos ciudadanos que causen la muerte involuntariamente a otro civil será una multa, un arresto menor o puede que simplemente se les diga que "intenten no volver a hacerlo". Un pelotón penal sería una opción desmesurada pero que ya se ha dado en algunos planetas especialmente estrictos con las leyes.

Sección II - BlasfemiaEditar

La blasfemia es un crimen que se remonta a la Herejía de Horus, hace unos diez mil años. Es uno de los crímenes más serios, castigable con los métodos más brutales. Blasfemar es demostrar adoración por los Dioses del Caos, y los Adeptus Arbites responden con rapidez a ello. Una vez que los perpetradores han sido reducidos son encerrados hasta que los oficiales del Adeptus Ministorum lleguen para interrogarles a fondo. Blasfemar incluye varios crímenes implícitos contra la Humanidad, como ser un desviado genético, esconder a un mutante o psíquico o ser encontrado en posesión de un símbolo herético. EL castigo termina inevitablemente con la muerte, que puede ser desde rápida y piadosa hasta una lenta crucifixión. Las muertes agónicas y dolorosas son, sin embargo, las más comunes.

  • Primer Grado: Llevar la marca del Caos. Castigo: Muerte por decapitación o fuego. Los mutantes capturados son ejecutados en el acto o utilizados para "limpieza de minas".
  • Segundo Grado: Poseer un símbolo o cualquier emblema de los Dioses del Caos. Castigo: Muerte por decapitación o fuego.
  • Tercer Grado: Esconder un mutante o psíquico a las autoridades. Castigo: Muerte, servicio de por vida en una banda de esclavos o como Servidor.
  • Cuarto Grado: Usar el nombre del Emperador de forma despectiva o para menospreciar al Salvador de la Humanidad. También se aplica cuando se menosprecian las instituciones de Adeptus. Castigo: Cincuenta latigazos en público. Pueden ser incrementados a 100 o 200 si la ofensa es especialmente grave. Casos menores serán despachados con un simple lapidamiento público, en el que la gente utilizará cualquier material disponible: piedras, comida podrida, etc. Alternativamente, el ofensor puede quedar libre tras recibir en el acto una fuerte paliza por parte de los Arbitratores que lo detengan (esta opción es la favorita de los agentes del Adeptus Arbites).

Sección III - Orden PúblicoEditar

El desorden público es una seria ofensa. Las guerras entre bandas son endémicas en todos los Mundos Colmena y se producen alteraciones cuando los impuestos son recolectados. A la gente no le gusta que se la trate mal, dando su dinero y sangre por el Imperio. Inevitablemente esto lleva en ocasiones a serios disturbios. Los "luchadores de la libertad" usan cualquier excusa para alzarse contra el gobierno e intentar arrastrar al pueblo contra sus señores imperiales. Cuando los recursos escasean la gente pelea por ellos produciendo también algunos desórdenes. Cuando éstos se presentan, los Adeptus Arbites los reprimen con dureza armados con Mazas de Energía y Escudos de Supresión.

  • Primer Grado: Agitar a las masas para alzarse en rebeldía. Castigo: Muerte o alistamiento forzoso en un pelotón penal.
  • Segundo Grado: Causar disturbios. Castigo: Los ofensores reciben una sonora paliza de los Arbitratores y pasan una "hospitalaria" noche en los calabozos de la Sala de Enjuiciamiento local, si los disturbios se debían a razones sociales como falta de comida, altos impuestos o contaminación excesiva. Los alborotadores que simplemente busquen desestabilizar la administración imperial serán condenados a penas de 5 a 10 años en prisión o incluso el servicio en un pelotón penal.
  • Tercer Grado: Asociación con malhechores. Castigo: Una paliza en el acto y una recomendación para abandonar tales compañías.
  • Cuarto Grado: Conducta impropia. Castigo: Una paliza en el acto y/o una noche en la prisión.

Sección IV - AsaltoEditar

Muchos asaltos pasan desapercibidos en el Imperio, aunque esto no es sorprendente ya que hay cosas más serias ocurriendo. Sin embargo, el asalto a un Arbitrator o a otro sirviente imperial es una grave ofensa.

  • Primer Grado: Asalto grave contra un funcionario imperial, noble o figura destacada. Castigo: Reclutamiento de por vida en una banda de esclavos o pelotón penal.
  • Segundo Grado: Asalto grave a un civil o grupo de civiles. Castigo: De 3 a 10 años en prisión.
  • Tercer Grado: Asalto común, incluyendo peleas con funcionarios Imperiales. Castigo: De 1 a 5 años en prisión.
  • Cuarto Grado: Amenazar con intenciones criminales. Comportamiento amenazante. Castigo: De 6 meses a 3 años de prisión.

Sección V - Secuestro y ChantajeEditar

Secuestro y chantaje son actos cotidianos para las miles de familias nobles del Imperio. Son los objetivos obvios de este tipo de crímenes. El crimen es complicado, ya que pagar una exigencia de rescate también se considera una ofensa. Algunos casos de secuestro tienen otros motivos aparte del monetario, incluyendo la coartación de ciertos individuos para que comentan un secuestro como una retorcida forma de chantaje. Pero los clanes influyentes de muchos planetas, e incluso los líderes de algunas bandas, tampoco están a salvo de este tipo de acciones de facciones rivales que buscan ganar beneficios políticos por estos medios.

  • Primer Grado: Secuestro, incluyendo la abducción a la fuerza, de un noble, funcionario imperial u otra figura de importancia. Castigo: Reclutamiento en un pelotón penal, servicios en una banda de esclavos de por vida o cadena perpetua en prisión.
  • Segundo Grado: Secuestro de un civil para minar la credibilidad Imperial o para beneficio propio de cualquier tipo. Castigo: De 20 a 30 años en una banda de esclavos.
  • Tercer Grado: Coerción con violencia. Castigo: De 8 a 15 años en prisión.
  • Cuarto Grado: Incitar a futuros secuestros, por ejemplo pagando un rescate. Castigo: 5 años en prisión.

Sección VI - Allanamiento de MoradaEditar

El latrocinio es endémico en el Imperio, más de lo que la gente quiere reconocer, mientras la mayoría de dinero y recursos son empleados para mantener operativa la vasta maquinaria imperial. Algunas veces las bandas entrarán por la fuerza en algún tipo de almacén o depósito, saquearán el lugar y se irán en un abrir y cerrar de ojos. Otros ladrones operarán solos y cometerán robos más sigilosos habitualmente en un edificio de un noble o incluso del Administratum.

  • Primer Grado: Allanamiento con violencia, incluyendo asaltos a gran escala. Castigo: De 5 a 15 años en prisión o de servicio en un pelotón penal.
  • Segundo Grado: Allanamiento de morada. Castigo: De 2 a 10 años en prisión.
  • Tercer Grado: Posesión de herramientas ilegales (ganzúas, corta-cristales, etc.). Castigo: De 2 a 5 años en prisión.

Sección VII - RoboEditar

Los pequeños edificios del Adeptus Administratum son el objetivo de robos organizados, que incluso llegan a emplear la violencia para conseguir dinero. Edificios más grandes, aunque es raro, también han sido objetivos de estos robos en el pasado. En mundos menos desarrollados, donde el brazo del Administratum sólo llega en forma de la típica sucursal bancaria, los robos pueden ser abundantes. De lejos el robo más común es el simple atraco, en el que los asaltantes siguen a su víctima hasta un lugar apartado antes de actuar.

  • Primer Grado: Robo con armas y uso de violencia. Castigo: De 10 a 20 años en prisión o de servicio en un pelotón penal.
  • Segundo Grado: Robo con armas. Castigo: De 5 a 15 años en prisión o de servicio en un pelotón penal.
  • Tercer Grado: Atraco. Castigo: De 5 a 10 años en prisión o de servicio en una banda de esclavos.
  • Cuarto Grado: Robo por descuido o de guante blanco. Castigo: De 5 a 10 años en prisión.
  • Quinto Grado: Hurto menor. Castigo: Una paliza o humillación pública.

Sección VIII - Crímenes Relacionados con el RoboEditar

EL mercado negro es un negocio floreciente en el Imperio, especialmente la venta de munición imperial o conseguida en los campos de batalla. El Imperio intenta por todos los medios cortar por lo sano estas actividades pero el problema es que algunos Gobernadores Planetarios, o incluso algunos oficiales de la Guardia, están de hecho aliados con los contrabandistas. Pero tener artículos robados en un crimen serio ya que el Imperio necesita hasta la última gota de recursos que pueda conseguir.

  • Primer Grado: Recibir, dar y/o comerciar bienes robados. Castigo: De 5 a 10 años en prisión o de servicio en una banda de esclavos.
  • Segundo Grado: Mal uso de la propiedad privada para almacenar material robado o ilícito. Castigo: De 5 a 10 años en prisión. Dependiendo del mundo, este crimen puede incluso conllevar la inclusión en un pelotón penal o en casos extremos la muerte.
  • Tercer Grado: Posesión de bienes robados. Castigo: De 1 a 5 años en prisión.
  • Cuarto Grado: Trapicheo menor, evasión de tasas portuarias, préstamo ilegal. Castigo: Una paliza o humillación pública.

Sección IX - FalsificaciónEditar

La falsificación es un incordio siempre presente. Las credi-tarjetas pueden ser falsificadas, así como algunos pases de seguridad. Muchos mundos aún tienen papel-moneda y monedas en curso legal, fácilmente falsificables por los delincuentes. Muchos falsificadores hábiles han forjado sus fortunas en semejantes mundos.

  • Primer Grado: Falsificación de documentos o material imperial. Castigo: De 8 a 15 años en prisión o de servicio en un pelotón penal.
  • Segundo Grado: Falsificación. Castigo: De 5 a 10 años en prisión.
  • Tercer Grado: Posesión de equipo o maquinarias de falsificación. Castigo: De 5 a 12 años en prisión.
  • Cuarto Grado: Posesión de bienes falsificados. Castigo: De 2 a 8 años en prisión.

Sección X - Delitos IncendiariosEditar

Los incendios provocados son considerados graves ofensas ya que la mayoría de la gente vive en mundos superpoblados. Comenzar un fuego en un Mundo Colmena puede significar la muerte de cientos, puede que miles, de personas. Los incendiarios tienen motivos variados para actuar como lo hacen; desde acabar con algunos enemigos odiados hasta satisfacer algún tipo de pervertido deseo.

  • Primer Grado: Intentar conscientemente destruir un edificio imperial o asesinar a un funcionario imperial mediante un incendio provocado. Castigo: Muerte o reclutamiento en un pelotón penal.
  • Segundo Grado: Incendio provocado. Castigo: Servicio de por vida en una banda de esclavos o en un pelotón penal.
  • Tercer Grado: Negligencia criminal que resulte en un incendio. Castigo: De 5 a 10 años en prisión.

Sección XI - HerejíaEditar

La más terrible guerra que se luchó en el Imperio fue la Herejía de Horus, un conflicto que casi significó el fin de la Humanidad. Por ello, la herejía es un delito tan grave como ser un adepto de un Culto al Caos. La traición también debe ser detenida. Dar la espalda a la Humanidad puede ser constitutivo de herejía y todos los herejes deben ser purgados, de acuerdo con la Inquisición y el Codex Imperialis. Muchos de los castigos que se listan a continuación serán despachados por los Escuadrones de Ejecutores de los Adeptus Arbites allí donde se encuentre cualquier sospechoso de herejía.

  • Primer Grado: Herejía flagrante. Castigo: Muerte por decapitación o fuego.
  • Segundo Grado: Traición. Castigo: Muerte por decapitación o fusilamiento. Servicio de por vida en un pelotón penal.
  • Tercer Grado: Intentar conseguir información clasificada con intención de traicionar al Imperio. Castigo: Muerte o servicio de por vida en un pelotón penal.

Sección XII - Daño CriminalEditar

Los actos de vandalismo se producen cuando las bandas de pandilleros destruyen indiscriminadamente cualquier cosa con la que se cruzan. Los vándalos también pueden dedicarse a escribir sus nombres o eslóganes en las paredes, dañar el mobiliario urbano, etc., incluso los edificios públicos.

  • Primer Grado: Vandalismo de una propiedad imperial. Castigo: De 5 a 10 años en una banda de esclavos.
  • Segundo Grado: Vandalizar un edificio de los Adeptus. Castigo: De 3 a 8 años en prisión o de servicio en una banda de esclavos.
  • Tercer Grado: Vandalismo criminal. Castigo: De 2 a 5 años en una banda de esclavos.
  • Cuarto Grado: Realizar pintadas. Castigo: Una paliza o humillación pública.

Sección XIII - Sustancias ControladasEditar

El uso de sustancias controladas varía enormemente a lo largo y ancho del Imperio, donde una sustancia es legal en un planeta e ilegal en otro. Aquí algunos mercaderes pueden intentar sacar provecho de esta situación a través del mercado negro. El Spook, la droga que estimula los centros psíquicos del cerebro, es fabricada en muchos Mundos Colmena y es altamente ilegal, aunque algunos nobles la emplean con asiduidad.

  • Primer Grado: Fabricar o pasar de contrabando sustancias prohibidas. Castigo: Reclutamiento en un pelotón penal.
  • Segundo Grado: Comerciar con una substancia prohibida. Castigo: De 5 a 15 años en una banda de esclavos o en un pelotón penal.
  • Tercer Grado: Posesión de una substancia prohibida. Castigo: De 6 meses a 10 años en una banda de esclavos o pelotón penal.

Sección XIV - Actividades HeréticasEditar

Los Cultos son vistos como la mayor forma de traición y herejía, y por lo tanto son barridos sin piedad. Esta sección no solo se aplica a cualquier miembro de un Culto ilegal, si no a cualquiera que sea sorprendido llevando a cabo un experimento ilegal, como fabricación de robots. Los Robots han sido declarados ilegales (excepto por supuesto, los manufacturados por el Adeptus Mechanicus) desde la Herejía de Horus, cuando los Hombres de Hierro se rebelaron contra sus señores humanos. Hoy en día alguna gente puede sentir la tentación de experimentar con la posibilidad de construir uno. Los Pelotones de Ejecución de los Arbites administrarán el castigo correspondiente.

  • Primer Grado: Tomar parte en odiosos rituales a los Dioses del Caos. Castigo: Muerte por fuego o lapidación.
  • Segundo Grado: Experimentación con robots, o la construcción de un Hombre de Hierro. Castigo: Muerte por fuego.
  • Tercer Grado: Posesión de documentos que detallen la construcción de un robot o que se refieran a la naturaleza de los Dioses del Caos. Castigo: Muerte por fuego.
  • Cuarto Grado: Fracaso en informar de un psíquico ilegal o la presencia de herejes a las autoridades imperiales. Castigo: De 5 a 10 años en una banda de esclavos.

Sección XV - Obstaculizar la Acción de la Justicia ImperialEditar

Ser acusado de destruir pruebas en un caso importante, o contratar a un asesino para eliminar a un testigo, con el consecuente perjuicio para la acción de la justicia, es una ofensa grave. Mentir a un Arbitrator cuando se es preguntado también es un delito grave. Intentar sobornar a un Arbitrator a menudo tiene como consecuencia una terrible paliza, dependiendo del estatus moral del Arbitrator en cuestión.

  • Primer Grado: Pervertir el normal funcionamiento de la Justicia Imperial, destruyendo pruebas o asesinando testigos. Castigo: De 10 años a cadena perpetua en una banda de esclavos o pelotón penal.
  • Segundo Grado: Intento de soborno a un Arbitrator. Castigo: De 3 a 10 años en una banda de esclavos o prisión. El Administrator también tiene derecho a imponer en el acto cualquier castigo que crea conveniente.
  • Tercer Grado: Soborno de un civil. Castigo: De 2 a 5 años en prisión o en una banda de esclavos. Como es habitual, también depende de las circunstancias. Sobornar a un civil para entrar en áreas reservadas sería un ejemplo moderado que caería dentro de esta categoría.
  • Cuarto Grado: Perjurio. Castigo: De 1 a 5 años en prisión.

Sección XVI - Delitos VariosEditar

Hay multitud de ofensas que pueden cometerse, demasiadas para ser enumeradas en estas páginas. Aquí se ofrece una breve lista como referencia.

  • Resistirse al arresto - Castigo: Una paliza en el patio de la Sala de Enjuiciamientos más cercana, hasta que el preso deje de mostrar belicosidad.
  • Obstruir a un oficial Arbites en el curso de su deber - Castigo: De 6 meses a 2 años en prisión.
  • Lenguaje amenazante o despreciativo hacia un oficial Arbites - Castigo: Una paliza en el patio de la Sala de Enjuiciamiento más cercana y/o una noche en una "hospitalaria" celda.
  • Hacerse pasar por un funcionario imperial para cometer un crimen - Castigo: Reclutamiento en un pelotón penal o banda de esclavos.

Fuentes Editar

  • Dark Heresy: The Book of Judgment (Juego de Rol).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar