FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

"Si no hubiera sido por nuestro deber para con el Laberinto Elusiano, Inquisidor, todos nos habríamos sumado a la Cruzada Abisal. ¿Y entonces qué? ¿Podría nuestra fuerza combinada haber salvado a nuestros hermanos de la condenación y aplicado una justicia más rápida sobre el falso santo? ¿O habríamos caído todos? Me pregunto esto todos los días. Nadie puede juzgar a un hijo de Guilliman más severamente que él mismo... Haríais bien en recordar esto."
Señor del Capítulo Konstantos dando una advertencia al Inquisidor Hassan


La Legión de la Muerte es un Capítulo de Marines Espaciales que desciende de los Ultramarines, creado en una Fundación desconocida. La Legión de la Muerte es responsable de las labores de mantenimiento y guarnición de la fortaleza estelar Liberación del Fiel. Este baluarte anterior a la Herejía vigila el famoso cinturón de asteroides conocido como el Laberinto Elusiano. Sólo unos pocos Capítulos de los Marines Espaciales pueden jactarse de poseer una potencia de fuego orbital de tal magnitud. Todo lo que se sabe sobre el mundo natal de la Legión de la Muerte, Elusia Prime, es que está situado en el Segmentum Ultima. Durante la llamada Cruzada Abisal del 321.M37, seis Compañías de la Legión de la Muerte fueron desplegadas y perdidas en el interior del Ojo del Terror.  Reaparecieron en el Espacio Real años más tarde como la partida de guerra conocida como los Vectores de Viruela, sirvientes del Dios del Caos Nurgle. Las cuatro Compañías restantes de la Legión de la Muerte se han mantenido leales al Emperador, aunque esto no ha impedido que su pureza genética sea vigilada estrechamente por la Inquisición

HistoriaEditar

Cruzada AbisalEditar

Cruzada Abisal Flota de Los Juzgados

La flota de Los Juzgados se interna en el Ojo del Terror al inicio de la Cruzada Abisal.

Artículo principal: Cruzada Abisal.

Tras las Purgas de la Eclesiarquía de 321.M37, una docena de Sistemas Estelares fueron aislados por la Tormenta Disforme Dionys, cuyos ecos resonaron a lo largo de los brazos en espiral de la Galaxia al mismo tiempo que descargaba su ira en el Empíreo. Los informes de mutaciones y cultos del Caos se cuadruplicaron de la noche a la mañana. Para empeorar las cosas no fueron solo los ciudadanos los afectados por la repentina influencia del Caos, sino que muchos mundos natales de Capítulos de Marines Espaciales fueron afectados por la Tormenta de Disformidad revelando imperfecciones ocultas en su semilla genética, que se manifestaron en los nuevos reclutas, dando lugar al aumento de perturbadoras manifestaciones físicas y psíquicas. La Legión de la Muerte fue uno de los Capítulos Astartes afectados por estas tormentas. 

Cuando la Eclesiarquía se enteró de este siniestro giro de los acontecimientos, San Basillius el Anciano exigió que todos los Capítulos del Adeptus Astartes cuyos mundos natales hubieran sido tocados por la Tormenta Disforme se sometieran a su juicio. La influencia del anciano entre los Altos Señores de Terra era tal que en menos de un año estándar esto sucedió. Tras una serie de rigurosos exámenes y pruebas, cientos de Capítulos fueron declarados puros e intocados por la tormenta. Pero no menos de treinta fueron hallados culpables. Los Juzgados, como estos Capítulos caídos pasarían a ser conocidos, se ofrecieron para una Cruzada de Penitencia. El ala más radical de los Marines exigió poder ejercer su derecho a purificar sus corruptas carnes en los fuegos de la batalla, para dar un fin noble a tan trágico infortunio. Para sorpresa de los consejeros más próximos al Santo, San Basillius aceptó la propuesta. Y encontró oportuno el enviarlos al interior del Ojo del Terror, llevando la lucha por el futuro del Imperio a los Mundos Demoníacos poblados por Marines Traidores.

Un representante de cada uno de los Capítulos condenados se reunió en un Consejo de Consternación para decidir sobre la cruzada propuesta. Tras escasas horas de debate, se avinieron a las condiciones de Basillius, pues creían que el martirio era preferible a una existencia plagada de sospecha y duda. En los últimos días del 321.M37 se vio una solemne procesión de Cruceros de Asalto y Barcazas de Batalla pasar por la Puerta de Cadia y adentrarse en el Ojo del Terror, con los sistemas de comunicación durmientes y los colores heráldicos ocultos por gigantescas placas magnéticas negras. Uno tras otro, los Capítulos de Los Juzgados fueron desapareciendo en las iridiscentes nebulosas de polvo que rodean al Ojo. Al mismo tiempo en que la enorme flotilla de Marines Espaciales entraba en el Ojo del Terror, se encontraron frente a una inmensa flota de guerra del Caos. La batalla resultante fue tan violenta que la flota de Los Juzgados fue forzada a retirarse y fue diseminada por los más profundos rincones del Ojo.

Capítulo tras Capítulo fueron cayendo en los peligros del Ojo, pues la Cruzada Abisal se había internado en un infierno del que muy pocos emergen sin tacha ni cambio alguno. La verdadera crónica de lo que le sucedió a la Legión de la Muerte en las profundidades del Ojo se desconoce, pero la historia de muchos Capítulos de Los Juzgados acabó en tragedia y sufrimiento. Para cuando emergieron del Ojo, muchos siglos después, ya no existía la Legión de la Muerte, pues se había convertido en la partida de guerra de Marines del Caos llamados Vectores de Viruela, dedicados al servicio de los Poderes Ruinosos.

JuicioEditar

"Le advierto, Inquisidor, que no toleraré insinuaciones sobre la lealtad de la Legión de la Muerte. Quedan cuatro Compañías, y erradicaremos la mancha en nuestro honor. Esté seguro de ello."
Señor del Capítulo Konstantos al Inquisidor Hassan


Tras los eventos de la Cruzada Abisal, la atención del Adeptus Terra recayó sobre el resto de la Legión de la Muerte, que aún era "leal" al Imperio. Cuando la Legión de la Muerte había sido acusada por el apóstata Basillius, solo seis Compañías se desplegaron junto a la Cruzada Abisal del Imperio para hacer frente a los indescriptibles horrores del Ojo del Terror. Las otras cuatro Compañías se quedaron en la Liberación del Fiel para mantener su eterna vigilancia sobre el Laberinto Elusiano. De haberse desplegado todo el Capítulo, existía la clara posibilidad de que todos hubieran sido corrompidos por el poder de los Dioses del Caos. El Adeptus Terra envió a un representante inquisitorial para hablar con el Señor del Capítulo Konstantos y presentarle sus exigencias. Igual que el Señor del Capítulo deseaba probar la lealtad y honor de su Capítulo, el Adeptus Terra deseaba limpiar el nombre de la Legión de la Muerte de cualquier mácula. Las pruebas serían rigurosas, y las sanciones duras. Si los elementos Leales del Capítulo no tuvieran confiada la senescalía sobre el Laberinto Elusiano, haría mucho que su Mundo Capitular habría sufrido la garra del diezmo.

El representante inquisitorial expuso las exigencias del Adeptus Terra al Señor del Capítulo de la Legión de la Muerte. La escolta de honor del Inquisidor embarcó la preciosa carga de semilla genética en una lanzadera. Había suficiente material genético para crear a cincuenta Hermanos de Batalla, cincuenta Marines que serían extremadamente necesarios para que el Capítulo albergase alguna esperanza de recuperarse de este desastre. Pero no hubo discusión. El Adeptus Terra ostentaba la autoridad del Emperador y la Legión de la Muerte obedecería. La Inquisición no podía estar segura de nada hasta que la pureza de la semilla genética fuera puesta a prueba. Lord Konstantos conocía el procedimiento. Si el legado de su Capítulo era hallado corrupto, a su Capítulo le esperaban inmensos desafíos en su porvenir. Demostrando la famosa falta de hospitalidad de la Legión de la Muerte al entrometido Inquisidor, el Señor del Capítulo hizo lo que se le pedía y sacó al representante de su fortaleza.

Solo tras la partida del Inquisidor pudo Konstantos respirar un poco más tranquilo. La Legión de la Muerte había sido olvidada por el Imperio hasta entonces, abandonada en ese lejano puesto fronterizo, luchando guerras sin fin contra los habitantes de ese Sector maldito, y esto era lo que recibían a cambio, suspicacia y acusaciones. Tras la marcha del Inquisidor, Konstantos se dirigió a una cámara situada en las más profundas entrañas del fuerte estelar. Había tenido esperando a una especie de emisario. El emisario iba ataviado con ropas de color verde oscuro, como las del propio Señor del Capítulo, pero manchadas y andrajosas, apestando a muerte. Era el antiguo Primer Capitán Viktarion, antaño el primero entre todos los miembros de la Legión de la Muerte, pero ahora caído ante la corrupción del Señor de la Plaga, Nurgle. Había invocado la antiquísima tradición de santuario del Capítulo para poder parlamentar con sus antiguos hermanos.

Konstantos solo deseaba que el Marine caído estuviera lejos de su vista, para así no recordarle lo bajo que había caído. El emisario de los Poderes Ruinosos le hizo una última oferta al resuelto Señor del Capítulo: unirse a su causa, reuniendo hermano con hermano, y ellos le seguirían de nuevo como habían hecho antes. Reconstruirían no solo un simple Capítulo, sino una auténtica Legión que hiciera honor a su nombre, digna de alzarse junto a los poderosos guerreros de la antigüedad que aún libraban la Larga Guerra. Konstantos anunció su decisión: el emisario debía desaparecer de su vista y no volver jamás a pronunciar el nombre del Capítulo, pues sus hermanos perdidos ya no eran la Legión de la Muerte sino los Vectores de Viruela. No eran nada más que vil escoria de Traidores y herejes y Konstantos no toleraría más la presencia de su hermano caído. El Señor del Capítulo hizo que algunos de sus guerreros escoltaran al llamado "emisario" de vuelta a su nave. De regreso en el puente Konstantos y el Capellán Vincenzo observaron a Viktarion, antaño Capitán de la 1ª Compañía, embarcar en su elegante transporte y salir del hangar de la fortaleza estelar. Observaron como la nave del Renegado cortaba el purpúreo vacío, y observaron cómo fue aniquilada por una cabeza de fusión procedente de la Liberación del Fiel. El emisario ya tenía su respuesta. La Legión de la Muerte se mantendría fiel al Emperador, como siempre había hecho.

Reliquias conocidasEditar

Miembros conocidosEditar

AparienciaEditar

La servoarmadura de la Legión de la Muerte está pintada de gris con hombreras negras con rebordes y águila pectoral verdes. El símbolo blanco de especialidad de escuadra (Táctica, Asalto, Devastador o Veterano) está en la hombrera derecha, con un número gótico negro inscrito en su centro indicando el número de escuadra. El color de la greba izquierda indica a qué Compañía está adscrito cada Astartes de acuerdo al Codex Astartes. El símbolo de la Legión de la Muerte es una calavera completa blanca sobre fondo negro.

Leer másEditar

Lista de Ejércitos de Marines Espaciales.

Lista de Capítulos Leales.

Lista de Capítulos Sucesores.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés y Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Marines Espaciales (Ediciones 5ª-7ª).
  • Warhammer 40,000: Reglamento (5ª Edición).
  • Codex: Marines Espaciales del Caos (6ª Edición).
  • White Dwarf - Septiembre 2013 (Edición española).
  • Deathwatch - Honour the Chapter (Juego de Rol).
  • Angels of Death - Judgement (Relato Corto), por Mark Latham.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar