Fandom

Wikihammer 40k

Legión

7.594páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Las veinte Legiones de Marines Espaciales, también conocidas como Legiones Astartes, fueron creadas por el Emperador como las puntas de lanza de su Gran Cruzada. Todos los Marines Espaciales de una Legión (Hermanos de Batalla entre sí) eran modificados con la ayuda de muestras de ADN tomadas de un Primarca concreto. Cuando un Primarca era hallado, pasaba a convertirse en el comandante de su respectiva Legión, y el mundo donde había aterrizado pasaba (salvo en los casos de Rogal Dorn, Angron y Alpharius) a convertirse en el mundo natal de su Legión.

HistoriaEditar

Creación de los Marines EspacialesEditar

"Serán mis mejores guerreros, estos hombres que se entregan a mí. Como arcilla los moldearé y en el horno de la guerra los forjaré. Su voluntad será de hierro y sus nervios de acero. Con grandes armaduras los revestiré y con las más poderosas armas los armaré. No les tocarán la plaga ni la enfermedad, ningún mal les afectará. Tendrán tales tácticas, estrategias y máquinas que ningún enemigo podrá superarlos en combate. Son mi bastión contra el Terror. Son los Defensores de la Humanidad. Son mis Marines Espaciales, y no conocerán el miedo"
Emperador de la Humanidad

Desde el inicio de su reconquista de Terra, el Emperador empleó guerreros genéticamente modificados entre sus fuerzas, y en estas tempranas tropas mejoradas se encuentran los orígenes de lo que acabarían por convertirse en las Legiones de Marines Espaciales. Durante la Vieja Noche, Terra había visto una buena cantidad de guerreros potenciados y "supersoldados", creados tanto con bioalquimia como con cibermejoras, y ya en el M25 el Tratado de Horiax menciona el uso de biopotenciaciones en las guerras de la Antigua Tierra. Desde entonces, las estirpes genéticas, los genoseres y los acorazados habían grabado todos sus sangrientos nombres en la historia como parte del incesante conflicto entre las tribus tecnobárbaras y las ciudades-Estado de la Vieja Tierra mientras la guerra rugía sin descanso durante miles de años. Sin embargo, fueron los Guerreros Trueno del Emperador, llamados así por la heráldica del relámpago y la cabeza de rapaz de su señor, los que resultaron ser superiores a todos. Una mezcla gestáltica de potencia física sobrehumana sin precedentes, resistencia genéticamente programada al ambiente e incluso a los ataques psíquicos, espíritu belicoso y el genio estratégico del propio Emperador, los Regimientos del Trueno fueron un ejército totalmente distinto a todos los que los habían precedido, y las fuerzas de los poderosos tiranos de la Tierra no tenían nada con lo que hacerles frente. Pero a pesar de sus muchas victorias tempranas en las Guerras de Unificación, los Guerreros del Trueno distaban mucho de ser perfectos. Algunos eran mentalmente inestables, y otros sufrían catastróficos fallos biológicos tras un impredecible número de años cuando finalmente sus sobrehumanos físicos se volvían en su contra. Como dijo el Rememorador Dolvar:

"Desafortunadamente para ellos, los guerreros del trueno enjaulado que con relámpagos golpeaban, ardieron los más brillantes en gloria, pero su llama fue breve"
Rememorador Dolvar

En retrospectiva, parece obvio que el Emperador supo desde muy temprano que era necesaria una fuerza más estable y permanente de guerreros mejorados, así que incluso mientras los Guerreros Trueno libraban guerras en sus primeros días, el Emperador reunió a su alrededor a un equipo de sabios y forjadores genéticos, algunos voluntarios y otros como cautivos tomados a sus enemigos, y construyó nuevos laboratorios de genética en las profundidades de las vastas mazmorras de su fortaleza terrana. Su labor allí se prolongó durante décadas en completo secreto, y aquí se crearon los Primarcas y otras maravillas conocidas y desconocidas de la genética, de las cuales la más destacada fueron las Legiones Astartes. En su creación se empleó toda la historia y el saber secretos de la Era de los Conflictos, dura sabiduría ganada mediante los éxitos y fracasos de los Guerreros del Trueno, que eran su prototipo y el resultado del genio inimitable del propio Emperador. Los primeros fueron hombres seleccionados de entre la guardia personal del Emperador. Estos voluntarios fueron sometidos a modificaciones quirúrgicas, genéticas y psicológicas. Con un riguroso entrenamiento y un apropiado acondicionamiento mental, no solo se volvieron inmensamente fuertes y resistentes, sino que también adquirieron una voluntad de acero y una fuerte disciplina, transformándose en una fuerza imparable cuya lealtad al Emperador era inquebrantable. Rápidamente el proceso fue refinado y sistematizado, y el número de estos nuevos guerreros genéticamente mejorados, al principio armados y equipados como los Guerreros del Trueno, crecieron rápidamente y fueron organizados en veinte Regimientos distintos que al principio no comprendían más que unos pocos centenares de guerreros cada uno. Aunque en esa época era algo totalmente secreto, ahora muchos creen que esta división era algo más que una simple medida administrativa, ya que cada regimiento contenía un código de "semilla genética" procedente de un Primarca progenitor distinto. Esto manifestaba su influencia a menudo en formas sutiles e inesperadas, sobre todo en la psicología del guerrero potenciado. Con los Regimientos expandiéndose rápidamente con la introducción de nuevos reclutas procedentes de las áreas de Terra que ya se habían unido a la causa del Emperador, los nuevos guerreros eclipsaron y reemplazaron pronto a los poderosos pero menos disciplinados y más inestables Guerreros del Trueno, y las victorias se sucedieron velozmente. Con el tiempo los Regimientos se convirtieron en Legiones, a medida que el Emperador reclutaba hombres de entre las tribus recién conquistadas de la Vieja Tierra, y los centenares se convirtieron en decenas de miles en poco tiempo. Estas tropas sobrehumanas dominaron las Guerras de Unificación, derrotando fácilmente a todos sus oponentes terranos y forzando a los Tecnosacerdotes de Marte a pedir la paz. Luchaban con un fanatismo justiciero y fueron ellos quienes se refirieron por primera vez a su misión como una "cruzada", y gracias a sus esfuerzos la Tierra quedó unida bajo el poder de un solo hombre por primera vez en incontables milenios.

Cruzada y expansiónEditar

La unidad del Sistema Solar bajo la égida del Emperador fue el segundo gran catalizador para la expansión tanto en número como en capacidades de las que ahora empezaban a ser conocidas como las Legiones de Marines Espaciales, y confirmó su destino como la principal fuerza de combate con la que el Emperador liberaría a la galaxia de la depredación del alienígena y de la maldad de la superstición y la opresión. Que haya un lazo tan fuerte entre los Primarcas y sus Legiones sugiere que fueron cruciales en la invención de los Marines Espaciales. Ciertamente, los Marines Espaciales comparten material genético y algunos rasgos físicos y mentales con su Primarca. Tan fuerte es esta conexión que en cuanto los Primarcas fueron recuperados uno por uno, se convirtieron en los líderes naturales y obvios de la Legión con la que tanto tenían en común. En muchos casos el mundo adoptivo del Primarca se convirtió en la nueva base de operaciones para su Legión, y a partir de entonces fue conocido como el mundo natal de la Legión y el Primarca reclutó leales seguidores de entre su pueblo para integrarlos en las filas de su Legión, mientras que otros recibieron derechos para obtener sangre fresca de mundos belicosos adecuados que eran liberados con el avance de la Gran Cruzada.

Esto sirvió de hecho para acabar con una inminente crisis que apenas era conocida en la época fuera de los elevados puestos del Consejo de Guerra: la decreciente estabilidad de la propia semilla genética debida a su uso excesivo y la creciente necesidad de números cada vez mayores de Marines Espaciales listos para el combate. Este fue un problema que solo empeoró a medida que la Gran Cruzada avanzaba y penetraba más en las profundidades de la galaxia. Las fuerzas ya no podían ser concentradas tan fácilmente como antes, y el desgaste se cobró un alto coste cuando los años de combate casi constante se convirtieron en décadas. Frenar el paso del avance de la Cruzada simplemente no era una opción para el Emperador, así que se hacían necesarios más Marines Espaciales, y más rápidamente que nunca. Un cónclave secreto de forjadores genéticos bajo la supervisión directa del Emperador planteó la solución que se conoció como el Teorema de Grabiya, que demostraba que el código genético de un Primarca podía ser usado para estabilizar y expandir las reservas de semilla genética con lo que se esperaba que solo fuese una "mínima desviación". Junto a esto se pusieron en práctica técnicas de cultivo acelerado de genes que previamente no estaban disponibles, reduciendo el tiempo necesario para crear un Marine Espacial listo para el combate a un solo año en algunos casos. Posteriormente se descubrió que estas técnicas genéticas aceleradas, combinadas con unas técnicas de psicoadoctrinamiento inexistentes, inadecuadas o excesivamente forzosas, tenían fallos fundamentales que no habían sido vistos. Muchos han llegado a pensar que el ansia por aumentar las Legiones a gran velocidad tuvo un papel principal en la degradación de la cordura y la composición fisiológica de algunas Legiones y pavimentó el camino hacia el horror que habría de llegar.

Las Legiones GrisesEditar

Los primeros guerreros de las Legiones Astartes iban a la guerra con armaduras grises, sin ningún adorno excepto por el símbolo del relámpago del Emperador. La armadura que vestían no era nueva, sino la misma servoarmadura parcial que había evolucionado en la Vieja Tierra y que era vestida por las élites tanto de los ejércitos del Emperador como de las tribus tecnobárbaras que habían luchado contra él. Parte de estas "Armaduras Trueno", llamadas así por los Guerreros Trueno que precedieron a los Astartes, fueron forjadas de nueva cuña, pero los armeros del Emperador tomaron o canibalizaron muchas otras de los arsenales y los cadáveres de los enemigos conquistados. Como queriendo marcar una diferencia respecto a las guerras del pasado, la armadura fue pintada de un gris tormentoso, y solo portaba las marcas del rayo y el trueno de la Unidad imperial. Con el tiempo las Legiones obtuvieron sus propias marcas de distinción y carácter, y los nombres (dados por el Emperador en algunos casos) llegaron a sustituir a los números, con muchas Compañías de Marines Espaciales intentando distinguirse entre sus Legiones hermanas. Los honores de batalla se acumularon y el efecto del carácter de cada Legión los transformó, de forma que cuando las Legiones se expandieron para conquistar la galaxia, el gris tormentoso se convirtió en granito, plata, viridián, hierro, negro, oro, océano, ceniza o hielo, y cuando llegó el Triunfo de Ullanor, las Legiones grises de la unidad se habían ido, perdidas en la Historia.

DescripciónEditar

Una Legión de Marines Espaciales era una fuerza de primera línea de infantería de choque compuesta por decenas de miles (y en algunos casos muchísimos más) de superguerreros bioquímica y quirúrgicamente potenciados, armados y equipados con el mejor armamento que el Imperio podía proporcionarles. Cada miembro de las Legiones Astartes valía por muchos más soldados normales; todos y cada uno de ellos eran máquinas de matar: incansables, más rápidos, más fuertes, más valientes, más disciplinados, con una vista más clara y más letales que cualquier soldado humano no potenciado, sin importar su habilidad o experiencia. Reunidos y disciplinadamente ordenados, el potencial del Legionario individual se multiplicaba a niveles increíbles, y una fuerza de unos centenares podía someter una ciudad en cuestión de horas. Miles de ellos podían conquistar un planeta en días, y decenas e incluso centenares de miles de Astartes desplegados al mismo tiempo podían reducir civilizaciones enteras a polvo y recuerdos en no más tiempo que el necesario para que Terra complete su rumbo en torno al Sol.

Fundada entre el derramamiento de sangre de las Guerras de Unificación de Terra que llevaron al Emperador a dominar la cuna de la Humanidad, la formación militar original de las Legiones fue la división de veinte unidades numeradas de guerreros potenciados, organizados mayormente según el patrón de los Regimientos del Trueno que les precedieron y a los que acabarían por reemplazar por completo. Mucha de la disciplina y la organización de las tempranas Legiones debía mucho a los antiguos y probados patrones terranos de estrategia, jerarquía y función, recogidos en los reverenciados textos de los Principia Belicosa de Roma y el fragmentario Nuevo Modelo de Krom que habían sobrevivido en las manos de los tiranos de la Vieja Tierra a lo largo de sangrientas generaciones. A estos venerables tratados el Emperador y sus comandantes añadieron su propio genio y crearon un marco robusto pero adaptable que destacaba las cualidades fundamentales y las capacidades sobrehumanas de los Legionarios. La cadena de mando era simple y directa, y los oficiales de la Legión, de por sí guerreros poderosos, les dirigían a la batalla en persona como había sido desde antiguo la costumbre de las tribus tecnobárbaras de la Antigua Tierra. La batalla siempre era llevada al enemigo, pues derrotarlo no era suficiente para las Legiones Astartes, sino que solo su absoluta destrucción era una victoria. Esta fría lógica, combinada con su inhumana fuerza y apariencia, y el puro horror que inspiraban tanto en amigos como en enemigos, les daría uno de sus apelativos más tempranos y quizá el más apropiado: los "Ángeles de la Muerte". Sería un nombre que se ganarían una y otra vez.

De estas veinte Legiones, que se expandían constantemente con el tiempo, dieciocho sobrevivirían hasta convertirse en vastas fuerzas al final de la Gran Cruzada. De aquellas que no lo lograron, no se sabe nada con seguridad. Cada Legión había crecido hasta ser una poderosa fuerza militar por derecho propio, con su propia flota de apoyo para viajar por las estrellas, y con varias veces su número en sirvientes, colaboradores y auxiliares que vivían y morían a voluntad de sus comandantes y su Primarca. En conjunto, las dieciocho Legiones representaban una fuerza sin igual ni rival en la galaxia.

Integración y desarrolloEditar

Las Legiones de la Gran Cruzada eran una fusión de naturalezas duales. Por un lado, eran el producto de la conquista de Terra y el Sistema Solar por el Emperador. Formadas por reclutas terranos y moldeados por las guerras del naciente Imperio, estas Legiones tenían un cierto carácter común. Un sentido de unidad y un lazo casi familiar se extendía entre sus filas. Dado que todos procedían de la primera generación, habían nacido en Terra y compartían la impronta de su forja genética y de su belicosa historia, no sorprende que los miembros de las Legiones se tratasen entre sí como parientes, como hermanos. El entrenamiento, el adoctrinamiento y la experiencia compartida de la batalla reforzaban esta creencia dentro de las Legiones Astartes de que todos eran una familia nacida en la cuna de la guerra. Este lazo de hermandad sobreviviría mientras el Imperio crecía, pero quizá nunca fue tan fuerte como cuando las Legiones empezaron a conquistar bajo el Sol terrano.

La segunda faceta de las Legiones era la de los pueblos y culturas que habían florecido bajo estrellas diferentes. Cuando la guerra para unificar Terra se convirtió en una cruzada para conquistar la galaxia, las Legiones crecieron. Las bajas debían ser cubiertas, y a medida que las guerras aumentaban de escala, también lo hizo el número de pérdidas y el número de reclutas necesarios para ocupar los puestos de los caídos. Inicialmente se hicieron levas de Luna, las estaciones de Saturno, los Mundos Proximales y docenas más del cercano Segmentum Solar, alimentando la necesidad de guerreros de las Legiones. Mientras esto ocurría, los cimientos terranos de cada Legión empezaron a diluirse, pero nunca fueron eliminados, pues las tribus y culturas guerreras de la Antigua Tierra eran muchas, y su entrega a la Gran Cruzada, resuelta.

Con el hallazgo de los Primarcas y en muchos casos la concesión de nuevos mundos natales como feudos a las Legiones (muy a menudo los planetas en los que se había hallado a sus respectivos nuevos señores), se produjo un profundo cambio en el carácter de la Legión. Algunas alteraciones fueron artificiales: una forma de hablar, un cambio en las tácticas de combate cerrado, tradiciones marciales y añadidos autorizados a la iconografía e incluso al lenguaje. Pero para otras el cambio resultaría dramático, con paradigmas culturales, tradicionales e incluso ideológicos sobrescribiendo por completo lo anterior, como en las Legiones que se conocerían como los Lobos Espaciales y los Ángeles Oscuros, por ejemplo. En muchos casos la marca de la Legión y de la voluntad de su Primarca sobre sus reclutas llegaría a superar casi por completo las diferencias de sangre y nacimiento. Hacia la mitad del segundo siglo de la Gran Cruzada, los efectos generados por estos cambios dentro de las Legiones habían dado lugar a una amplia disparidad entre ellas. La seña externa de esto fue el desarrollo de un carácter distintivo que hizo que los patrones militares originales terranos a los que se habían atenido al principio hubiesen quedado prácticamente abandonados o tan diluidos y modificados que eran casi irreconocibles en algunos casos. Por supuesto, hubo excepciones completas o parciales, como puede verse en las Legiones de los Ultramarines y los Guerreros de Hierro, que complementaron más que abandonaron su organización previa, mientras que a otras como los Cicatrices Blancas los estrictos Principia Belicosa no podían serles aplicados ni siquiera nominalmente. Algunos citaron esta creciente idiosincrasia en retrospectiva como la semilla de la división, de un sentido de insularidad y de "otredad" que crecía entre todas las Legiones. Esto solo alimentó las rivalidades y disputas que habían empezado a emerger bajo la superficie de la Gran Cruzada, tanto entre los Primarcas como entre las Legiones, y que serían aprovechados después por Horus y su herética conspiración, además de dejarles abiertos a la introducción de las estructuras de culto de las Logias Guerreras davinitas en aquellas que él favorecía, permitiendo así que entrase en ellas la mancha de la Disformidad que las contaminaría.

Número de LegionariosEditar

Las Legiones eran ejércitos inmensos, y el tamaño de cada una podía variar tremendamente. Nunca se logró alcanzar y mantener un número preciso en todas las Legiones. Incluso durante la Gran Cruzada, algunas de ellas eran muy numerosas, mientras que otras no. Los números variaban dependiendo de los nuevos reclutamientos, las pérdidas en combate, la disponibilidad de reclutas potenciales y la capacidad administrativa de cada Primarca y de sus oficiales.

La Legión más numerosa era la de los Ultramarines, mientras que los Mil Hijos (debido a una epidemia de mutaciones y desarrollo de poderes psíquicos descontrolados) y los Hijos del Emperador (debido a que las muestras genéticas de Fulgrim se habían perdido, y por tanto hasta que el Primarca no fue hallado no fue posible recuperar un nivel aceptable de tropas) eran las más pequeñas.

EstructuraEditar

Cuando estalló la Herejía de Horus, la estructura de mando y la organización de cada Legión era a menudo más un reflejo del carácter y las preferencias del Primarca y su cultura que un decreto formal. Aunque algunas formaciones y rasgos eran comunes, como resultado de asuntos prácticos como el despliegue y la logística, su organización y uso estaban lejos de estar estandarizados. Podemos hablar de Grandes Compañías, Regimientos, Capítulos, Batallones, Cohortes, Demicapítulos, Compañías, escuadras y Manípulos, pero estos eran tanto términos de conveniencia para la clasificación externa como realidades durante la Gran Cruzada. Más a menudo, la realidad práctica de su disposición variaría aún más, ya que la terminología usada dentro de las diferentes Legiones para rangos y especializaciones equivalentes portaba la marca del carácter de la Legión antes que la del deseo de los administradores centrales de una nomenclatura común. En algunos casos esta discrepancia aumentó cuando los lenguajes locales como el fenrisiano o el khal'd llegaron a reemplazar al terrano imperial. Con estas cuestiones en mente, los siguientes apartados describen la base estructural general y más común de una Legión (así como los términos de rango más habituales) en la segunda mitad de la Gran Cruzada.

Mando de la LegiónEditar

  • Pretorado o Ancianos de la Legión - Cuerpo de Oficiales Superiores.
  • Vexillarius - Portaestandartes de la Legión, Subalternos y Palafreneros.
  • Guardia de Honor - Formaciones de guardaespaldas pretorianos, diferentes en cada Legión.

CapítulosEditar

Cada Legión se componía de varios Capítulos de aproximadamente 1000 Legionarios, aunque con el tiempo y a medida que las Legiones crecían esto fue variando y modificándose. Estos Capítulos recibían diversos nombres: Grandes Compañías, Mileniales...

Los mandos del Capítulo se componían de:

  • Cónsules del Capítulo - Especialistas y consejeros veteranos del Lord Comandante.
  • Vexillarius del Capítulo - Portaestandartes del Capítulo, Subalternos y Palafreneros.

BatallonesEditar

Cada Capítulo se dividía a su vez en dos Batallones, compuestos cada uno de unos 500 hombres y de diversos especialistas y personal de apoyo.

Los mandos del Batallón se componían de:

  • Cónsules del Batallón - Especialistas y consejeros veteranos.
  • Vexillarius del Batallón - Portaestandartes, Subalternos y Palafreneros.

CompañíasEditar

Nominalmente, cada Batallón contaba con cinco Compañías (llamadas alternativamente Manípulos, Bandas, Hermandades, etc.), cada una de cien Legionarios. La 1ª Compañía estaba formada por Veteranos y otras unidades de élite, la 2ª, 3ª y 4ª eran Compañías de línea y la 5ª se componía enteramente de tropas especializadas, como unidades dedicadas al asalto, a la incursión o a misiones de destrucción. Sin embargo, en la práctica muchas Legiones excedían esto con regularidad, manteniendo Batallones de siete o diez Compañías, las cuales a su vez también variaban de tamaño.

Los mandos de la Compañía se componían de:

  • Portaestandarte de la Compañía.
  • Tenientes (1º-3º; también llamados Dominar, Líderes de Manada, Jefes, Decuriones...) - Los oficiales de menor rango de la Legión. En algunas Legiones, la posición numérica dentro de la Legión indicaba mayor o menor veteranía, o una función ritual, con títulos variables. Cada uno dirigía a dos Escuadras Tácticas (de 10-20 Marines Espaciales) y a una Escuadra de Apoyo (de 5-10 Astartes).

RecursosEditar

De la LegiónEditar

  • Dominios planetarios.
  • Naves Capitales.
  • Escuadrones de Escolta Secundarios.
  • Armourium de la Legión.
  • Librarus de la Legión (en caso de haberlo).
  • Fuerzas Auxiliares (no-Astartes).
  • Cuerpos de Apoyo de la Legión (Avitualladores, Comisaría, Siervos, trabajadores forzosos, Servidores, etc.).

Del CapítuloEditar

  • Naves de Asalto Planetario y de Desembarco.
  • Escuadrones de Escolta.
  • Escuadrones de Cañoneras.
  • Armourium del Capítulo.
  • Divisiones Acorazadas del Capítulo.

Del BatallónEditar

  • Escuadrones de Cañoneras Ligeras.
  • Destacamentos de Artillería de Apoyo.

De la CompañíaEditar

  • Escuadras asignadas de Veteranos o Especialistas (tamaño variado).
  • Cañoneras.
  • Destacamentos de Tanques.
  • Baterías de Armas de Apoyo.

Las dos Legiones desconocidasEditar

Artículo principal: El misterio de las Legiones Perdidas.

Mientras que las nueve Legiones declaradas "Excommunicate Traitoris" son conocidas en el Imperio como las Legiones Traidoras, de las Legiones II y XI no se conserva ningún dato, incluyendo qué bando escogieron durante la Herejía de Horus o si llegaron a participar en ella. Del mismo modo, la historia de los Ángeles Oscuros solo es conocida por ellos mismos, y quizás, por el mismo Emperador. Así que, excluyendo el papel de los Ángeles Oscuros, sabemos que al menos nueve Legiones, o como máximo once, se pusieron de parte de Horus en su rebelión.

Las novelas escritas recientemente indican que las dos Legiones desconocidas se perdieron antes de la Herejía, llamándolas "los olvidados" y "los purgados". Los miembros de la Legión de los Portadores de la Palabra rumoreaban que los Astartes de al menos una de esas dos Legiones habían sido absorbidos por los Ultramarines después de que sus Primarcas hubieran sido "olvidados". Los Primarcas hicieron un juramento de silencio acerca de los nombres de sus dos hermanos perdidos. Lorgar lamentaba profundamente la pérdida de esas dos Legiones.

La Segunda FundaciónEditar

"Las Legiones fueron desarticuladas para que ningún hombre pudiera obtener ese tipo de poder de nuevo"
Boreas, Capellán Interrogador de los Ángeles Oscuros

Las Legiones Astartes que se mantuvieron leales fueron posteriormente reorganizadas por el Codex Astartes, y divididas en Capítulos de 1000 Marines Espaciales cada uno, en lo que se llamó la Segunda Fundación.

Sólo uno de estos Capítulos retuvo el nombre, las tradiciones, el mundo natal y la identidad original de la Legión de origen, mientras que los demás recibieron parte de la semilla genética de la Legión, nuevos nombres y nuevos planetas donde establecerse, y con el tiempo desarrollaron sus propias tradiciones e identidades. Estos Capítulos son conocidos como "Capítulos Sucesores", un título que no se otorga a ningún otro fundado posteriormente.

Actualmente, casi tres quintas partes del Adeptus Astartes descienden de los Ultramarines, ya sea directamente o a partir de sus Capítulos Sucesores. Muchos registros se han perdido con el tiempo, de forma que muchos Capítulos desconocen de qué Primarca desciende su semilla genética.

Los Caballeros Grises son una excepción, ya que fueron creados poco antes de la Segunda Fundación y el origen de su semilla es secreto (aparentemente, fue creada por la combinación de las de los supervivientes leales de la Eisenstein, provenientes de los Lobos Lunares y la Guardia de la Muerte).

Las Legiones de Marines Espaciales del CaosEditar

Técnicamente hablando, las Legiones de los Marines Espaciales del Caos, también llamadas Legiones Traidoras, son las únicas Legiones que siguen en activo como tales. Sin embargo, en realidad están divididas en diversos grados y actualmente funcionan como partidas de guerra de distinto tamaño que siguen a Campeones del Caos rivales entre sí. En ocasiones, un Campeón del Caos muy exitoso, como Abaddon el Saqueador, es capaz de reunir de nuevo a estas Legiones Traidoras y lanzarlas en contra de la Galaxia.

Lista de Legiones de Marines EspacialesEditar

Las Legiones Astartes de la Gran Cruzada
Número Nombre Nombre original Primarca Mundo Natal Lealtad Capítulos Sucesores

Otros descendientes

I Ángeles Oscuros Los Primeros Lion El'Jonson Caliban Leal Ángeles de Absolución

, Ángeles de Redención, Ángeles Vengadores

Ángeles de Condenación

, Consagradores, Guardianes del Cónclave, Discípulos de Caliban

II Desconocida; todos los archivos fueron borrados en la Herejía de Horus
III Hijos del Emperador Desconocido Fulgrim Chemos Traidora Excommunicate Traitoris La Horda Perfecta
IV Guerreros de Hierro Desconocido Perturabo Olympia Traidora Excommunicate Traitoris No tiene
V Cicatrices Blancas Desconocido Jaghatai Khan Mundus Planus Leal Merodeadores, Indómitos, Destructores, Señores de la Tormenta Garras Astrales, Garras de Tigre
VI Lobos Espaciales Desconocido Leman Russ Fenris Leal Hermanos de Manada No tiene
VII Puños Imperiales Desconocido Rogal Dorn Terra (1) Leal Puños Carmesíes, Templarios Negros, Bebedores de Almas Ejecutores
VIII Amos de la Noche Desconocido Konrad Curze, el Acechante Nocturno Nostramo Traidora Excommunicate Traitoris No tiene
IX Ángeles Sangrientos Desconocido Sanguinius, el Ángel Baal Leal Ángeles Encarnados, Ángeles Sanguinarios, Ángeles Bermellón, Desgarradores de Carne, Bebedores de Sangre Devoradores de Carne, Lamentadores, Espadas Sangrientas
X Manos de Hierro Desconocido Ferrus Manus Medusa Leal Garras Negras, Garras de Bronce Hijos de Medusa, Confesores de Acero
XI Desconocida; todos los archivos fueron borrados en la Herejía de Horus
XII Devoradores de Mundos Perros de la Guerra Angron, el Ángel Rojo Desconocido Traidora Excommunicate Traitoris No tiene
XIII Ultramarines Desconocido Roboute Guilliman Macragge Leal Novamarines, Patriarcas de Ulixis, Cónsules Blancos, Cónsules Negros, Libadores, Pretores de Orfeo, Inceptores, Capítulo Génesis, Mortificadores Aprox. el 60% de los Capítulos existentes
XIV Guardia de la Muerte Incursores del Crepúsculo Mortarion Barbarus Traidora Excommunicate Traitoris Señores de la Descomposición
XV Mil Hijos Desconocido Magnus el Rojo Prospero Traidora Excommunicate Traitoris No tiene
XVI Hijos de Horus (2) Lobos Lunares Horus, Señor de la Guerra Cthonia Traidora Excommunicate Traitoris No tiene
XVII Portadores de la Palabra Heraldos Imperiales Lorgar Colchis Traidora Excommunicate Traitoris No tiene
XVIII Salamandras Desconocido Vulkan Nocturne Leal No se conocen Posiblemente, Dragones Negros y Gigantes de las Tormentas
XIX Guardia del Cuervo Desconocido Corax Deliverance Leal Guardia Negra, Vilipendiadores, Aves de Presa No se conocen
XX Legión Alfa Desconocido Alpharius Omegon Desconocido Traidora Excommunicate Traitoris No tiene

1 - Terra es oficialmente el planeta natal de los Puños Imperiales, pero de facto, su base es la Phalanx.

2 - Luego rebautizados como Legión Negra.

GaleríaEditar

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Codex: Marines Espaciales (4ª Edición).
  • Codex: Ángeles Oscuros (4ª Edición).
  • Codex: Templarios Negros (4ª Edición).
  • Codex: Ultramarines (2ª Edición): "De las Legiones numeradas II y XI nada está registrado, pero parece probable que también lucharan por Horus, al menos al principio de la Herejía."
  • White Dwarf nº 273 (Edición inglesa).
  • The Horus Heresy I.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar