Fandom

Wikihammer 40k

Lautaro, Noveno Capitán (No Oficial)

7.597páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bigotes 2.jpg El Hermano Bigotes de los Martillos de Wikia protege este artículo y a toda la Wiki.

¡Este artículo es para los editores! ¿Cómo es que aún no eres uno de ellos?

¡Regístrate YA!

Lautaro
No se conservan pictocapturas
Capitán y Señor de las Reliquias
9ª Compañía
Predecesor Syrio
Origen Quimatlán
Especialidad Artillería y maniobras mecanizadas

Lautaro es el Capitán de la 9ª Compañía de Reserva de Devastadores de los Martillos de Wikia, y el Señor de las Reliquias del Capítulo. Lautaro fue reclutado en el planeta Nyumba, y se ha convertido en uno de los grandes héroes del Capítulo.

HistoriaEditar

Originario del pequeño clan quimateca de los Mapchúes, que traducido al Gótico Imperial significa "Gente de la Tierra", Lautaro aprendió desde que tenía uso de conciencia a sobrevivir a los peligros de la jungla de Quimatlán, que iban desde monstruosas bestias carnívoras hasta pequeñas y bellas flores que con el más mísero roce liberaban una toxina capaz de matar a un hombre robusto en cuestión de segundos. Lautaro mostró ser un chico fuerte y resistente, además de un excelente estratega. Con solo siete años, ayudó a planear la captura de un flazar, un pájaro enorme y muy escurridizo del que se podía obtener gran cantidad de jugosa carne y plumas para decorar sus armas. Lautaro se convirtió en un chico respetado por los demás niños de su poblado, pidiéndole fuera el que los dirigiese cada vez que se internaban en la jungla. Lautaro era ágil y rápido, trepando rápidamente a las copas de los árboles y esperando pacientemente a su objetivo hasta que se abalanzaba sobre este.

Cuando cumplió la decena de años, unos lalchúes ("Gente de Metal") llegaron al poblado. Estos no eran otros que los Martillos de Wikia, que cada cierto tiempo visitaban los distintos poblados quimatecas para conseguir reclutas. Los Sargentos Reclutadores hicieron a los chicos realizar distintas pruebas de habilidad, valor y destreza. Lautaro fue elegido el primero y llevado a la Thunderhawk que lo llevaría a una fragata de los Martillos de Wikia. Lautaro pasó sin problemas el Juicio por el Fuego, demostrando las increíbles habilidades que había desarrollado en su juventud. Como todos los aspirantes antes que él, Lautaro llegó al Sello Eterno. Allí sintió que ese era el verdadero hogar que desde que recordaba estaba esperando. Había nacido para la batalla y con los Martillos de Wikia sería capaz de alcanzar todo su potencial.

Lautaro se exigió a sí mismo un duro entrenamiento físico que podía llegar a durar más de cinco horas diarias. Todos los días se levantaba muy temprano y tras los juramentos al Emperador, se desplazaba a las distintas salas de entrenamiento. Allí se pasaba horas escalando, corriendo y usando todo tipo de armas. Los Martillos de Wikia se quedaron maravillados con la actitud de Lautaro y muchos estaban dispuestos a ayudarle con lo que necesitase. Pero Lautaro no olvidaba sus estudios. Él sabía que comprender a un enemigo era una gran baza a su favor y cuando no estaba entrenando, se pasaba muchas horas en las bibliotecas, consultando inmensos volúmenes y preguntando a los auxiliares. Por último, Lautaro se dedicó a que todo su grupo de entrenamiento se mantuviera fuertemente unido, ya que así serían más fuertes. Esto hizo que sus camaradas lo viesen como su "líder personal".

Lautaro pasó poco tiempo como Explorador y entró en una Escuadra de Devastadores. Allí obedeció las órdenes de su Sargento, pero este vio que el armamento pesado y la estaticidad no eran lo suyo. Le recomendó trasladarse a una Escuadra de Asalto y con sus nuevos compañeros volvió a retomar sus capacidades de combate. Con un propulsor de salto a la espalda, Lautaro recordó cómo saltaba desde los árboles hacia su presa. Pasó muchos años combatiendo valientemente con su escuadra, y cada vez que volvía al Sello Eterno, continuaba con su duro y solitario entrenamiento. Lautaro continuó siendo un gran estratega, y a la muerte de su Sargento, fue él quien lo sustituyó. Durante su mandato en la Escuadra de Asalto, Lautaro se especializó en ataques relámpago desde las sombras. Durante la Campaña de Rartha, los Orkos aprendieron a temer el nombre de Lautaro. El Sargento esperaba pacientemente en un lugar elevado a que su enemigo apareciese, y con un gesto de su brazo, los diez Marines Espaciales se abalanzaban sobre su objetivo, matando a los pielesverdes con inaudita precisión antes de desvanecerse de nuevo entre los tupidos árboles de la selva planetaria. Los años continuaron pasando y Lautaro siguió haciéndose más famoso e importante, llegando a dirigir una escuadra de Veteranos en la 1ª Compañía. Durante el Cisma de Wikia, además de continuar su exigente entrenamiento y su estudio de las tácticas, Lautaro empezó a entrenar nuevos reclutas, para que más adelante se convirtiesen en Marines Espaciales habilidosos en el asalto como él.

Cuando se dio por muerta a la 9ª Compañía de Devastadores, que había desaparecido junto al Señor de la Santidad Raum, Lord Eledan, Señor del Capítulo de los Martillos de Wikia, se acercó a los aposentos de Lautaro y le dijo que había pensado en él para suceder al desaparecido Capitán y refundar la Compañía de Reserva: era un hombre capacitado y respetado por todos, con una gran mente táctica y una gran habilidad para golpear al enemigo del modo adecuado en el momento correcto. Tras varias noches de reflexión, Lautaro aceptó renunciar a su propulsor de salto y tomar el mando de los Devastadores, y el Círculo Interior del Capítulo hizo oficial su nuevo cargo. El recién nombrado Capitán fue hasta el Arsenal, donde Sven Sannlar, el Señor de la Forja, le dio gustoso un equipo nuevo. Ahora llevaba una armadura artesanal, una espada de energía y un poderoso rifle grav, capaz de inutilizar a sus enemigos más blindados, pero eso no hizo que renunciase a lanzarse para destrozar al enemigo en movimiento: en calidad de Señor de las Reliquias, convenció a Sannlar de que le cediese un Tanque de Batalla Sicaran, una preciada reliquia de la Herejía de Horus, como transporte personal desde el que dirigir las batallas entre tanques del Capítulo y controlar el despliegue en Rhinos, Stormravens y Thunderhawks de sus Escuadras de Devastadores para conseguir el despliegue óptimo y destrozar a sus enemigos con los disparos de sus hombres.

Como Capitán, Lautaro ha llevado a su Compañía a lo largo y ancho de la Galaxia, combatiendo con los enemigos que le ordenaban y prestando su apoyo estratégico a los demás Comandantes del Capítulo. Lautaro es un hombre sereno, que se irrita con dificultad y al que no le importa esperar horas a su enemigo, pues sabe que al final acabará acribillado por sus cañones. En sus momentos de retiro, piensa e imagina las tácticas que va a usar en la siguiente batalla. Pero cuando su enemigo aparece, Lautaro se convierte en un hombre letal y despiadado. Saltando sobre su enemigo con el motor de su Sicaran rugiendo, arrambla con todos los obstáculos a su paso mientras bombardea a todos los desdichados que le rodean.

Las habilidades de Lautaro han servido durante al Capítulo durante décadas. Su genio táctico y su destreza en la guerra han inclinado la balanza en muchas batallas del lado de los Martillos de Wikia, con las que se han podido ganar guerras que se creían perdidas. La mayor victoria del Lautaro fue contra las fuerzas del Caos en el mundo perdido de Isthonia. En Isthonia, Lautaro hizo frente junto con Kelbor Hal, el penúltimo Señor de la Santidad, a una horda de cultistas del Caos furiosos que abrieron un portal a la Disformidad del que emergieron una gran cantidad de Demonios. Los dos líderes resistieron con sus hombres a las oleadas de enemigos con determinación hasta que llegaron los refuerzos. En el asalto final, mientras Kelbor Hal destruía el portal, Lautaro se enfrentó a un Guardián de los Secretos, derrotándolo él solo en combate singular.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar