Fandom

Wikihammer 40k

Kyril Sindermann

7.591páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mecanicus.png

El Adepto Sabiondus, mascota del Imperio del Hombre, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Kyril Sindermann era el Iterador Principal de la Sexagésimo tercera flota expedicionaria durante los últimos tiempos de la Gran Cruzada. Era un orador de gran talento, un maestro de la retórica y un convencido defensor de los ideales que el Emperador había impuesto a la sociedad secular del Imperio.

Era un hombre ya mayor durante la conquista del planeta 63/19, y con el paso de los años se fue quedando más y más delgado hasta ser poco más que un montón de huesos bajo una túnica, como Garro le describe.

BiografiaEditar

Sindermann fue el pupilo más aventajado del Iterador Evander Tobías, el cual había instruido a los primeros iteradores y que había sido destinado como Iterador Principal en la flota del Señor de la Guerra. Cuando su voz fue mermada por un cáncer de laringe, Tobías recomendó a Sindermann para ocupar su plaza.

Sindermann estableció un fuerte vínculo con el Capitán de los Lobos Lunares Garviel Loken, el cual le tomó como mentor en el estudio de la historia de la vieja Terra y frecuentemente Sindermann le ofrecía al joven guerrero Astartes grandes tomos de la biblioteca de la nave insignia para leer como parte de su educación dentro de la “Verdad Imperial”.

Evolución de sus creenciasEditar

Pre herejia Euphrati Keeler expulsa demonios.jpeg

Euphrati Keeler expulsa al demonio de vuelta la disformidad

Durante la pacificación de Sesenta y tres Diecinueve, Sindermann y otros rememoradores de la flota fueron atacados por un demonio enloquecido del Caos que había poseído a un oficial de los Lobos Lunares llamado Xavyer Jubal. Este evento traumático provocó que Sindermann se empezase a cuestionar sus creencias seculares y el porqué de que el Emperador negase insistentemente la existencia de dichas entidades demoníacas. Durante meses Sindermann buscó las respuestas en las vastas bibliotecas del Espíritu Vengativo.

Hablando con Euphrati Keeler otra de los testigos de la posesión de Jubal, Sindermann intentó utilizar fragmentos de texto e imágenes recogidos por rememoradores para decodificar secciones del infame Libro de Lorgar; mientras recitaba fragmentos de la escritura, provocó inadvertidamente la entrada a la realidad de un fiero demonio procedente del Empíreo que empezó a destruirlo todo en el recinto de la biblioteca. Sindermann fue salvado por la pía acción de Keeler, que con una fe ciega en la supuesta influencia divina del Emperador consiguió exorcizar al demonio y mandarlo de nuevo al Empíreo antes de caer en coma.

Este hecho puso todavía más a prueba las creencias de Sindermann sobre la Verdad Imperial, hasta que llegó el punto en que ya no podía creer en ellas. Había visto demasiadas pruebas que indicaban que las antiguas religiones y sectas de hecho estaban basadas en problemas y situaciones que escapaban a su control o explicación y que por tanto se basaban en seres superiores para protegerse. De este modo, Sindermann aceptó al Emperador como su salvador en vez de como a su gobernante.

A partir de ahí, convirtió la labor de proteger a Keeler, "La Santa", y se convirtió en su principal apóstol.

Destino FinalEditar

Durante la batalla de Isstvan III, Sindermann escapó del Espíritu Vengativo junto a Keeler y a Mersadie Oliton con la ayuda del Capitán Iacton Qruze de los Lobos Lunares. Embarcaron en la fragata Eisenstein, gobernada por Marines espaciales lealistas de la Guardia de la Muerte y escaparon del Sistema Isstvan.

Nathaniel Garro, capitán de la Guardia de la Muerte al mando de la Eisenstein, les protegió de todas las desventuras de la huída hasta que la Phalanx les recogió y les llevó a Luna.

Allí, las Hermanas del Silencio, mujeres con el Gen Paria encargadas de estudiar y vigilar todo lo psíquico, arrestaron a Keeler debido a sus anormales capacidades, y Sindermann y Mersadie Oliton se negaron a abandonarla.

No se sabe nada más de Kyril Sinderman tras su deseo voluntario de seguir a Keeler en su cautiverio en la Luna; pero la última vez que Garro vió a la Santa, días después de su arresto, ésta se encontraba cansada pero sin muestras de maltrato; por lo que es de suponer que, al menos hasta ese momento, Kyril se encontraba también bien.

En caso de haber conseguido sobrevivir y salir de la Luna antes de la invasión de Horus, es muy probable que se convirtiera en uno de los mayores impulsores de los primeros días del Culto Imperial; pero no pudo durar muchos más años debido a su avanzada edad.

FuentesEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar