Fandom

Wikihammer 40k

Kasper Ansbach Hawser

7.592páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mecanicus.png

El Adepto Sabiondus, mascota del Imperio del Hombre, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.


Lobos Espaciales.png

Kasper Ansbach Hawser, también conocido como Ahmad Ibn Rustah, fue un eminente Conservador y arqueólogo imperial durante la Gran Cruzada

Tras décadas de trabajo para el Conservatorio, viajó a Fenris, en donde fue aceptado por la Legión de Marines Espaciales de los Lobos Espaciales, convirtiéndose posteriormente en un Skjald, un Contador de Historias, de la Legión VI. Jugó un papel crítico en la Gran Herejía, especialmente en la aparición del conflicto entre los Lobos Espaciales y los Mil Hijos ya que, sin que él lo supiera, las fuerzas del Caos le manipularon para exacerbar dichas hostilidades.

HistoriaEditar

NiñezEditar

Hawser nació, probablemente, poco después de las Guerras de Unificación, en un lugar de Terra que no fue ocupado por las fuerzas del Emperador. A la edad de tres años sobrevivió al ataque de unos lobos sufrido por el grupo de refugiados con el que viajaba, pero sus padres, junto con otros muchos refugiados, murieron, dejándole como único superviviente. Un grupo de soldados lo encontró y le llevó hasta el orfanato de una comunidad religiosa, la de los Catéricos.

Allí fue aceptado en una comunidad cuyos miembros adultos estaban entregados a la construcción de una gran ciudad, a la que llamarían Ur, hecha por y para los creyentes. A los niños se les educaba en casa, y colaboraban con la gran obra realizando pequeñas tareas, como el cultivo de plantas.

El Rector Uwe, director del orfanato, lo bautizó como Kasper Hawser, en alusión a la antigua leyenda acerca del famoso "Casper Hauser de Nuremberg".

Kasper pronto comenzó a mostrar su gran inteligencia. Incluso en sus años más jóvenes era mentalmente superior a la mayoría de los niños, más mayores que él. Un rasgo excepcional en él era su fobia a los lobos, desencadenada por la forma en que murieron sus padres. Debido a sus extraordinarias capacidades se ganó el apoyo y la atención personales del Rector Uwe, que fue el que permitió a Kasper abandonar la comunidad en un permiso de viaje de estudios.

Trabajo como arqueólogo: La debacle de BeociaEditar

Tras graduarse con honores en la Universidad de Sardis, Hawser fundó el Proyecto del Conservatorio, un departamento paralelo al Adeptus Administratum para el estudio y conservación de vestigios de la antigüedad de la Humanidad, y ejerció como director varios años.

Con casi treinta años dirigió una misión enviada al corazón de una zona de combate en la que se enfrentaban las fuerzas del Emperador y las de los nobles de la familia Yeselti, que reclamaban para sí la independencia.

Dicha área de combate se encontraba en Beocia, un territorio que se había resistido a la Unificación completa durante bastante tiempo. Aunque reconocían la autoridad del Emperador, los nobles gobernantes de Beocia habían empleado toda clase de engaños y trucos diplomáticos, cuando no amenazas directas, para evitar perder el poder. En una muestra de gran paciencia y benevolencia, el Emperador había permitido que la familia noble que regía en Beocia - los Yeselti - siguiera en el poder durante casi 150 años, esperando que convencerían a los demás de irse integrando poco a poco en los territorios de Terra ya unificados, a su propia velocidad y con la mínima pérdida de dignidad posible.

En lugar de ello, los Yeselti se aferraron a su independencia hasta el punto de que el Ejército Imperial se vio forzado a invadir la provincia, para que después la Legión Astartes de los Mil Hijos aplastara al truculento estado.

La campaña para conquistar la ciudadela de Beocia se prolongó durante seis semanas. En las últimas fases de su resistencia, los defensores rebeldes minaron un masivo complejo de refinerías, cuya destrucción por parte de las fuerzas imperiales causó un incendio que levantó el suficiente hollín y humo carcinogénico como para que la zona quedara cubierta por una mortal niebla. Los humanos no modificados se vieron forzados a vestir equipo de protección corporal completa por ello.

La caída de la ciudadela se asemejó a una ciudad que ardiera por los cuatro costados, iluminando un cielo más oscuro que la mismísima Vieja Noche. La fuerza inicial que fue enviada para reclamar Beocia estaba compuesta solo por fuerzas del Ejército Imperial, de los que solo se recuerda la presencia de los Lanceros de Tupelov al mando de un comandante llamado Selud. Tras seis semanas y la pérdida de las refinerías - ambos fallos garrafales - Selud fue relevado del mando de la campaña, y el control de las operaciones pasó a manos de los Mil Hijos, quienes le darían un final rápido a la situación.

Hawser, junto con otros arqueólogos de la Oficina de Conservación del Consejo de la Unificación, estaba para entonces encargado con la tarea de explorar y registrar el contenido, asegurando los hallazgos, de un templo dedicado a los dioses en una era mucho más supersticiosa, cercano a una de las fortalezas enemigas, y que había sobrevivido a la Era de los Conflictos. Dicho santuario había salido a la luz después de un ataque fallido de artillería, habiéndose tomado la decisión de catalogar el contenido de inmediato. Para ello se asignaron equipos de conservadores a los grupos de ejército, junto con Iteradores, ingenieros, albañiles y otros grupos de trabajadores cuya misión era ayudar a la integración de Beocia en el redil imperial una vez se hubiera conseguido la anexión con éxito.

Allí fue donde se encontró por primera vez con su amigo y compañero Navid Murza quien, al contrario que Hawser, consideraba que no era importante ni categórico salvar todo el templo, sino solo aquello que tuviera cierta importancia o valor relevante. En esa misma misión Hawser tuvo su primer contacto con los Astartes de la XV Legión, quienes les ordenaron evacuar inmediatamente, sin concluir las investigaciones que les habían llevado allí. Ni siquiera las credenciales del Consejo de Unificación pudieron evitar que fueran expulsados del área.

Cuando, dieciséis meses después del final del Conflicto Beocio, los equipos de conservadores e investigadores fueron autorizados a regresar de nuevo al área a continuar con sus investigaciones se encontraron que el templo había desaparecido por completo - no quedaba constancia ni rastro de que ni tan siquiera hubiera existido en primer lugar.

Hawser, a los 75 años, recibió el Prix Daumarl durante el 30º aniversario del Conservatorio, en reconocimiento por su magnífica contribución a la obra del Consejo de Unificación.

El Viaje a FenrisEditar

Su ansia por la documentación histórica le llevó a viajar a Fenris para aprender las costumbres de los Lobos Espaciales. Al poco de llegar al Colmillo, se convirtió en el skjald de la Tra (la 3ª Gran Compañía), aprendiendo poco a poco las historias que los demás soldados le iban relatando. Viajó junto a la Compañía en su lucha contra la Quietud Olámica, en donde pudo contemplar en primera persona a los Lobos Espaciales en batalla.

Posteriormente les acompañó durante la operación de sanción lanzada contra los Mil Hijos, conocida posteriormente como la Batalla de Prospero. Allí descubrió que no había sido nada más que el peón de un Demonio, y que había sido creado específicamente para ser enviado a los Lobos Espaciales y actuar como espía involuntario.

Notas y CuriosidadesEditar

NombreEditar

El nombre del personaje está seguramente inspirado en Caspar Hauser, quien vivió y murió en Ansbach, en Bavaria.

Conflicto con el CanonEditar

La Novela La Quema de Prospero indica que fue Kasper quien cortó el antebrazo de Bjorn durante la Quema de Prospero para prevenir una infección de maleficarum. Dicha reseña contradice otra historia en la que se indica que su mano resultó corrompida por la retroalimentación psíquica provocada por la muerte de un hechicero de los Mil Hijos, y que mientras que la corrupción recorría su brazo, el Jefe Custodio Constantin Valdor se lo cortó, salvando de esta forma la vida de Bjorn.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Alemán y Lexicanum Inglés.

  • La Herejía de Horus: Gran Guía Ilustrada (Libro de Transfondo), por Alan Merret.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar