Fandom

Wikihammer 40k

Kaleb Arin

7.596páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mecanicus.png

El Adepto Sabiondus, mascota del Imperio del Hombre, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Nathaniel Garro.jpg

Nathaniel Garro, amo de Kaleb Arin.

Kaleb Arin fue un sirviente humano de Nathaniel Garro en la nave Resistencia. Antaño había sido un aspirante a la Legión de Marines Espaciales de la Guardia de la Muerte que no logró superar una de las durísimas pruebas (en concreto, en la tercera, una en la que debía soportar gravísimas heridas cortantes sin desangrarse), pero en lugar de ser ejecutado o convertido en servidor, Garro se apiadó de él y pidió que se le pusiese a su servicio.

Era un hombre ya mayor, pero con una vida alargada gracias a diversos tratamientos, y aún ágil. Era muy diligente en su servicio a Garro, y por extensión, a la Legión, era feliz con sus asignaciones y aceptaba de buen grado el lugar que le correspondía, ya que consideraba un honor poder servir a los Astartes, por mucho que le hubiese gustado ser uno de ellos. Respetaba reverencialmente a los Astartes y especialmente al Primarca Mortarion. Reparaba, mantenía y pulía constantemente el Bólter y la servoarmadura de su señor, así como su flamante mandoble de energía, Libertas.

Guardia de la Muerte Esquema Preherejía.jpg

Esquema de la Guardia de la Muerte antes de la Herejía, introducido por su Primarca Mortarion.

También percibió muy pronto el cambio de actitud de los miembros de la Guardia de la Muerte en las últimas décadas antes de la Herejía de Horus.

En los comienzos de la Legión, era habitual que los Marines tuviesen asignado uno o varios sirvientes humanos (no servidores) para que hicieran su voluntad y mantuviesen su equipo de combate a punto. Esto, sin embargo, fue cayendo en desuso, hasta que pocos, si es que quedaba alguno aparte de Garro, mantenían viva esta costumbre. Garro estaba particularmente satisfecto con los servicios de Kaleb.

Precisamente por ser Garro aficionado a las antiguas costumbres, y en parte por la predisposición que sentían hacia aquel algunos Guardias de la Muerte, como por ejemplo Ignatius Grulgor, Kaleb hubo de soportar insultos, desprecios y vejaciones de aquellos que lo equiparaban con un mero servidor biomecánico.

Sin embargo, esta manera de subestimarle hacía posible que circulara por la nave sin llamar la atención, mezclándose con dichos servidores, pero a diferencia de ellos, tenía muy claro lo que veía y oía, y como buen sirviente que era, daba cuenta de ello a Garro si dicha información era relevante. De esta manera descubrió la pertenencia de Meric Voyen, Apotecario de la Guardia de la Muerte, a una de las Logias Guerreras, hecho que llenó de furia a Garro al haber dejado claro que no quería que ninguno de sus subordinados perteneciera a ellas.

Marine guardia de la muerte Grulgor.jpg

Ignatius Grulgor, Comandante Traidor de la Guardia de la Muerte.

Murió durante los hechos acaecidos a bordo de la Eisenstein durante el bombardeo orbital de Isstvan III, ya que cuando descubrió que Ignatius Grulgor estaba cargando proyectiles con el Virus Devorador de Vida, avisó a Nathaniel, quien acudió con refuerzos a la cubierta de armamento y se enfrentó a Grulgor y sus hombres. Desgraciadamente, en el transcurso de la refriega, fue alcanzado tras desviar el Bólter de Grulgor, quien estaba a punto de abrir fuego contra Garro. Uno de los orbes víricos se rompió en el tiroteo y Kaleb, herido de muerte, activó el cierre del compartimento, quedando atrapado en el recinto cuando se cerraron las compuertas para evitar que el virus se extendiese.

Era seguidor del Lectio Divinitatus, llevando consigo unos panfletos de dicho culto y un amuleto al cuello. Todo esto lo mantenía en el mayor de los secretos, ya que no sabía de qué sería capaz su señor si descubría que seguía otra creencia que no fuera la Verdad Imperial. Irónicamente, cuando Garro encontró en sus aposentos los panfletos tras su muerte, empezó a dudar de sus creencias y empezó a pensar en la posibilidad de que todo aquello en lo que había creído era falso.

FuentesEditar

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar