Fandom

Wikihammer 40k

Incursores del Crepúsculo

7.596páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Khorne medio sin fondo.png

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Incursores del Crepúsculo

XiV Legión

Primera Fundación
Antes de la Herejía Tras la Herejía
Incursores del Crepúsculo Emblema.jpg
Deathguard-preheresy.jpg
Detalles
Primarca Desconocido. Señor actual Mortarion (Primarca).
Planeta Natal Terra. Planeta Natal Barbarus.
Fortaleza-Monasterio Desconocida. Fortaleza-Monasterio Acorazado clase Gloriana Resistencia.
Lealtad Emperador. Lealtad Emperador, luego Nurgle.
Especialidad Asaltos al atardecer, guerra de desgaste.. Especialidad Guerra química y biológica..
Nombre anterior XIV Legión.
Grito de Guerra "Somos la voz y el clarín clamante, somos la ruina del tirano y la caída del oponente". Grito de Guerra Desconocido.
Esquema Preherejía Esquema Postherejía
Incursores del Crepúsculo Esquema.jpg Guardia de la Muerte Esquema Preherejía.jpg

Los Incursores del Crepúsculo eran la XIV Legión de Marines Espaciales fundada por el Emperador de la Humanidad en Terra al inicio de la Gran Cruzada en el M31. Después de que el Emperador descubriera a su Primarca Mortarion en el venenoso mundo de Barbarus y le diera el mando de la XIV Legión, este la rebautizó como la Guardia de la Muerte en referencia al ejército que había creado en su mundo natal para derrocar a los caudillos nigrománticos de ese Mundo Salvaje.

HistoriaEditar

El Emperador de la Humanidad buscó unir a toda la especie humana bajo la misma bandera tras la Larga Noche de la Era de los Conflictos, y acabar con las luchas entre humanos. Una vez unificada, el Emperador pretendía comenzar la siguiente fase de Su gran plan para asegurar la dominación humana de la Galaxia, algo que Él consideraba necesario para que la raza humana sobreviviese a las incesantes amenazas a su existencia que representan el Caos, la miríada de razas xenos y su propia fragilidad. Con el tiempo, cuando la mirada del Emperador empezó a mirar más allá de Terra, empezó a reclutar nuevos ejércitos para que librasen su Gran Cruzada. Obtuvo estas nuevas tropas en parte de los ejércitos que ya habían sometido Terra durante las Guerras de Unificación a finales del M30. Para llevar a cabo su Gran Cruzada y reunir a todas las colonias dispersas de la Humanidad en la Galaxia bajo el único estandarte del Imperio del Hombre, el Emperador creó a los guerreros sobrehumanos mejorados genéticamente conocidos como Marines Espaciales, y los organizó en Legiones. Estos ejércitos formarían la punta de lanza de su Gran Cruzada, que comenzó hacia el 800.M30, y llevarían la luz de la Verdad Imperial y la imposición de la Obediencia Imperial del nuevo régimen a todos los mundos que encontraron.

Caudillos del CrepúsculoEditar

Los orígenes de los Incursores del Crepúsculo se hallan en las Guerras de Unificación. La mayoría de reclutas de las primeras Legiones de Marines Espaciales en ser formadas procedía de Terra, y en el caso de la XIV Legión, el grueso de los Neófitos fue tomado de los antiguos y belicosos clanes de la Vieja Albia, un Estado tecnobárbaro situado en el sudeste europeo cerca de lo que una vez fuera el antiguo Estado-nación de Albania. De hecho, tal era la aptitud de esta población para convertirse en Astartes, que los reclutas provenientes de sus ciudades-Castram también podían encontrarse entre las filas de las Legiones VIII y X, conocidas posteriormente como los Amos de la Noche y Manos de Hierro respectivamente, aunque en un grado mucho menor que en la XIV Legión, cuyos miembros fueron moldeados en sangre y cultura por las tradiciones de los caudillos de Albia así como por la mano del Emperador.

El reclutamiento de los hijos de Albia sirvió a un doble propósito: el primero y más importante, apartar a la flor y nata de generaciones enteras de fuertes guerreros de un territorio terrano que ahora era un amigo y aliado del Imperio, pero en el que nunca se confió por completo. Pues la Vieja Albia, elevada sobre las tierras salvajes atlanas del norte, había sido una vez un auténtico rival del Emperador por el control del destino de la Humanidad. Al reclutar a sus mejores hijos e introducirlos en las Legiones Astartes y las demás crecientes organizaciones imperiales destinadas a la guerra entre las estrellas, el Emperador se aseguró de que nunca pudieran amenazar a la Unidad desde dentro. El segundo, incluir en las fuerzas del Emperador todas las tradiciones y líneas de sangre marciales que durante siglos habían mantenido a buena parte de Terra bajo su cruel dominio y que habían acabado por someter al Imperio Panpacífico bajo el dominio de su Rey Innombrable, Narthan Dume. Semejante raza de implacables guerreros y soldados-científicos era un recurso sin precio que el Emperador detestaba desperdiciar.

Incursores del Crepúsculo Ataque.jpg

Incursor del Crepúsculo en servoarmadura Mk I Trueno, vigilando la aldea que se dispone a atacar.

Para cuando la Unificación empezó, los clanes militares de la Vieja Albia ya habían derrocado la tiranía de los últimos descendientes del Rey Innombrable, y no se arrodillaron voluntariamente ante el Emperador, pues se negaban a tener a otro amo en el lugar de Dume. En vez de eso, los albianos recibieron a los Regimientos de Guerreros Trueno del Emperador con sus propios batallones de proto-Dreadnoughts de vapor y soldados Piel de Hierro de pesada armadura. Batalla tras batalla, las fuerzas Unificadoras fueron mantenidas a raya, aunque a un coste demoledor para los albianos, que no se rendirían a pesar de la masacre imperial. Impresionado por el temperamento marcial y el indomable coraje de los Albianos, el Emperador solicitó un alto el fuego y buscó la victoria sobre los clanes guerreros mediante negociaciones pacíficas, comprendiendo que aplastarlos solo por la fuerza implicaría una terrible guerra de desgaste que solo serviría para diezmar a Sus propias fuerzas y no le daría más que un puñado de cenizas como trofeo de guerra.

El Emperador buscó la paz a pesar de las protestas de sus consejeros y generales humanos. Presentándose ante ellos, se dice, desarmado y vestido de blanco y carmesí, el Emperador habló al parlamento de los caudillos y les explicó su visión de una futura Humanidad reunida y ascendiente, de tiranos derribados y pesadillas destruidas. Les ofreció la gloria entre las estrellas y lo más importante, redención tras muchos siglos de matar a hermanos y derramar sangre. Para sorpresa de muchos, los caudillos de la Vieja Albia aceptaron la visión del Emperador. Al hacerlo, los clanes albianos se convirtieron en unos de los defensores más fanáticos de la Unificación, aunque siguieron sin tener la confianza de muchos pues reservaron sus guerreros y sus secretos para los ojos del Emperador y nadie más. Lo que fue más importante para el futuro de la Humanidad fue que los albianos sacrificaron a sus hijos para que se convirtieran en los primeros Marines Espaciales.

Icono Incursores del Crepúsculo.jpg
La XIV Legión desarrolló rápidamente el uso de tácticas y métodos de guerra que sus antepasados Piel de Hierro habrían encontrado enormemente familiares, sumados a un temperamento estoico y a una aptitud basada en la genética que pocos dudaron de que hubiera sido parte del plan del Emperador desde el principio. Operando como infantería pesada, los Astartes de la XIV Legión eran expertos en supervivencia y resistencia, y pronto se ganaron una reputación de luchadores implacables y disciplinados entre las demás Legiones recién fundadas. En la defensa eran testarudos e infatigables, capaces de soportar sin desfallecer el fuego más intenso y mantener su posición contra todos los atacantes hasta el último hombre y bala de Bólter si fuera necesario. En el ataque destruían sistemáticamente cada objetivo, estrellándose contra el enemigo en oleada tras oleada de cuerpos blindados, y destacando en los tiroteos a corta distancia y el sangriento desgaste. Sus servoarmaduras grises y sin adornos empezaron a mostrar símbolos de rango y decoración, parcialmente modificados, que antaño mostraran las armaduras de los Piel de Hierro de la Vieja Albia. El rasgo más destacado eran sus avambrazos, guanteletes y hombreras pintados con el profundo carmesí de la sangre reseca, que ahora representaba a la roja diestra de la justicia del Emperador, si bien antes proclamaba el asesino alcance del Rey Innombrable del Imperio Panpacífico.

Mientras la XIV Legión luchaba en los últimos días de la Unificación Terrana y en las primeras batallas de la Gran Cruzada fuera de su mundo natal, recibió el epíteto de "Incursores del Crepúsculo" por parte de sus enemigos y ellos lo adoptaron como nombre propio. Este título surgió a consecuencia de su empleo de la antigua táctica albiana de realizar grandes ataques terrestres al caer la noche, cuando el cambio de luz confundía a los centinelas enemigos, y la creciente oscuridad ocultaba un avance por el campo abierto. Tal fue la reputación que se ganó la XIV Legión que, de hecho, los enemigos que recibían un ultimátum de los Incursores del Crepúsculo a menudo flaqueaban en su resolución, entrando en pánico y desertando o arrojando sus armas y huyendo al llegar la oscuridad antes que enfrentarse a los Astartes. Tan implacables como eran en el ataque, los Incursores del Crepúsculo eran igualmente conocidos por ser oponentes honorables que mantenían los tratos hechos a cambio de una rendición fácil y que honraban los símbolos de tregua. Cuando tales tratos se rompían, sin embargo, y la destrucción estaba asegurada, también era igual de bien sabido que nada detendría la mano de los Incursores. Estos términos honorables solo se extendían a los enemigos humanos dignos de ser sometidos al Imperio, no obstante: a los degenerados, los mutantes y los xenos no se les mostraba misericordia.

Así los Incursores del Crepúsculo mantuvieron este rumbo durante las siguientes ocho décadas mientras seguían luchando sin flaquear al servicio de la Gran Cruzada. Aún huérfanos en esta época mientras otras Legiones de Marines Espaciales recuperaban a sus largo tiempo perdidos Primarcas hasta que solo un puñado quedó por ser descubierto, esto solo alimentó aún más su autarquía y un tranquilo y testarudo orgullo por su carácter de hechos a sí mismos, y los triunfos marciales de la XIV Legión fueron muchos y envidiables. Su reencuentro final con su Primarca, no obstante, no sería el feliz suceso que muchos habían esperado, sino una mortaja que caería sobre la Legión, y bajo su sombra los Incursores del Crepúsculo fueron rotos y rehechos, hasta que solo quedó la Guardia de la Muerte.

Una dolorosa reuniónEditar

Guardia de la Muerte Esquema Preherejía.jpg

Esquema de la Guardia de la Muerte antes de la Herejía, introducido por su Primarca Mortarion.

Cuando Mortarion fue descubierto por el Emperador en el atribulado Mundo Salvaje de Barbarus, recibió rápidamente el control de la XIV Legión, cuyos Marines Espaciales habían sido creados a partir de su material genético, y empezó a engrosar las filas de la Legión con hombres reclutados entre la población de Barbarus. Nada más verles les dijo:
"Sois mis filos nunca rotos. Sois la Guardia de la Muerte. Por vuestra mano se administrará justicia, y la perdición acechará a mil mundos"
Mortarion

El nombre de la Legión fue cambiado de acuerdo a este decreto, y las palabras de Mortarion fueron grabadas sobre la esclusa de la Barcaza de Batalla Guadaña de la Muerte en honor a ese momento. Por este simple discurso los Incursores del Crepúsculo dejaron de existir, y a partir de ese día los registros y anales llevarían este nuevo nombre para inspirar el miedo en los corazones de los enemigos de la Humanidad.

Los Astartes de la XIV Legión habían sido mayoritariamente terranos antes de que Mortarion tomase el mando, pero a partir de ese momento casi todos los Neófitos de la Legión fueron reclutados de Barbarus. Esto cambió la cultura y las tradiciones de la Legión, hasta el punto de que en los últimos días de la Gran Cruzada a principios del M31, había crecientes tensiones entre los Astartes de Barbarus y la minoría terrana que aún quedaba en la Legión y que recordaba las anteriores tradiciones marciales de los Incursores del Crepúsculo procedentes de la Vieja Tierra. Estas tensiones se evidenciaron sobre todo en el periodo directamente anterior a la primera batalla de la Herejía de Horus en Istvaan III, cuando aproximadamente un tercio de la Legión fue considerado por Mortarion más inclinado a permanecer leal al Emperador cuando la Legión se uniese al Señor de la Guerra Horus en su rebelión contra el Imperio. Muchos de estos Astartes Leales de la Guardia de la Muerte eran terranos, antiguos Incursores del Crepúsculo como el Capitán de Batalla Nathaniel Garro de la 7ª Gran Compañía, cuya lealtad hacia el Emperador superaba a su devoción hacia su Primarca.

OrganizaciónEditar

Incursor del Crepúsculo.jpg

Incursor del Crepúsculo con servoarmadura Mk. II Cruzado.

Antes de reencontrarse con su Primarca, los Incursores del Crepúsculo seguían sin apenas variaciones el equipo, armamento y patrón organizativo estándar diseñado para las Legiones de Marines Espaciales originales por el Officio Militaris. En su nivel más fundamental, los Incursores del Crepúsculo se organizaban en torno al principio de equipar a cada Marine Espacial lo mejor posible, para que pudiera resistir y prevalecer ante cualquier enemigo encontrado, y operar durante extensos periodos sin suministros ni apoyo si fuera necesario. Este dogma fue adoptado por los guerreros de la XIV Legión, construida sobre los cimientos de la independencia y la seguridad sobre los que siempre habían luchado. Los Incursores del Crepúsculo son descritos en los registros de este periodo como ampliamente capaces de desatar múltiples tipos de campañas, aunque con cierta preferencia por las formaciones pesadas de asalto y los combates de desgaste, como se demuestra en el uso generalizado de armas de corto alcance dentro de la Legión. Los Incursores dependían de su infantería para obtener su fuerza estratégica, con el grueso del apoyo de fuego táctico viniendo de escuadras de apoyo pesadamente armadas, y posteriormente con números considerables de Exterminadores y Dreadnoughts que proporcionaban refuerzos y una punta de lanza blindada donde hiciera falta.

Doctrina de combateEditar

La estrategia característica de los Incursores del Crepúsculo había sido atacar a sus enemigos al caer la noche, ganándose así su nombre. La servoarmadura de los Incursores era de color gris pizarra y no se pintaba más que su brazo derecho y una o las dos hombreras de rojo carmesí. Esto se hacía con la intención de mostrar simbólicamente a sus enemigos lo que de verdad eran: la roja diestra del Emperador, implacable e imparable. Muchos oponentes preferían arrojar sus armas en el momento en que el sol se hundía bajo el horizonte antes que luchar contra ellos.

Miembros conocidosEditar

  • Nathaniel Garro - Capitán de Batalla de la 7ª Gran Compañía de la Guardia de la Muerte. Garro nació en Terra, en el Estado tecnobárbaro de Albia del sudeste de Europa. Garro fue uno de los pocos Astartes terranos que quedaban en la XIV Legión hacia el inicio de la Herejía de Horus, y dirigió a los únicos 70 Astartes Leales de la Guardia de la Muerte que consiguieron escapar de la traición de Horus en Istvaan III a bordo de la Fragata Eisenstein para llevar la noticia de la rebelión de Horus contra el Emperador. Se mantuvo fiel a los principios originales de la Legión cuando muchos de sus Hermanos de Batalla eligieron seguir a los Traidores y respaldar la decisión del Primer Capitán Calas Typhon de servir al Caos y de conquistar el Imperio para sí mismos antes que confiar en la voluntad del Emperador. Tras un afortunado encuentro con la Phalanx de los Puños Imperiales, la noticia de la traición de Horus fue llevada a Terra y al Emperador, lo que salvó al Imperio. Aunque su destino histórico está poco claro, se cree que Garro, junto con el Capitán Iacton Qruze de los Lobos Lunares, recibió órdenes de Malcador el Sigilita de reunir a 8 Astartes de Legiones tanto Leales como Traidoras por toda la Galaxia, que se convertirían después en los precursores del Capítulo de los Caballeros Grises. También se cree que junto con cuatro señores y administradores del Imperio ayudaron a forjar la organización secreta que se convertiría después en la Inquisición Imperial. Después de llegar a Terra, Garro hizo retirar de su servoarmadura todos los símbolos de la Guardia de la Muerte y los reemplazó con el sello personal de Malcador, una "I" con tres líneas horizontales atravesándola por el centro, icono que posteriormente se haría famoso como la Roseta de la Inquisición. Durante su misión para el Sigilita, Garro se refirió constantemente a sí mismo como un "Caballero Errante" y como el miembro de una "Legión de Uno". Garro blandía la potente Espada de Energía-reliquia llamada Libertas.

AparienciaEditar

La servoarmadura estándar de los Incursores del Crepúsculo era de color gris pizarra. Todo el brazo derecho y su hombrera correspondiente (en ocasiones las dos) se pintaban del profundo color carmesí de la sangre reseca, representando el papel de la Legión de "roja diestra" administradora de la justicia del Emperador.

Su emblema era media calavera negra fundida con medio sol negro, centrada sobre un campo de rojo oscuro. Este icono simbolizaba el epíteto de la XIV Legión de "Incursores del Crepúsculo", basado en su antigua táctica de atacar al caer la noche.

Incursores crepúsculo.jpg

Esquema clásico de los Incursores del Crepúsculo.

Leer másEditar

Lista de Ejércitos de Marines Espaciales.

Lista de Legiones Traidoras y Capítulos Renegados.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Marines Espaciales del Caos (4ª Edición).
  • Index Astartes III.
  • Visiones de la Herejía, por Alan Merrett.
  • The Horus Heresy I.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar