FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Fortaleza Vigilancia Erioch Guardianes Muerte Adeptus Astartes Ordo Xenos Wikihammer

Fortaleza de la Guardia Erioch

"Dentados muros de un negro casco permanecen centinelas.
Hijos del oscuro vacío esperan tras ellos.
El deber mantiene la brecha.
"
Extracto de la estrofa del escaldo Haarksen de la Larga Vigilia


La Fortaleza de la Guardia Erioch es una fortaleza estelar clase Ramilies utilizada por los Marines Espaciales de los Guardianes de la Muerte y por los Inquisidores del Ordo Xenos que mantiene una estrecha vigilancia sobre la Brecha Jericho.

HistoriaEditar

La Fortaleza de la Guardia Erioch posee muchos secretos además de la Bóveda Omega. Es un edificio milenario situado en un emplazamiento donde ningún maestro de la forja ni ningún experto arquitecto imperial pudo haber viajado nunca y donde no existen los materiales necesarios para construirlo.

En alguna ocasión durante sus cortas estancias en la fortaleza, agentes inquisitoriales destinados en la Armada Imperial, han teorizado que la construcción debió ser transportada hasta allí secretamente en el pasado, señalando la existencia de elementos arquitectónicos todavía visibles bajo siglos de remodelaciones y que serían reminiscencias de una poderosa fortaleza estelar clase Ramilles. Que se corriera un riesgo tan enorme al trasladar unas instalaciones tan valiosas hasta el lejano Erioch y luego se dejara casi inoperativa nos da a entender el alto valor estratégico de su ubicación y la capacidad operativa de aquellos que decidieron que la fortaleza se estableciera en aquel lugar. 

Encerrado en esta antigua fortaleza se encuentra el conocimiento de las formas de vida alienígenas más atroces que la Humanidad ha encontrado nunca.

SeccionesEditar

Defensas y muelles Editar

El exterior de la Fortaleza de la Guardia Erioch está erizado de armas. Sus flancos están adornados con las mandíbulas de Macrocañones, silos de misiles, bahías de lanzamiento de Thunderhawks y morteros de plasma, mientras que las agujas que se elevan desde su superficie están dentadas con cientos de cúpulas de defensa láser. La fortaleza tiene potencia de fuego suficiente como para vaporizar a un Acorazado con una sola barrera o destruir una pequeña luna si surgiera la necesidad desde cualquier flanco.

Más allá de estas temibles armas, plataformas de defensa independientes giran en órbitas corregidas manualmente, armadas con lanzas y lanzadores de torpedos. Además, las patrullas de naves monitores vagan por el vacío, surcando caminos secretos a través de inmensos campos de minas; su armamento pesado y capacidades les hacen capaces de igualar la potencia de fuego de una nave capital.

La Fortaleza de la Guardia Erioch también albergan extensos muelles en los que podrían atracar y reabastecerse una docena de naves capitales o Barcazas de Batalla al mismo tiempo. Sin embargo, la mayoría de las naves que pasan por allí son más pequeños, como las naves de ataque rápido de los Guardianes de la Muerte u otras ocasionales, transportando dignatarios.

Tanto las defensas como los muelles son manejados por legiones de servidores y técnicos que son supervisados por los siervos que han jurado servir a los Guardianes de la Muerte durante toda su vida. En caso de crisis, el mando general de la fortaleza y sus defensas recae sobre el Señor de la Vigilia como su castellano.

Salas exterioresEditar

Erioch Pórtico de la Gloria

Pórtico de la Gloria en la Fortaleza Erioch

Las Salas Exteriores separan las zonas de aterrizaje y los muelles de vacío que salpican las paredes de la fortaleza de sus zonas interiores. Los Hermanos de batalla sostienen que ningún enemigo de los Guardianes de la Muerte ha circulado por estas salas voluntariamente ni para entrar ni para salir en más de dos mil años. Es más, incluso los suplicantes autorizados en visitas legítimas no pasan nunca de estas salas para que no se pierdan en este laberinto en constante movimiento. La locura y la muerte aguardan a los indignos, y se dice que solamente los verdaderos siervos del Emperador pueden hallar el camino correcto a través de las Salas Exteriores.

Las propias estancias adoptan la forma de inmensos laberintos cambiantes mediante el movimiento de ranuras de engranajes y ensamblajes dentados. Las Salas exteriores están construidas a escala gigantesca: un corredor de doscientos metros puede ser el espacio existente entre dos dientes de un engranaje mientras que un puente situado sobre un vasto espacio vacío puede ser en realidad una biela de medio kilómetro de longitud que se desplaza lentamente. En algunas áreas, la gravedad está definida por los diferentes componentes del laberinto de tal manera que las paredes pueden convertirse en suelos y los suelos convertirse en techos dependiendo de la rotación de sus esquinas.

Internarse en las Salas Exteriores por primera vez requiere una buena dosis de autodisciplina y agilidad mental para sobrevivir a una estructura en constante cambio que amenaza con atrapar y aplastar a los indecisos. La mera visión de cómo se reduce implacablemente el lugar donde te encuentras o cómo se agiganta la distancia hasta tu meta es suficiente para provocar un balbuceante pánico. Pero la angustia que puede sentir un humano corriente no es más que una fracción de lo que puede llegar a sentir la mayoría de los xenos ante la misma situación. Estos seres encuentra las salas cambiantes un lugar de terror inimaginable, un infierno artificial de aplastante hierro y colmillos de acero. El efecto es tan acusado y tan generalizado entre las razas xenos que se especula que existe algún elemento oculto que lo causa, ya sea un marcador psíquico latente generado por la propia fortaleza o un terror mnemotécnico provocado por las aplastantes salas pero que no afecta en ningún modo a humanos y Marines Espaciales.

Otros mantienen que los xenos serán repelidos inevitablemente al acercarse a los límites de una fortaleza dedicada enteramente a su destrucción y que las salas exteriores en si son las partes visibles de un mecanismo gigantesco que se esconde bajo la piel exterior de la fortaleza, posiblemente la propia Bóveda Omega. Si dichas teorías fueran ciertas, la función de letal laberinto de las salas exteriores habría sido una coincidencia. El propósito que escondería este titánico artefacto o el hecho que fuera la base de un inacabado y monumental proyecto nunca podrá ser respondido adecuadamente.

Bestiarium XenosEditar

Xenos razas warhammer

Varios tipos de especímenes xenos

El Bestiarium Xenos es el lugar donde los alienígenas se mantienen en cautividad, son examinados y categorizados por el Apothecaria en cientos de celdas y salas de examen. Especímenes de las razas más peligrosas pueden ser liberados en los extensos “Cotos de Caza” de la fortaleza para que los Guardianes de la Muerte entrenen sus habilidades contra ellos, para determinar técnicas de lucha más efectivas y mejorar el armamento para futuras confrontaciones contra los aliens. El estudio de las propias razas de xenos es solo una consecuencia de la búsqueda de la mejor forma de destruirlos.

El Bestiarium Xenos ocupa los trece niveles inferiores del cuadrante norte de la fortaleza. Las áreas todavía en uso están formadas por corredores despejados e intensamente iluminados con ventanas de observación de un metro de espesor a las distintas celdas. Por el contrario, las zonas no utilizadas del Bestiarium son extensiones desoladas, envueltas en penumbra y repletas de escombros. Las ventanas de observación destrozadas aluden a la violencia desatada por sus antiguos ocupantes mientras que las paredes ennegrecidas atestiguan la furia inmisericorde del prometio ardiente utilizado para neutralizarlos.

El Bestiarium probablemente debe haber acogido a cientos de miles de especímenes xenos a lo largo de los milenios.

Ejemplares de xenos capturados en cualquier lugar de la Franja Este suelen ser enviados aquí para su estudio y disección por orden del Ordo Xenos. En ocasiones, inquisidores destacados se aprovechan de los incomparables conocimientos almacenados en el Bestiarium para avanzar en sus propias investigaciones, ya sea para armarse contra un enemigo determinado o rastrear un xenotipo escurridizo. El conjunto de logistas y lexicomecánicos de la fortaleza tratan, catalogan e indexan cada examen y observación que se realiza en el Bestiarium.

Las Celdas de Detención Editar

Erioch guardianes de la muerte

Vigilancia en la Fortaleza Erioch

El cuerpo principal del Bestiarium está formado por infinidad de celdas subdivididas en niveles de amenaza de sus ocupantes y que van desde el nivel ultravioleta hasta el nivel infrarrojo. Los especímenes xenos que requieren ambientes muy complejos o específicos suelen permanecer encerrados en cámaras de estasis hasta que son necesitados, el problema es que a veces las cámaras de estasis matan al espécimen que conservan, por lo que seres vivos y seres muertos se exhiben sin distinción en los corredores del Bestiarium. En algunos casos se ha demostrado muy difícil de determinar si los xenos estaban vivos en un primer momento.

El Bestiarium aloja muchos seres extraños y exóticos, desde sensaciones que solo existen en una determinada gama de colores, a seres que viven sus vidas a la inversa u otros que se transforman interminablemente en formas nuevas cada vez más inquietantes. Cada uno de ellos se estudia a fondo y se clasifica para que pueda ser mejor destruido en el futuro.


Las Cámaras de Examen Editar

Las diferentes salas equipadas para el examen y disección de los especímenes están repartidas por todo el Bestiarium. Algunas tienen la forma de pequeños auditorios con gradas adecuados para una audiencia; otras salas cuentan con jaulas de cristal irrompible y manipuladores controlados por control remoto para estudiar especímenes que puedan escupir o desprender efluvios nocivos o venenosos. La mayoría son salas sombrías, con los techos bajos al estilo de las antiguas cámaras de torturas medievales con las mesas de exploración manchadas por el uso y las sujeciones metálicas cubiertas de motas de óxido.

Aquí los servocráneos y los cogitadores de baja frecuencia graban cada corte de bisturí, cada amputación y cada inyección que se realiza en la búsqueda de conocimiento. Las toxinas y los agentes virales son probados, se miden los umbrales de dolor y los órganos vitales y centros nerviosos se localizan y clasifican según la efectividad letal al atacarlos. Incluso el depredador alienígena más temible oculta un punto débil en algún lugar y es en las Cámaras de Examen donde ese punto será revelado.

Zona Magenta Editar

Deathwatch vs tau

Combate entre Guardianes de la Muerte y tropas Tau

Varios miembros de las castas Tau se mantienen prisioneros en la Zona Magenta para estudiar su comportamiento por parte del Ordo Xenos. La mayoría de prisioneros Tau han sido capturados en pequeñas colonias purificadas por los Guardianes de la Muerte pero un reducido grupo fueron interceptados en naves en movimiento. También se capturó a un miembro de la casta de los Etéreos el cual se mantiene encerrado separado en gran secreto. La manera que los seres Tau interactúan sin la influencia de su casta gobernante (los Etéreos) es también de gran interés tanto para los Guardianes de la Muerte como para el Ordo Xenos. Los hermanos de batalla reconocen que la fuerte estructura social tau es una amenaza a largo plazo, pero otros creen que el rígido sistema de castas será la clave para su ruina. En el caso que se demuestre que la raza Tau es tan dependiente como parece de la casta de los etéreos para suavizar sus disputas internas y la fuerte rivalidad entre las otras castas, una campaña de asesinatos selectivos podría ser una baza importante en el futuro.

Recientemente la Inquisidora Adriell Quist ha puesto en marcha un complejo experimento utilizando un puñado de guerreros de la Casta del Fuego captados en el Mundo Boscoso de Baraban. La Casta del fuego fue afectada por el denominado “Sueño de la Unidad”, una antigua trampa tecnológica de origen xeno situada en el frondoso planeta. Esta singular ilusión les hace creer que todo individuo que se encuentren resulta ser de la máxima confianza del Imperio Tau. La inquisidora se ha aprovechado de esta circunstancia para hacerles creer que es un importante enlace Gue'la y les ha convencido que los prisioneros tau encerrados en Erioch son disidentes que se niegan a aceptar que ahora haya paz entre el Imperio Tau y el Imperio de la Humanidad. Al parecer la inquisidora planea averiguar con qué velocidad y con cuánta fuerza la Casta del Fuego recurrirá a la opresión absoluta para imponer su punto de vista, un plan que ha despertado las críticas de algunos hermanos de batalla de los Guardianes de la Muerte (aunque la mayoría ha preferido guardar silencio).

Zona Violeta Editar

Tiranido Dagon señor horda

Jefe Supremo de la Flota Enjambre Dagon

La Zona Violeta está cerrada en condiciones de máxima seguridad. En cada pasillo hacen guardia servidores armados y equipos de exterminio se mantienen en estado de alerta constante. Están encerrados en este área organismos tiránidos de vanguardia capturados de la Flota Enjambre Dagon que si escaparan, podrían poner en peligro toda la fortaleza estelar. Determinar la cepa genética original de una Flota Enjambre tiránida invasora se ha demostrado de un valor estratégico capital en campañas anteriores ya que proporciona el método para desentrañar la rápida y caprichosa mutación del gen de la colmena tiránida y poder encontrar su punto vulnerable. Los Guardianes de la Muerte se dedican implacablemente a capturar organismos de vanguardia tiránidos como los genestealers y los lictores allá donde los encuentran, ya que estas criaturas son las que tienen más probabilidades de poseer código genético nuclear de los tiránidos.

La Bóveda Omega Editar

La Bóveda Omega es una serie de ingenios, catacumbas y cámaras antiguas y selladas que se encuentran en el corazón de la Fortaleza de la Guardia Erioch. La Bóveda Omega ha sido parte de la misma desde que se estableció en la Cuenca de Jericho, aunque lo que contiene en su interior sigue siendo desconocido para cualquier ser vivo. La bóveda en sí es una gran porción cilíndrica de la fortaleza, la cual se extiende a través de muchos niveles de su núcleo. Solo hay una entrada a la Bóveda Omega; una puerta de doce metros de altura. La puerta está sellada y blindada por capas de escudos de vacío y placas de adamantium tan gruesas como la proa de una nave de guerra. Grabados en ella están los símbolos de los Guardianes de la Muerte y la runa “Omega”, rodeando una imagen del Emperador estrangulando a una serpiente enroscada. Sobre estas grandes puertas hay palabras en alto gótico que dicen: “Y la última fortaleza es la Verdad”. Todo hermano de batalla recién llegado a la fortaleza es llevado ante estas palabras para prestar el Juramento de Vigilia.

Ningún ser vivo puede abrir las puertas de la bóveda; estas se abren a una orden de dispositicos antiguos y misteriosos en el corazón de la bóveda. Los que han estado dentro pasan por corredores y bajan escaleras en espiral bordeadas de catacumbas subbovedales, cada una con su propia puerta blindada y rodeada de fragmentos de pergaminos y marcas arcaicas grabadas en plata. Detrás de cada puerta aguarda en una cámara blindada un secreto de la Bóveda Omega, protegida por poderosas defensas automatizadas y cierres de una complejidad insondable.

Se sabe que la Bóveda Omega ha proporcionado una parte de sus artefactos e informaciones crípticas en respuesta directa a sucesos desarrollándose dentro de la Cuenca de Jericho. También hay pruebas de que el depósito central de datos de la fortaleza está ligado a algo en lo profundo de la Bóveda Omega. Esta, en ocasiones, ha respondido a información recién enviada desde estaciones de vigilancia o informes operacionales de misiones de los equipos de eliminación, revelando una porción de lo que se colocó dentro de ella hace muchos milenios.

Sin embargo, este proceso sigue lleno de misterio, particularmente si las acciones de la bóveda están basadas por completo en una secuencia preestablecida o al menos tienen una parte de naturaleza reactiva. Tal vez lo más revelador sea que ha habido numerosos eventos de gran importancia que han ocurrido en la Cuenca de Jericho y no han desencadenado ninguna respuesta desde la bóveda. Por ejemplo, hubo una incursión tiránida en el Saliente Orpheus. Hasta el momento, este evento no ha recibido respuesta de la bóveda, aunque desde entonces peligros específicos, causados por los Tiránidos, han desencadenado cierta actividad dentro de la Bóveda Omega. Es un enigma que continúa perturbando los pensamientos de Guardianes de la Muerte e Inquisidores por igual.

Bóveda Omega

La Bóveda Omega


Sólo una cámara se ha descubierto y desbloqueado cada vez que se ha abierto la Bóveda Omega. Una vez que se ha extraído lo que espera en dicha cámara, la Bóveda se sella de nuevo, haciendo sonar una campana sonora para advertir de su cierre y de las consecuencias fatales que se producirían si alguien se demora demasiado.

Desde su descubrimiento, la bóveda ha proporcionado tomos de conocimiento arcaico, extraños fragmentos de dispositivos alienígenas, armas forjadas en tiempos remotos, botes de virus devoradores de mundos, cartas estelares enigmáticas y extraños especímenes xenológicos. En una ocasión, su regalo fue un Astrópata mantenido en un campo de estasis. Cuando se despertó, este envió un breve mensaje astropático y pronunció dos palabras antes de expirar de extrema vejez, cumplido su último deber.

En el centro de la Bóveda Omega se encuentra otra bóveda interior: un secreto de secretos, cerrado con decenas de mecanismos de bloqueo que se han abierto lentamente, uno a uno, a lo largo de los siglos. La Cámara de Vigilancia cree que lo sellado dentro de esta cámara es la verdad final y, tal vez, la última arma que necesitarán los Guardianes de la Muerte en la Cuenca de Jericho.

Qué plan en el pasado antiguo pudo haber necesitado de la construcción de la Bóveda Omega, y qué manos la construyeron, sigue siendo un misterio que muchos han considerado. Otros son planteados por las habilidades aparentemente precognitivas y los recursos necesarios para crearla. Lo que es evidente es que los constructores fueron humanos, evidente no sólo por los elementos de su diseño, sino por otro detalle significativo. Contenido dentro del aire de la bóveda hay un patógeno sintético extremadamente poderoso aunque inerte fuera de las paredes de la Bóveda Omega. Este patógeno es un arma antigua e imposible de replicar, completamente letal para todo tipo de vida excepto una: la humana.

Lo que es seguro es que la Cámara de Vigilancia tiene el deber de proteger la Bóveda Omega y usar y seguir la información que arroje en la defensa del Imperio cuando lo juzguen conveniente. Es un deber que han tenido que realizar con mayor frecuencia en las décadas transcurridas desde la apertura de la Puerta de Disformidad y el comienzo de la Cruzada Achilus. En la actualidad, solo quedan un puñado de cerraduras en las bóvedas más profundas.

Susurros en la Oscuridad Editar

Cada vez que se abre la Bóveda Omega, esta revela una nueva pista, artefacto, pieza de ciencia o incluso un cautivo o espécimen. En su mayor parte, sólo los Guardianes de la Muerte y el Ordo Xenos pueden descifrar estos hallazgos, con la esperanza de que en algún punto en el futuro su propósito se hará evidente y sean vitales para alguna misión u otra para hacer retroceder a las fuerzas enemigas de la Cuenca de Jericho. Tomados literalmente, muchos de estos objetos no tienen sentido: una espada de energía rota y de origen desconocido; un estandarte ensangrentado de un capítulo sucesor perdido; un casquillo gastado con una sola letra tallada en un costado. Otros son más útiles de inmediato, como una carta estelar de los bordes de la Anomalía Hadex o los cifrados de una serie de estaciones T’au dentro del Frente Greyhell. Sin embargo, algo que se pasó por alto durante mucho tiempo no fueron los objetos en sí, sino el efecto sobre aquellos que ingresan a la Bóveda para recuperarlos. Al principio, estos no parecían afectados por sus salones sombríos y los antiguos campos que perseveraban y protegían sus muros, pero con el tiempo comenzaron a tener sueños de oscuridad y voces lejanas. Estos "Susurros en la Oscuridad" se consideraron inicialmente como un efecto secundario del patógeno que impregna la Bóveda, mas solo ciertos individuos se han visto afectados, haciéndolo tan fácilmente a Inquisidores como Guardianes de la Muerte. Fue entonces cuando se descartaron otras posibilidades, como la influencia demoníaca, ya que la Inquisición y los Guardianes de la Muerte observaron con atención a aquellos que escuchaban los susurros en sus sueños y qué decían en esos instantes. En todos los casos, los susurros parecían relacionarse a hombres más jóvenes e idealistas, y siempre relacionados con el objeto con el que habían entrado en contacto. Con frecuencia, los susurros eran en idiomas que los afectados no podían entender o eran demasiado débiles para escucharse, pero otras veces hablaban en gótico y recitaban nombres o números. En unos pocos casos, las voces eran distinguibles, susurrando la historia del objeto al hombre que lo había tocado. Esto ha llevado a algunos Inquisidores y Hermanos de Batalla a teorizar que tal vez algunos objetos dentro de la Bóveda Omega están impregnados físicamente con mensajes para aquellos que los recuperan. Sea cual sea la verdad, el efecto parece en gran medida benigno y, en casos excepcionales, útil, por lo que no se ha impedido que los Guardianes de la Muerte envíen soldados a la Bóveda Omega cada vez que abre sus puertas.

El Peregrinaje del Tiempo Editar

Tal vez algo más convincente que los Susurros en la Oscuridad sea la teoría del Peregrinaje del Tiempo, la cual han descubierto varios inquisidores y miembros de los Guardianes de la Muerte. Aquellos que se adentran en la Bóveda toman a menudo notas u observaciones extensas durante su experiencia y aunque están limitadas por la ventana de tiempo de que disponen, algunos han vislumbrado a través de portales medio abiertos y corredores sellados pistas de lo que podría estar en el corazón de la Bóveda en sí. Lo que han visto y lo que se insinúa amén de los textos encontrados en las cámaras exteriores parece sugerir un elaborado laberinto de cabinas de estasis, conclusión extrapolada por las redes de conductos de energí y los olores y sonidos familiares de los campos de estasis activos. Los textos que hablan de tales cosas los llaman el Peregrinaje del Tiempo, donde los objetos (o personas) del pasado se sellan en estasis de cara al futuro, cuando puedan ser útiles. Sin embargo, y a partir de las pistas reunidas, el campo de estasis en el corazón de la Bóveda Omega debe ser enorme, ya sea por contener un solo objeto de tamaño considerable o un ejército de otros más pequeños. Tal especulación ha llevado entre los inquisidores a una investigación fuera de Erioch, buscando otras Estaciones de Guardia y Mundos muertos en busca de pistas sobre lo que podría estar contenido dentro de la Bóveda. De ellos, sólo el Inquisidor Toalis Veer ha hecho algún progreso, afirmando haber descubierto una antigua pared xenos tallada en el Mundo muerto de Nunc que, según él, habla de la Bóveda Omega. Según Veer, el grabado habla del Ejército de Obsidiana, congelado en el tiempo en el centro de la fortaleza final, esperando al momento en que el destino les convoque y que marcharán a través del sector en una marea imparable de conquista y destrucción, barriendo todo a su paso. Desafortunadamente para Veer, un terremoto en Nunc poco después de su descubrimiento destruyó todas las pruebas de la talla, dejando su palabra como prueba. Aquellos que apoyan a Veer en su teoría afirman que el Ejército de Obsidiana debe ser una fuerza de los Guardianes de la Muerte, tal vez miles de ellos, esperando a un momento de gran necesidad y que este es, de hecho, el secreto final que guarda la Bóveda. Sin embargo, otros están más preocupados por estas teorías, advirtiendo que si el Ejército de Obsidiana existe, puede ser algo completamente diferente...

Las CatacumbasEditar

Las Catacumbas discurren a lo largo del subsuelo de la fortaleza y se componen de estrechos túneles quizás utilizados en tiempos pretéritos como sistemas de canalización y mantenimiento. A través de los siglos se ha ido convirtiendo gradualmente en repositorios del conocimiento acumulado sobre las diferentes razas de xenos. Almacenados aquí se encuentran inmensos tomos escritos, especímenes vivseccionados y bestiarios prohibidos, todo ello sellado y protegido con protecciones eternas de adamantio y cámaras de estasis, por si en un futuro las amenazas a las que se refieren aumentan de nuevo.

A lo largo de los siglos, muchos inquisidores han añadido sus propios terribles conocimientos a los pasadizos bajo la fortaleza, depositando artefactos xenos y textos que pueden corromper el alma y que han decidido que deben estar ocultos a la mirada del hombre. Los custodios de los Guardianes de la Muerte solamente permiten el acceso a las catacumbas a aquellos que cuentan con la aprobación del Maestro de la Vigilia. Sobreviven ciertas historias que hablan de algún xeno fugado del Bestiarium que habría acabado viviendo oculto en las catacumbas, y si bien es cierto que hubo algún incidente en el pasado, incluyendo un desagradable brote de agujero de gusano y una cría o dos de Quozikian, ninguno de los seres fugados del Bestiarium podrían haber llegado tan lejos como a las catacumbas. Por desgracia parece que diferenciar entre ciertos artefactos xenos y un espécimen xeno joven es difícil a veces.

Zonas de Cuarentena Editar

Ciertas zonas de las catacumbas han sido declaradas zonas en cuarentena y solamente hermanos de batalla con armadura pueden acceder a ellas. Algunas zonas están sumidas en radiación de origen desconocido o sujetas a efectos temporales impredecibles debido a artefactos xenos inestables. Otras zonas están infectadas por organismos exóticos que no pueden destruirse, solamente pueden contenerse. Se rumorea que algunas zonas en cuarentena contienen en realidad tecnología de creación de portales alienígenas como los portales a la Telaraña Eldar o en menor medida como el pasaje disforme de la Brecha Jericho. En caso de ser cierto, estas zonas representan una grave amenaza para la seguridad de la fortaleza si pudieran acceder a ellas las personas equivocadas por lo que están fuertemente protegidas.

Los Grandes OsariosEditar

Erioch el gran osario

Los Grandes Osarios de Erioch

Los Grandes Osarios son secciones de la Fortaleza Erioch donde las paredes, los suelos y los techos están cubiertos de incontables esqueletos, dientes y garras de xenos derrotados, con algunos de ellos adornados con información. Enormes huesos de monstruosidades gargantuescas están expuestos en los sepulcros más grandes, con candelabros hechos a partir de cráneos alienígenas, espinas colgantes, columnas de quitina y huesos, pieles de xenos colgando como estandartes y mosaicos de concha calcificada, todo ello como recordatorio de siglos de masacre acumulada. Todos estos huesos han sido contribuciones de los Guardianes de la Muerte, los cuales tomaban estas “donaciones” como forma de rivalizar con sus propios compañeros. Finalmente el Maestro de la Vigilia se vio obligado a cerrar los osarios para poner freno a la arrogancia de la caza de trofeos excesiva.

A los recién llegados se les invita a recorrer los Grandes Osarios para comprender la enormidad de la tarea que realizan los Guardianes de la Muerte y su parte de la Larga Vigilia. Los humanos ordinarios tienden a describir esta visita a los osarios como opresiva y escalofriante mientras que los Marines Espaciales lo encuentran profundamente espiritual, un lugar perfecto para la meditación y para regocijarse ante el trabajo realizado por sus hermanos de batalla en las victorias sobre los xenos.

Hay rumores que susurran que se puede ser maldecido por inquietos espíritus alienígenas que provocan que los servidores monotarea de la fortaleza queden tumbados en el suelo de los corredores, víctimas de un sutil efecto jinxing, y los individuos con capacidades psíquicas comentan que los osarios están cubiertos de un miasma de dolor y rabia impotente y de un balbuceante eco psíquico de ruegos, maldiciones y plegarias pronunciados en lenguas olvidadas.

Los Cotos de CazaEditar

Erioch Cotos de caza

Coto de caza en Erioch

Los Cotos de Caza son una parte de las instalaciones de entrenamiento de los Guardianes de la Muerte y ocupan varios niveles de la Fortaleza Erioch ya que han sido ampliados gradualmente desde su construcción inicial hace cuatro siglos. Su impulsor fue el Capitán Prascus ya que percibió carencias en la preparación de los equipos de exterminio debido a su incapacidad para entrenar juntos en ambientes variados y sufriendo dificultades e incluso muertes en las transiciones entre los distintos entornos.

Dichas dificultades eran causadas por el profundo e inherente orgullo de los Marines Espaciales que al sentir que portaban el honor de su capítulo sobre los hombros, no podían aceptar que no estuvieran preparados para enfrentarse a cualquier enemigo. La mayoría de Capitanes habrían reprendido a sus hombres haciéndoles recordar sus juramentos y deberes pero Prascus sabía que esto podría causar resentimiento entre los marines espaciales. En lugar de eso, Prascus acondicionó un gran número de bahías en desuso de la fortaleza, los transformó en copias de duros entornos planetarios y los utilizó para realizar simulacros de caza junto a sus hermanos marines. Prascus pensó que realizar cacerías contra peligrosos xenos liberados del Bestiarium ayudaría a mejorar la preparación de los equipos de exterminio en diferentes entornos sin ofender su honor por su falta de preparación específica.

Después que Prascus finalizara su mandato, las instalaciones dejaron de utilizarse a pesar que continuaron en estado operativo, incluso siendo ampliadas por sucesivos capitanes que imitaban sus planetas de origen o representando planetas de la Brecha Jericho. El Maestre Jarrax de los Templarios Negros ordenó la construcción de gigantescos tanques herméticos para que los marines espaciales pudieran entrenarse en cualquier tipo de vacío, creando para ello enormes bóvedas que podían configurarse para llegar a imitar incluso la presión aplastante de un gigante de gas. El Capitán de la Guardia Madsen hizo modificaciones en los corredores de varias naves y construyó un laberinto xeno minuciosamente recreado para entrenar a los equipos de exterminio en tácticas de asalto, o la Aguilera de Jarrax, un navío vertical de 3800 metros de longitud, se ha mantenido en el vacío para el ejercicio en gravedad cero y para la práctica de técnicas de combate a velocidad terminal.

Desde el siglo pasado, los Cotos de Caza se han integrado plenamente en el entrenamiento de los Guardianes de la Muerte y en el dogma de Erioch y se han ampliado todavía más. Vastas áreas han sido reconfiguradas en réplicas exactas de ambientes nativos de especies xenos. Aquí, los hermanos de batalla de los Guardianes de la Muerte acechan a los alienígenas bajo falsos cielos holográficos para descubrir los trucos y trampas de sus reinos nativos.

El Enclave de la InquisiciónEditar

Inquisidor ordo xenos wikihammer

Inquisidor del Ordo Xenos.

La Fortaleza Erioch mantiene un Enclave Inquisitorial alrededor de la prominente y afilada aguja central llamada la Torre de Cobre. Los antiguos y palaciegos salones que se pueden encontrar allí han tenido poco uso a lo largo de los milenios de la Larga Vigilia salvo por la residencia del Inquisidor de la Cámara y por las ocasionales visitas de inquisidores del Ordo Xenos en visitas de trabajo. Como en otros tantos lugares de la fortaleza, el Enclave Inquisitorial parece demasiado amplio y bien equipado para el uso que se le da actualmente. Parece que el verdadero propósito de dicho lugar tuvo su función hace mucho tiempo atrás o que todavía está por llegar, y que sus actuales ocupantes solamente son los últimos guardianes de una larga y polvorienta lista que se remonta a una antigüedad perdida.

La residencia permanente del Inquisidor de la Cámara ocupa casi una quinta parte de la torre y en su centro se halla el núcleo de un antiguo cogitador donde se cree que se hallan almacenados los detalles de las actividades del Ordo Xenos en la Brecha Jericho desde la Era de las Sombras. Al igual que sus predecesores, el Inquisidor Carmillus pasa el tiempo repasando los viejos informes allí almacenados cuando no hay asuntos más urgentes. Con mucha frecuencia, las pistas sobre acontecimientos actuales se pueden encontrar envejeciendo en sucesos pasados. El Inquisidor Carmillus prefiere mantener un séquito reducido y tener a sus acólitos desplegados en el campo por lo que solamente regresan a la fortaleza para informar y rearmarse antes de volver a la carga.

Una considerable cantidad de siervos y criados, la mayoría pertenecientes a la Familia Longsorrow, se esfuerzan por mantener la torre habitable, pero su trabajo es nimio comparado con la enormidad de la tarea. La pátina del tiempo se ha depositado sobre la torre, dando al lugar un inquietante aire de grandeza desvanecida. Los criados deben contentarse con mantener determinados salones y cámaras habitables e iluminados para las necesidades humanas, apresurándose a través de los fríos corredores que las separan.

Inquisidores

Reunión de inquisidores

Recientemente, la reapertura de la puerta en la disformidad ha desembocado en un número superior de visitas a la solitaria fortaleza de las que ha visto en siglos enteros, y el Enclave Inquisitorial en la Torre de Cobre se ha convertido en el área más poblada de toda la Fortaleza Erioch. Entre las idas y venidas de los inquisidores y sus séquitos, los servidores, los esclavos, los rehenes y los prisioneros del Ordo Xenos, la Torre de Cobre casi parece bulliciosa, llena de luz y de sonido de voces humanas. Sin embargo es una ilusión ya que en el exterior de los confines inmediatos del enclave, el silencio opresivo y la enormidad aplastante de la fortaleza se impone de nuevo.

En la Torre de Cobre, el creciente aforo de Erioch ha causado fricciones entre los propios inquisidores. Individuos tan poderosos y dinámicos son capaces de enfrentarse entre si por temas como la simple prioridad de acción, y actualmente la Fortaleza Erioch acoge individuos con rivalidades sorprendentemente amargas. En los oscuros pasillos y los salones envueltos en sombras se celebran reuniones entre susurros para promover o frustrar las diferentes y enfrentadas agendas inquisitoriales.

El Santuario de Santa AretEditar

En las profundidades de Erioch se encuentra el Santuario de Santa Aret, una hermosa capilla, adornada con una rica panoplia del Adeptus Ministorum, con vidrieras de intrincados colores y una tarima octogonal de mármol blanco con vetas de oro en su centro.

En el centro de dicha tarima se encuentra una heroica y proporcionada estatua tallada en alabastro con los rasgos borrados por el tiempo, pero que aún mantiene un aire de nobleza a pesar de haber perdido el rostro y un brazo alzado. Grabados en las paredes de la capilla se encuentran salmos en gótico clásico pero que no aportan ninguna pista que desvelen en honor de quién se construyó.

Los recién llegados del sector Calixis han llegado a asociar este santuario con Santa Aret, guardiana soberana de lo que no debe ser recordado, pero aquellos que más tiempo llevan sirviendo a los Marines Espaciales saben que el santuario es anterior a la beatificación de Santa Aret.

La Cámara de la Vigilancia Editar

La Cámara de la Vigilancia es el consejo de guerra de los Guardianes de la Muerte en la Cuenca de Jericho. Establecida por una tradición cuyo origen fue olvidado hace tiempo, su objetivo principal es discutir la importancia de los acontecimientos en la Cuenca de Jericho y decidir cómo deben responder los Guardianes de la Muerte en consecuencia. Las razones para una reunión de la Cámara de la Vigilancia son muchas y diversas. Normalmente tales reuniones están conectadas a nuevas informaciones sobre una amenaza para la cuenca, o en respuesta a los informes de campo de los Guardianes de la Muerte. Sien embargo, en las últimas décadas y por la apertura periódica de una nueva porción de la Bóveda Omega ha provocado que la Cámara de la Vigilancia se reúna con mayor frecuencia.

La Cámara de la Vigilancia toma su nombre de la cámara central del nivel de mando principal de la Fortaleza de la Guardia Erioch. La cámara es circular y tiene más de doscientos pasos de ancho. Su techo es una gran cúpula, en el centro de la cual se establece un círculo de cristal blindado que permite la luz reflejada del sol moribundo de Erioch. Cuando se convoca una reunión, los braseros queman incienso en siete nichos alrededor del borde de la cámara y los servocráneos, amarillentos por la edad, circulan para registrar cada detalle de lo que ocurre ante ellos. El suelo es de piedra negra con incrustaciones de símbolos y palabras del Codex Astartes trabajados en adamantium. El símbolo de los Guardianes de la Muerte descansa en el centro de la cámara bajo la luz pálida del vacío arrojado desde la luz de Erioch. No hay asientos en la Cámara de la Vigilancia; todos los que se reúnen aquí permanecen en pie, una señal de que el deber de su vigilia es interminable. Incrustados en el suelo y en el techo están los generadores de campo nulo y altavoces vox, así como los proyectores hololíticos y los generadores de sonido para cuando se debe mostrar la información.

La membresía de la Cámara no es fija. Está compuesta por todos los miembros veteranos de los Guardianes de la Muerte presentes en el momento de la reunión, más los miembros de la Inquisición presentes en la fortaleza y que pueden ser invitados (a discreción del Señor de la Vigilia) o cualquier otro servidor del Imperio cuya voz y conocimiento sean importantes para las deliberaciones. Aunque la membresía de la Cámara de la Vigilancia el volátil, hay dos puestos que son permanentes por tradición: el Señor de la Vigilia y el Inquisidor de la Cámara. Ambos deben estar presentes para que se convoque una reunión.

El Señor de la Vigilia Editar

El Señor de la Vigilia es un miembro veterano de los Guardianes de la Muerte estacionados en la Fortaleza de la Guardia Erioch, lo que significa que él es generalmente, aunque no siempre, el Comandante de la Guardia o el Capitán de la Guardia en funciones. El portador de este honor está obligado a actuar como el árbitro de las decisiones tomadas por la Cámara de la Vigilancia y también gobernar y mantener la Fortaleza de la Guardia, las Estaciones de Guardia y los otros dominios de los Guardianes de la Muerte dentro de la Cuenca de Jericho.

El título de Señor de la Vigilia se confiere a un Hermano de Batalla solo tras una reunión de la Cámara de la Vigilancia y confirmado por una misiva de los Altos Señores de Terra. Este honor es llevado tradicionalmente por un individuo durante cierta cantidad de años antes de que pase a otro, a menos que un momento de gran crisis o una guerra haga que dicho cambio en el liderazgo sea imprudente. El Señor de la Vigilia permanece dentro de la Fortaleza de la Guardia Erioch mientras dure su deber, con ciertas excepciones hechas en circunstancias críticas. La única marca del rango del Señor de la Vigilia es la portación de un escudo heráldico singular en su servoarmadura, diseñado como una mano enguantada agarrando una serpiente por su garganta.

El Inquisidor de la Cámara Editar

El Inquisidor de la Cámara es un miembro de la Inquisición que, por tradición, representa los intereses de los Santos Ordos dentro de la Cámara de la Vigilancia. Este casi siempre es sacado desde las filas del Ordo Xenos, aunque ha habido excepciones. El Inquisidor de la Cámara es un puesto de honor y un símbolo de los lazos entre los Guardianes de la Muerte y la Inquisición en la Cuenca de Jericho.

La posición y el título de Inquisidor de la Cámara es otorgado a un inquisidor por un cónclave de sus pares, y sigue siendo suyo hasta que muera, decida renunciar al puesto o sea enviado otro para tomar su lugar. Siendo mezcla de emisario, intermediario, facilitador y observador de los observadores, los Inquisidores de la Cámara suelen ser elegidos por sus habilidades diplomáticas y políticas. Otros son guerreros veteranos o sabios de gran erudición. Sin embargo, la mayoría ha descubierto que ser capaz de hablar de guerrero a guerrero es una ventaja cuando se trata de los Guardianes de la Muerte.

Los Veteranos en la Cámara de la Vigilancia Editar

La Cámara de la Vigilancia actúa para supervisar las acciones de los Guardianes de la Muerte dentro de la Cuenca de Jericho, y como tal tiene mano en la dirección y el despliegue de los Equipos de Eliminación. Para los miembros más recientes de los Guardianes de la Muerte, la Cámara y el Señor de la Vigilia parecen maestros distantes, cuyas órdenes son filtradas por la cadena de mando hasta llegar a sus oídos, o funcionarios que dirigen con sus ritos y ceremonias, siendo vistos en días marcados por una gran tradición o momentos de gran importancia. A medida que dichos hermanos y equipos ascienden en rango y estatus, verán cada vez más cerca la Cámara de la Vigilancia, ya sea por recibir sus órdenes directamente del Comandante de la Guardia y sus Capitanes o sean invitados a asesorar sobre el uso y despliegue de otros activos. Para cuando un hermano ha ascendido hasta el rango de veterano, ya es bien conocido por la Cámara de la Vigilancia y sus miembros, considerándolo un instrumento primordial y posiblemente un firme aliado de la Inquisición, responsable de llevar a cabo su voluntad innumerables veces en la Cuenca de Jericho. Por su parte, dicho hermano se habrá formado sus propias opiniones sobre la Cámara y sus miembros, viéndoles menos como maestros infalibles y más como pares.

Amos y Sirvientes Editar

Mordigael es el actual Comandante de la Fortaleza Erioch y, por extensión, el Señor de la Vigilia. Ayudándole en el gobierno de la Cámara se encuentran todos los Inquisidores de Ordo Xenos estacionados en la Cuenca de Jericho, uno de los cuales asumirá el cargo de Inquisidor de la Cámara para que la Inquisición tenga voz para pedir ayuda a los Guardianes de la Muerte. Dada la naturaleza de la Inquisición y de los inquisidores, este grupo siempre está en constante cambio, expandiendo o retrayendo sus números a medida que los miembros cambian constantemente. Por lo general, nunca habrá más que un puñado y siempre equilibrado por Mordigael y sus comandantes de modo que la proporción de Adeptus Astartes/Ordo Xenos sea equivalente. Dependiendo de la naturaleza de los asuntos a tratar por la Cámara, puede permitirse que otros asesores den un consejo específico, aunque esto no es común.

Debido a que los Guardianes de la Muerte de la Cuenca de Jericho operan dentro de las mismas áreas de influencia que el Ordo Xenos y las fuerzas de la Cruzada Achilus, la Cámara y sus reuniones pueden verse coloreadas tanto por política como por consejos de guerra, como sería el caso si funcionaran como un capítulo tipo del Adeptus Astartes. Mientras que el Señor de la Vigilia y sus oficiales están interesados ​​en las preocupaciones de los Guardianes de la Muerte, no pueden permanecer completamente sordos a la presencia de la Inquisición y, más específicamente, de los deseos de un solo inquisidor que opere dentro de la región. Del mismo modo, aunque la gran mayoría de la Cruzada Achilus sigue siendo ignorante de los Guardianes de la Muerte, el Lord Militante no y se ha sabido que en ocasiones ha tratado de solicitar su ayuda. A menudo, la política personal de los inquisidores se reflejará en la elección del Inquisidor de la Cámara y esto puede convertirse en un nicho de rivalidades, todo lo cual contribuye a crear otro desafío que la Cámara de la Vigilancia debe superar. Los veteranos de los Guardianes de la Muerte agregan otra dimensión a estos procedimientos, habiéndose ganado el derecho y el respeto de hablar por sí mismos, incluso en presencia del Señor de la Vigilia. Los veteranos también son los más sabios en el devenir de la Cruzada y de la Cuenca de Jericho, poseyendo conocimiento de los inquisidores que podrían influir en la Cámara de la Vigilancia.

La naturaleza de la Inquisición dicta que nada es lo que parece, y los mismos honores y derechos que le permitirían a un Equipo de Eliminación veterano tener voz en la Cámara de la Vigilancia significa, a veces, que dicho equipo debe tratar con más cercanía a ciertos inquisidores o incluso agentes del Lord Militante. La mayoría de inquisidores, sean del ordo que sean, llegan sin anunciar su presencia a los Guardianes de la Muerte cuando arriban a la Cuenca de Jericho, siguiendo sus propias misiones, fuera de la vista y el alcance de las fuerzas de la Cruzada. Sin embargo, estos mismos inquisidores pueden requerir ayuda de los Guardianes de la Muerte cuando les convenga y necesiten el tipo de potencia de fuego y habilidad que solo puede proporcionar un Equipo de Eliminación. Es aquí donde la reputación de los veteranos les precede y tal inquisidor podría optar incluso por contactar directamente con ellos, pidiéndoles ayuda sin ningún tipo de declaración formal a la Cámara de la Vigilancia. Aunque está en marcado contraste con la forma en que funcionan la mayoría de los capítulos de los Adeptus Astartes, la valentía individual mostrada por tales Inquisidores a menudo se gana el respeto de los veteranos de los Guardianes de la Muerte. Los Capitanes de la Guardia experimentados también aceptan que los inquisidores trabajen de esta manera, y gran parte de sus agendas no llegan a las reuniones formales de la Cámara, especialmente en el caso de misiones urgentes o de oportunidad. En última instancia, sigue siendo el mandato de los Guardianes de la Muerte el ayudar o no a un inquisidor, lo solicite o no. Sin embargo, y dado que los objetivos de los Guardianes de la Muerte y los de muchos Inquisidores Ordo Xenos dentro de la Cuenca de Jericho se entrelazan, enviar a un equipo es una buena elección, utilizando el conocimiento y las habilidades del inquisidor para vencer a un enemigo común.

Demasiados secretos Editar

Los Guardianes de la Muerte y la Inquisición son organizaciones herméticas por naturaleza. Suya es la tarea de perseguir a los enemigos ocultos, los ejércitos secretos y los enemigos invisibles que plagan el Imperio. Buscan enemigos como los intrusos Aeldari, los Mundos necrópolis necrón y los Cultistas del Caos que trabajan desde la oscuridad para socavar y destruir a la Humanidad. Durante el servicio de un hermano en los Guardianes de la Muerte, este se encontrará con muchos enemigos nuevos, ya que son un secreto celosamente guardado por las dos organizaciones. A menudo también se recurrirá a un Equipo de Eliminación para que se encargue de las causas de un problema, mientras que el Astra Militarum y la Armada Imperial se limitan a lidiar con sus efectos. Ejemplos de esto abundan en todo el sector, como en el Mundo minero de Harloss Magna, donde se usó un equipo para matar al gobernador planetario poseído demoníacamente mientras la Guardia Imperial sofocaba el levantamiento que había causado, o cuando un equipo subió en secreto al Crucero de clase Lunar Luz de la Perdición y provocó una sobrecarga crítica de la unidad de plasma para matar a su capitán traidor y escenificarlo como el trabajo de rebeldes. En estos casos, el trabajo de los Guardianes de la Muerte está destinado a pasar desapercibido para la Cruzada Achilus y sus comandantes.

Para un veterano, todas estas operaciones y misiones le dan al hermano raso una perspectiva única sobre las acciones de la Cámara de la Vigilancia y una visión de los enemigos ocultos en la cuenca que podría no haber visto en conflictos más abiertos. Se espera que todos los hermanos cumplan con su deber y honren el juramento que los mantiene en silencio independientemente de lo que aprendan, pero es imposible que dichos secretos no les cambien de alguna manera. Mientras que los veteranos permanecen dedicados a los votos y vínculos con su capítulo, no pueden compartir su conocimiento prohibido con aquellos a los que todavía llaman hermanos y que no pueden entender lo que han aprendido a menos que también hayan servido en los Guardianes de la Muerte. Más allá del cisma que esto puede crear, se convierte en otra barrera entre Guardianes de la Muerte y capítulo que un Marine Espacial debe aprender a aceptar si quiere honrar el servicio y la voluntad de su pacto.

Los secretos que posee un veterano también son parte de su poder dentro de la Cámara de la Vigilancia, otorgándole más influencia al tratar con los inquisidores de los Santos Ordos. Inquisidores que comercian con secretos y miden el valor de un hombre por lo que sabe, por lo que es más probable que traten con hermanos en posesión de tal saber. Dos de los secretos clave controlados por los Guardianes de la Muerte de Jericho, y de mayor preocupación para la Cámara de la Vigilancia, son la amenaza de los Necrones y la Bóveda Omega, y con el tiempo es inevitable que un Hermano de Batalla tenga que lidiar con ambos. Mientras que aquellos que completan su servicio deben guardar sus secretos y regresar a su capítulo para no volver a hablar de ellos nunca más, los veteranos que quedan se ven cada vez más atraídos por sus complejidades y los esfuerzos continuos de los Guardianes de la Muerte para tratar con ambos. El alcance real y la profundidad de estos secretos y las muchas partes que contienen pueden hallarse solo en un pequeño número de personas. Mientras numerosos inquisidores y Marines Espaciales se han enfrentado al menos a una faceta de la amenaza necrona dentro de la Cuenca de Jericho, y otros han puesto sus ojos en las cámaras internas de la Bóveda Omega, solo unos pocos han vivido lo suficiente como para aprender todo sobre ambos.

Al final, un Hermano de Batalla utiliza esta riqueza de conocimiento secreto que depende de sus alianzas y de las misiones en las que es enviado, pero como muchos de los que sirven a los Guardianes de la Muerte, los secretos también son un medio para un fin. El conocimiento, para un veterano, es una forma de entender y luego destruir a sus enemigos, y cuanto más conocimiento posea, más capaz es de completar su deber y vencer a los enemigos del Emperador. Aunque la Inquisición puede ser testigo de los conocimientos de un veterano y señalarle bien como una amenaza o un aliado, el Señor de la Vigilia y los Adeptus Astartes de la Cámara de la Vigilancia priman a estos hermanos por sus habilidades por el hecho de que han sobrevivido para aprender algo de los enemigos más peligrosos del Imperio.

Recursos prescindibles Editar

La Cámara de la Vigilancia existe para supervisar las operaciones de los Guardianes de la Muerte en la Cuenca de Jericho, y es dentro de sus salas que el Señor de la Vigilia decide dónde y cuándo enviar sus equipos. Los comandantes y sus capitanes entienden y valoran el valor de un equipo veterano y el tipo de cosas que puede lograr de manera realista. Desafortunadamente, sus enemigos son muchos y poderosos y rara vez hay equipos suficientes para igualar incluso una fracción de las amenazas que ofrece la cuenca. Peor aún, los Capitanes de la Guardia de Erioch deben tomar a veces la difícil decisión de comprometerse a una misión con pocas esperanzas de éxito, sabiendo muy bien que podría significar la pérdida de valiosos hermanos para comprar tiempo para que otros completen tareas vitales. Para complicar aún más estos asuntos está la presencia de los inquisidores y, en ocasiones, agentes de Lord Militante Tetrarchus que solicitan ayuda o interfieren en eventos que involucran a los Guardianes de la Muerte. Todo esto contribuye a un proceso que podría hacer que el equipo se asigne a una misión imposible, o que actúe según la guía o inteligencia defectuosas de la Inquisición. Afortunadamente, los Marines Espaciales han nacido para enfrentarse a tales dificultades.

El Lord Militante no tiene ningún mando o control sobre los Guardianes de la Muerte, y en última instancia le corresponde a la Cámara de la Vigilancia y sus Marines Espaciales elegir la mejor manera de usar los Equipos de Eliminación a su disposición. Sin embargo, los objetivos de los Ordos y del Lord Militante a menudo coinciden con los Guardianes de la Muerte y su influencia puede ser fuerte. Esta es una preocupación aún mayor cuando la Inquisición y Tetrarchus están trabajando en concierto sobre algún asunto, haciendo que el Lord Militante use su considerable poder para pedir el favor de uno de sus inquisidores aliados. Esto puede significar que detrás del inquisidor vaya la asistencia de un Equipo de Eliminación, extendiendo la red de obligaciones y favores hasta un comandante imperial imprudente o noble mimado, utilizando sus conexiones para solicitar ayuda a poderes de los que puede que ni siquiera sea consciente.

Arsenal y Relicario Editar

"Esta es la Mano de la Venganza, una reliquia de mi Capítulo. Fue la Mano de la Venganza la que sostuvo el estandarte de la victoria en el Mundo de Rynn al final de la Cruzada de Vortigern, anunciando nuestra reclamación del planeta. Fue la Mano de la Venganza la que aplastó la armadura cubierta de espinas brujas del Príncipe Corsario Finruil. Fue la Mano de la Venganza la que asfixió al Kaudillo Orko Gorwazza hasta matarlo. Y si sirvo bien a mi Capítulo, algún día mis hazañas serán añadidas a la lista de aquellos que han blandido esta arma, como nota al pie bajo los poderosos héroes que me han precedido, y estaré satisfecho."
Capitán Hector Tereus de los Puños Carmesíes

Las armerías de la fortaleza están ubicadas en lo profundo de su casco blindado, aseguradas detrás de las compuertas de seguridad más gruesas y capas internas de escudos de vacío dignas de proteger a un Titán. Este es el reino del metal y la luz actínica, del latido de los martillos y el fuego de las fraguas que arman a los ángeles de la muerte del Emperador. Compuesto de talleres, almacenes y arsenales, estos son los dominios de los Tecnomarines que sirven en los Guardianes de la Muerte y todos se encuentran bajo la máxima autoridad del Señor de la Forja. Espadas-sierra, hachas de energía, bólteres, cápsulas de desembarco, tanques, cañones tormenta; todas las herramientas del Adeptus Astartes se fabrican aquí; sus espíritus-máquina belicosos son apaciguados por el zumbido de los servidores y el toque de los aceites sagrados hasta que se necesitan. También hay miles de millones de cartuchos, cargas y cilindros de municiones, desde las más simples hasta las macro-ojivas estabilizadas por gravedad disparadas por las baterías principales de la fortaleza.

En los confines más profundos de las armerías, acurrucados y soñando, están los antiguos de los Guardianes de la Muerte. Aquellos que han sido gravemente heridos sirviendo con los Guardianes de la Muerte pueden, con la bendición de su capítulo, tener el honor de ser instalados en la telaraña cibernética de un sarcófago blindado para que, en tiempos de gran necesidad, puedan servir una vez más junto a sus hermanos como Dreadnoughts. Se cree que hay tres Dreadnoughts raros y poderosos que actualmente están inactivos dentro de las armerías de Erioch, aunque no se han despertado en más de un siglo. Solo el Señor de la Forja sabe la verdad acerca de su número y estado.

Sin embargo, muchas de las armas más exóticas y poderosas de la fortaleza se mantienen dentro de bóvedas selladas en las profundidades de la fortaleza, solamente accesibles para aquellos que tienen el secreto de su apertura. Algunas bóvedas solo se abren a miembros de un capítulo o Primarca en particular, dejados en confianza por uno de sus hermanos en el pasado. Otros solo se abren a miembros particulares de la Inquisición o el Adeptus Mechanicus. Los más secretos de todos son los terribles dispositivos guardados en las catacumbas exteriores de la Bóveda Omega, la gran cámara sellada en el corazón de la Fortaleza de la Guardia Erioch. Tales armas incluyen cargas de implosión de vórtice, latas del virus devorador de vida y los vástagos de la pesadilla encarcelado. Estas armas solo se entregan una cada vez y por voluntad de los sistemas que se encuentran en el centro de las cámaras de la Bóveda, mirando y esperando al futuro.

Acciones notables Editar

  • La Fundación de la Camarilla Muerta (Posterior a 342.M35).
  • La Muerte Invisible (566.M35): El Capítulo de Marines Espaciales de [CENSURADO] es declarado Excommunicate Traitoris por sus graves crímenes contra el Imperio. Como resultado de ello, sus bienes materiales y personales fueron reclamados como pago de la sanción por orden de la Inquisición, y los miembros del Capítulo fueron sentenciados a muerte. Debido a estas órdenes, el Mundo Salvaje de [CENSURADO] fue puesto desde entonces bajo el agudo escrutinio de los Guardianes de la Muerte de la Fortaleza de la Guardia Erioch, y posteriormente el planeta fue sometido a Exterminatus y su presencia fue expurgada de todos los mapas y cartas del Sector Jericho.

M36 Editar

  • Haarlock y Erioch (266.M36): En los anales de la Fortaleza de Vigilancia Erioch existen registros de la llegada del Lanza del Destino a las fronteras del Sistema Erioch. Desconociendo donde había ido a aparecer, Mordecai Haarlock penetró en el sistema estelar, siendo rápidamente rodeado y puesto en la mira de los cañones de los Guardianes de la Muerte. Viéndose forzado a deponer las armas, Mordecai y sus socios fueron llevados a bordo de la Fortaleza de Vigilancia y puestos bajo el control de varios Equipos de Eliminación. Tres días más tarde, Haarlock y su nave recibieron permiso para partir. Nunca habló de lo que le ocurrió durante esos tres días, ni regresó de nuevo al Sistema Erioch.

M37 Editar

  • El Escudo Negro (651.M37): Un Hermano de Batalla de los Guardianes de la Muerte, carente de toda marca o blasón de Capítulo, llegó a la Fortaleza de la Guardia Erioch. Este Hermano "Escudo Negro" se hacía llamar Hail, y era el único Marine Espacial ocupante del Crucero de Asalto Rápido Ángel Inquieto. Hail sostenía que había descubierto la localización de los restos de la desaparecida 4ª Compañía del Capítulo de los Cónsules Negros, una fuerza desaparecida por completo un milenio atrás, y que buscaba ayuda de la Fortaleza de Vigilancia Erioch para recuperarlos. Siguiendo las instrucciones de la Cámara de Vigilancia, un Equipo de Eliminación se unió a Hail a bordo del Ángel Inquieto. Hail dirigió al Equipo de Eliminación hasta un masivo Pecio Espacial a la deriva en el espacio desierto de las fronteras del Sistema Phaegis. El Equipo de Eliminación abordó la nave y tuvo éxito en recuperar el estandarte de la 4ª Compañía de los Cónsules Negros y un cierto número de reliquias del Capítulo a pesar de ser asaltados por grupos de Necrófagos Disformes y otras horrendas criaturas. En gratitud por la devolución de dichos restos décadas más tarde, cuando la nave de transporte enviada desde Erioch llegara a su destino, los Cónsules Negros renovaron sus juramentos con los Guardianes de la Muerte con un despacho de Hermanos de Batalla tres veces mayor a lo habitual.

M38 Editar

  • La desaparición de la Mártir Luminoso (006.M38): Es detectado un pico de energía anómala en los bordes de giro de la Deriva Slinnar y enviado un Equipo de Eliminación desde la Fortaleza de la Guardia Erioch a bordo de la Mártir Luminoso para investigar. Se pierde todo rastro del equipo desde entonces y la Mártir Luminoso es encontrada a la deriva en el espacio casi un siglo después. Dentro no se descubre ningún indicio sobre el destino del equipo, pero a lo largo de los siglos ciertos archivos obtenidos tras aperturas periódicas de la Bóveda de Omega harían oscuras referencias al nombre de la nave, lo que sugiere que el misterio está lejos de enfriarse.
  • Gritos desde el vacío (274.M38): La Bóveda Omega se abre y presenta un cristal de datos de un patrón increíblemente arcaico que sólo puede ser leído por el más antiguo de los sistemas de los Guardianes de la Muerte. En el cristal, estos no encuentra más que un conjunto de coordenadas astrográficas. Durante la investigación, las coordenadas resultan representar nada más que un tramo de vacío interestelar más allá de Descenso de Jove. La nave de investigación permanece en su puesto durante diez días antes de partir para regresar, pero un instante antes de sumergirse en la Disformidad, el astrópata de la nave sufre un ataque terminal, emitiendo con sus últimas palabras una advertencia chillona de que la Humanidad nunca debe poner un pie en esa parcela del espacio.

M40 Editar

  • Aparición de la Anomalía Hadex (654.M40).
  • Destrucción de Gemre (659.M40): En el año 659.M40, unos pocos años después de la apertura de la Anomalía, una Plaga Esclavizadora se extendió sin oposición a través de las colmenas de Gemre porque el Equipo de Eliminación enviado para purgar el brote inicial llegó al sistema equivocado, debido a que su Navegante enloqueció por el fulgor carmesí que vio incluso en la Disformidad. Las medidas punitivas a las que se recurrió después de la infestación significan que Gemre ya no está presente en los registros del Imperio, pero los Guardianes de la Muerte no han olvidado este primer fracaso. No sería el último.

M41 Editar

  • La pérdida de la Errasticles (787.M41): El crucero de batalla Imperial Errasticles encontró una firma de energía anómala cerca del planeta Kabiri mientras estaba en una patrulla de rutina en el 679.M41. Este extraño campo de energía emanaba de un parche de oscuridad cerca del planeta y el crucero se apresuró a investigarlo. Tal campo masivo abarcaba miles de kilómetros y, aunque los sensores de la nave podían detectar el campo, no podían penetrarlo. El capitán, Lord Albrecht Rovell, envió una sonda al campo, pero el dispositivo no devolvió ninguna información. Después de un acalorado debate entre el personal de su puente, el capitán decidió enviar un solo caza para investigar el área. La pequeña nave entró en la negrura sin incidentes y pudo mantener las comunicaciones con el crucero. La última transmisión que la Errasticles recibió del caza describía una estructura masiva en el corazón de la oscuridad; una estructura de diseño desconocido e impermeable a los escáneres. El capitán Rovell envió un mensaje astropático al puesto imperial más cercano que indicaba que estaba entrando al campo para investigar la estructura, así como la desaparición de su nave exploradora, y entró en la extraña oscuridad. Cuando llegaron las noticias de este campo de oscuridad llegaron a Erioch, un Equipo de Eliminación fue enviado inmediatamente al área para investigar. El pronosticador Tri'el, un miembro de la Cábala Muerta que deseaba estudiar esta área más de cerca, los acompañó a Kabiri. A medida que se acercaban al mundo, un pulso de energía se apoderó de su nave, haciendo que todos los sistemas dejaran de funcionar durante horas. Cuando se restableció la energía, el equipo continuó avanzando hacia el área. Todos los rastros del campo, la Errasticles y la misteriosa estructura oculta habían desaparecido. Media docena de hermanos fueron asignados a la estación muerta en Kabiri como consecuencia de este incidente para monitorear el área. La estación de Kabiri no ha detectado ninguna otra aparición del campo de energía u otras anomalías hasta la fecha.
  • Phonos abre la Bóveda Omega (812.M41).
  • Traición en Spite (817.M41).
  • Asalto en Eleusis (817.M41).
  • Purga de los Ghanathaar (817.M41).

Equipos de Eliminación conocidos Editar

  • Compañeros del Primer Mártir - La leyenda del Señor de la Vigilia Balthazar que se relata a los Hermanos de Batalla de la Cuenca de Jericho no registra los nombres de los hermanos que cayeron a su lado, y la naturaleza y las circunstancias de su muerte quedaron en gran parte sin explicación. Estos nombres sólo son conocidos por aquellos capaces de realizar sondeos de datos de nivel superior, en particular los bibliotecarios y capellanes de Erioch. Incluso entonces, los detalles de las vigilias de estos guerreros solo pueden conocerse en los niveles más altos, y sus acciones en esa misión final a la Deriva Slinnar sólo se registran en los informes del hermano que sobrevivió. Con todo, Pardis sigue durmiendo, enterrado dentro del sarcófago de un Dreadnought y con un espíritu demasiado terco para permitirse morir.
  • Soberano-Sigma - Los Hermanos de Batalla que acompañaron al Capitán de la Guardia Aesalon en la misión a Soberano eran todos veteranos de muchas batallas, luchando lado a lado en innumerables veces antes. Por lo tanto, fue tanto una tragedia como un honor que fuese el mismo Aesalon quien recuperara la semilla genética de todos menos uno de sus hermanos caídos cuando recuperó la conciencia después de la muerte del Señor de los Relámpagos y quien devolviera su equipo a Erioch. Las raíces de la codificación del equipo como “Soberano-Sigma” no constan, aunque algunos sugieren que la denominación “sigma” significa que deben haberse realizado misiones previas en ese mundo.
  • Azote del Oscuro - Hay una serie de Hermanos de Batalla venerados como héroes de la Limpieza de Andronicus Prime, aun sin representar a los miembros de un solo Equipo de Eliminación. El desembarco de Andronicus Prime fue llevado a cabo por varios equipos operando como una fuerza de ataque coherente y como tal nacieron los héroes. Cada uno realizó increíbles hazañas de pericia y valor durante toda la batalla, y en el ataque final todos se unieron para descender al cráter y enfrentarse al Oscuro. Las grandes obras se llevaron a cabo en las profundidades de esa gran herida en la superficie de Andronicus Prime deben seguir siendo un misterio, resaltando el hecho de que tantos hermanos se unieran a la llamada del Epistolario Sabatari y descendieran a su lado, evidenciando su inquebrantable dedicación a la lucha contra los horrores que acechan en el vacío.
  • Los Quince - Los nombres de todos y cada uno de los hermanos de los Quince de Midael están grabados en gloria, entre los guerreros más famosos de los Guardianes de la Muerte de la Cuenca de Jericho. Cada uno tiene su propia capilla dedicada a su memoria en Erioch, dentro de la cual se cantan plegarias cada hora y así será hasta que la capilla, la fortaleza y con ella los Guardianes de la Muerte mismos desaparezcan de la galaxia. Los nombres de los Quince de Midael son Cuiris, Mercur, Borro, Nazartheth, Aniane, Ranuccio, Solón, Roch, Eridan, Pylenor, Theron, Xuthus, Janus, Cyllar y Cygnus. Todos y cada uno de estos guerreros son venerados por los actos que realizaron durante la defensa de la Estación de la Guardia Midael, mas son los actos de los cuatro primeros los que se celebran como ejemplares.
  • Los Cazadores Martirizados de Peratos - Cuando el último de los infiltrados fue arrinconado, fue un Equipo de Eliminación veterano bajo el mando del célebre Capitán de la Guardia Peratos el que luchó en la batalla final. Tristemente, todos pagaron el precio máximo, martirizándose para salvar a Erioch y sus hermanos.
  • Los Lux Veritatis - Los hermanos del Equipo de Eliminación conocido como Lux Veritatis estaban entre los más célebres de su generación, veteranos de innumerables guerras contra algunos de los enemigos más terribles jamás encontrados en la Cuenca de Jericho o más allá. Era un equipo inusual, en tanto todos sus miembros habían realizado sus Juramentos Apocryphon al mismo tiempo y los renovaron simultáneamente. Esto lo hicieron no una vez sino dos, manteniendo su tercera vigilia en tiempos de la Intervención en Herisor. El equipo contaba con cinco hermanos de batalla en el momento de su batalla final, aunque muchos más habían pasado por sus filas a lo largo de los años, incluido el actual Señor de la Vigilia, el Comandante de la Guardia Mordigael. Se dice que la Campana de las Almas Perdidas en Terra tocó una vez por cada uno de los hermanos del Lux Veritatis caídos. La Fortaleza de la Guardia Erioch cayó en un silencio sepulcral durante todo un ciclo de vigilancia, y se dice que otras instalaciones de los Guardianes de la Muerte a lo largo y ancho del Imperio honraron a los caídos de manera similar. Sin cuerpos que reclamar, sus hermanos no tenían tumbas para honrar y todos se reunieron en el Reclusiam de Erioch, donde el Capellán Titus Strome condujo a la congregación en solemne recuerdo de los héroes caídos. Varios años después, el altar mayor de Reclusiam permanece encendido con cientos de velas encendidas en honor a Lux Veritatis, un merecido homenaje a lo que seguramente debe representar al mejor Equipo de Eliminación conocido del siglo pasado.
  • Los Siete Siervos - A su regreso a Erioch, cada uno de los hermanos que participaron en la misión de la Anomalía Hadex fue puesto bajo el cuidado del Reclusiam. Es común que los guerreros recientemente llegados ​​de misiones especialmente arduas o potencialmente corruptoras se sometan a un ciclo completo de purificación, el cual suele involucrar una ministración combinada de Capellanes, Apotecarios y Bibliotecarios de Erioch. Esto asegura que no queda ninguna mancha espiritual, física o psíquica sobre el guerrero y que puede continuar sirviendo a la Larga Vigilia sin importar los horrores que ha confrontado. En las circunstancias más extremas, cuando contemplan cosas que sólo los Caballeros Grises pueden soportar, pueden ser sometidos a una limpieza mental parcial o incluso total. Esto es raro en los Guardianes de la Muerte. Lo que es aún más inusual en este caso es que no todos los guerreros que participaron en la misión fueron declarados purificados. Siete hermanos permanecen enterrados dentro de Reclusiam, sujetos a un intenso régimen de meditación y purificación. El contacto entre ellos y todos los demás queda prohibido, y no hay signos de que esto cambie en el futuro cercano.
  • Creciente-Garra - Equipo de la Muerte veterano, liderado por el Capitán Urakan.

Habitantes relevantes de la Fortaleza EriochEditar

Cuartel General Editar

  • Balhus (Señor de la Vigilia).'

Librarium Editar

Reclusiam Editar

Capitanes de la Guardia Editar

  • Urakan (Capitán de la Guardia).
  • Tarran Cearr (Capitán de la Guardia de los Alcaides de la Tormenta).
  • Peratos (Capitán de la Guardia de los Ultramarines).

Apotecarion Editar

  • Nicander (Apotecario de los Ultramarines).
  • Lucian (Apotecario de los Ultramarines).

Arsenal Editar

  • Vodrik (Señor de la Forja de la Fortaleza Erioch en el M38).
  • MacKrentan (Tecnomarine de los Alcaides de la Tormenta): Miembro del Capítulo de los Alcaides de la Tormenta del Sector Calixis, este Tecnomarine senior es un ferviente seguidor del Dios-Máquina y un maestro artesano conocido en toda Erioch por su habilidad como artificiero de armas. También es conocido, y ampliamente evitado, por su gusto por los dispositivos de tecnología xenos y sus disputas abiertas y constantes con el Señor de la Forja Greyweaver.
  • Svarog (Tecnomarine).

Escudos Negros Editar

Hermanos de Batalla Editar

  • Richter (Hermano de Batalla de los Templarios Negros).
  • Armando (Hermano de Batalla de los Puños Carmesíes).
  • Xaver (Hermano de Batalla de los Templarios Negros).
  • Glaucus (Hermano de Batalla de los Garras Astrales).
  • Theclus (Hermano de Batalla de los Hijos de Medusa).
  • Synfell (Hermano de Batalla de los Alcaides de la Tormenta).
  • Frosthearth (Hermano de Batalla de los Lobos Espaciales).
  • Cuiris (Hermano de Batalla y Void-Keeper de los Ángeles Sangrientos).
  • Aniane (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Ranuccio (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Solon (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Roch (Hermano de Batalla) :Miembro de Los Quince.
  • Eridan (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Pylenor (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Theron (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Xuthus (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Janus (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Cyllar (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Cygnus (Hermano de Batalla): Miembro de Los Quince.
  • Vass (Hermano de Batalla de los Ángeles Oscuros).
  • Kato (Hermano de Batalla de los Ángeles Oscuros).
  • Decatru (Hermano de Batalla de los Ángeles Sangrientos).
  • Proteus (Hermano de Batalla de los Ultramarines).
  • Malghrav (Hermano de Batalla de los Ángeles de Fuego).
  • Anaximan (Hermano de Batalla y Tecnomarine de los Consagradores).
  • Aulus (Hermano de Batalla del Capítulo Génesis).
  • Pellas (Hermano de Batalla).
  • Skorsa (Hermano de Batalla).
  • Tanrath (Hermano de Batalla).
  • Clayvern (Hermano de Batalla).
  • Zuel (Hermano de Batalla).
  • Engius (Hermano de Batalla).
  • Octavius (Hermano de Batalla de los Ultramarines).
  • Xantis (Hermano de Batalla de la 5ª Compañía de los Ultramarines).
  • Gregor (Hermano de Batalla de los Alcaides de la Tormenta).
  • Elyas (Hermano de Batalla de los Ángeles Oscuros).
  • Skold (Hermano de Batalla de los Lobos Espaciales).
  • Titos (Hermano de Batalla y Sargento de los Minotauros).
  • Damastor (Hermano de Batalla y miembro del Clan Guerrero Atropos de los Hijos de Medusa).
  • Mordrus: Capitán del Ultima Ratio.
  • Aleksandr (Templarios Negros): Maestro de Armas del Ultima Ratio.
  • Jaresh: Capitán del Lanza de Furia.

DreadnoughtsEditar

Szobczak

Szobczak

Inquisidores Editar

  • Zaer Vincent (Inquisidor del Ordo Xenos). Referencia The Emperor Protects.
  • Saturn (Inquisidora del Ordo Xenos).
  • Ghent (Inquisidor del Ordo Xenos).
  • Velayne Ramaeus (Inquisidor del Ordo Xenos).

Prisioneros destacadosEditar

  • Sujeto 696 (espécimen xenos de tipo desconocido; nivel de amenaza Ultravioleta).

Naves destacadas Editar

  • La Voz del Trueno (Fragata clase Gladius): La Voz del Trueno es una fragata de la clase Gladius modificada que ha servido a los Guardianes de la Muerte en la Cuenca de Jericho durante más de dos milenios. Se rumorea que fue construido en los sagrados astilleros orbitales de Marte bajo la supervisión directa del Arquetista Castilus. Compacto, fuertemente armado, y veloz más allá de lo que cabría esperar de su clase, esta nave de guerra solo puede desplegar un puñado de hermanos en acción debido al espacio interno entregado a sus baterías y sus potentes motores. Bajo el mando del hermano venerable Pellas, la Voz del Trueno participó en algunas de las operaciones más peligrosas llevadas a cabo por los Guardianes de la Muerte en la Cuenca de Jericho. Su lista de honores de batalla se ha convertido en legendaria: más de tres veintenas de naves incursoras y xenos destruidas. Su misión más elogiada sigue siendo la audaz incursión en la cual escapó de las flotas del Caos sobre Samech para recuperar los registros de la perdida Estación de Guardia conocida como el Matadero. También fue la Voz del Trueno la que vio por primera vez las bio-naves sobre las lunas de Freya y advirtió del avance del Gran Devorador por los sistemas periféricos. La Voz del Trueno sigue siendo uno de los instrumentos preferidos del Señor de la Vigilia si un Equipo de Eliminación de los Guardianes de la Muerte necesita ser desplegado en el interior del territorio enemigo.
  • Ultima Ratio (Fragata clase Gladius).
  • Aquinas (Fragata clase Gladius).
  • Lanza de Furia (Destructor clase Cazador): Esta nave de un kilómetro de longitud es estrecha y elegante como su nombre, con un casco de metal oscuro surcado por el hollín de la guerra. Su capitán es el veterano Jaresh, proveniente de los Templarios Negros. Este suele dar la bienvenida a bordo a sus hermanos, aunque su actitud puede agriarse rápidamente si estos cuentan con un bibliotecario entre sus filas. La tripulación de la nave es predominantemente de siervos contratados, aunque un puñado de marines manejan el puente. Uno de estos hermanos es Dane, un recién iniciado que siguió a Jaresh en su servicio a los Guardianes de la Muerte. A efectos prácticos, Dane es el enlace con el puente y Jaresh.
  • Ángel Ardiente (Destructor clase Cazador).
  • Mártir Luminoso.
  • Ejemplo de Fuego.
  • Noctis Repugnatio: Nave del Inquisidor Horosa Barnabas.
  • Angelus Invictus: Nave de la Inquisidora Adrielle Quist. Referencia The Emperor Protects

Reliquias de la Fortaleza de la Guardia Erioch Editar

Artículo principal: Reliquias de la Fortaleza de la Guardia Erioch.

Artefactos de la Bóveda Omega Editar

  • Lexicon Derleth.
  • Bólter de la Puerta de la Eternidad.
  • El Profeta Perdido.
  • Artefactos de los C’tan.
  • Padre de Todos los Kroot.
  • Llaves del Reino.
  • La Verdad.

Fuentes Editar

  • Deathwatch: Core Rulebook (Juego de Rol).
  • Deathwatch: The Game Master's Kit (Juego de Rol).
  • Deathwatch: Ark of the Lost Souls (Juego de Rol).
  • Deathwatch: Final Sanction (Juego de Rol).
  • Deathwatch: Final Sanction Additional Characters (Juego de Rol).
  • Deathwatch: Honor the Chapter (Juego de Rol).
  • Deathwatch: Rising Tempest (Juego de Rol).
  • Deathwatch: Rites of Battle (Juego de Rol).
  • Deathwatch: The Achilus Assault (Juego de Rol).
  • Deathwatch: The Emperor's Chosen (Juego de Rol).
  • Deathwatch: The Jericho Reach (Juego de Rol).
  • Deathwatch: The Outer Reach (Juego de Rol).