Fandom

Wikihammer 40k

Era de los Conflictos

7.592páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mecanicus.png

El Adepto Sabiondus, mascota del Imperio del Hombre, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Stillmar Navegante Milenio Oscuro.jpg

El auge de lo psíquico marca la Era de los Conflictos

La Era de los Conflictos, también llamada a veces La Vieja Noche, es el nombre que recibe el caótico y muy fragmentado periodo de la historia humana que transcurrió entre el M25 y el M30, De acuerdo con la historia "oficial" del Imperio, los detalles precisos y las fechas importantes de la Era de los Conflictos son desconocidos, debido a que los datos se han perdido a lo largo de los masivos periodos de tiempo transcurridos, al caos producido durante dicho periodo, y en parte a la censura aplicada por algunas autoridades imperiales que buscan evitar que la gente del Imperio descubra las furiosas incursiones demoníacas del Caos y el gran número de psíquicos descontrolados que marcaron a muchos de los mundos humanos en dicho periodo.


Era Oscura de la TecnologíaEditar

Artículo principal: Era Oscura de la Tecnología.

Era Oscura de la Tecnología es el nombre otorgado al periodo de la historia humana que abarca desde el M15 hasta el M25, en el cual se produjeron enormes avances en la ciencia y la tecnología de la Humanidad. La Era Oscura de la tecnología presenció el desarrollo de los mutantes psíquicos especializados conocidos como Navegantes, así como de los primeros intentos de emplear la Disformidad para los viajes interestelares del género humano y el desarrollo de los Motores Disformes que permitían el viaje más rápido que la luz, por lo que la mayor parte de la exploración interestelar y la colonización llevada a cabo a lo largo y ancho de la Galaxia tuvo lugar durante este periodo. Otros desarrollos notables incluyeron el desarrollo del sistema de Plantillas de Construcción Estándar (PCE), así como de los Hombres de Hierro, poderosos robots de combate con inteligencia artificial.

La Era de la Tecnología llegó a su fin entre guerra y anarquía entre los humanos, en la era conocida como la Era de los Conflictos, en la que masivas Tormentas Disformes interrumpieron el viaje y las comunicaciones interestelares a lo largo y ancho de la Galaxia colonizada por el género humano. Los sistemas de PCE cayeron en desuso o quedaron averiados. Los miembros del Adeptus Mechanicus han hecho de encontrar una PCE incorrupta y operativa su meta final, siendo capaces de hacer lo que sea necesario para encontrar hasta el esquema tecnológico más minúsculo de una PCE.

CausasEditar

Durante la llamada "Era Oscura de la Tecnología", la Humanidad alcanzó su cúspide tecnológica. La "Plantilla de Construcción Estándar", o PCE, había sido perfeccionada por los científicos e ingenieros humanos, permitiendo una expansión sin precedentes de la Humanidad a través de la Galaxia.

Una de las razones por las que la Humanidad tuvo tanto éxito en conquistar una gran parte de la galaxia fue el desarrollo de los constructos humanoides con inteligencia artificial conocidos hoy día como los Hombres de Hierro. Esos poderosos robots de trabajo y combate, poderosos y totalmente autónomos, ganaron muchos conflictos para el bando de la Humanidad, pero por algún motivo se volvieron contra sus amos al final de la Era Oscura de la Tecnología. Finalmente la guerra acabó siendo ganada por la Humanidad, pero a un gran coste. El daño fue catastrófico y destrozó gran parte de la base de poder del género humano. Por desgracia, esa fue solo la primera de las desgracias que recayeron sobre la Humanidad.

A medida que la Humanidad se extendía por la galaxia durante la Era de la Tecnología, el antiguo Imperio Eldar comenzó su declive. Los grandes éxitos de la avanzada raza Eldar habían llevado a dicha especie a caer en la decadencia y el hedonismo a gran escala. En las profundidades del inmaterial universo psíquico de la Disformidad, la corrupción espiritual de la civilización Eldar tuvo su reflejo en la creación de un nuevo Dios del Caos, Slaanesh, lo que a su vez creó masivas perturbaciones en la Disformidad. Grandes fragmentos de la Galaxia quedaron aislados por dichas Tormentas Disformes, lo que convirtió el viaje y la comunicación a través de la Disformidad en algo prácticamente imposible, separando los mundos coloniales de la humanidad entre sí, incluyendo los del Sistema Solar.

A finales de la Era de la Tecnología comenzaron a aparecer psíquicos en la especie humana. Aunque se les perseguía en los planetas humanos más retrógrados y aislados como si fueran brujos, en las sociedades más progresistas y eruditas dichos psíquicos fueron primero protegidos y luego aceptados. La intolerancia hacia los psíquicos pareció ser algo proverbial, ya que muchos mundos humanos cayeron ante el dominio de criaturas demoníacas y otros seres procedentes de la Disformidad, que empleaban a los psíquicos poseídos como portales hacia el mundo físico. Solo sobrevivieron aquellos planetas en los que se había suprimido rigurosamente a los psíquicos.

La Era de los Conflictos siguió a la Era Oscura de la Tecnología, y en ella la civilización humana se colapsó debido a la locura, la posesión demoníaca, la anarquía y la guerra civil que se extendían por doquier. En dichos conflictos se emplearon terribles armas de la era dorada de la tecnología, con lo que muchas colonias humanas quedaron devastadas, y mundos considerados antes vergeles, como Baal Secundus quedaron convertidos en planetas desiertos e irradiados. Muchos planetas colonizados por la Humanidad, aislados y vulnerables, acabaron convirtiéndose en la presa de muchas especies alienígenas hostiles, como los Orkos.

En un periodo de tiempo relativamente corto, la civilización humana que antaño se extendió por la Galaxia cayó de rodillas, y se vio obligada a soportar casi cinco milenios de anarquía, terror, guerra, genocidio y esclavitud. Poca información sobrevivió a esta edad oscura para que los hombres y mujeres del Imperio llegaran a saber de ellos, excepto las historias de gran sufrimiento y dolor que se produjeron.

La Tierra y MarteEditar

La Tierra y el resto de los mundos habitados del Sistema Solar estaban rodeados por terribles Tormentas Disformes que aislaron durante varios milenios al mundo natal de la Humanidad del resto de la Galaxia. El control del Sistema Solar estuvo constantemente en liza entre la Tierra y Marte durante la primera mitad de la Era de los Conflictos. En el 28º Milenio casi todas las trazas de civilización en la Tierra habían desaparecido. En su lugar, los Señores Tecnobárbaros batallaban entre sí por las migajas de la antigua civilización humana. Existe muy poca información acerca de dicho periodo, pero se sabe de la existencia de tiranos como Kalagann de Ursh (Rusia y norte de Asia), el Cardenal Tang, y ("el medio loco, medio genio") Narthan Dume del Imperio Panpacífico, que dominaron extensos territorios durante esta era. Otras naciones terrestres de la época incluyen el Bloque Yndonésico, los Urales (un núcleo industrial), Jermani, Gyptus, Merica, Afrik, el Clan Terrawatt, y Albia. Otra etnia muy mencionada es la de la gente 'Nordyca'.

Marte sufrió una transformación muy diferente. Tras un breve periodo de anarquía, los Tecnosacerdotes del Adeptus Mechanicus se impusieron sobre los mutantes psíquicos, y acabaron unificando su planeta bajo su dominio teocrático. Los Tecnosacerdotes visitaron posteriormente la Tierra, pero quedaron horrorizados por la destrucción, y no vieron nada que mereciese la pena salvar. En lugar de eso, los marcianos estudiaron la Disformidad, aprendiendo tras varias generaciones a detectar "calmas" en las Tormentas Disformes. Durante ese mismo periodo fueron creadas para la defensa del Planeta Rojo unas inmensas máquinas robóticas de combate, que recibirían posteriormente el nombre de Titanes.

Durante un millar de años el Culto Mechanicus vigiló y esperó. Cada vez que se producía una pausa en las Tormentas Disformes, se enviaba una expedición junto con una Legión completa de Titanes y miles de servidores y Tecnosacerdotes. Bastantes de esas expediciones se perdieron en la Disformidad o murieron en mundos apartados. Otras expediciones tuvieron éxito y establecieron Mundos Forja a imagen y semejanza de Marte. Se enviaron mensajes intermitentes hacia Marte, pero no fue hasta la época de la Gran Cruzada cuando Marte y los Mundos Forja volvieron a reunirse.

Se sabe muy poco de lo ocurrido en el Sistema Solar exterior durante este periodo. Se sabe que existía una entidad política basada en las lunas de Saturno, cuyo brazo armado era conocido como la Flota Saturnina. Se desconoce el tamaño exacto de dicha nación, pero se unió al Imperio al final de la Era de los Conflictos. A pesar de esta unión, la Flota Saturnina continuó disponiendo de una jerarquía independiente y sus propias tradiciones únicas hasta la época de la Herejía de Horus. Otra cultura basada en Saturno, la de los Habitantes de los Anillos, se opusieron al dominio imperial y acabaron siendo derrotados por los Marines Espaciales.

El Ascenso del EmperadorEditar

Artículo principal: Guerras de Unificación.

Finalmente, un líder humano, un psíquico inmensamente poderoso conocido solo como el Emperador de la Humanidad, vaticinó que se acercaba el nacimiento definitivo del nuevo Dios del Caos, Slaanesh, así como también el resultado que dicho nacimiento tendría en el tumulto que afectaba a la Galaxia, por lo que comenzó a acelerar sus preparativos para este acontecimiento histórico. Desde el inicio de la Era de los Conflictos, el Emperador ya no se había contentado con guiar a la Humanidad desde las sombras empleando una miríada de distintas identidades históricas, algunas de las cuales todavía son bastante conocidas en el 41º Milenio. El Emperador había llegado a la conclusión de que si la especie debía sobrevivir, debería hacerse cargo de ella personalmente, abiertamente y sin subterfugio alguno. En los laboratorios genéticos subterráneos situados bajo el Himalaya, el Emperador comenzó a experimentar con el código genético humano. Empleando su propio ADN como plantilla, creó los diecinueve órganos de la semilla genética de los Marines Espaciales y, posteriormente, a los propios Astartes. Gracias a varias hazañas de gran valor y a su propio carisma personal, el Emperador reclutó a guerreros de las tribus de tecnobárbaros que vagaban por la superficie de la Tierra y les implantó la semilla genética, convirtiéndoles en los Geno-Guerreros. Una vez amasó una fuerza militar lo bastante grande, conquistó la Tierra y, posteriormente, su satélite, la Luna, y comenzó con los procesos de ingeniería genética necesarios para la creación de los Primarcas y, a partir de los genes de los Primarcas y de los esquemas genéticos de sus Geno-Guerreros, de las Legiones de Marines Espaciales.

Tras el nacimiento de Slaanesh en algún momento del M29, las Tormentas Disformes que habían asolado a la Galaxia acabaron (lo que facilitó la comunicación astropática y el viaje interestelar entre sus planetas), la raza Eldar casi fue aniquilada en el acontecimiento al que denominaron la Caída, y la presa del Imperio Eldar sobre la Galaxia se desintegró: Fue entonces cuando el Emperador comenzó a poner en marcha sus planes para reunir y poner bajo su control al resto de la Humanidad. Con la ascensión del Emperador y la creación del Imperio de la Humanidad como alianza política y militar entre Terra y el Adeptus Mechanicus de Marte, finalizó la Era de los Conflictos y comenzó una nueva era, la Era del Imperio. En esta era de conquista, heroísmo y unidad comenzó la Gran Cruzada del Emperador, en la que se reunirían todos los mundos humanos dispersos poniéndose bajo el dominio del Imperio, algo que quedaría mancillado y corrompido para siempre por la terrible tragedia y el pecado original de la masiva guerra civil interestelar conocida como la Herejía de Horus.

LegadoEditar

La Era de los Conflictos tuvo un tremendo impacto en la civilización humana. La Humanidad casi no logró sobrevivir a dicho periodo, y mucho del conocimiento de la anterior era dorada se perdió, mucho de él de forma irrevocable. En particular, la pérdida del sistema de PCE resultó ser un duro golpe de retroceso para el progreso del Imperio. Los miembros del Adeptus Mechanicus consideran como algo sagrado a las PCE, y buscan constantemente restos de los sistemas de PCE. A pesar de que mucha información perdida ha podido ser recuperada gracias a los esfuerzos del Adeptus Mechanicus, al concentrarse en recobrar el conocimiento perdido procedente de los antiguos PCE e invertir poco tiempo y recursos en crear nueva tecnología, el avance tecnológico del Imperio se produce con enorme lentitud, lo que se ve agravado por la centralización del saber en manos del Adeptus Mechanicus, lo que evita la libre circulación y dispersión de la ciencia y tecnología recuperadas, lo que podría acelerar el proceso de innovación.

La Humanidad en su conjunto se ha vuelto más supersticiosa y desconfiada debido a los horrores perpetrados durante la Era de los Conflictos, algo que el gobierno imperial se esfuerza en animar. Los habitantes del Imperio desconfían sobre todo de los mutantes, de los alienígenas y de los psíquicos. Dicha desconfianza está tan enquistada en el Imperio que una compleja fuerza policial secreta, conocida de forma colectiva como la Inquisición, está dedicada a encontrar y destruir a todos los alienígenas, demonios, psíquicos no controlados y "herejes" (cualquiera que se aleja de la doctrina oficial del Imperio) que existan dentro del Imperio. A pesar de la desconfianza general que se siente acerca de los psíquicos, estos realizan muchas tareas críticas dentro del Imperio, principalmente el mantenimiento del Astronomicón, por lo que suelen ser arrinconados y obligados a servir a la fuerza por los agentes imperiales. El Adeptus Ministorum (o Eclesiarquía), la jerarquía religiosa oficial del Imperio, impone un estricto dogma que incluye una devoción absoluta al Inmortal Dios-Emperador, la personificación física de Jehovah, Jesuscristo, Alá, Buda, Brahma y todas y cada una de las deidades adoradas por la Humanidad a lo largo de su historia, todos reunidos en una única figura.

En resumen, las características únicas del autoritario y a veces duro Imperio de la Humanidad proceden en gran medida del gran sufrimiento causado a la Humanidad durante la Era de los Conflictos.

Leer másEditar

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK y Lexicanum Inglés.

  • Space Hulk (1ª Edición).
  • Warhammer 40,000: Reglamento (Ediciones 3ª y 5ª).
  • Warhammer 40,000: Rogue Trader.
  • Realm of Chaos: The Lost and the Damned.
  • White Dwarf 178 (Edición inglesa).
  • Renegados, por Andy Chambers, Jervis Johnson y Rick Priestley.
  • Visiones de la Herejía, por Alan Merret, Graham McNeill, John Blanche y Sam Wood.
  • Codex Imperialis.
  • Codex: Eldar (2ª Edición).
  • Codex: Ángeles de Muerte (2ª Edición).
  • Codex: Necrones (3ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar