FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Zángano del Enjambre Destructor

Zángano del Enjambre Destructor.

El Enjambre Destructor toma la forma de moscas demoníacas salidas de la Disformidad que esparcen la virulenta enfermedad conocida como la Plaga Destructora, conocida por ser la más vil y letal de todas las epidemias de Nurgle. Los zánganos de la Plaga Destructora son Demonios Menores del Señor de la Plaga, muy parecidos en anatomía a sus Moscas de Putrefacción. Typhus, el Heraldo de Nurgle, es el portador del Enjambre Destructor y de la terrible plaga que yace durmiente dentro de cada diminuto ángel de corrupción, esperando para transmitir las bendiciones de podredumbre y entropía a todo aquel que toquen.

HistoriaEditar

Durante los primeros años de la Gran Cruzada a finales del M31, Calas Typhon fue llamado a filas en el tóxico mundo natal de la Legión de la Guardia de la Muerte, Barbarus. Typhon poseía la sangre de los caudillos mutantes psíquicos que habían gobernado el planeta antes de ser vencidos por Mortarion, el Primarca de la Guardia de la Muerte, el cual había sido exiliado a Barbarus a través de la Disformidad desde Terra por los Dioses Oscuros. Cuando el Emperador reclamó a Su hijo perdido de las nieblas tóxicas de Barbarus, y le reunió con los guerreros sobrehumanos nacidos de su semilla genética, Typhon fue uno de los elegidos para unirse a sus filas. Tal era su fortaleza física y mental que Mortarion pronto le favoreció entre todos los demás, ascendiéndolo al rango de Primer Capitán de la XIV Legión.

Calas Typhon Primer Capitán Guardia de la Muerte Miniatura Forge World

Calas Typhon, Primer Capitán de la Guardia de la Muerte.

Fue durante una cruzada junto a la Legión de los Portadores de la Palabra cuando Typhon descubrió una nueva senda para las Legiones Astartes, un futuro en el cual sus habilidades psíquicas obtenidas con tanto esfuerzo serían fuente de grandeza en lugar de un tabú que ocultar de la vista. El principal Capellán de los Portadores de la Palabra, Erebus, introdujo a Typhon en los secretos de la Logia de los Siete Pilares, una de las Logias que habían comenzado a esparcirse en las Legiones de Marines Espaciales en los últimos días de la Gran Cruzada. Fue en esa época cuando Typhon vislumbró lo que los Marines Espaciales podrían llegar a ser si eran liberados del yugo de las ambiciones del Emperador.

Tal vez la revelación de Typhon fue clave en la caída de Mortarion ante los Poderes Ruinosos; tal vez Mortarion habría seguido una oscura senda por su propia iniciativa. En cualquier caso, el atribulado Primarca de la Guardia de la Muerte vio en Horus un digno amo, mientras que en el Emperador solo vio un pomposo pretendiente que le había robado su arduamente obtenido derecho a reinar en un solo día. Mientras la herejía que Horus había iniciado se extendía lenta pero inexorablemente hacia una guerra civil galáctica, Mortarion ordenó a su flota dirigirse a toda prisa hacia Terra, con la intención de reunir a la Guardia de la Muerte con el resto de Legiones Traidoras en la destrucción del Falso Emperador. Para entonces, Typhon servía tan solo a un único amo, y no era su Primarca. Typhon se había encargado de que los Navegantes de la flota fuesen todos ejecutados, pero convenció a Mortarion de que el regalo de la Disformidad que él poseía les permitiría completar su viaje por el Empíreo. Aunque odiaba tener que confíar en brujerías, Mortarion no tenía elección. La flota de la Guardia de la Muerte entró en la Disformidad, y haciéndolo se condenó a una eternidad de guerra como las marionetas de un fétido y antiguo dios.

Terminus Est Nave de Plaga Typhus

La Terminus Est, Nave de Plaga personal de Typhus, el Heraldo de Nurgle.

Al llevar a la Guardia de la Muerte dentro de la Disformidad, Typhon los había entregado a las garras de su nuevo amo, Nurgle, el Señor de la Putrefacción. Todo el mundo sabe que las extrañas mareas del Empíreo son veleidosas, y durante su viaje toda la flota quedó encalmada. Mientras las naves vagaban, sin dirección ni esperanza, la empalagosa influencia del Padre Nurgle comenzó a tomar el control. La Guardia de la Muerte quedó sujeta a la terrible infección de la Plaga Destructora y la Putrefacción de Nurgle, a medida que los poderes de Nurgle lograban filtrarse en las naves de la XIV Legión. Contaminó a los propios buques de guerra tan fácilmente como a los guerreros de su interior. Pronto, gordas moscas endiabladas zumbaron por la creciente miasma del interior de cada nave. Cuando mordían a los desesperados guerreros atrapados allí, la carne se convertía en supurante gelatina. El demoníaco veneno de sus aguijones hizo que la carne floreciese con nuevos tumores endurecidos. Los vientres se distendieron y los ojos se derritieron como huevos rotos; incluso las servoarmaduras se ablandaron y fluyeron con nuevas y grotescas formas. Así, la sobrehumana resistencia de la Guardia de la Muerte resultó su peor enemigo, pues no podían morirse simplemente. En vez de eso, fueron convertidos lenta y repugnantemente en Marines de Plaga, y sus almas fueron reclamadas por Nurgle a cambio de no sentir dolor. Typhon, que había organizado todo, fue el más recompensado de todos.
Typhus nurgle
Hinchándose en tamaño, su piel y armadura se fundieron en uno. Grandes chimeneas de hueso pestilente surgieron en su cuerpo. En ellas se derramaron miles de las moscas demoníacas de Nurgle, devorándole desde dentro hasta que su cáscara podrida se agitó y rebosó de vida retorcida. Typhon se convirtió en una gran colonia hueca de insectos infecciosos. Las chimeneas óseas que brotaban de su espalda tosieron putrefacción negra cuando los pequeños siervos de Nurgle regurgitaron las energías psíquicas que latían a través de lo que quedaba en el cuerpo de su heraldo.

Typhus, Anfitrión del Enjambre Destructor, había nacido, el más bendito y maldito de su repugnante estirpe. Desde esa lejana época, Typhus ha repartido cientos de miles de enfermedades por todo el Imperio de la Humanidad. La Plaga Destructora es sin duda la más virulenta de todas, aunque por suerte su transmisión a través de insectos demoníacos implica que su uso es limitado al intentar infectar Sistemas enteros.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Marines Espaciales del Caos (2º de 3ª Edición, Ediciones 4ª y 6ª).
  • Warhammer 40,000: Warlords of the Dark Millennium - Typhus.
  • White Dwarf nº 282 (Edición inglesa).