FANDOM


Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Los Despojadores (originalmente llamados Garras de Fuego) son un Capítulo de Marines Espaciales, creado para formar parte de los Astartes Praeses a partir de, se cree, la semilla genética de los Ultramarines y los Ángeles Oscuros.

Fundados para proteger al Imperio de la amenaza de las Legiones Traidoras que atacan desde el Ojo del Terror, los Despojadores se encontraban entre los mejores defensores de la Humanidad. Pero el Caos es insidioso y un secreto siniestro ahora está al acecho en el corazón del Capítulo, un secreto que casi lo destruyó y ahora amenaza a su misma existencia.

HistoriaEditar

OrígenesEditar

Al principio llamados Garras de Fuego, fueron fundados durante los días oscuros de la Era de la Apostasía, aunque los registros de los acontecimientos ocurridos durante aquel período marcado por la lucha son notoriamente ambiguos y difíciles de entender. Una transcripción del Mythos Angelica Mortis sugiere que los Garras de Fuego tal vez han sido uno de los Astartes Praeses, una fundación de 20 Capítulos creados para la defensa alrededor del Ojo del Terror. La Fortaleza-Monasterio de los Garras estaba basada en una fortaleza estelar antigua de clase Ramilies en órbita geoestacionaria sobre el mundo de Torva Minoris, y el Capítulo ha servido como parte de las defensas del Imperio contra las fuerzas del Caos durante casi cinco milenios.

Los Garras de Fuego aparecen en los anales de la historia imperial en muchas ocasiones, y han participado en muchas victorias gloriosas. Por mencionar algunos estan entre estos conflictos la Purga del Culto del Ojo Interior, el Primer Asedio de Cocalus, y los Aterrizajes en Albrecht IV. Fueron también parte de la fuerza de rescate que hizo posible la evacuación de millones de soldados del ejército de cruzada del Señor de la Guerra Hendrik durante su funesta expedición a la Rueda de Fuego, lejos del Ojo de Terror.

Acciones notables Editar

  • La Guerra Salvaje (ca.112.M33): Mientras excava en el mundo salvaje de Aggaros, el Adeptus Mechanicus se enzarza en lo que en principio parece una batalla ridículamente favorable, hasta que los primitivos nativos ponen en liza a sus chamanes escupe-fuegos. Las tropas del Adeptus Mechanicus son súbitamente calcinadas desde sus entrañas, o aplastadas por fuerzas invisibles. Los tecnosacerdotes se baten en retirada y deciden cobrarse un viejo favor que les debían los Despojadores, pidiendo su ayuda para poder contraatacar. Cuatro días más tarde, la 3ª Compañía de los Despojadores se abre camino a través de un infierno de apabullante pirotécnia psíquica para alcanzar la ciudad secreta de las tribus nativas. Todos sus caminos están flanqueados por estatuas de tierra dedicadas a los Mil Hijos encaradas hacia una colosal efigio de Ahriman situada sobre una pirámide de obsidiana. El Capitán Excorius ordena derruir la efigie, pero cuando sus hombres intentan hacerlo las estatuas de los Mil Hijos vuelven a la vida, sacudiendose el polvo tras siglos de inactividad, y abriendo fuego en tromba. No sobrevive ni uno solo de los Despojadores, ni de los miembros del Adeptus Mechanicus.
  • Batalla por el Captor del Pecado (ca. 950.M41): Hacia la mitad del noveno siglo del M41, el Tarot Imperial revela la existencia de un pecio muy dañado que surge de la disformidad cerca del Mundo Forja de Stygies en el Segmentum Obscurus, y los Garras de Fuego son movilizados para interceptarlo. El pecio, codificado como el Captor del Pecado, contenía una banda renegada, conducida por un Campeón del Caos de Tzeentch conocido como el Excoriador. Los Garras atacaron con sus cruceros de ataque cuando el pecio entró en el sistema Stygies, y varias escuadras de Exterminadores de Asalto conducidas por el Bibliotecario Decario y la figura siniestra del Inquisidor De Marche asaltaron el navío. Tras una terrible batalla, los renegados hicieron su ultima defensa en una sala de máquinas colocada en una caverna, y fue durante este combate donde Decario y De Marche lucharon contra el Excoriador. Marines espaciales de los Despojadores, en la Tercera Guerra de Armageddon.El Campeón era un guerrero poderoso y llevaba un arma forjada en el corazón del Ojo del Terror, una espada Demonio terrible con la esencia de un Demonio mayor atado dentro de su acero sobrenatural. El Inquisidor atacó al Campeón con su hacha de energía, pero la armadura antinatural del Excoriador era impenetrable a sus golpes. El Campeón de Caos contraatacó, y su arma Demonio cortó fácilmente la armadura de De Marche y le dejó gravemente herido. Con otro mandoble, el Excoriador rompió la espada psíquica de Decario y abrió su armadura de Exterminador. Decario se tambaleó, pero devolvió el golpe con su puño de energía, arrancando el brazo que portaba la espada del Campeón de Caos con una cascada de sangre. Incluso mortalmente herido y desarmado, el Campeón luchó con una ferocidad horrible, arrojando al Bibliotecario a tierra y matando a cuatro Exterminadores. Decario murmuró una plegaria al Emperador, buscando un arma cercana para golpear y arremetió contra el Campeón con la primera que encontró. La cabeza del Excoriador fue cortada de sus hombros, y Decario comprendió que había recogido la espada Demonio, matando al Campeón con su propia arma. Decario se dio cuenta de lo que había hecho e instintivamente sintió que la espada era un arma que podría ser vuelta contra las fuerzas de Caos. El herido De Marche advirtió al Bibliotecario para que dejara el arma, pues sólo él estaba entrenado en el empleo de tales artefactos. El Bibliotecario dio al Inquisidor el arma y los Marines Espaciales volvieron a sus naves, mientras los Adeptus Mechanicus revisaban el pecio para buscar y recuperar cualquier tipo de arcanotecnologia. De Marche explicó que él también creía que tales armas podrían ser usadas para luchar contra el Caos y no deberían ser destruidas, como era la política imperial. Con la ayuda de Decario, fue capaz de convencer al Señor del Capítulo de los Garras de Fuego de esto y, bajo la dirección De Marche, los Garras de Fuego emprendieron una cruzada para explorar los mundos alrededor del Ojo de Terror y encontrar más reliquias del Caos. A lo largo de las décadas que siguieron, muchos de esos artefactos fueron descubiertos y el Capítulo se hizo conocido como los Despojadores. Sin embargo, sólo era cuestión de tiempo que otros descubrieran la práctica de los Despojadores de usar armas del Caos en la batalla. Una célula de Inquisidores apoyados por las flotas de no menos de cuatro Capítulos de Marines Espaciales y un Acorazado clase Emperador rodearon la Fortaleza-Monasterio de los Despojadores y exigieron la entrega de De Marche y de todo el armamento del Caos recuperado, o serian destruidos. Enfrentado a la destrucción, el Capítulo no tenía ninguna otra opción, sólo obedecer. Como penitencia por tratar con armamento herético, el Capítulo fue enviado a un siglo de cruzada penitente. De Marche fue tomado por los Inquisidores y ejecutado como hereje.
  • Tercera Guerra por Armageddon (998.M41): Cuando Ghazghkull Mag Uruk Thraka condujo la invasión orka más grande en muchos siglos contra el Mundo Colmena de Armageddon, los Despojadores fueron uno de los primeros de los más de veinte Capítulos en lanzarse en ayuda de Armageddon. El Comandante Dante de los Ángeles Sangrientos tomó el mando general de las fuerzas combinadas de los Capítulos presentes, y cada uno fue utilizado en lo mejor de sus capacidades en el objetivo de hacer retroceder a los millones de Orkos que asaltaban el planeta. Sin embargo, los Despojadores no reconocieron la autoridad de Dante, o de ningún otro líder imperial. Dante estaba mucho más dispuesto a perdonar esa actitud, mientras que el General Kurov y otros censuraron públicamente a los Despojadores como perjuros y traidores, después de que la mayoría del Capítulo pasara la mayor parte de su tiempo sobre Armageddon realizando operaciones en los alrededores del Monolito de Angron. La selva ecuatorial en esta área es oscura y retorcida, y las únicas criaturas con vida que lo frecuentan son las tribus de Orkos Salvajes que, según se decía, realizaban ceremonias oscuras en la selva. Cuando la primera fase de la campaña llegó a su fin, y la Estación de Fuego se acercó, un alto el fuego fue alcanzado, y muchos se refugiaron bajo tierra para escapar de las tormentas. Muchos Capítulos se retiraron, pues su estilo de ataque relámpago tenía menos importancia en esta nueva etapa de la guerra. Los primeros en retirarse fueron los Despojadores, quien, sin explicación alguna, surgieron de la selva, montaron en sus Cañoneras Thunderhawk y simplemente se marcharon. Las naves de los piquetes de vigilancia imperiales en la órbita los desafiaron, y una confrontación violenta entre aliados sólo logró ser impedida cuando el Comandante Dante ordenó a las naves del piquete retirarse y permitir a las naves de los Despojadores marcharse. Los Despojadores fueron vistos un mes más tarde, cuando llegaron a los astilleros orbitales de Belis Corona y exigieron un reabastecimiento completo de toda su flota. Después de algunos altercados tensos con el Departamento Munitorum y sus funcionarios, las demandas del Capítulo fueron satisfechas y sus naves reabastecidas de nuevo. Sin explicación, el Capítulo abandonó Belis Corona en dirección a la Puerta de Cadia.
  • 13ª Cruzada Negra (999.M41): Los Despojadores llegaron a la Puerta de Cadia varios días antes de que se detectaran las primeras señales de la ofensiva de Abaddon. Al igual que en la Tercera Guerra por Armageddon, los Despojadores se negaron a someterse a las órdenes de nadie, con lo que provocaron la ira del actual Señor del Capítulo de los Lobos Espaciales, Logan Grimnar, en multitud de ocasiones. Los Despojadores querían actuar por sí mismos y se negaban a cumplir órdenes de aquellos que los trataban como herejes. Al final, Logan maldijo al Capítulo y optó por ignorarlos por completo pues creía que no merecía la pena hacerles caso. Supuestamente, el Capítulo participó en muchas misiones y estuvo presente en la periferia de muchas otras. También se los vio en el sector de Cadia, donde se enfrentaron al ejercito de los Amos de la Noche en Exeltra Menor. Los Marines Espaciales del Caos lucharon con ferocidad pero los Despojadores consiguieron mantenerlos a raya y se mantuvieron con bastantes efectivos, para después dirigirse a Xersia, otro páramo de Cadia. Los Despojadores tenían ordenes de mantenerse a la espera de un ejército de Eldars Oscuros en Xersia, pues estos estaban capturando prisioneros y debían acabar con esa masacre. Los Despojadores se mantuvieron a la espera hasta que llegaron los Eldars, que aunque eran muchos más, no tuvieron posibilidades ante los Marines pues no se esperaban la emboscada tendida.
    • La cámara del archivo de Fremas: El Capítulo reapareció de nuevo en la propia Cadia, pero se negó a acatar las ordenes de Logan Grimnar de reforzar el Mundo Fortaleza y, en vez de eso, entró en la Disformidad para dirigirse al mundo agrícola de Fremas. No se sabe lo que ocurrió exactamente en Fremas, pero una Manada de Exploradores enviados por Logan Grimmar para descubrirlo siguió el rastro de los Despojadores hasta el remoto Archivo Diamedes, donde el Capítulo rechazó un ataque del Caos para luego atacar a los defensores del Archivo. Ninguno de estos defensores consiguió sobrevivir al asalto, por lo que los Despojadores entraron en el Archivo con total libertad. Pero los hombres de Grimnar recuperaron partes de videograbaciones que parecen sugerir que el objetivo de los Despojadores era la cámara de éxtasis acorazada y sellada existente en el corazón de la montaña donde se ubicaba el archivo. Tan solo un puñado de adeptos imperiales conocen el contenido de dicha cámara, la mayoría de los cuales residen en Terra. Y no son el tipo de hombres que dejan pasar tales ofensas sin castigo.
    • Subiaco Diablo: Se sabe que los Despojadores participaron en una ofensiva contra un contingente de la Legión Traidora de los Portadores de la Palabra en este planeta. Cuando acabaron con los Marines corruptos, recogieron un arma Demonio de la Legión Traidora. Los Cazadores de Demonios del Ordo Malleus también andaban por allí y vieron cómo los Despojadores guardaban aquel arma Demonio, algo que no podían permitir, con lo que se lanzaron contra ellos en un intento de recuperar el arma. Estos no se quedaron quietos y contraatacaron a los Cazadores de Demonios. Pero estos ultimos no tuvieron tanta suerte como esperaban tener y perecieron en el intento. Los Despojadores habían acabado con un ejército de Cazadores de Demonios por mantener a salvo aquel arma. Como uno de los Bibliotecarios del Capítulo predijo, los Caballeros Grises siguieron la pista de los Marines y encontraron su Fortaleza-Monasterio. El Inquisidor Cyarro, enfurecido por la masacre de Subiaco Diablo, ordenó destruir la Fortaleza-Monasterio del Capítulo, encontrar todas las armas Demonio que poseyeran, y matar a todos los Despojadores. Los Marines estaban distraídos cuando atacaron los Cazadores de Demonios por lo que tardaron en contraatacar. Los que pudieron huyeron en las naves con las armas Demonio y otros se quedaron para salvar la Fortaleza-Monasterio. Entre ellos estaba Katanen, Capitán del Capítulo. El Inquisidor Cyarro conversó con Katanen mientras este estaba herido y tumbado en el suelo. Este último reconoció al Inquisidor como uno de los heridos en Subiaco Diablo. Después de que Katanen se resistiera a abandonar la Fortaleza y entregar las armas, Cyarro acabó con su vida decapitándolo con su espada de energía. La Fortaleza-Monasterio fue reducida a cenizas y el Capítulo tuvo muchas bajas, pero logró poner a salvo las armas Demonio y los artefactos oscuros. Mas tarde, pensarían como vengarse de Cyarro y su traidor séquito de Inquisidores del Ordo Malleus.

Mundo NatalEditar

Torva Minoris, mundo natal de los Despojadores, está situado en un área del Segmentum Obscurus notoria por la intensidad de las tormentas disformes que la afligen, y se cree que el mundo estuvo atrapado dentro de una tormenta disforme enorme durante los primeros años de la fundación del Capítulo. Una plaga de tormentas de Disformidad afectó al Imperio durante la Era de la Apostasía, durante la que las invasiones e insurrecciones eran cosas habituales. El área que rodea el Sistema Torva fue tan devastada por la corrupción de las tormentas, que desde ese día se han realizado purgas regulares para asegurar que los casos de mutación dentro de la población no se elevan fuera de los niveles tolerables.

Torva Minoris es un satélite del gigante rojo de gas Torva Principalis, y es clasificado por el Administratum como un mundo salvaje. La población la forman salvajes supersticiosos que adoran a los Despojadores como emisarios del Dios-Emperador cuando el Capítulo los visita, una vez cada generación, para llevarse a los guerreros jóvenes más prometedores a su "fortaleza del cielo". Se sabe que las tribus reverencian los artefactos llevados por los Marines Espaciales como el armamento divino que sólo puede ser empuñado por los siervos verdaderos y dignos del Emperador; una actitud que parece haber sido elevada a la categoría de dogma del Capítulo.

La "fortaleza del cielo" es la Fortaleza-Monasterio de los Despojadores, una fortaleza estelar de clase Ramilies que orbita sobre Torva Minoris. Se sabe que pocos emisarios han vuelto de la fortaleza, pero los pocos que sobreviven hablan de un monasterio cubierto de penumbra perpetua, donde el trabajo duro de los acólitos dentro de las celdas sirve para transcribir antiguos textos, se dice que prohibidos, como parte de su educación para hacerse hermanos del Capítulo. Un informe, relatado por el Archivista Hereje del Gethsemane Reclusium, cuenta la existencia de una cámara profundamente enterrada dentro de la fortaleza, sellada detrás de campos de estasis y protegida por sellos de pureza y otras guardas. Exactamente qué hay dentro de esta cámara es desconocido, pero se habla de una miasma de mal que se escapa por las puertas de adamantium de un metro de grosor a pesar de las salvaguardas. Las escrituras del Hereje Archivista sugieren que fue testigo original de algo terrible y se volvio loco por lo que vio, y murió de una muerte lenta y dolorosa dentro de las cámaras de tortura del Ordo Malleus.

Después de que la Inquisición censurara a los Despojadores por las acciones de Inquisidor De Marche, el Capítulo perdió sus derechos feudales sobre Torva Minoris, lo que significó que ellos ya no podían reclutar de entre sus tribus salvajes. Obligaron a los Despojadores a buscar a acólitos potenciales de entre las poblaciones que ellos encontraban durante su cruzada penitente. La Inquisicion ha ordenado que ningún Adeptus Astartes pueda reclutar en Torva Minoris, y se sabe que el Ordo Malleus mantiene una vigilancia estrecha sobre el mundo, asegurándose así de que sus ordenes son obedecidas. Los supersticiosos habitantes de Torva Minoris creen ahora que el Emperador-Dios los ha abandonado, y cada año sus ceremonias de penitencia y humildad se vuelven más extremas en sus tentativas de expiar cualquier falta que haya causado que los emisarios del Emperador no vuelvan.

Doctrina de combate Editar

Los Despojadores siguen el Codex Astartes, por lo que la organización que siguen es la estipulada en sus sagradas paginas, pero se ha notado que ellos se han apartado de la doctrina aprobada en un número importante de otras áreas. La diferencia principal entre la doctrina de combate del Capítulo y la de cualquier otro está en su empleo de armas capturadas enemigas. Muchos Capítulos gustan de tomar trofeos del enemigo (algunos muy macabros, como las cabezas que recogen los Cráneos Plateados, sucesores de los Ultramarines), pero los Despojadores han dado un paso más allá al capturar, someter y utilizar armas tomadas de las fuerzas del Caos. A pesar de las consecuencias evidentes de la sanción inquisitorial, ellos, como se cree y se sabe, continúan con esta práctica.

Otro rasgo notable de la organización del Capítulo es la inclusión de más Bibliotecarios de lo habitual, un rasgo que algunos observadores han atribuido a la proximidad de los Despojadores al Ojo del Terror. Hasta el momento, la Inquisición no ha actuado sobre esta información, aunque con la conducta reciente del Capítulo sobre Armageddon, esto indudablemente ha provocado que las investigaciones vayan más lejos.

En términos de táctica en el campo de batalla, muchos comandantes imperiales que han luchado junto al Capítulo han expresado preocupaciones sobre su comportamiento. Esto se ha notado en muchas ocasiones en las que los Despojadores sólo emprendieron un curso específico de acción si esto coincidía con algunos criterios que sólo ellos conocen, y a menudo sólo lucharán junto a otras fuerzas imperiales si conviene a sus propios planes. El caso más evidente fueron las acciones del Capítulo en Armageddon, donde contestó la llamada general de defender el mundo de la invasión orka, pero ignoró a todas las instrucciones específicas y peticiones, a pesar de que estas provenían del Comandante Dante de los Ángeles Sangrientos en persona.

Organización Editar

Los Despojadores están conformados, a primera vista, como un Capítulo Codex, con diez Compañías divididas en una mezcla estándar de Batalla, Asalto, Tácticos, Devastadores y Exploradores. Pero es en los grados más altos del Capítulo donde muchas diferencias se hacen evidentes. Las filas del alto mando del Capítulo son ocupadas por un grupo conocido como el Cónclave, y cada decisión concerniente al despliegue del Capítulo y la doctrina operacional se toma aquí.

Sólo permiten aquellos probados en el combate y de pureza garantizada elevarse entre las filas del Capítulo para hacerse miembros del Cónclave, y conocer la verdadera naturaleza del Capítulo. Cuando un guerrero se eleva a sus filas gradualmente es iniciado en los más profundos misterios del Capítulo, y cuando se le juzga digno de unirse al Conclave, la verdad sobre las poderosas armas empuñadas por sus oficiales de alta graduación finalmente es revelada. Es a estos guerreros a quienes, después de muchos dias de rezos y de suprimir de sus almas todos los pensamientos impuros, se les permite llevar las armas demoníacas del Capítulo en el combate. Los Bibliotecarios del Capítulo, de los cuales hay muchos más que en un Capítulo normal, escogen meticulosamente el potencial de los iniciados, rechazando a todos excepto los más fuertes de los candidatos no solo de físico, sino también de mente y de voluntad.

En batalla el Capítulo lucha con una mezcla equilibrada de fuerzas, apropiadas para la amenaza dada, y se desvía poco de las operaciones de campo estándar. Sólo cuando los miembros del Cónclave toman el mando se vuelven algo mucho más siniestro. Los miembros más importantes del Capítulo emplean las armas del enemigo contra ellos, y las escuadras individuales llevan artefactos impíos, utilizando el poder de Caos contra sus propios siervos.

CreenciasEditar

El sistema central de creencias del Capítulo gira en torno al principio de que el Caos no es intrínsecamente maligno, que es simplemente un poder que puede ser vuelto contra los que lo usan para el mal. Esto se manifiesta comúnmente en el empleo por parte del Capítulo de armas demoníacas capturadas, pero también se extiende a su confianza en sus Bibliotecarios. Como un Capítulo relativamente nuevo, los Despojadores muestran una confianza juvenil que se torna en arrogancia, pues creen que ellos tienen la fuerza de voluntad y la fe para oponerse a la corrupción de Caos. Ellos desdeñan a los que no tienen el coraje para usar tales artefactos, proclamando que el poder del Caos es un arma como cualquier otra y que el mal que amenaza con sumergir a la galaxia merece el empleo de tales armas.

Los Bibliotecarios y los Capellanes del Capítulo enseñan que un guerrero que está armado con la fe puede soportar las tentaciones del Caos y su creencia es que ellos poseen esto en cantidades suficientes para hacerlo. Creen que es su deber perseguir tales artefactos y estudiarlos para poder entender mejor las maquinaciones del enemigo. Esta actitud a menudo provoca confrontaciones con otras organizaciones imperiales cuando sus objetivos están en oposición directa, pero hasta entonces el conflicto ha sido evitado.

Semilla genéticaEditar

La fuente de la semilla del capítulo en gran parte está basada en la reserva genética tomada del Laboratorium Generalis que hay en Marte y según se piensa, está compuesta por la unión de la de los Ángeles Oscuros y la de los Ultramarines. Si esto es verdad parece que los temores de utilizar la semilla genética de los Ángeles Oscuros en algún momento de la historia se relajaron. No hay casos registrados de mutaciones inaceptables en su semilla, aunque dada su cercanía al Ojo y su uso de poderes disformes, los Apotecarios y Bibliotecarios mantienen una estrecha vigilancia sobre la pureza de sus Hermanos de Batalla para descubrir cualquier signo de aberración. Se rumorea que permiten madurar a aquellos cigotos que muestran mutaciones antes de la implantación en un organismo anfitrión para que los Apotecarios puedan estudiar mejor los efectos del Caos sobre la carne y cómo derrotarlo. La fuente y la veracidad de estos rumores están confusas y, con toda probabilidad, son el producto de una imaginación febril.

Miembros notables Editar

AparienciaEditar

Colores Editar

Visten servoarmaduras grises con marcas blancas, hombreras negras y aquila pectoral negra o plateada, y muestran el color de su Compañía en la rodillera izquierda.

Emblema Editar

Su emblema es un cráneo blanco de perfil sobre campo negro.

Leer másEditar

Lista de Ejércitos de Marines Espaciales.

Lista de Capítulos Leales.

Fuentes Editar

  • Codex: Marines Espaciales (5ª Edición), pg. 29
  • White Dwarf Nº 286 (Edición inglesa), pg. 69

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar