FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Imperio psiquico poder disformidad

Psíquico imperial

La Demonología es quizás la más peligrosa de todas las disciplinas psíquicas, y ciertamente se encuentra entre las más especializadas. La mayoría de los psíquicos que ejercen tales poderes ya son servidores del Ordo Malleus, ya que el único propósito de la Demonología Santa es combatir al demonio, una tarea a la que solo los psíquicos seleccionados son adecuados.

El espejo oscuro de la Demonología Santa del Adeptus Astra Telepathica es la Demonología Maléfica. Este arte prohibido se refiere a la invocación de demonios y al fortalecimiento de sus formas antinaturales. Como tal, es el dominio de los herejes o del más radical de los Inquisidores y sus sirvientes.

Demonología SantaEditar

La práctica de Demonología Santa es una de las artes más difíciles que un psíquico puede estudiar y se halla entre las más poderosas. Pocos tienen la voluntad necesaria para sobresalir en esta disciplina, que es competencia de los legendarios Caballeros Grises. Muchos de los que han intentado dominar la disciplina han perdido la cordura o sucumbido a la tentación ofrecida por la rama más oscura de la demonología.

  • Destierro: Pronunciando palabras de destierro, el psíquico recurre a su fe y se acerca para cortar las cuerdas que vinculan a un demonio a la realidad. Su agarre en el espacio real queda cortado por lo que el demonio es arrojado de nuevo a las profundidades de la disformidad.
  • Llama purificadora: El psíquico proyecta su pureza en una gran gota de llamas sagradas. Los fuegos azures queman más ardientemente que cualquier llama mundana, resplandeciendo con la rectitud del Emperador. Los herejes y los demonios no pueden esperar oponerse a la llama purificadora.
  • Exorcismo: Muchos psíquicos que siguen el camino de la Demonología saben que las mejores armas contra el demonio son la fe y los poderes psíquicos; solo con las energías de la disformidad es realmente posible luchar contra la disformidad. Al reforzar su ritual con la corriente psíquica, el psíquico se prepara para exorcizar a un demonio.
  • Puño martilleante: Imbuyendo a sus músculos con fuerza psíquica, el psíquico desata la ira del Emperador de la Humanidad en poderosos golpes que rompen la ceramita y el plastiacero.
  • Holocausto: El psíquico enciende su propia alma en una devastadora conflagración que se expande hacia todas partes. Se dice que las llamas de este poder no solo queman la carne, sino también las almas de los enemigos del psíquico destruyéndolas por completo y que el psíquico corre el riesgo de consumir su propia alma en el proceso.
  • Comunión Psíquica: Al establecer un vínculo psíquico con sus aliados, el psíquico se asegura de que actúen en concierto, para emitir un juicio justo sobre los enemigos del Emperador.
  • Purgar alma: Usando la corrupción en el alma de su objetivo como yesca, el psíquico enciende un fuego interior, quemando el alma contaminada del objetivo.
  • Santuario: El psíquico invoca una barrera de fuerza sagrada, empujando al demonio y desviando los golpes de los herejes.
  • Palabra del Emperador: El psíquico habla con la misma voz del Emperador, haciendo que sus enemigos se encojan de dolor y terror. Reforzando sus citas y catecismos de odio con resonancia psíquica, el psíquico asegura que los herejes y demonios deben luchar más allá de sus santas palabras para ponerle la mano o garra encima.

Demonología MaléficaEditar

Caos cultistas ritual demonios

Ritual de la Demonología maléfica

La Demonología Maléfica no es vista como una disciplina psíquica por el Adeptus Astra Telepática, sino como la hechicería y arte disforme más grave existente. Practicar esta disciplina es invitar a la corrupción y, en caso de que sea descubierto, recibir de forma inminente la marca de Excommunicate Traitoris.

  • Tierra maldita: El psíquico emite tentáculos crepitantes de energía oscura para imbuir un área de terreno con el poder de la disformidad. Esta área de tierra maldita ayuda a los demonios a mantenerse en la realidad, debilitando el velo entre el espacio real y la disformidad. Los que pisan el suelo maldito sienten repulsión y terror, retrocediendo ante la presencia antinatural.
  • LLama oscura: Basándose en su propia corrupción, el psíquico proyecta una gota de oscuro fuego de disformidad. Las llamas antinaturales arden con los fuegos de la propia condenación del psíquico, consumiendo las almas de sus enemigos con tanta seguridad como sus cuerpos.
  • Mirada infernal: El psíquico abre su alma a la disformidad, sus ojos reflejan una visión oscura del Reino del Caos. El alma de aquellos que son testigos de esta visión queda abrasada.
  • Incursión: No contento con simplemente invocar demonios a la realidad, el psíquico dobla sus poderes antinaturales mediante la intimidación de estas entidades impías. Canalizando el poder de la disformidad de la que están hechas, el psíquico ata a los demonios a su voluntad.
  • Posesión: Para la mayoría de los psíquicos, la posibilidad de que un demonio de la disformidad posea su cuerpo es su mayor temor, un temor con el que deben lidiar cada vez que usan sus poderes antinaturales. Para algunos, sin embargo, es simplemente otro camino hacia el poder. Confiado en su propia fuerza de voluntad, el psíquico permite que una bestia menor de la Disformidad entre temporalmente en su carne, impregnando su resiliencia y fortaleza impías.
  • Sacrificio: El psíquico usa la carne y la sangre de una víctima voluntaria o involuntaria para alimentar sus poderes oscuros. Ya sea terminando una vida o simplemente abriendo una vena, el sacrificio llama a la disformidad, atrayendo la atención de demonios y reforzando las habilidades malévolas del psíquico.
  • Invocación: Aprovechando sus poderes nacidos de la disformidad, el psíquico debilita el velo entre la realidad y el Inmaterium, allanando el camino para convocar a sus habitantes impíos.

FuentesEditar

  • Dark Heresy: Enemies Beyond (Expansión juego de Rol).