FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Cyrene

Cyrene Valantion

Cyrene Valantion nació en la Ciudad Perfecta de Monarchia, capital de Khur, un planeta que demostraba una devoción fiel al Emperador como un Dios y a los Portadores de la Palabra como los ángeles que llevaron la iluminación al planeta, razón por la que fue bombardeado por los Ultramarines destruyendo sus principales ciudades, donde se habían construido enormes templos y estatuas de sus ídolos. Durante la tormenta de fuego Cyrene perdió la vista, hecho por el cual, deprovista de toda orientación, se la vio varias veces en las inmediaciones del terreno donde los Portadores de la Palabra se vieron obligados a arrodillarse ante el Emperador. Fue entonces cuando Argel Tal, Capitán de la 7ª Compañía de los Portadores de la Palabra, fue a por ella, y la subió a su nave. Tenía por entonces 18 años.

Después de aquello, se ganó el nombre de la Dama Bendita, y por petición suya recibió de mano de Lorgar el puesto dentro de la Legión de Confesora, encargada de dar respiro espiritual a los Marines Espaciales, incluso a los Capellanes.

A lo largo de los siguientes cuarenta años hasta la Herejía de Horus, Cyrene mantuvo la apariencia de una veinteañera gracias a los tratamientos de rejuvenecimiento ordenados por Lorgar.

Se sabe que tuvo un amante, el Comandante de la Flota Jesmentine Arric, y que tuvo una gran amistad con Argel Tal y con el Capellán Xaphen, de los que siempre se sirvió para conocer los cambios de la Legión. Cuando los Gal Vorbak fueron poseidos por los Demonios del Caos, Cyrene fue una de los que les ocultaron, hecho que supuso su muerte cuando Aquillon, Occuli Imperator y uno de los Adeptus Custodes encargados de la vigilancia de la Legión, se dio cuenta de los pactos que Lorgar y sus Portadores de la Palabra habían hecho con los Dioses del Caos y la sacrificó por ocultar lo que sabía, pero ella nunca traicionó a su Legión ni a su amigo Argel Tal, no diciéndole nada al Custodio.

Tras su muerte, sus restos fueron enterrados en un panteón en el Fidelitas Lex, junto a los cadáveres de los Gal Vorbak muertos en Istvaan. Sin embargo, sus huesos fueron robados por siervos de los Portadores de la Palabra, para adorarla. Posteriormente, sería devuelta a la vida por Erebus a petición de Argel Tal, el cuál recuperaría sus exhumados restos. Junto a su resurrección recupera la vista lo que, unido a la masacre que se produce en la nave tras que Khârn y Argel Tal la protegiesen de la muchedumbre que buscaba ver a la "Dama Bendita", supusieron un gran impacto psicológico.

Tras saber de su resurrección, la Cábala visita a Cyrene en la Fidelitas Lex, convenciéndola para que se una a ellos, ya que se había convertido en una "Perpetua", un ser inmortal. Su destino posterior es desconocido, pues mientras el Fidelitas Lex se estrellaba en la superficie de Nuceria la Cábala intentó rescatarla, pero no se sabe si lo consiguieron.

Citas conocidasEditar

"Cuando las estrellas empezaron a caer, cuando los mares hirvieron, la tierra ardió y mis ojos perdieron la vista, fue entonces cuando comencé a creer. Dios existe. Y nos odia."

Cyrene Valantion, sobre el bombardeo de Monarchia.

"Mantente al lado de Xaphen, lo mismo que él se mantiene a tu lado. Oigo el filo de las armas contra mi puerta. Por favor, recuerda que..."

Última transmisión de Cyrene antes de su asesinato.

FuentesEditar