Fandom

Wikihammer 40k

Cuyavale

7.792páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Tecnosacerdote Wikihammer 4.png El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Orkanova orko mascota transparente.png El Kapitán Orkanova ze pide ezte artíkulo p'a zakarle laz tripaz y guardarlo en zu Piedro Kongelao, porke azí ze zaka unoz piñoz p'a komprar máz dakka. ¡Dale a zu foto p'akzeder a la Kategoría Orka zi no kierez ke zuz Chikoz te uzen para praktikar puntería!

¡Allá vamoz, allá vamoz, allá vamoz! ¡Waaagh!

Cuyavale
Dominios Severianos
Galaxy map ET.png
Detalles
Segmentum Obscurus
Sector Calixis
Subsector La Periferia
Sistema Cuyavale
Tipo Mundo Salvaje
Población Desconocida.

Cuyavale es un Mundo Salvaje controlado por los Dominios Severianos y localizado en el Subsector de La Periferia del Sector Calixis. Actualmente es una de las líneas del Frente de la Frontera Exterior.

DescripciónEditar

La Humanidad comenzó con la colonización de Cuyavale en la distante prehistoria, antes de la época de la Gran Cruzada. Cuando restos de la Cruzada de Angevin se encontraron con el distante planeta, se sorprendieron al descubrir señales inequívocas de vida humana. Una exploración en mayor profundidad pronto reveló la existencia de dos poblaciones diferentes, que seguían medrando a pesar de los mortíferos depredadores del planeta. Tras restablecer el contacto, la Eclesiarquía envió misioneros al planeta de manera que los humanos supervivientes pudieran descubrir la gloria del Emperador Inmortal. Aunque el Credo Imperial florece hoy en día en el planeta, su distancia física con el resto del Sector Calixis ha limitado la cantidad de interacción entre Cuyavale y los agentes de Terra.

ClimaEditar

La superficie del planeta está recubierta por masivas y templadas bosques pluviales. Enormes árboles, de más de un centenar de metros de diámetro en su base. Se extienden a lo largo de un kilómetro en dirección a los cielos. Estas enormes plantas, agrupadas en gran cercanía las unas con las otras, bloquean por completo la luz de la estrella primaria del sistema, evitando que llegue hasta el suelo. Por ello, las criaturas que habitan entre las cumbres arbóreas disfrutan de un ciclo de día y noche normal, mientras que aquellas que habitan a la sombra de los árboles solo conocen una perpetua oscuridad.

Aunque Cuyavale disfruta de algunas variaciones climáticas estacionales, Los masivos troncos de los árboles del planeta limitan dichos cambios. Los árboles protegen a todos aquellos que viven a ras de suelo de los continuos vientos del otoño, aliviando a la vez el calor del sol del verano. Pocos de los enormes árboles mudan sus hojas con las estaciones. Aunque existe una gran cantidad de detritus a la sombra de estos masivos organismos vivos, poca cantidad de dicha materia procede de los mismos árboles. En lugar de ello, son los animales y plantas menores que habitan entre ellos los que crean sus propios ecosistemas, que en muchas ocasiones dependen de los árboles.

Tras tener en cuenta a los árboles, las formas de vida más significativa de Cuyavale son los Drakones. Estos temibles superpredadores representan una amenaza de importancia para toda forma de vida que viaje sobre la superficie del planeta, lo cual está relacionado en parte con el extraño ciclo vital de estas criaturas. Aunque pueden crecer hasta alcanzar tamaños enormes (algunas fuentes apuntan a especímenes maduros con una envergadura alar superior a 250 metros), estos reptiloides volantes comienzan su andadura por la vida en una escala muchísimo menor. Durante la temporada de celo, las hembras maduras Drakon crean nidos en las pocas montañas áridas del planeta. Estos nidos suelen estar situados, invariablemente, en los bordes de las regiones montañosas, en puntos limítrofes con los bosques. Cuando los huevos maduran y se abren, cada nido puede liberar miles de hambrientas crías de un metro de longitud sobre los templados y desprevenidos bosques pluviales.

En las siguientes semanas, las destructivas crías devastan y asolan áreas enormes, a veces de centenares de kilómetros cuadrados, mientras destruyen y consumen toda forma de vida presente en el área, incluida una cantidad significativa de sus hermanos de camada. Sólo un pequeño porcentaje de cada camada sobrevive a este periodo de caza frenética, dejando sólo a los más fuertes y astutos miembros de la especie la oportunidad de alcanzar la madurez. En los años y décadas siguientes, los jóvenes Drakones seguirán creciendo en tamaño, a veces cazando a miembros de su misma especie a medida que devoran a las demás formas de vida del planeta. Los informes de los Exploradores indican que durante los primeros años de su desarrollo, los Drakones pueden llegar a crecer hasta un metro cada año, aunque dicha cifra parece depender principalmente de la disponibilidad de presas. Debido a ello, los Drakones son ferozmente territoriales, interactuando con los demás miembros de su especie solo durante la época de apareamiento. Se cree que los especímenes más grandes tienen cientos de años, y son ferozmente protectores para con sus propios dominios, atacando a cualquiera (ya sea un explorador solitario, una formación de infantería o un tanque de primera línea) que se aproxime demasiado o los atraviese.

Historia y culturaEditar

Los orígenes de la civilización humana en Cuyavale no están claros. Los estudios iniciales llevados a cabo por el Imperio indican que las dos poblaciones del planeta, la una subterránea y la otra arbórea, se originaron prácticamente al mismo tiempo. Sin embargo, los motivos por los que se separaron y se mantuvieron aisladas la una de la otra desde entonces se han perdido con el paso de los siglos. Ya que no existen registros supervivientes anteriores a la actividad humana en la región antes de la Gran Cruzada, en el M30, no existe nada seguro acerca de cuándo pudo ser colonizada la región. Los agentes del Adeptus Mechanicus podrían ser capaces de hacer una estimación aproximada tras obtener muestras biológicas, pero actualmente no se tiene constancia de que nadie haya llevado a cabo tales pruebas.

La Humanidad comenzó con la colonización de Cuyavale en la distante prehistoria, antes de la época de la Gran Cruzada. Cuando restos de la Cruzada de Angevin se encontraron con el distante planeta en el M39, se sorprendieron al descubrir señales inequívocas de vida humana. Una exploración en mayor profundidad pronto reveló la existencia de dos poblaciones diferentes, que seguían medrando a pesar de los mortíferos depredadores del planeta. Tras restablecer el contacto, la Eclesiarquía envió misioneros al planeta de manera que los humanos supervivientes pudieran descubrir la gloria del Emperador Inmortal. Aunque el Credo Imperial florece hoy en día en el planeta, su distancia física con el resto del Sector Calixis ha limitado la cantidad de interacción entre Cuyavale y los agentes de Terra.

La población arbórea vive principalmente entre los enormes árboles de Cuyavale. Estos humanos apenas descienden a la superficie del planeta, y muchos pasan sus vidas entre las copas de un pequeño lindero de árboles. Cada comunidad depende por entero de los frutos del árbol en el que habitan, y de los organismos que viven entre las enormes plantas. Mientras que muchas de dichas especies son capaces de explotar los procesos biológicos del árbol de manera directa, otras sencillamente se aprovechan de los microclimas creados por los árboles. Estos últimos incluyen a una amplia variedad de animales arborícolas, así como plantas menores y análogos fúngicos que han evolucionado para poder vivir entre los árboles. Los nativos humanos que habitan en este entorno han domesticado muchas de esas plantas con propósitos agrícolas.

En contraste, la población subterránea habita muy por debajo de los árboles, en cuevas que se cree que son los restos de acuíferos y redes de raíces que se pudrieron hace mucho tiempo. Estos nativos están acostumbrados a una vida de perpetua oscuridad. Sus dietas consisten principalmente en brotes fúngicos y en los pocos animales que consiguen habitar en el refugio de la base de los árboles, ya que viven con el constante miedo a los Drakones del planeta, aunque se mantienen en una relativa seguridad.

Desde la aparición de los Dominios Severianos, la nación estelar Separatista ha obtenido reclutas de ambas poblaciones humanas de Cuyavale. Algunas de estas fuerzas han sido utilizadas en esfuerzos defensivos en el propio planeta, ya que las fuerzas Orkas han comenzado hace poco a asaltar el planeta. Hasta el momento, los Orkos han dedicado gran cantidad de esfuerzo para domar a los masivos Drakones, al mismo tiempo que se enfrentan a las dispares comunidades. Hasta ahora, los xenos han conseguido algunos éxitos tempranos en la tarea de domar los Drakones, y al menos una de estas bestias sirve como una especie de transporte aéreo para los violentos Orkos.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Warhammer 40K UK

  • Only War: Core Rulebook (Juego de Rol).
  • Only War: Enemies of the Imperium (Juego de Rol).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar