FANDOM


Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te guiará a la categoría Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...


Culto Genestealer Warhammer 40

Genestealer

Los Genestealers pueden vivir en estasis durante mucho tiempo; después de quizá siglos de flotar por el espacio o por la Disformidad, puede que alguien encuentre una vieja nave infestada y que algún incauto se atreva a explorarla o puede que una nave llegue hasta algún lejano y semiolvidado puesto fronterizo de la Humanidad. Y, cuando ocurre algo así, el ciclo vital del Genestealer vuelve a empezar.

En el interior del pecio, el infortunado humano se topará cara a cara con un Genestealer, que lo infectará con el genotipo madre. Más tarde, el cuerpo huésped del gen volverá con su gente portando en su interior el material genético del Genestealer. Poseído por el ansia de reproducirse, la víctima infectada fundará una familia y dará lugar a una progenie de híbridos (una infestación de parásitos alienígenas dentro de la sociedad en la que se encuentran los huéspedes humanos).

Aunque los archivos imperiales tratan exclusivamente de la infestación Genestealer de poblaciones humanas, los Genestealers son capaces de reproducirse mediante cualquier especie inteligente o altamente evolucionada. Por tanto, es posible encontrar híbridos de Genestealer y Orko en aquellos lugares en los que los Genestealers se han infiltrado en la sociedad Orka. En este documento se tratarán solo los Genestealers que se infiltran en sociedades humanas, pero esta información también es válida para el incontable número de civilizaciones que han caído a manos de estos alienígenas parasitarios a lo largo de los milenios.

El Culto GenestealerEditar

Ataque Culto Genestealer

Una carga de diversos miembros del culto genestaler.

A lo largo y ancho del Imperio, una insidiosa amenaza se ha estado esparciendo durante muchos años. De planeta en planeta, de sistema a sistema, los mundos caen ante una fuerza subversiva guiada no por una conquista material o el amor a la guerra, sino por impulsos genéticos innatos incomprensibles para el conocimiento humano. Dispersados por la galaxia de forma aparentemente aleatoria, como semillas en el viento, los Genestealers alienígenas llegan en silencio y sin ser esperados a mundos tranquilos. Una vez que consiguen una cabeza de puente y se introducen en la confiada población, sus ansias de conquista se descubren, y muchas veces a esas alturas el mundo ya está condenado. Sus verdaderos señores alienígenas llegan entonces desde el vacío estelar para consumir la biosfera del planeta: este es el estilo de los Tiránidos intergalácticos, quienes deben devorar la carne fresca para conseguir nuevos materiales genéticos.

El Culto crece lentamente en un planeta a medida que más y más nativos se infectan con los implantes genéticos, uniéndolos al Culto y asegurando que sus futuros descendientes también estarán unidos genéticamente a ellos. Cada Genestealer puede infectar a grandes números de población nativa gracias a las pequeñas vías ponedoras de huevos que poseen en sus lenguas en forma de tubo, corrompiendo su herencia genética para siempre. Los padres son hipnotizados para que cuiden con todo el cariño de sus inhumanos descendientes por la fuerza telepática de la Mente Enjambre, uniendo a todos aquellos que lleven la marca de los Genestealers. Estos retoños híbridos de los Genestealers también pueden infectar a otros, y así el Culto crece y crece.

Liderando el Culto hay un pequeño círculo interno que maneja las acciones de todo el grueso de los miembros para tomar zonas localizadas en un área local, o para ir a la conquista del planeta entero. Bajo la apariencia de un culto religioso común, los líderes sólo saben que deben mantenerse libres de toda interferencia exterior y crecer constantemente, conducidos por un implacable instinto. Los líderes no tienen dudas cuando sus seguidores mueren, y lo hacen a menudo, para preservar a la Raza. Los enviarán a la batalla, y a veces incluso se unirán a ellos, pero el objetivo supremo es la supervivencia del Culto a cualquier precio. Esto es especialmente cierto en lo referente a los Magus, los más humanos y los más poderosos líderes del Culto. Mientras un Genestealer o un Magus (especialmente él, ya que se puede esconder más fácilmente en una sociedad humana) pueda escapar, el Culto sobrevivirá. Esta es la principal dificultad a la que se enfrentan los imperiales cuando se encuentran con estas infestaciones: si uno solo de los miembros escapa, el Culto entero puede reemerger después de generaciones, más poderoso que antes.

El Magus guía hipnóticamente a sus seguidores; ellos le siguen a cualquier parte, a veces hacia una dolorosa muerte mientras le protegen. Sus poderes psíquicos son parte de su herencia alienígena, parte de la mentalidad de la Mente Enjambre que fluye a través de todos los que forman parte del Culto. Cuanto más pura sea su parte Genestealer, más fuerte será su vínculo mental, de forma que las fuerzas dispersas pueden comunicarse a través de vastas distancias entre galaxias gracias al vínculo de la Mente. El Culto puede formar una muchedumbre armada, pero eso sí, una muchedumbre fanática. Todos están dispuestos a morir por la causa, sin saber que la causa es un fraude. Ni siquiera los líderes del Culto saben su verdadera naturaleza. Los Genestealers simplemente siguen sus instrucciones genéticas para sus creadores Tiránidos: Infecta a los demás. Teje confusiones. Preserva la Semilla. Tenlo todo listo para la Llegada.

Las armas y equipamiento del Culto son en su mayor parte robados, comprados por vías ilegales o hechos por ellos mismos, lo que da como resultado una variopinta gama de armamento. Normalmente tienen acceso a una amplia variedad de armas y vehículos (a través de conversiones de los militares o gubernamentales), pero esto normalmente lleva un coste ya que no pueden ser adecuadamente mantenidos. Los vehículos están limitados a aquellos fáciles de robar o construir, por lo que el Culto carece de vehículos especializados y deben conformarse con los más simples. Los intentos de conseguir armas más poderosas y esotéricas a veces tienen éxito gracias a asaltos a depósitos humanos o ataques sorpresa a las guarniciones. En ocasiones incluso se tiene acceso a amplias reservas de material gracias a la conversión al Culto de altos cargos de las jerarquías humanas.

Space Hulk Genestealer vs Exterminador

La guerra entre el Imperio y los Genestealers no tiene fin.

Los Cultos también deben confiar en sus propias máquinas de guerra, convirtiendo muchos vehículos civiles en militares. Las limusinas del Culto, que se emplean para llevar a los líderes por las ciudades de forma anónima sin ser vistos, son adaptadas para la batalla añadiéndoles blindaje adicional y armas, convirtiendo un vehículo normal en una tanqueta ligera de combate urbano. Careciendo de cualquier doctrina o entrenamiento realmente militar, el Culto se prepara para la batalla con una mezcolanza de vehículos que se unen a gente montada a caballo, en moto o sobre cualquier otra cosa que encuentren, y una gran masa de tropas a pie armadas con infinidad de armas de extrañas apariencias.

Una vez que el Culto ha crecido hasta un tamaño lo suficientemente fuerte (y en este punto seguramente ya estará metido en pequeñas luchas callejeras o incluso enfrentamientos abiertos), la señal de la Mente Enjambre se hace lo suficientemente fuerte como para atraer a la Flota Enjambre que se desliza lentamente a través de las estrellas. Como sus ocultos líderes-marioneta, el Culto se ve forzado a consumir. Siempre se sentirán impulsados a derrocar los poderes planetarios locales, para asegurar su libertad y continuar creciendo. Los mismos combates entre las fuerzas del Culto y sus enemigos aumentan la fuerza de la señal, creando una especie de faro que indica que la "comida" está lista. Una vez que los Tiránidos llegan, todo está perdido, las fuerzas del Culto que aún sobrevivan son absorbidas por las Naves Enjambre, y el planeta queda indefenso para ser consumido y convertido en nuevos materiales genéticos para la biomasa. Incluso si los Tiránidos llegan a ser expulsados, el planeta normalmente está ya en ruinas y debe ser bombardeado víricamente para asegurar que ninguna presencia de los Genestealers se mantiene. Uno a uno, los mundos se pierden de las manos del Imperio mientras esta aparentemente imparable enfermedad se extiende por la galaxia.

La Progenie GenestealerEditar

Cuando un humano es infectado, el material genético del Genestealer empieza a provocar cambios en su sistema biológico. El instinto dominante de propagación de la especie y de supervivencia influirá sutilmente en las ideas del cuerpo huésped, que hará todo lo posible por fundar una familia. Su hijo primogénito constituirá la primera generación de Híbridos Genestealer-Humano y no se parecerá en casi nada a un bebé humano. Los padres parecen no horrorizarse en absoluto por la verdadera naturaleza de su descendencia. Ocultarán al niño por miedo a que alguien quiera hacerle daño y lo tratarán como si fuera un niño normal; el amor natural de los padres se combina en este caso con el ansia primitiva de defensa de la camada y el bebé se verá protegido de todo mal a pesar del hecho obvio de que no es humano. La familia podrá seguir teniendo más hijos, pero estos serán ya humanos normales (cada humano infectado solo puede tener un hijo que tenga el gen Stealer y este será siempre el primogénito).

La primera generación de Híbridos crece hasta llegar a la madurez, ocultándose entre la comunidad humana, para, a su vez, infectar a otro humano del mismo modo en que el Genestealer de pura raza infectó a sus padres. Y así el proceso se repite y una segunda generación de Híbridos acaba por nacer.

Este proceso continúa siempre con una generación de padres humanos entre cada generación de Híbridos. De esta manera, cada Híbrido tiene hermanos y hermanas humanos que sienten la típica lealtad humana hacia su extraño hermano a la vez que están unidos por los primitivos lazos de la raza alienígena cuyos genes están ligados con los propiamente humanos.

Con cada sucesiva generación de Híbridos, los rasgos físicos del Genestealer van desapareciendo y la apariencia humana empieza a dominar. Pero, en el Híbrido, la herencia Genestealer sigue siendo tan fuerte como siempre. La cuarta generación híbrida podrá parecer humana, pero no lo será: cuando el Híbrido de la cuarta generación se aparee, el primer hijo siempre será un Genestealer Pura raza.

Evolución Generaciones de Genestealers

Ciclo Genestealer, desde el Genestealer puro hasta un híbrido de la 4ª generación. Los huéspedes humanos no se muestran.

En la Ordo Xenos y en la Inquisición existe la creencia de que los Híbridos de la cuarta generación pueden producir una progenie infinita de Genestealers de pura raza pero, afortunadamente, no es así. De cada cuarta generación de Híbridos solo saldrá un pura raza. El ciclo vital de los Genestealers permite que una gran proporción de la especie huésped siga sin estar infectada, ya que el gen parásito sólo puede sobrevivir infiltrado en una sociedad adecuada y próspera. Los familiares humanos normales son necesarios para ayudar a sobrevivir a sus hermanos, la progenie de Híbridos y de Puras razas.

Cuando se crea una nueva generación de Puras razas, ha llegado la hora de que la colonia o bien se expanda para conseguir una función más influyente en la sociedad huésped o bien se traslade para colonizar otra población. Lo más importante es que pase un cierto tiempo entre la primera infección y la expansión. Los alienígenas invadirán la sociedad huésped lenta e imperceptiblemente, pero de forma implacable. Si llegara a descubrirse la invasión, en la mayoría de casos esta ya se habrá extendido durante generaciones y estará demasiado enraizada como para poder ser detenida.

Cabeza Genestealer

Después de cuatro generaciones, la progenie de Híbridos y sus hermanos humanos ya forman un clan con fuertes vínculos entre ellos. En algún momento del crecimiento de la progenie, normalmente con la aparición de los Híbridos de la tercera y cuarta generación, la camada sentirá la necesidad colectiva e instintiva de tener cerca a su progenitor original, el Patriarca del clan. Se harán grandes sacrificios para que este se reúna con la progenie, si es que aún no se encuentra entre ellos. El Patriarca pasará a gobernar el clan desde algún escondite, cuidado por las generaciones posteriores de Híbridos, que lo venerarán como el gran anciano.

La progenie Genestealer irá creciendo gradualmente, haciéndose cada vez más fuerte. Se transformará en una familia muy unida y numerosa que engloba a la progenie híbrida y a todos los hermanos y tíos humanos. Los miembros del clan se infiltran en posiciones de poder, influencia y respeto dentro de la sociedad huésped.

Mientras la progenie va creciendo, el Patriarca dirige su amplia familia para que vaya ganando un poder temporal dentro de la sociedad huésped, ya sea social, político, financiero o de tipo religioso, ya sea una influencia conseguida simplemente a base de amenazas a la integridad física. De esta manera, espera que la progenie haya ganado suficiente poder e influencia para cuando la cuarta generación dé a luz a más Puras razas. Y, cuando esto ocurra, el ciclo se habrá completado y la progenie ya estará preparada para fundar nuevas colonias y así extender la infestación.

Al final, la progenie Genestealer se habrá convertido en el grupo dominante de la sociedad huésped y constituirá la élite gobernante. Llegados a este punto, todo un asentamiento, ciudad o región puede haber caído ya bajo el control de los Genestealers. Un clan de tal prosperidad puede llegar a reunir un ejército muy poderoso.

EncubrimientoEditar

A veces, a una progenie de Genestealers puede que le cueste más de lo normal establecerse como fuerza dominante dentro de la sociedad huésped. En esos casos, el encubrimiento y la supervivencia son de suma importancia. Tienen que disimularse los rasgos característicos de los Genestealers y los comportamientos extraños deben ocultarse o poder ser explicados de alguna forma a los curiosos.

La progenie a menudo decidirá aparentar ser una secta religiosa y se disfrazará con túnicas muy largas, velos o máscaras o se esconderá en un asentamiento remoto, alejado de los ojos de los curiosos y de las preguntas del Imperio.

Los Genestealers y el CaosEditar

El espíritu de los Genestealers es muy fuerte, pero no muy complejo. Su ansia primitiva y antigua por la supervivencia es tan poderosa que ha llegado a crear un Poder específicamente Genestealer en la Disformidad.

No se trata de un Poder muy complejo, sino, al contrario, realmente simple, pero representa la fuente de todas las habilidades psíquicas que pueda llegar a tener un Genestealer o un Híbrido y se puede utilizar como si fuera una batería para potenciar los poderes psíquicos. Si la energía psíquica pura que inunda la Disformidad y que forma la materia de la magia tuviera colores, la psique de los Genestealers sería de un color morado, el color del hambre insaciable y del deseo del bienestar físico.

Organización de los Cultos GenestealersEditar

Cuando un clan se transforma en un culto, la función que desempeña el Patriarca cambia para transformarse en el objeto de adoración del culto y pasará a ser denominado Oráculo. Un Híbrido de la cuarta generación que disfrute de un gran respeto y confianza será el encargado de interpretar los deseos del Patriarca y recibirá el nombre de Magus. El Magus casi no se puede diferenciar de un ser humano normal, pero tiene una gran capacidad de mando y un carisma sobrenatural y misterioso. El resto de los Híbridos pasan a ser los Jerarcas del culto.

Normalmente, los Cultos Genestealers enmascaran sus actividades tras una fachada aparentemente inocente, que suele ser la de una religión marginal. Tras dicha fachada, el culto está organizado según dos elementos principales. En el centro se encuentra el conciliábulo, formado por el Oráculo, el Magus y los Jerarcas. Protegiendo al conciliábulo, se encuentran los familiares humanos de los Híbridos, sus padres y sus hermanos, que se conocen con el nombre de Hermanos de Progenie e Iniciados y que son los seguidores del culto.

El ConciliábuloEditar

Patriarca y Magus Genestealers

El Magus y el Patriarca

Aunque un solo Híbrido de la cuarta generación, al que se conoce como Magus, es la cabeza visible del Conciliábulo, el verdadero jefe del culto sigue siendo el Patriarca. El Magus dirige el Conciliábulo desde las sombras, planeando el destino de su progenie, y también es el comandante en funciones en el campo de batalla, aunque el poder real lo ostenta el Patriarca, que trabaja entre bastidores inmerso en su papel de Oráculo y dirige al Magus a través de una conexión telepática. Esta sección también incluye a los Jerarcas. Si el Magus muere, el Patriarca pasará a asumir el control absoluto. Y si el Patriarca muere, la cadena de mando pasa a la última generación de Jerarcas que quede en el Conciliábulo. En caso de que los parientes humanos de la progenie sepan de la existencia del Patriarca, ellos creerán que se trata de alguna especie de Oráculo muy sabio y muy viejo, a quien el Magus pide consejo de vez en cuando. Solo los miembros del Conciliábulo conocen la auténtica verdad.

La familia humana de la ProgenieEditar

Hermanos de Progenie Híbrido Primera Generación Genestealer

Dentro de un Culto Genestealer próspero y bien asentado, la mayoría de los parientes humanos de los Híbridos serán miembros de las autoridades militares o civiles locales. Dado que estos seguirán desempeñando sus actividades normales, no es muy probable que la infestación Genestealer llegue a desestabilizar la sociedad o que acabe por destruirla, así que permanecerá oculta hasta que se encuentre preparada para tomar el control absoluto de la sociedad. Sin embargo, en una progenie que se haya convertido en un culto, dichos familiares humanos también serán los seguidores del culto y adorarán al Patriarca como profeta de la divinidad, una especie de deidad ancestral o como Oráculo. De hecho, la presencia de numerosos ídolos de múltiples brazos como objetos de veneración es considerada por la Inquisición como un indicador común de la existencia de un Culto Genestealer.

Los familiares de la progenie de un Culto Genestealer pueden ser peligrosos por dos razones: la primera es que comparten el fanatismo típico de los adoradores del Caos y luchan con una ferocidad terrorífica; y la segunda es que nada les detendrá en su objetivo de proteger al Oráculo que vive oculto en su templo y a los sacerdotes Híbridos que lo atienden (y que son parientes suyos). Aunque generalmente no disponen de equipo adecuado, no han recibido entrenamiento militar y están mal dirigidos, los Hermanos de Progenie compensan estas carencias con un fanatismo extremo, una combinación de celo religioso e instinto protector para con sus parientes híbridos.

Los Psíquicos incontrolados y el CultoEditar

Los psíquicos son personas especiales entre los humanos, puesto que, aunque la gente los teme y los margina, en realidad son humanos superiores y muchas de las razas alienígenas son conscientes de ello. Un psíquico representa un cuerpo huésped fabuloso para el gen Stealer y, siempre que se puede, se escoge a un psíquico como cuerpo huésped antes que a un humano normal. La tercera y cuarta generaciones de Híbridos manifiestan a menudo grandes poderes psíquicos al haber infectado a un psíquico dos o tres generaciones antes.

Un Genestealer o un Híbrido puede reconocer a un psíquico como tal, por mucho que este intente ocultarlo. La preferencia por la infección de psíquicos antes que humanos comunes y el hecho de que los psíquicos suelen agruparse por naturaleza suele fomentar el aislamiento del culto respecto de la sociedad. Se dan pocos casos, o más bien ninguno, de progenies de Genestealers que se hayan visto traicionadas por uno de sus familiares o por uno de sus psíquicos.

El Culto en la SociedadEditar

Híbrido Armado Genestealer

El Patriarca siempre tratará de formar una base de poder firme dentro de la civilización en la que se haya infiltrado la progenie para consolidar su posición. Puede intentar conseguirlo infiltrándose en las esferas militares, sociales, gubernamentales, religiosas o incluso criminales de la sociedad, así como manipulando los lazos familiares entre los humanos infectados y sus descendientes híbridos. Tiene que hacerse con el poder material suficiente en lo que respecta a riqueza, potencial humano disponible, armamento e información para garantizar que nadie logre detener los objetivos de la progenie.

En su afán de acumular poder temporal, el culto normalmente se verá sujeto a los ataques de grupos rivales. Estos conflictos de intereses normalmente acaban por desembocar en multitud de pequeñas luchas por el poder y en la aparición de otros grupos que intentan manipular al culto para sus propios intereses.

En la mayoría de casos, estos grupos desconocen la verdadera naturaleza del culto y puede tratarse simplemente de partidos políticos contrarios, bandas criminales o hasta de sectas religiosas rivales. Pero, cuando el culto se ve en la necesidad de entrar en combate, se hace patente el horror que representa. Lógicamente, para entonces puede que ya no queden supervivientes que puedan contar al mundo los terribles hechos que han presenciado.

Hacerse con el PoderEditar

Resistencia vs Genestealers

Supervivientes combatiendo a un culto genestealer.

Los Genestealers solo pueden llevar a cabo una colonización de una forma lenta, en un proceso que dura generaciones. La infestación se lleva a cabo de familia en familia, de población en población, de país en país, de continente en continente y, al final, de planeta en planeta.

Normalmente, cada etapa abarcará muchas generaciones antes de poder completarse, pero, en determinadas circunstancias, también pueden producirse asaltos repentinos para tomar el poder. Si se crea una situación favorable en el seno de la comunidad, todo el culto puede ponerse en marcha para aprovechar la oportunidad, lo que conduce a un conflicto de grandes dimensiones.

Una vez el Culto Genestealer se encuentre bien asentado en un planeta, podrá intentar sacar provecho de las inestabilidades o debilidades del planeta para hacerse con su control.

El culto se rebelará o realizará un golpe de estado, y tratará de destruir las fuerzas de defensa o las facciones gobernantes antes de que la sociedad en general sea acertada de la amenaza. Todos los Conciliábulos de una zona se comunicarán a través de las ceremonias místicas que llevan a cabo, con lo que podrán coordinar las acciones de cada uno en la revuelta.

Rebelión Culto Genestealer

Rebelión abierta

Sin embargo, a menudo los Cultos Genestealer van por libre y tan solo los Hombres Bestia, los mutantes y otros seres marginales se unen a una progenie para desatar su venganza contra sus opresores. En realidad, los Genestealers no pueden contar con nadie más, pues existen pocas razas que se decidirían a ayudarlos de forma consciente.

Esto no significa que realmente necesiten aliados porque, cuando se reúne un ejército de un Culto Genestealer, este representa una fuerza casi imparable.

Leer másEditar

Fuentes Editar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Warhammer 40,000: Rogue Trader (1ª Edición).
  • Advanced Space Crusade (Juego de Mesa).
  • Space Hulk (Juego de Mesa; 1ª edición).
  • Codex: Tiránidos (2ª y 3ª Edición).
  • Por el Emperador, por Sandy Mitchell.
  • Deathwing - The Alien Beast Within, por Ian Watson.
  • 13th Legion, por Gav Thorpe.
  • Citadel Journal 40-41.
  • White Dwarf 114-116 (Edición inglesa).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.