Wikia

Wikihammer 40k

Clérigo

Discusión4
5.920páginas en el wiki

Mecanicus

El Adepto Sabiondus, mascota del Imperio del Hombre, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para ir a la categoría Imperio de la Humanidad.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina

Clerigo Imperial

“¡Por todos los santos y el mismísimo Sigilita! ¡Si no te apartas, te aplastaré la cabeza con este martillo!" Predicador Silon Constantine, Fenksworld.

Los clérigos son los sacerdotes del Emperador, miembros de la extensa organización conocida como la Eclesiarquía. Son líderes capaces y carismáticos, así como respetables figuras de autoridad. Los clérigos están adiestrados en una amplia variedad de habilidades y pueden meter baza prácticamente en cualquier situación. La más notable de sus capacidades es la de liderar e inspirar, predicando en primera línea mientras cargan hacia el enemigo.

DescripciónEditar sección

El Adeptus Ministorum (también llamado Eclesiarquía) atiende las necesidades religiosas del Imperio. Se trata de una organización completamente independiente del Adeptus Terra, más centrada en el cuidado de las necesidades espirituales de la Humanidad que en preservar un imperio galáctico. Con todo, la Eclesiarquía es una institución enorme y muy poderosa, compuesta por millones de clérigos y cientos de miles de diócesis distribuidas a lo largo y ancho del espacio imperial. En el pasado esto ha provocado abusos de poder por parte de la Eclesiarquía, llegando incluso a declararse una guerra civil (como ocurrió durante la Era de la Apostasía). Pero el Ministorum ha prevalecido, guiando a la humanidad en su culto supersticioso y dogmático al Emperador.

Al frente de esta gran iglesia se hallan los clérigos, predicadores, confesores y misioneros. A diferencia de los Cardenales y pontífices que corretean por los antiguos pasillos de las grandes catedrales de la Antigua Terra y Ophelia VII, las sedes espirituales de la Eclesiarquía, los clérigos y demás sacerdotes viven y trabajan entre la población. Es ahí donde predican la palabra, promueven la fe y ejercen de pastores de la raza humana, pues si incumplieran tal obligación su rebaño caería víctima del Caos.

Los clérigos son individuos fervientes que lideran desde primera fila. Son carismáticos y excelentes oradores, capaces de instigar e incitar al pueblo llano con sus discursos, así como de obtener lealtad, respeto y reverencia hacia el Emperador y sus siervos. El Imperio se ha valido de estos hombres en numerosas ocasiones para movilizar al pueblo contra una invasión alienígena o para eliminar a una secta del Caos fuertemente arraigada.

Los clérigos poseen muchas aptitudes además de su don de palabra, su competencia en combate y su sabiduría. Sin embargo, poseer tal variedad de competencias les impide especializarse en ninguna de ellas. Aun así, algunos miembros del Ministorum siguen un camino mucho después de que otros lo hayan dejado para aprender una nueva lección. Esto genera una amplia diversidad dentro del clero, desde los fanáticos extremadamente recelosos, que ven herejías en todas partes e incitan a poblaciones enteras a quemar inocentes en hogueras y piras, hasta aquellos que se dedican a impregnarse de conocimientos arcanos y pasan muchos años en catacumbas polvorientas estudiando pergaminos viejos sobre las inútiles complejidades de ceremonias y rituales.

Pese a los muchos intentos por parte de numerosos Eclesiarcas, el Ministorum se ha dividido en multitud de grupos e ideales dispares. Aunque todos ellos giran en torno al culto a Aquél que Descansa en la Tierra, los detalles sobre la forma que debe presentar tal veneración son la principal fuente de discrepancias e inconsistencias entre ellos. Con el paso de los años, esto ha propiciado la creación de distintas órdenes dentro de la Eclesiarquía; la mayoría de los clérigos pertenecen a una de estas órdenes, que además ejercen una poderosa influencia en la forma en que el clero lleva a cabo sus tareas y predica a las masas. Si bien jamás se ha admitido públicamente, se rumorea que en ocasiones estas órdenes han llegado a declararse la guerra (aunque casi nunca se derrama sangre abiertamente).

Los clérigos son acólitos de gran utilidad para los Inquisidores, pues sus habilidades para interactuar e influir en la población local han demostrado ser de gran valor en muchas ocasiones. Desde el punto de vísta de un clérigo, existen multitud de razones para renunciar a los deberes impuestos por el Ministorum y convertirse en agentes de la Inquisición. Algunos lo ven como una forma de penitencia; otros sienten un temor reverencial por los Inquisidores y les siguen sin dudar, pues consideran que son los siervos más dignos del Emperador; los más fanáticos toman el servicio a un Inquisidor como un medio para combatir a los herejes de cerca, una oportunidad para purgar la Galaxia de inmundos depravados demasiado buena como para desaprovecharla.

Rangos del ClérigoEditar sección

Rangos del Clérigo

El listado siguiente intenta detallar los rangos o títulos que puede adoptar un clérigo, en orden de importancia decreciente, y dependiendo de la rama de investigación que dicho clérigo siga.

Aunque existen algunos títulos cuya importancia se solapa dentro de la jerarquía, estos solo afectan a la respuesta o deferencia que ha de mostrárseles según la situación en la que se encuentren, el cargo de la persona para la que trabajan o el nivel de escalafón dentro de la organización en la que lleven a cabo sus actividades.

RedencionistaEditar sección

Articulo principal: Redencionista

¡Quemad a los herejes!

El redencionista lidera las cargas en las batallas, profiriendo letanías y llevando la destrucción a aquellos que pretenden causar perjuicio al Emperador, al Imperio y a la Humanidad.

HierofanteEditar sección

"Pues claro que es asunto de la Eclesiarquía. ¿Por qué? Pues porque afecta al Imperio, es evidente..."

Los hierofantes son asesores personales de gobernadores y reyes, y ofrecen consejos sobre materias espirituales, políticas e incluso maléficas. Sabios, pero no por ello menos letales, los hierofantes estudian a los mayores enemigos de la humanidad para descubrir cómo aplastarlos bajo el peso de los ejércitos de las naciones a las que prestan servicio.

FanáticoEditar sección

"La duda es una debilidad que debe amputarse para separarla de la carne."

El fanático ha aprendido bien las terribles lecciones del pasado, y sabe que un fanatismo exacerbado es lo único que le permitirá resistir la corruptora influencia del Caos.

ObispoEditar sección

"Acatad las enseñanzas del Dios Emperador y vuestra muerte no será en vano."

El obispo es un líder sabio y carismático, consejero y campeón de la Eclesiarquía. El estrecho vínculo que la une al Administratum proporciona poder y conocimiento al obispo y, por extensión, a toda la Eclesiarquía.

ExorcistaEditar sección

"Es preferible que la carne muera pura a que el alma se corrompa."

El exorcista investiga lo prohibido, lo corrupto y lo demoníaco para averiguar la mejor forma de destruir aquello que amenaza al Imperio.

ConfesorEditar sección

Articulo principal:Confesores

Tuvimos que quemar a más de la mitad, pero el padre Kyrinov acabó logrando que confesaran."

Un confesor vigila a sus hermanos humanos ante cualquier posible indicio de debilidad, herejía y duda. Muchos empuñan el Martillo de la Dotrina y la Espada de la Devoción en señal de su entrega a la humanidad y a su maestro, el Emperador.

ClérigoEditar sección

El Emperador nos guía con su sabiduría. No somos más que ciegos buscando a tientas. Su luz, que brilla entre las tinieblas del universo.

El clérigo recorre los pasillos del poder, participando de los conocimientos de la Eclesiarquía para convertirse en un líder apto. Puede inspirar a otros en el campo de batalla, en las salas de aprendizaje o en los recintos del Ministorum.

PredicadorEditar sección

¡La verdad del Emperador se halla en vuestro interior! ¡No olvidéis jamás que nosotros tenemos razón y ellos no!

Un predicador conoce cómo liderar a la gente, inspirar y guiar a los hombres, y comunicar la palabra de la Eclesiarquía (aunque sea a golpe de eviscerador).

SacerdoteEditar sección

Articulo principal: Sacerdote

¡Por los dientes del Emperador! ¡Sois tan estúpidos que no sabríais distinguir a un hereje de un grox peludo!

Un sacerdote sabe más sobre todo aquello que pretende acabar con la obra del Emperador, así como los métodos por los cuales se puede acabar con estos enemigos.

IniciadoEditar sección

"Incluso el iniciado más humilde puede llegar a convertirse en mártir, siempre que su voluntad sea fuerte."

Los iniciados han sido adiestrados para defender el culto al Emperador con algo más que simples palabras, para asi poder llevar Su luz a los ignorantes y los salvajes.

NovicioEditar sección

"¿Acaso crees que San Thrastus se quejó cuando le ahorcaron junto a su propio petardo? ¡Claro que no! ¡No dijo ni una sola palabra! Eso es devoción. Y ahora sigue trabajando, muchacho desagradecido."

Los novicios sirven a la Eclesiarquía en cuerpo y alma, siguiendo el ejemplo de los santos imperiales y sus actos de grandeza. También sirven a sus superiores dentro de la Eclesiarquía (y son un buen montón).


FuentesEditar sección

  • Dark Heresy - Libro Básico (RPG).

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio