FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.


Caballeros emblema hawkshroud

Emblema de la Casa Hawkshroud


La Casa Hawkshroud es una familia aristocrática de Caballeros que sirve al Imperio de la Humanidad. Tiene fama de responder a todas y cada una de las peticiones de ayuda que se le envían. Hay muy poca información en los registros imperiales sobre esta Casa de Caballeros, originarios del Mundo Caballero de Krastellan.

Recientemente han estado embarcados en una feroz batalla en el mundo de Lobas durante la Campaña del Golfo de Tyros, donde junto al Capítulo de los Puños Imperiales combatieron contra Eldars del Mundo Astronave Alaitoc.

Historia Editar

La Casa Hawkshroud ha cultivado una reputación impecable por honrar sus deudas y mantener su palabra sin importar el coste personal. El Vizconde Tudon nunca ha negado una solicitud válida de ayuda de sus aliados y los que establecen juramentos de lealtad con Hawkshroud saben que cuando soliciten ayuda esta se enviará en breve. Por esta razón, los nobles de Krastellan están a menudo en campaña, en honor a las deudas de sus señores y prestan su considerable poder a los ejércitos imperiales, gobernadores planetarios o a capítulos de Marines Espaciales. Así ha sido durante cientos de años estándar y así seguirá siendo y mientras las banderas amarillas de Hawkshroud ondeen sobre la torre de granito gris del vizconde, el honor de la casa será comprado y pagado con la sangre de sus nobles.

Krastellan, el Reino Honorable Editar

Situado en el extremo norte del Segmentum Ultima, cerca del mundo natal del Capítulo de los Ángeles Sangrientos  de Baal se encuentra el Mundo Caballero de Krastellan. Un misterioso lugar encantado, con páramos desolados y colinas negras extendiéndose en todas las direcciones bajo un cielo inclemente de lluvia helada. Los habitantes de Krastellian medran en su perpetua y nefasta climatología, en los valles azotados por el viento y en las costas rotas y los hombres se ganan la vida con el pastoreo de especies dóciles o pescando al borde de mares agitados por las tormentas. En escarpadas rocas manchadas de lluvia se yergue el hogar de los nobles de Krastellan, donde sus familias viven en frías habitaciones cruzadas por corrientes de aire y enloquecidas por la luz chisporroteante de fuegos vivos. Mientras que otros Mundos Caballero abrazan un grado de tecnología avanzada, los nobles de Krastellan ven todo aquello que sea supefluo para la operación continua de sus caballeros como una extravagancia y el primer paso en el camino de la debilidad. Este mundo sombrío y áspero es el hogar de la Casa Hawkshroud, una casa de Caballeros orgullosa y noble que ha cultivado una reputación impecable por honrar sus deudas y mantener su palabra sin importar el costo personal.

De este modo, gran parte de Krastellan ha quedado irremediablemente en un estado primitivo y pre-industrial, con campesinos cultivando las tierras húmedas y pastoreando el ganado, mientras que los nobles y sus parientes viven como sus antepasados lo hicieron hace diez mil años. La cultura Krastelliana del honor y de los juramentos de deuda influencia en gran medida su sociedad. Incluso entre los campesinos la palabra de un hombre es un vínculo sagrado, y romper la palabra dada es el mayor crimen imaginable. Tal es el impacto de este código de honor en la sociedad que los ciudadanos de Krastellan son muy cuidadosos cuando hablan entre sí, utilizando un lenguaje complejo y formal que los extranjeros pueden encontrar difícil de interpretar. Esto es en parte un reflejo de la dolorosa cortesía que la nobleza impone a su pueblo, pero es en gran medida para que un hombre sepa dónde está situado. Palabras como ligadura, juramento y promesa albergan mucho peso cuando son usadas por la gente de Krastellan, y más de un extranjero ha entrado inadvertidamente en una deuda de vida al hacer una observación improvisada o por medio de una falta de sinceridad casual.

Honor sin mácula Editar

Los nobles de Krastellan llevan estos juramentos a extremos aún mayores y antes de que nazca un niño estará obligado por su honor a cumplir con las deudas de su familia. Esto sólo se intensifica a medida que crece y supera el Ritual de Unión. Un noble de la Casa Hawkshroud tiene poco que opinar respecto al lugar a donde va a ir y al que quiere ayudar, pues su destino se supedita a las necesidades de la casa. Es la gran ironía de Krastellan: cuanto más poder tiene un hombre, menos libertad disfruta. Se dice que más de un centenar de años estándar antes de que el vizconde Tudon naciera, su vida ya había sido trazada: cada alianza que honraría, cada guerra que lucharía y todos los mundos en los que pondría el pie. El matrimonio entre los nobles es igualmente restrictivo y las casas están obligadas a ofrecer sus niños a los de las demás generaciones futuras, dando lugar a una compleja red de conexiones familiares.

Para registrar estos juramentos y deudas de honor es deber del vizconde supervisar el Consejo de Juramentos, un grupo de nobles que llevan la cuenta de los pactos y las promesas de la casa. Sólo el vizconde puede proponer un juramento al consejo y sólo él podrá declarar uno como cumplido. Por supuesto, es una tarea interminable, ya que por cada pacto completado docenas más son agregados. No es de extrañar entonces que los nobles no se quejen cuando tienen que cruzar las estrellas para combatir a los enemigos del Imperio; en sus mentes es mucho mejor desgarrar máquinas de guerra enemigas con sus espadas sierra Segadoras o pulverizar formaciones masivas de infantería con barreras de fuego de sus Cañones de Batalla que tener que supervisar la unión de sus hijos o interpretar un papel con otras familias por antiguas promesas que no tienen relación con su vida.

La Sociedad Krastelliana sobrevive y prospera en su rígido sistema de juramentos y honor, aunque para un joven noble puede ser un camino largo y traicionero llegar a la grandeza con su honor intacto. Un noble sabio no entra en juramentos a la ligera, pues romper su palabra o echarse atrás en una deuda es un pecado mayor que el asesinato entre la nobleza. Sin embargo, la única manera verdadera de un noble para demostrar su valía es a través de los votos y la defensa de su honor y el honor de su casa, convirtiendo su reputación en la moneda que utiliza para subir en el escalafón de la sociedad. Así, para ser el más grande de los Caballeros Hawkshroud, un hombre debe estar a la vez dispuesto a tomar las armas contra el más mortal de los enemigos y ser lo suficientemente sabio como para saber que cuándo da su palabra a una tarea imposible es lo mismo que romperla.

En ninguna parte esta situación es más acusada que cuando se trata de ser admitido en las filas de los Caballeros de la Casa Hawkshroud. Al ser la casa más antigua y más poderosa de Krastellan es un honor singular servir en los destacamentos del vizconde. Una vez que un noble es aceptado a entrara a su servicio, se le permite llevar el escudo de armas del vizconde sobre su Caballero y tomar los juramentos de fidelidad. Estos juramentos dan a sus Caballeros y casas privilegios y derechos especiales entre sus pares durante el tiempo que esté sirviendo. Así, para llegar al mayor rango dentro de la Casa Hawkshroud, un noble debe vivir una vida de sacrificio y honor por encima incluso de la de sus compañeros. En el ocaso de cada año solar en Krastellan, corresponde al Consejo de Juramentos juzgar el valor de cada noble, sopesando sus obras desde el año anterior y haciendo el recuento de victorias sobre derrotas. Familia, descendencia y riqueza son completamente secundarios a los hechos y la reputación de la nobleza, a los votos que ha honrado y los juramentos que ha cumplido. En base a ello será ascendido o degradado ante los ojos críticos del consejo.

Ritual del Renunciado Editar

La Casa Hawkshroud nunca abandona sus juramentos, pero a menudo son "supeditados" a otros. Una vez al año en la torre de granito del vizconde, con su piedra gris mate desgastada por la lluvia y empañada por el tiempo, Tudon reúne a sus nobles para el Ritual del Renunciado. Este es el momento en el que puede legar un juramento a un noble, o un noble puede rendir un juramento a otro. Es responsabilidad del vizconde decidir qué juramentos pueden ser dotados de esta manera, pero al igual que en la mayoría de asuntos, no está por encima de la influencia de sus nobles. Por tanto, los nuevos miembros ascendidos de la casa, pueden esperar recibir juramentos considerados poco importantes o carente de suficiente gloria por sus hermanos más experimentados, lo que les llevará a sus primeras incursiones en el vacío hacia mundos remotos, maldecidos o a lejanas ciudades imperiales desmoronándose para combatir contra enemigos en gran medida desconocidos. Los juramentos más peligrosos y difíciles están reservados para aquellos que se los han ganado. A pesar de que los nobles de la Casa Hawkshroud podrían desenvolverse en la política, no son cobardes y ninguno consideraría jamás utilizar su poder e influencia para salvarse a sí mismos de la batalla.

Cámara de las Maldiciones Editar

No hay persona más odiada por la Casa Hawkshroud que aquel que rompe un juramento; la sola idea de violar su palabra sagrada es físicamente repulsiva para un noble de Krastellan. En las bóvedas bajo la torre del vizconde existe una habitación guardada por pesadas puertas de hierro y vigilada en todo momento por endurecidos hombres de armas. En su interior sombrío, duerme un hombre conocido solamente como el Guardián y su piel pálida da testimonio de una vida alejada de la luz del sol. De hecho el Guardián ha pasado casi todos los días de su vida en la cámara, llevado allí por el actual vizconde desde su infancia para servir a un propósito muy especial. Muy de vez en cuando, tal vez no más de una o dos veces en toda la vida, las puertas de hierro pesado se abren entre crujidos y el vizconde mismo entra en la cámara. Entonces le dirá al Guardián un nombre, pues ninguna otra conversación ocurrirá entre los dos, antes de que el vizconde se despida.

Al saber el nombre, el Guardián lo esculpe en las paredes de la cámara dándole un lugar al lado de otro puñado ya escritos. Estos son los nombres de aquellos Caballeros de la Casa Hawkshroud que han roto sus juramentos y el secreto de su identidad morirá con el viejo y con el vizconde. Tan vergonzosos son los perjuros para la Casa Hawkshroud que sólo cuando es elegido un nuevo vizconde tiene conocimiento de la existencia de la cámara. Con su último aliento, el predecesor del vizconde le dice que tiene que elegir un encargado de registrar los nombres de los perjuros y pasar el secreto cuando a su vez sea sucedido.

Los nobles perjuros de la Casa Hawkshroud no caen bajo las mismas leyes que los hombres comunes de su mundo natal, y rara vez son ejecutados por sus crímenes atroces. Más bien son despojados de sus lazos de la casa y se ven obligados a convertirse en Desarraigados, para no volver a su mundo. Algunos optan por este camino de buena gana, como castigo por no honrar sus juramentos, aunque muchos no lo hacen, pues el nombre de un noble es tan parte de ellos como su sangre. De cualquier modo, nunca se habla de sus verdaderos nombres y están destinados a ser olvidados. Olvidados, salvo por el vizconde y un hombre obligado a envejecer en una habitación de dura y fría piedra.

Campañas notables Editar

  • Defensa de Krastellan (456.M38) - Las casas de caballeros son conocidas por luchar junto al Astra Militarum, los Marines Espaciales u otras fuerzas imperiales cada vez que sienten que es su deber hacerlo. A veces esto es a cambio de la ayuda que recibieron en la defensa de su planeta natal contra una invasión alienígena, como en el ejemplo ocurrido en el 456.M38. El 832º Señor de la Casa Hawkshroud recibió reffuerzos contra grupos de asalto de Eldars Oscuros por parte de la Guardia de Hierro de Mordia. Las tropas de Mordia, bajo el mando del Coronel Vargrif, ayudaron a defender la fortaleza de los Hawkshrouds contra los Eldars Oscuros, frustrando un intento de secuestrar a la consorte del señor Hawkshroud en el proceso. Desde ese día, los Hawkshrouds se sienten moralmente obligados a proporcionar ayuda a los descendientes de la línea Vargrif en caso de ser llamados a ello.
  • La Campaña en el Golfo de Tyros (Desconocido.M41) - Honrando una deuda que databa de la Herejía de Horus, un destacamento de Caballeros Hawkshroud luchó al lado del Capítulo de los Puños Imperiales durante la Campaña del Golfo Tyros. Los Caballeros lucharon contra Eldars del mundo astronave Alaitoc junto a los hijos de Dorn en una serie de combates cruciales. La más notable de estas batallas tuvo lugar en Lobas, donde el astuto Illic Lanza de la Noche lanzó un ataque sorpresa tratando de matar al Señor del Capítulo de los Puños Imperiales, Vladimir Pugh. Los Caballeros resultaron fundamentales en la defensa del asalto xenos, obteniendo grandes elogios del Señor del Capítulo, tradicionalmente estoico. Los Caballeros todavía tienen que volver a su planeta natal, lo que lleva a muchos a creer que ahora son Juramentados.

Caballeros notables de la Casa Hawkshroud Editar

Personajes notables de la Casa Hawkshroud Editar

  • Vizconde Tudon - Tudon es el señor actual de la Casa Hawkshroud y vizconde de Krastellan.
  • Horan Fayne - Rival celoso del Señor Erlund Eyre, Fayne conspiró para tomar el Castillo de Eyre y todas sus tierras y propiedades. Desafió al hijo mayor de Lord Eyre, Dorlund Eyre, a un duelo de sangre. En las tradiciones de las familias de las montañas de Krastellan, era una lucha a primera sangre. Antes de que su padre pudiera prohibirlo, su hijo menor Tormund juró a Dorlund ser su segundo, prometiendo luchar en su lugar si él no podía. Una vez pronunciado, ni siquiera Erlund se atrevió a romper el juramento de su hijo, a pesar de que el precio sería mucho más que el más joven de los Eyre. Horan había tramado un complot para eliminar a los hermanos Eyre como rivales por la codiciada atención del vizconde Tudon y los Caballeros Hawkshroud. Sobornó a un siervo del Castillo Eyre para envenenar al hermano mayor con una enfermedad biliar de contagio aéreo, asegurándose de que Tormund se vería obligado a luchar en su lugar. Tormund no era rival para Horan, quien cruelmente hundió su espada en la columna vertebral de Tormund, paralizando al hermano más joven de Eyre y robándole el uso de sus piernas. Erlund se enfureció, aunque no podía hacer agravio con Lord Fayne por las acciones de su hijo, ya que no se violó ninguna tradición. Al final, Dorlund entregó su oportunidad de convertirse en un caballero, convenciendo a su padre de dejar pasar la invitación única del vizconde a Tormund. A pesar de su lesión grave, Tormund rogó a su padre que le permitiera someterse al Ritual de Unión cuando tuviera la edad suficiente. El Eyre más joven no defraudó, ya que representó la conexión más fuerte al Trono Mechanicum de toda su generación. Su persona rápidamente atrajo la atención del vizconde y pronto fue aceptado en las filas de los Caballeros Hawkshroud. Horan también "ganó" su lugar entre los Caballeros del vizconde, ascendiendo en las filas a través de complots consecutivos. Aunque Horan no podía competir con Tormund en duelos caballerescos, el cruel noble Fayne se apresuró a poner a los otros caballeros contra él, marcándole con el apodo de "El Medio-Caballero". Mientras Tormund estaba lejos de su mundo, luchando en campaña contra los enemigos del Imperio, recibió la noticia de que una plaga de bilis de exclusión aérea había barrido el Castillo Eyre, la más letal vista hasta la fecha, matando a toda la familia Eyre. Horan Fayne, ahora Señor de la familia Fayne después de la muerte "prematura" de su padre, tomó la administración de las fincas Eyre en ausencia de Tormund.
  • Tormund Eyre - No todos los nobles son guerreros capaces fuera de sus trajes de caballero, y Tormund Eyre, "Medio-Caballero", es el ejemplo vivo de esto. Lisiado por su rival Horan Fayne, no era más que un joven cuando perdió el uso de sus piernas. Sin embargo, Tormund se las arregló para ganarse un lugar en el séquito personal de Caballeros del vizconde. Con una comprensión instintiva de su maquinaria de guerra y una conexión con el Trono Mechanicum terriblemente fuerte, él mismo se ha demostrado una y otra vez como un formidable guerrero, a pesar de la limitación de su cuerpo. Ha luchado lo largo y ancho del Imperio, aplastando herejes y destruyendo a los enemigos de Terra. Fue mientras estaba de campaña cuando recibió la noticia de la muerte de toda su familia por una plaga de bilis de exclusión aérea y que su odiado rival, Horan Fayne, ahora señor de la casa Fayne, se había adueñado de la administración de las fincas Eyre en su ausencia. Aunque Tormund anhelaba volver a Krastellan y hacer que Horan diera cuenta de sus crímenes, aceptó el manto de Juramentado. En su lugar, Tormund hizo un voto para sí mismo: un día, cuando su deber para con la Casa Hawkshroud estuviera satisfecho, volvería y tendría su venganza.
  • Kelmort - Incluso entre los altos estándares de la Casa Hawkshroud, Kelmort posee una reputación de honor y honestidad. La adherencia del noble a la verdad ha hecho de Kelmort muy impopular con sus semejantes que encuentran su personalidad desagradable en una sociedad construida sobre la cortesía cuidadosamente redactada y cimentada en un civismo de rancio abolengo. Aún peor es el efecto que el noble ha tenido a veces en los aliados de la Casa Hawkshroud. En más de una ocasión se ha negado a luchar junto a los regimientos del Astra Militarum, acusando a sus comandantes y a sus hombres de cobardía ante el enemigo o negándose a seguir las órdenes en los momentos críticos de una campaña. La devoción de Kelmort a la verdad no siempre ha sido perjudicial, y en una ocasión descubrió un nido de traidores en medio de sus aliados imperiales.
  • Dunhand - Los terceros hijos rara vez se convierten en caballeros, ya que la mayoría son demasiado viejos para llevar a cabo el Ritual de Unión para cuando sus hermanos mayores perecen. Dunhand es uno de los pocos hijos terceros Krastellanos a la altura de mandar una armadura de Caballero, aunque nunca realmente ha conocido la aceptación de sus hermanos de lanza. A pesar de su habilidad con la espada y el cañón, así como su valentía inquebrantable en decenas de batallas, lleva el estigma de ser un tercer hijo y de no poder convertirse en un piloto de Caballero a la manera tradicional. Los años que ha soportado este tratamiento han hecho que la personalidad de Dunhand sea ácida hacia sus compañeros y lo que comenzó como un intento de demostrar su valía en la batalla se ha convertido en desatar su ira sobre el enemigo. Dunhand es un hombre triste, melancólico, que vive con el conocimiento de que sus hermanos muertos hace mucho tiempo le han robado su gloria. Incluso el nombre de su caballero, Legado de Honor, se ha convertido en un recordatorio desagradable de que él no hace más que honrar su memoria. Para aliviar su propio dolor y acallar los murmullos incesantes de sus hermanos desde el Trono Mechanicum, Dunhand se lanza a la guerra con una furia singular.
  • Hanrald - Antes de que naciera, Hanrald ya estaba desposado con una pareja cuidadosamente considerada para con las alianzas que conllevaría y la calidad de la progenie que podría producir. Durante años se entrenó en las disciplinas marciales de su casa hasta que estuviera en condiciones de emprender la Unión; sólo cuando el ritual sagrado se completase sería considerado digno de conocer a su futura esposa, Miriam. Desafortunadamente para Hanrald fue llamado a la guerra sólo días después de obtener su lugar en el Trono Mechanicum. A pesar de que no la había conocido, Hanrald prometió honrar su compromiso con Miriam y regresar a ella. Durante años Hanrald estuvo ausente de Krastellan, limpiando Nebulosa Pretorus de Corsarios eldar y ganándose una reputación sangrienta en las fieras cruzadas del Imperio. Sin saberlo Hanrald, mientras llevaba el fuego y la muerte a los enemigos del Emperador, Miriam murió, abatida por unas fiebres, sin haber conocido jamás a su prometido. Para cuando Hanrald regresó a Krastellan como un veterano de la Cruzada Pretorus, su esposa llevaba años enterrada. Abrumado por la angustia y la ruptura de sus votos ante su prometida muerta, partió de nuevo al vacío para descargar su ira sobre los enemigos de la humanidad. Durante muchas décadas Hanrald ha luchado a lo largo y ancho del Segmentum Ultima, convirtiéndose en un hombre viejo, despiadado y amargo. Otros nobles Hawkshroud consideran a menudo la presencia de Hanrald como un signo ominoso en la batalla, y más desde que rumores supersticiosos han crecido en los últimos años y que susurran que está maldito. Muchos nobles también encuentran los métodos de Hanrald inquietantes y que rayan la frontera de lo honorable para alguien de su gradoe. Hanrald es conocido también por herir a los enemigos en vez de matarlos. Corre el rumor de que Hanrald lo ha abandonado todo salvo sus votos a Miriam, incluyendo su honor. En los últimos años su comportamiento se ha vuelto más errático, hasta el punto de que el vizconde Tudon le ha prohibido regresar a Krastellan hasta que pueda cumplir con un juramento debido a la Casa Hawkshroud. A Tudon en secreto le gustaría que Hanrald tomase el manto de un Desarraigado o abandonase sus vínculos con Hawkshroud, pero Hanrald sigue dedicado en parte a su casa, tal vez por un respeto persistente hacia la familia de Miriam. Independientemente de eso, Hanrald continúa luchando con una ferocidad y rabia nacida de años de vivir con la injusticia de la muerte de Miriam.
  • Barthannel: Ostenta el título de Barón y pilota el Caballero Cruzado Venerada Furia.

HeráldicaEditar

La Casa Hawkshroud utiliza un blasón partido en amarillo y negro, con un águila bicéfala superpuesta pintada de negro en la mitad amarilla y pintada de blanco en la mitad negra.

Armas de la Casa Editar

La heráldica de la Casa Hawkshroud es portada con gran reverencia por sus caballeros. Llevar su imagen en sus armaduras de Caballero es una ambición a la que aspira todo joven noble en Krastellan. De hecho, tener a uno de ellos instalado en las filas de los Caballeros de la Casa Hawkshroud traerá a una familia tanta riqueza como respeto. Por esta razón, las dinastías más poderosas en Krastellan harán todo lo posible para asegurarse de que sus hijos son aceptados en la orden de caballería, asegurando así el futuro de su linaje. No hacerlo ha sido la ruina de muchas grandes familias lo largo de milenios. La razón principal de que la heráldica de la Casa Hawkshroud inspire orgullo y devoción en sus nobles viene invariablemente unida a su educación disciplinada. Desde muy temprana edad, a los niños de Krastellan se les enseña a honrar y respetar a sus semejantes. La bondad es recordada y devuelta diez veces a aquellos que la ofrecen, y ninguna solicitud de ayuda será jamás negada. Por eso la Casa Hawkshroud es famosa en responder a cualquier llamada de ayuda, incluso si al hacerlo dejan a sus propias fuerzas vulnerables. Como resultado de este sentido del honor tan celoso, los Caballeros de Hawkshroud están bien versados en luchar en batallas desfavorable.

Librea y Marcas de Honor Editar

El estricto código de honor en el que son educados los nobles de la Casa Hawkshroud es el motivo de que muchos de sus Caballero se extiendan a lo largo y ancho de la galaxia en apoyo de aquellos que se han ganado su lealtad y respeto. A diferenciade otras muchas casas de Caballeros, los de la Casa Hawkshroud a menudo lucen marcas de campaña, insignias militares, símbolos de capítulos de Marines Espaciales y otros emblemas como señal de respeto por aquellos a los que han jurado ayudar en la batalla. Esto además de servir de señal de dedicación a sus aliados, fortalece los lazos de hermandad entre los Caballeros y los que luchan a su lado.

Los Juramentados Editar

Tal es la relación inusualmente estrecha entre los Caballeros de la Casa Hawkshroud y sus compañeros de armas que no es raro que un Caballero permanezca en campaña más tiempo del servicio que inicialmente se le había asignado o solicitado. Al hacerlo, estos Caballeros, al menos en teoría, son Caballeros Desarraigados. Sin embargo, a diferencia de muchos otros Caballeros Desarraigados, estos solitarios Caballeros de la Casa Hawkshroud o Juramentados, como se les suele llamar, muestran con orgullo la heráldica y librea de su casa. A menos que mueran en batalla, estos Caballeros regresarán algún día a Krastellan, donde serán recibidos con todos los honores.

Galería Editar

FuentesEditar

Extráido y traducido de Wikihammer UK

  • White Dwarf Weekly nº 4.
  • Codex Caballeros Imperiales (6ª y 7ª Edición).
  • The Imperial Knight Companion (6th Edition).