FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Capellán Interrogador Ángeles Oscuros

Capellán Interrogador en combate.

Los Capellanes Interrogadores son Capellanes especiales del Capítulo de los Ángeles Oscuros.

DescripciónEditar

Amenazantes imágenes del miedo, los Capellanes Interrogadores de los Ángeles Oscuros inquietan incluso a sus propios hermanos de batalla con su escrutinio silencioso. Juramentados al Círculo Interior a través de una compleja ceremonia en la Cámara de los Secretos, cada Capellán Interrogador ha superado la Prueba de Fe, tomado el solemne voto del Ala de Muerte y aprendido los oscuros secretos de la historia del Capítulo. Desde ese momento pasan a ser reflejos sombríos de su anterior yo; donde muchos Capellanes se exaltan y gritan inspirando a sus hermanos, los Capellanes Interrogadores son silenciosos y vehementes, siempre vigilantes ante cualquier atisbo de herejía o debilidad.

La causa de esta diferencia de conducta no se debe simplemente a las revelaciones del Círculo Interior, aunque es cierto que dichas revelaciones ponen en duda la fe de los Capellanes en la corruptibilidad de sus hermanos. Más bien, son los terribles deberes que acompañan al cargo lo que convierte a los Capellanes Interrogadores en figuras lúgubres y melancólicas. Cuando los Caídos son capturados y retornados a las oscuras celdas en las profundidades de la Roca, es el Capellán Interrogador quien debe asegurar su confesión mediante el medio que sea necesario. Esto requiere de una voluntad inquebrantable, ya que los horrendos métodos de tortura a los arrepentidos no son una carga fácil de soportar.

Los Capellanes Interrogadores deben saber manejar las arengas heréticas y las mentiras, discerniendo los quejidos falsos de los fragmentos verdaderos, y permanecer firmes en su compromiso de sonsacar el arrepentimiento de los labios de los traidores. Para este fin, el Capellán Interrogador debe administrar torturas cada vez más drásticas, y con el tiempo, sus propias almas se agrietarán por los viles actos requeridos para salvar las almas de los Caídos.

Las perlas negrasEditar

Un Capellán Interrogador tiene permitido agregar una sola perla negra a su rosario por cada uno de los Caídos que consigue convencer para que se arrepienta. Las confesiones son difíciles de conseguir, ya que son raras, y la mayoría de los Capellanes Interrogadores mueren con solo un puñado de perlas negras a su nombre. El maestro Molochia, un ejemplo para su sombría profesión, murió después de más de trescientos años de servicio con solo diez perlas negras, y hasta el día de hoy nadie ha podido igualar su logro. Sin embargo, cada Capellán Interrogador se esfuerza por hacer justamente eso, no por la gloria personal, sino porque cada perla adquirida representa una pizca del honor del Capítulo cosido de vuelta a ese orgulloso tapiz.

Las perlas negras solo se pueden encontrar en el planeta de Malmar, un mundo de muerte acuosa en el borde del Ojo del Terror. Después de la promoción a su cargo, cada Capellán Interrogador debe viajar a Malmar para recuperar una perla negra de entre los arrecifes. Este tesoro se almacena dentro del Reclusiam, con la esperanza de que algún día sea devuelto. Los océanos de Malmar son barridos por tormentas de una ferocidad increíble y sus agitadas olas están infestadas de depredadores de gran tamaño. Peor aún, se dice que en Malmar uno debe enfrentarse a sus tentaciones más oscuras, una prueba de voluntad que hace que todas las otras amenazas palidezcan en comparación.

Capellanes Interrogadores conocidosEditar

MiniaturasEditar

  • 7ª Edición.
  • Venganza Oscura (6ª Edición).

GaleríaEditar

FuentesEditar

  • Codex: Ángeles Oscuros (4ª y 8ª Edición).