FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

La bestia de Nurgle2.0

Las criaturas conocidas como Bestias de Nurgle (Beasts of Nurgle en inglés) son tan feas que un mero atisbo de sus formas enfermas basta para hacer vomitar a un mortal. Sin embargo, es un aspecto que contrasta que las Bestias de Nurgle son encarnaciones de la propia exuberancia del Señor de la Plaga, que es a su vez una manifestación del deseo de todos los mortales por la vida vigorosa, la interacción social, el afecto y la labor fecunda.

Las Bestias de Nurgle son unas criaturas muy enérgicas, unos cachorros hambrientos de atención. Acompañan a las Legiones de Nurgle a la batalla con sus lenguas colgando de sus bocas putrefactas y saltando atrás y adelante para atraer la atención de los hijos predilectos del Abuelo Nurgle, en la panza o alguna otra señal de atención. Cuando están felices (que es la mayoría del tiempo), las Bestias de Nurgle menean sus colas como de babosa adelante y atrás. Si están excitadas dejan charcos de lodo cáustico tras de sí. Las bestias de Nurgle son criaturas cariñosas a las que les encanta saltar hacia nuevos compañeros de juegos y babearlos. Los que huyen de las Bestias de nurgle en un intento de escapar, sólo despiertan el entusiasmo instintivo de estas criaturas que no pueden resistirse a una buena persecución, saltando detrás de sus amigos que huyen presos del pánico con ladridos de excitación ahogados por la flema.

Bestia nurgle
Lo que desconocen estos Demonios alegres pero pocos ingeniosos es que sus cuerpos gotean una gran cantidad de plagas virulentas y contagiosas. La proximidad de una Bestia de Nurgle basta para matar a todos los animales pequeños y plantas. El simple roce de una de estas criaturas es fatal para la mayoría de los mortales, ya que les causan enfermedades agresivas que se extienden por sus cuerpos a un ritmo acelerado. En poco tiempo, la víctima se desploma y agoniza bajo la influencia maligna de las infecciones de Nurgle.

Las Bestias de Nurgle sólo registran una fugaz sensación de decepción por la falta de espíritu de su nuevo amigo y pronto se aburren, buscando ansiosamente nuevos compañeros de juegos a los que prodigar su devoción letal. Más terribles aún son los momentos en las que Bestias de Nurgle confunden los estertores convulsivos de sus víctimas con un nuevo juego y deseosas de unirse a la diversión, ruedan por el suelo aplastando los cuerpos de sus pobres amigos que mueren convertidos en una pulpa de carne. Cuando las Bestias de Nurgle recuperan la compostura, comprueban que sus compañeros de juego han desaparecido misteriosamente de la vista. Asumiendo que han sido abandonadas, gimotean patéticamente hasta que se distraen en la piscina de fluidos horribles que ha aparecido a su alrededor, bebiendo a lengüetazos con gusto.

Un excelente ejemplo del poder de las Bestias de Nurgle puede encontrarse en el mundo agrícola de Gabali III en el Reino de Winterscale. Allí, la provincia de Gevaudan sufrió cientos de bajas cuando una Bestia de Nurgle deambuló por los cultivos, destrozándolos, y destruyendo edificios y rebaños por igual. Aparentemente imparable, hizo falta el esfuerzo de los Arbites y las milicias planetarias para destruir al Demonio. Incluso después de su muerte, su presencia permaneció, pues los cultivos enfermaron y muchos campos tuvieron que ser quemados hasta la roca madre del suelo.

MiniaturaEditar

  • 4ª Edición.

FuentesEditar

  • El Bestiario de Koronus.
  • Codex: Demonios del Caos (4ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.