FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Archimagos Belisarius Cawl Gathering Storm Fall of Cadia ilustración

Archimagos Belisarius Cawl.

Belisarius Cawl es un Archimagos Dominus del Adeptus Mechanicus que tuvo un papel destacado en la Caída de Cadia y las Cruzadas de Celestine y Terrana.

Belisarius Cawl no se toma a la ligera su rango de Archimagos Dominus. Cada vez que se aventura en los fríos abismos espaciales dispuesto a recabar materiales para sus empeños secretos, recurre a su autoridad absoluta para requisar numerosas fuerzas combinadas del Adeptus Mechanicus que acudan en su ayuda. Manípulos de Skitarii y Electrosacerdotes cantores marchan a la batalla, enardecida su confianza por la imponente silueta de un Caballero. Potenciadas más allá de sus de por sí siniestras capacidades gracias a los cánticos de Cawl, las fuerzas combinadas del Cónclave Acquisitorius del Mechanicus se apropian de toda la información por la gloria del Omnissiah.

HistoriaEditar

Se sabe que Cawl tiene más de diez mil años, siendo contemporáneo a las épocas de la Gran Cruzada y la Herejía de Horus, aunque se desconoce cómo ha logrado prolongar su vida durante tanto tiempo. Incluso los sistemas de aumentos y rejuvenat más avanzados no podrían mantener una mente humana orgánica tal período. Tras el final de la Herejía de Horus, Roboute Guilliman, entonces Lord Comandante del Imperio, le otorgó y encargó supervisar dos responsabilidades en el caso de que el señor de Ultramar cayese: una era la construcción de la armadura artesanal con sistema de soporte vital avanzado conocida como la Armadura del Destino; la otra era la preservación de la Espada del Emperador, dada a Guilliman por el mismísimo Emperador de la Humanidad y que contenía un fragmento de su poder divino.

Caída de Cadia y Cruzada de Celestine Editar

Cawl, al mando del Arca Mechanicus Hierro Resurrecto y una gran flota del Mechanicus que incluía tropas Skitarii y Servidores de Combate Kataphron, desvió el rumbo original de su contingente hasta el aparentemente insignificante Eriad VI, una antigua base de la Armada Imperial que fue abandonada durante la 4ª Cruzada Negra, en el M32. El motivo fueron las exploraciones del sistema Eriad realizadas por la nave Exploradora Ojo Caprichoso, la cual quedó atrapada un tiempo allí por culpa de una tormenta Disforme. Pero los problemas no tardaron en aparecer, pues los Orkos del Gran Mekániko Gangrek fueron al planeta tras el rastro de la flota del Mechanicus. Enfrascado en un asedio que no podía levantar y en unas excavaciones cada vez más profundas, Cawl logró acceder a una ingente cantidad de restos de tecnología Necrona y finalmente a una caverna semi-destruida, donde encontró la estructura parcial de un pilón Necrón. También aprendió más sobre su naturaleza, descubriendo que fueron construidos por los Necrones para contener las erupciones del Inmaterium, especialmente las del Ojo del Terror, en el espacio real. En ese momento entró en escena Sylandri Caminavelos, quien compartió con Cawl enigmáticas instrucciones para que el Archimagos se dirigiera a Cadia, por entonces sitiada por las fuerzas de Abaddon el Saqueador. Su oportuna llegada proporcionó refuerzos desesperadamente necesarios para las fuerzas imperiales del Gobernador de la Fortaleza Ursarkar E. Creed en Kasr Kraf.

En Cadia, Cawl comenzó su investigación de los pilones locales con el conocimiento recuperado de Eriad VI y su correlación con otros hallazgos en planetas que estuvieron en la ruta de las diferentes Cruzadas Negras. Durante esta apareció Trazyn el Infinito, quien había decidido intervenir para ayudar a la Humanidad contra su enemigo común: la Disformidad. Aunque al principio se mantuvo cauteloso ante las motivaciones del Necrón, la fascinación de Cawl por su tecnología altamente avanzada superó a su xenofobia y aceptó su asesoramiento. Con el conocimiento de Trazyn, Cawl fue capaz de determinar cómo usar los pilones para separar el área local de espacio-tiempo del contacto con el Inmaterium. Cuando la batalla terrestre entre los siervos del Saqueador y los defensores de Creed alcanzó su clímax, Cawl activó los pilones. La tecnología Necrona funcionó exactamente como se esperaba: Cadia fue aislada de la Disformidad, desterró a los Demonios del Caos sobre el terreno y empezó a reducir literalmente el Ojo del Terror, dando a los defensores la oportunidad de otra victoria imposible.

Por desgracia, el Saqueador no iba a permitir que el premio que había buscado durante milenios se le escapase tan fácilmente. Previendo la necesidad de un plan de reserva, Abaddon dispuso del casco inerte de la Fortaleza Negra Voluntad de la Eternidad, cuyos sistemas fueron inhabilitados por la acometida de la Falange, lanzándolo como un meteorito artificial contra la superficie de Cadia. El impacto destruyó lo que quedaba de las defensas imperiales y todos los pilones operativos, asegurando el abrazo a Cadia del Ojo del Terror, el cual ahora se expandía rápidamente. Creed ordenó una evacuación del condenado mundo y los supervivientes imperiales de Cadia, conducidos por Cawl, la Santa en vida Celestine, la Inquisidora Katarinya Greyfax y el Mariscal Marius Amalrich de los Templarios Negros en la denominada Cruzada de Celestine, utilizaron todas las naves disponibles, incluida la Hierro Resurrecto, para transportar a los tres millones de supervivientes de Cadia. Incapaz de hacer un viaje Disforme debido a la inestabilidad de la Puerta de Cadia, la flota imperial fue forzada a huir a través del sistema Cadiano a velocidad subluz y la Flota Negra comenzó la persecución. Siendo la nave capital más grande y poderosa de la flota imperial, la Hierro Resurrecto de Cawl se sacrificó en una heroica batalla contra la nave insignia de Abaddon, la Espíritu Vengativo, para que la Cruzada de Celestine pudiera escapar a Klaisus, la luna helada de Kasr Holn. La pérdida de la Hierro Resurrecto no fue en vano, pues los supervivientes fueron rescatados de las fuerzas perseguidoras y del inmisericorde ambiente ártico en el último momento por la llegada de los Ynnari a través un portal de la Telaraña oculto en el planeta, y Belisarius Cawl pudo salvar su carga más preciada: el relicario automatizado que contenía la Armadura del Destino.

Cruzada Terrana Editar

Los Eldars renacidos guiaron a los imperiales por la Telaraña hasta el Reino de Ultramar, sometido a una furiosa ofensiva de las fuerzas del Saqueador. Después de una cierta desconfianza inicial, los miembros de la Cruzada de Celestine fueron admitidos por los Ultramarines, no sin cierta renuencia, y llevados desde su punto de salida en el mundo santuario de Laphis hasta Macragge. Una vez en la Fortaleza de Hera, Cawl reveló la identidad de los artefactos en su relicario automatizado. Declaró que tenían la intención de resucitar a Roboute Guilliman, postrado en el Templo de la Corrección durante los últimos diez milenios por la herida que le causó Fulgrim. Mientras las fuerzas del Caos se lanzaban a un asalto final sobre la Fortaleza de Hera y en concreto sobre el lugar de descanso del Primarca, Cawl trabajó con Yvraine, la Hija de las Sombras y Sacerdotisa de Ynnead, el Dios de los Muertos Eldar, para restaurar la fuerza vital de Roboute Guilliman al tiempo que sanaba su herida antinatural.

Guilliman volvió a alzarse, expulsando y exterminando a los invasores de Ultramar antes de decidirse a abrirse camino hasta Terra, atravesando las anomalías disformes que plagaban la galaxia como no se había visto desde la Herejía de Horus. Cawl se unió a Guilliman en esta Cruzada Terrana, ayudando con su perspicacia tecnológica y capacidades de combate a las fuerzas imperiales en todas sus pruebas y tribulaciones por el Torbellino. Los supervivientes de la Cruzada Terrana llegaron finalmente al Sistema Solar, hasta Luna, por otro portal de la Telaraña después de ser liberados de su encarcelamiento en otra Fortaleza Negra que pertenecía a los Corsarios Rojos. El rescate de la Cruzada fue llevado a cabo por el Caído Cypher y un grupo de Arlequines; Cawl obtuvo el dudoso honor de ser uno de los pocos imperiales presentes en la Caída de Cadia y haber sobrevivido a las Cruzadas de Celestine y Terrana.

Después de ayudar en la derrota de las fuerzas de la Legión Traidora de los Mil Hijos y del Primarca Demonio Magnus el Rojo en Luna, Cawl y sus aliados fueron al fin transportados al Palacio Imperial. Allí, ante la Puerta de la Eternidad del Palacio Interior que conducía a la sala del Trono Dorado del Emperador, Cawl habló con sus pares del Mechanicus y con el propio Guilliman. Sus palabras fueron enigmáticas, mencionando pactos secretos que fueron forjados en Marte y proyectos que por fin estaban llegando a su conclusión. Satisfecho, Cawl se despidió de Guilliman y regresó a su forja en Marte para supervisar estos proyectos hasta su finalización.

La cruzada Indomitus y la Fundación ÚltimaEditar

Durante diez milenios estándar, Belisarius Cawl trabajó en una tarea encomendada por el Primarca Roboute Guilliman antes de que éste fuera herido de muerte por el Primarca renegado Fulgrim en los días posteriores a la Herejía de Horus . El trabajo de Cawl seguía las bases que el propio Emperador realizó durante la conocida como Primera Fundación  a principios del M30, y pretendía un siguiente paso en la escala, una nueva generación de guerreros sobrehumanos.

Gracias al artefacto conocido como Sangprimus Portum, Cawl usó la plantilla genética de los Marines Espaciales originales creados por el Emperador para su Gran Cruzada como punto de partida para el desarrollo de los nuevos Astartes, que serían conocidos como Marines Espaciales Primaris , éstos fueron concebidos más grandes, físicamente mejor dotados y con unos sentidos más agudos que los Astartes originales.

La Fundación Última comenzó al final de la Cruzada Terrana, en el 999 del M41, y supuso el refuerzo de las filas del Imperio con esta nueva generación de guerreros mejorados, preparados para luchar en la hora más oscura de la historia de la humanidad y detener la ola de terror desatada por Abaddon el saqueador tras la 13ª cruzada negra.

A estos nuevos guerreros genéticamente modificados se les equipó con nuevo armamento y nuevas armaduras concebidas en Marte bajo la supervisión directa de Cawl. En las forjas del planeta del Adeptus Mechanicus nacieron la servoarmadura Mk. X Tacticus de los Intercesores; el Dreadnought Redeptor; el Bólter modelo Mk. II Cawl, un rediseño del arma de fuego tradicional de los Astartes el Incinerador de plasma Modelo Belisarius; el cañón Overlord; o un nuevo tanque con repulsores antigravíticos.

Apenas entrado el primer siglo estándar del 42º Milenio, cuando la Cruzada Indomitus pareció llegar a su inevitable conclusión, Cawl recibió luz verde para desatar su innovación tecnológica para ayudar a las fuerzas del Imperio a dar un último impulso que contuviera las mareas del Caos, autorizándosele incluso a utilizar tecnologías y configuraciones nuevas de dispositivos antiguos para reacondicionar la nave insignia de Guilliman, la Honor de Macragge. El venerable Archimagos había demostrado ser la única fuente de innovación tecnológica del Imperio durante toda la Cruzada Indomitus, creando varios vehículos y armas con los que equipar a las formidables legiones de Primaris y los capítulos estándar del Adeptus Astartes.

Durante este periodo, Cawl se separó cada vez más de los asuntos galácticos para concentrarse en su búsqueda de crear y perfeccionar a los Marines Espaciales Primaris. Como parte de esa iniciativa, intentó persuadir a Guilliman para que le permitiera utilizar abiertamente las semillas genéticas de las Legiones Traidoras e incluso las Legiones II y XI, perdidas hace mucho tiempo. Pero Guilliman se negó sin reservas, ordenándole que no avanzara más en esta investigación; con todo, sabía que Cawl se encargaría de seguir esas líneas de investigación por su cuenta.

Cawl también había solicitado a Lord Guilliman en múltiples ocasiones que le invistiera como Fabricador General de Marte. Como Lord Comandante del Imperio, Guilliman había reemplazado a cinco de los doce miembros de los Altos Señores de Terra y cientos de cargos menores nada más asumir la regencia del Imperio. Pero Guilliman argumentó que el Imperio no ejercía tanto control sobre Marte, de acuerdo con los principios del antiguo Tratado de Marte, y por tanto el primarca no podía designar a su propio Fabricador General, mucho menos le aceptarías aunque pudiera.

Cawl contrarrestó este argumento listando todo lo que había logrado en nombre del primarca durante los últimos diez milenios, pues solo él había sido capaz de descifrar, comprender y mejorar el trabajo del Emperador. Era el maestro de cien campos tecnolñógicos y no temía a la innovación. Los archimagos más viejos sentían que él era el mejor candidato para gobernar Marte. Guilliman consideró este curso de acción, pero el resultado sería una guerra civil abierta en los mundos forja del Adeptus Mechanicus. Muchos de los pares de Cawl no estarían de acuerdo con tal decisión, en especial debido a que Cawl había cometido numerosos y atroces pecados que iban en contra de los principios del Culto Mechanicus, entre los que se incluían el tráfico con xenos y el uso de tecnología prohibida. Incluso los partidarios de Cawl dentro del Culto Mechanicus se lo pensarían dos veces si supieran toda la verdad de las acciones del archimagos. De hecho, muchos odiaban a Belisarius Cawl. El viejo Dominatus Dominus creía que la envidia les motivaría si supieran hasta qué punto sus conocimientos superaban a los suyos; algunos conspirarían para destruir a Cawl y sus creaciones.

En las postrimerías de la Cruzada Indomitus se formó una pequeña facción de tecnoccerdotes del Mechanicus alrededor del archimagos. Supapel era el de sirvientes obedientes, ansiosos de ayudarle en la búsqueda dentro de este nuevo y radical curso de acción llamado "innovación". Pero tan dramático rechazo del dogma y las creencias del Adeptus Mechanicus también le creó muchos enemigos a Cawl entre los tradicionalistas y conservadores. Esta creciente resistencia política causó que Guilliman se preocupara por su aliado, sabiendo que el deseo de innovación de Cawl podía llevarle a pisar el mismo camino que ocasionó el nacimiento del Mechanicum Oscuro hace más de diez mil años. La sed de poder de Cawl podría convertirse en un problema para el Imperio, y en ese momento Guilliman tendría que lidiar con dureza con su aliado.

El Adeptus Mechanicus bajo asedioEditar

Tras el nacimiento de la Gran Grieta y por todo el Imperio, las posesiones más preciadas del Mechanicus, desde colonias mineras hasta Mundos Caballero y Mundos Forja se encuentran bajo el ataque de los Necrones. La concentración de tanta energía del Caos ha desencadenado los protocolos anti-disformidad en cada Mundo Necrópolis y sus moradores, los cuales han estado inactivos durante eones, se alzan una vez más. Los infames Tecnomandritas, derrotados por el Rey Silente, han regresado. El pánico se eleva entre los tecnosacerdotes, pues a los sitios desde el exterior la amenaza necrona llega como una puñalada por la espalda.

Aunque hay muchas teorías, nadie entiende la razón de los ataques necrones a los territorios de los mundos forja tanto como Belisarius Cawl. Ambas partes buscan depósitos del extraño material a partir del cual se construyeron los Pilares de Cadia, y muchos bastiones del Adeptus Mechanicus han sido erigidos en emplazamientos que contienen tan precioso recurso. Cawl ha enviado a sus propios agentes (ejércitos de Marte y de la Casa Taranis) a las estrellas en un esfuerzo por combatir la creciente amenaza y se libran cientos de batallas a medida que más y más mundos forja se ven envueltos en el conflicto para ayudar a sus hermanos asediados. Incluso aquellos tecnosacerdotes que comienzan a comprender la realidad de tan desesperada situación son reacios a recurrir a sus aliados imperiales por temor a ser marcados como Tecnoherejes.

CreacionesEditar

Cawl InferiorEditar

Dado que el archimagos está dedicado a multitud de proyectos que están siendo ejecutados simultáneamente, Cawl ha creado múltiples copias independientes de su conciencia para seguir su pista. Con el fin de facilitar sus objetivos y permitirle concentrarse más en su investigación y en el redescubrimiento de tecnología perdida, Cawl construyó un dispositivo de Inteligencia Artificial conocido como Cawl Inferior. Situado a bordo de la Honor de Macragge, nave  insignia de Guilliman, este dispositivo arcano fue instalado en lo más profundo de las entrañas de la nave, dentro de una cámara donde a nadie excepto el propio primarca puede penetrar, y solo por invitación. Este dispositivo masivo es operado por un solo maestro astrópata y ha sido utilizado a menudo por Cawl para comunicarse con el Lord Comandante desde grandes distancias. Dichas comunicaciones no han sufrido la corrupción que ha plagado la astrotelepatía desde el nacimiento de la Gran Fisura. El blasfemo dispositivo de Cawl está compuesto por cientos de cabezas de servidores, circuitería psíquica y partes de un origen alienígena más que obvio. Siempre que se ha comunicado con el Lord Comandante del Imperio, Cawl Inferior podía imitar a la perfección a Cawl, aunque insistía en que era una entidad completamente independiente. Al comunicarse con Guilliman, Cawl Inferior ha afirmado que busca emular la interacción humana para hacer que el primarca se sintiera cómodo con su existencia. Aunque llevaba viviendo más de diez mil años, los cambios que Cawl había implementado en su cuerpo para sostener su mente le habían despojado de la mayor parte de su humanidad. Sus emociones se habían convertido en fantasmas en el gran mecanismo que ahora habitaba su mente (o una de ellas) y que era Cawl Inferior; mediante este dispositivo debieran haber sido prácticamente eliminados. Pero sorprendentemente, los pronunciamientos de Cawl Inferior no pocas veces han contenido elementos de humor sardónico.

La información transmitida mediante Cawl Inferior a Guilliman ha sido, de hecho, una innata a la construcción del dispositivo. Cada mensaje codificado besbloqueaba las respuestas apropiadas. El creador de Cawl Inferior suministró a la máquina múltiples escenarios que él, en toda su gran sabiduría y genio, extrapoló matemáticamente. Los mensajes que Cawl Inferior recibe simplemente modifican estos pronósticos para adaptarse a la realidad de las circunstancias del momento. La programación de Cawl Inferior fue precargada. Los cerebros y los motores lógicos de la mayor parte de la cámara de la nave contenían todas las eventualidades relevantes para la tarea llevada a cabo por Guilliman y el Archimagos Dominus. Todos los futuros probables están contenidos dentro de Cawl Inferior.

A pesar de sus palabras, Guilliman no confía del todo ni en el dispositivo ni en su creador. Cawl Inferior afirma no ser una Inteligencia Abominable. Las respuestas de la máquina no son generadas espontáneamente, sino predeterminadas. Los servidores que componen el ser que es Cawl Inferior fueron sancionados para su uso. No eran máquinas, por tanto no eran una creación única e independiente, sino una expresión limitada de la mente de Belisarius Cawl. Por estas razones, Cawl Inferior queda supuestamente libre de la malicia de la ciencia prohibida conocida como inteligencia artificial general.

Guilliman cree más que probable que Cawl Inferior sea una inteligencia artificial genuina, disfrazada de un dispositivo no inteligente como pretexto. Guilliman no es un tecnólogo tan capaz como sus hermanos Perturabo, Vulkan o Ferrus Manus, pero duda de que el archimagos le haya contado toda la verdad sobre cómo funciona Cawl Inferior. Es evidente que contiene cierta parte de naturaleza psíquica y una mezcla de varias tecnologías xenos e imperiales, lo que le convierte en hereje ante los principios del Adeptus Mechanicus en varios aspectos, tanto si piensa por sí mismo o no. Su existencia, no importa cuán útil sea, es otro indicador de que Cawl necesita ser observado de cerca para que no se suma en la herejía.

ArmamentoEditar

Belisarius Cawl va armado con un hacha de energía artesanal, un electroazotador, un campo refractor, un enjambre de mecadendritos, un cráneo escudriñador y el Atomizador Solar, un complejo conjunto de lentes y acumuladores, diseñados por el propio Cawl, que concentran la energía térmica y las microondas en una detonación de corto alcance absolutamente imparable y que puede atravesar y fundir una máquina de guerra enemiga en cuestión de segundos.

MiniaturaEditar

  • 7ª Edición.

FuentesEditar

  • Codex: Adeptus Mechanicus (8ª Edición).
  • Gathering Storm I: Fall of Cadia (7ª Edición).
  • Gathering Storm III: Return of the Primarch (7ª Edición).
  • Dark Imperium (Novela), por Guy Haley.