Fandom

Wikihammer 40k

Batalla del Río Glazer

8.089páginas en
el wiki
Crear una página
Comentarios0 Compartir
Malborus mascota guardia transparente.png El Sargento Marlborus Deliar defenderá este artículo con sangre, acero y fe, hasta que se quede sin lho. ¡Pulsa sobre su pictocaptura si no quieres ser su próximo "voluntario" para limpiar campos de minas!

¡Sigue leyendo! ¡Sólo los cobardes retroceden a mitad de artículo!

Praetorianos Guardia Imperial brazo biónico.jpg

Veterano praetoriano con brazo biónico.

La Batalla del Río Glazer fue una histórica victoria del XXIV Regimiento de la Guardia Praetoriana, dirigido por el capitán Caine, frente a un enorme ¡Waaagh! Orko liderado por el Kaudillo Grishnak.

HistoriaEditar

IntroducciónEditar

El río Glazer es un pequeño afluente del Río del Gran Colmillo, que se extiende al oeste de este último. Cerca del arroyo, y a unos doce kilómetros del Río del Gran Colmillo, se hallan los restos de una vieja granja, propiedad ya hace muchos años de un tal Conrad Glazer, el hombre que bautizó el arroyo. Sin embargo, Glazer desapareció hace muchos años, y su granja no era más que ruinas cuando los hombres del Tercer Pelotón, Compañía A, del XXIV Regimiento Praetoriano de la Guardia Imperial, acamparon aquí.

El Tercer Pelotón había quedado en retaguardia para defender la Granja Glazer después de que sus vehículos de transporte Chimera fueran distribuidos entre el resto de la Compañía para dotarla de mayor movilidad en el ataque del río del Gran Colmillo. Desprovistos de sus Chimeras, el Tercer Pelotón no podía mantener el ritmo de la columna principal, y de cualquier modo alguien debía quedarse a proteger los suministros del XXIV Regimiento. Al Pelotón se le unieron numerosos civiles que acompañaban al XXIV Praetoriano en la campaña, pero que eran un estorbo en el ataque principal.

Mientras los civiles y los hombres del Tercer Pelotón se acomodaban lo mejor que podían entre los edificios en ruinas, no podían tener ni idea de lo que les ocurría a sus camaradas en el río del Gran Colmillo. Existe una descripción completa de la batalla en otro lugar, así que basta decir que el XXIV Regimiento fue emboscado y prácticamente aniquilado. Los supervivientes se vieron obligados a huir hacia el noroeste, alejándose de los victoriosos Orkos, pero alejándose también del río Glazer. Los hombres del Tercer Pelotón estaban por tanto aislados del grueso del ejército imperial, y desconocían lo que había ocurrido en el río del Gran Colmillo. Fue entonces cuando vieron una gran columna de polvo levantándose en el horizonte. Los praetorianos pensaban que era el resto del regimiento que regresaba de una fácil victoria. En realidad, era la primera oleada de la marea de Orkos que se abatiría sobre los defensores del río Glazer en una serie de asaltos continuos...

El primer ataqueEditar

Masacre del Río del Gran Colmillo Praetorianos vs Orkos.jpg

Masacre del Río del Gran Colmillo.

Docenas de Orkos bajaron de la colinas circundantes en dirección a la minúscula granja, lanzando sus gritos de guerra y disparando sus Akribilladorez al aire. En la granja el Capitán Caine había preparado cuidadosamente la defensa imperial, con hombres a todo lo largo del perímetro del vallado y las armas pesadas en el techo del único edificio de la granja. "¡Esperad, muchachos! - se oyó su voz claramente, - ¡No disparéis hasta que veáis el rojo de sus ojos!"

La Guardia Imperial abrió fuego de supresión en cuanto los pielesverdes se pusieron a distancia de tiro, y abatieron a varios de ellos. Sin embargo, todavía quedaban más docenas de Orkos. El fuego de los cañones láser y del Bólter Pesado rozó al Arrasador, incapaz de alcanzar al destartalado vehículo Orko. De repente, desde detrás del edificio de la granja, la dotación del mortero lanzó un proyectil sobre el tejado, que impactó de lleno sobre el Arrasador y lo voló en pedazos. El fuego de respuesta del Dreadnought Orko mató a dos de los civiles que habían tomado las armas valientemente para defender a la granja.

Los Orkos se lanzaron contra otra descarga de disparos láser. Gracias a la ayuda del francotirador Ratling "Hooky", que eliminaba a los Orkos desde su posición en lo alto del molino de viento, murieron más Orkos, mientras el bamboleante Dreadnought Orko seguía avanzando a pesar de los disparos de cañón láser que sólo desgastaban y agrietaban sus gruesas capas de blindaje. Sin embargo, el avance Orko empezó a flaquear, desmoralizados por las bajas que estaban sufriendo; las peñas de Chikoz dispararon contra la granja y dejaron muertos y heridos a diez de los defensores, la mayoría Guardias Praetorianos. En ese mismo instante un disparo de cañón láser destruyó el Dreadnought Orko en medio de una espectacular explosión que de paso mató a los Orkos que estaban demasiado cerca. Ante esto los Orkos se retiraron a las colinas para reagruparse para el próximo ataque.

El segundo ataqueEditar

Batería Cañones Láser Praetorianos.jpg

Batería de Cañones Láser de Praetoria.

El edificio de la granja había quedado como hospital improvisado, y unos cuantos de los heridos ya habían sido curados y se hallaban de nuevo en sus puestos. Después de una tensa hora de espera los Orkos atacan de nuevo, y cada hombre se prepara, listo para defender su puesto con su vida si es necesario.

El fuego de supresión es menos eficaz que en el primer ataque, y sólo mueren unos cuantos Orkos, mientras que un nuevo Dreadnought (éste se acerca desde el otro lado de la granja) resultó dañado en la pierna y fue reducido a cojear, pero esto no le impidió disparar contra el camión de la granja y matar al civil que manejaba el Bólter Pesado. Al ver esto, Parchett el escriba se adelantó valientemente a tomar el puesto del artillero.

Los Guardias Imperiales y sus aliados abrieron fuego de nuevo, esta vez con efectos devastadores, y por todos lados cayeron pielesverdes ante el masivo ataque de rifles láser y armas pesadas. Murieron numerosos Orkos y el asalto quedó seriamente debilitado. Al igual que antes, los restantes se detuvieron para disparar sus Akribilladorez. Cayeron heridos y muertos ocho defensores, la mayoría civiles. La perdida más terrible fue que dejaron herido al explorador Blikk, y Parchett cayó sobre el Bólter Pesado que no sabia muy bien como disparar.

A medida que los Orkos se acercaban, mataban a más de ellos, mientras que el Dreadnought quedó destruido por los cañones láser. El granjero Glazer avanzó para tomar el arma del camión de la granja, repleto de agujeros de bala. Entonces los Orkos cargaron atravesando el perímetro de defensa por unos cuantos puntos. El Kaudillo Orko Grishnak cargó directamente contra el Capitán Caine, quien dio ejemplo valientemente a sus hombres bajo su mando y se mantuvo en su posición, mientras la Escuadra Jenkins mantenía a raya con tesón a los Orkos. Los pielesverdes habían sido reducido a menos de la mitad de su número original, y el equilibrio del ataque se decantaba a favor de los defensores. Los Orkos se desmoralizaron y huyeron dejando a los defensores calcular sus bajas.

El tercer ataqueEditar

GI praetorianos vs orkos.jpg

Pretorianos luchando contra Orkos.

Los agotados defensores se prepararon para repeler otra oleada de pielesverdes. El improvisado hospital estaba lleno y a punto de reventar con los heridos y moribundos, incluidos la mayoría de los civiles, mientras las Escuadras Jones y Jenkins entre otras se hallaban casi a la mitad de sus efectivos. Otra enorme oleada de Orkos bajó desde las colinas. Aproximadamente más de una docena de Orkos fue aniquilada por el fuego enemigo a medida que se acercaba, y lo que es más importante, el Arrasador quedó destruido por un proyectil del Cañón Automático antes de que pudiera acercarse lo suficiente para disparar con su lanzallamas. El Soldado de Primera Simpson, al ver a la amenaza Orka acercándose a él, trepó por la cerca y se situó a distancia de tiro. Su sargento se abalanzó para detener al joven e insensato Guardia, gritando "¡Mantén tu posición, hijo!" Pero era demasiado tarde: el arrojado Guardia avanzó y disparó con el lanzallamas. El resultado no fue realmente impresionante y la carga de los Orkos llegó en poco tiempo al cercado exterior. El Soldado de Primera Simpson quedó aturdido por un golpe de Grishnak Colmilloceñudo en persona. El camión de la granja desapareció bajo una oleada de pielesverdes y su tripulación fue masacrada. En el otro lado de la granja, todo un cargamento de Orkos saltó de un kamión y disparó a quemarropa. La Escuadra de Mando Davies fue acribillada, y el Capitán Caine se quedó solo, dispuesto a luchar cuerpo a cuerpo con el enemigo.

Los Orkos irrumpieron en la granja por todos lados. Las Escuadras Jones y Jenkins fueron abatidas por completo, y el granjero Glazer mató a uno de los Orkos antes de sucumbir ante la superioridad numérica y quedar inconsciente. En ese momento, un puñado de heridos emergió del hospital para unirse al combate, apenas capaces de andar, ¡y mucho menos de combatir! Este desesperado acto de valor le dió a los defensores nuevos ánimos, y los Guardias en el tejado del hospital dispararon contra los apiñados pielesverdes que había bajo ellos. El Capitán Caine luchaba en medio de los Orkos, dando gritos de ánimo a sus hombres mientras mataba a un Noble Orko con su Espada Sierra. Los Orkos estaban trepando al techo del hospital cuando su kamión chocó y explotó. Los Orkos perdieron el coraje y huyeron a la protección de las colinas, dejando a los defensores con la desagradable tarea de vendar a sus heridos y enterrar a los camaradas muertos.

Último ataque Editar

GI praetorianos caidos.jpg

Praetorianos heridos y moribundos.

La situación parecía desesperada para los hostigados ocupantes de la Granja Glazer. Quedaban diecisiete hombres aptos para luchar, les quedaba poca munición, y los ataques Orkos no daban señales de remitir. Por todos los alrededores se encontraban los vehículos Orkos destruidos en los ataques previos. La única buena noticia fue la recuperación de Blikk, el viejo explorador veterano, quien emergió del hospital diciendo que todavía tenía asuntos pendientes con los Orkos y que tenía una pequeña sorpresa para ellos. El granjero Glazer también estaba decidido a seguir luchando. El Soldado de Primera Simpson también logró ponerse en pie, con órdenes estrictas de no salir del recinto de la granja de nuevo. Desgraciadamente su Sargento no tuvo tanta suerte.

El sonido de otro ataque Orko resonó en el valle. El Capitán Caine impartió las últimas órdenes: "Preparados, praetorianos. ¡Que cada disparo sea una baja enemiga!" Las armas imperiales se pusieron al rojo vivo mientras los Guardias Imperiales intentaban desesperadamente reducir el enorme número de Orkos. Un arrasador voló en pedazos y una primitiva katapulta también fue destruida mientras la dotación todavía estaba colocándola en posición. Blikk alzó un extraño artefacto y, después de quitar el seguro, apretó un botón rojo. "¡He estado guardando esto para una ocasión especial!", gritó, y lo lanzó contra las peñas de Orkos que se abalanzaban contra él y el Soldado de Primera Simpson. Se produjo un resplandor y un campo de estasis envolvió a los Orkos. Aquellos que se encontraban en el centro quedaron congelados, mientras los que se encontraban en el borde se movían a cámara lenta. Blikk había logrado ganar algo de tiempo.

En el otro extremo de la granja, los Orkos Zalvajes habían llegado a la valla, y esta vez no había Guardias para impedirles que la saltasen. Bajo el molino de viento, un pequeño grupo de guerreros al mando del Kaudillo Grishnak atravesaron los terrenos de la granja. Como si las cosas no estuvieran suficientemente mal, aparecieron más Orkos por la cresta de la colina y se lanzaron hacia la granja, deseosos de unirse al ataque y acabar con esos débiles pero testarudos humanos.

Los pielesverdes camparon por sus respetos por toda la granja, mientras los defensores les disparaban desde el tejado del hospital. Aquellos empezaron a escalar por el molino de viento hacia el Ratling que todavía está matando a un Orko con cada disparo. El Capitán Caine había previsto astutamente este movimiento, y había situado a un par de hombres un nivel por debajo del Ratling. Desde su posición elevada, estos dos enviaron a la muerte a cada Orko que llegó hasta ellos. Al pie del molino de viento el granjero Glazer fue acuchillado ferozmente por el Kaudillo Orko y murió defendiendo el hogar que construyó hace tantos años. Blikk y el Soldado de Primera Simpson fueron atacados por fin en combate cuerpo a cuerpo. El veterano explorador combatió con la destreza que dan los años de experiencia, y eliminó rápidamente a sus atacantes, pero Simpson no fue tan afortunado y cayó bajo las hachas de los Orkos. Al mismo tiempo, el resto de Orkos estaba trepando al techo del hospital para atacar a las dotaciones de armas pesadas, y cada vez llegaban más. Cada cargador defendía a su artillero para que pudiera seguir disparando el mayor tiempo posible. Su desesperada defensa costó tres vidas, e incluso con la ayuda de los heridos recién levantados, no pudieron repeler el ataque de los Orkos. Abajo, el Capitán Caine fue arrinconado contra una esquina, luchando contra tres Orkos a la vez, incluido el feroz Kaudillo, que era dos veces más grande que Caine. El Capitán luchó por su vida. Gracias a su valentía mató a los dos primeros Orkos, pero el Kaudillo esperó al momento adecuado y lanzó una lluvia de golpes con su brutal espada de energía. El Capitán Caine gritó sus últimas palabras a sus hombres, "¡Praetorianos! ¡Luchad hasta el último hombre!"

Con su oficial al mando muerto, las cosas ibaan de mal en peor para los defensores. Y sin embargo, el número de Orkos disminuía... si pudieran resistir un poco más... Los guerreros Orkos desistieron de trepar al molino de viento, y prefiereron disparar. Esto tuvo un efecto mucho más devastador, ya que dejó desguarnecido al francotirador. Todos los soldados que estaban sobre el tejado del hospital estaban luchando con los pielesverdes y todavía ondeaban con orgullo su estandarte regimental. Mientras tanto, Blikk era el único hombre que quedaba de pie en el suelo, rodeado por cinco Orkos, luchando con la seguridad de un hombre que se ha enfrentado con este tipo de desventajas antes y ha sobrevivido con un montón de cicatrices para demostrarlo. Mató a dos de sus atacantes, y tomó la iniciativa, cambiando las tornas del combate. El desharrapado puñado de defensores imperiales había reducido a los Orkos a una fracción de su número original, y Blikk todavía estaba matando a más, riendo como un poseso a cada golpe. El Kaudillo había llegado al tejado del hospital en ese momento y observó la situación de la masacre. Le pegó una patada al cuerpo con uniforme rojo que se halla a sus pies y a regañadientes decidió que no podía permitirse perder más guerreros. Después de todo no era más que una insignificante granja...

Cuando los Orkos huyeron, los defensores le dieron las gracias al Emperador por estar vivos todavía. Sólo quedaban cuatro guardias indemnes, además de Hooky y Glikk, y otros diez estaban heridos. El Soldado de Primera Llewelyn le entregó la lista final al Sargento Shard, quien, puesto que era el Guardia de mayor rango todavía vivo, había tomado el mando de los supervivientes. El nuevo oficial se irguió y aulló: "¡Soldado, su uniforme está hecho una pena! ¡Arréglese especie de Orko!"

Todo había terminado, excepto por el graznido de los cuervos carroñeros que, expectantes, volaban en círculos por encima de sus cabezas.

FuentesEditar

  • White Dwarf nº 32 (Edición española).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en Fandom

Wiki al azar