Fandom

Wikihammer 40k

Azkaellon

7.596páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Guardia Sanguinaria Ángeles Sangrientos.jpg

Miembro de la Guardia Sanguinaria

Azkaellon fue un venerado miembro de los Ángeles Sangrientos, y el fundador y primer comandante de la Guardia Sanguinaria, fuerza de combate de élite del Capítulo y guardia personal del Primarca Sanguinius. Aunque el cuerpo de Azkaellon murió hace mucho tiempo, no se ha deteriorado; algo que para muchos es una muestra de la gracia del Emperador. Por otra parte, muchos miembros de la Guardia Sanguinaria sospechan que su espíritu se ha convertido en el Sanguinor.

HistoriaEditar

Gran CruzadaEditar

Azkaellon participó en el asalto conjunto de los Ángeles Sangrientos y los Lobos Lunares sobre Melchior, luchando contra los Nephilim. Tras la batalla, se descubrió que el Hermano de Batalla Alotros, de la 111ª Compañía, había caído en la Sed de Sangre. Siendo uno de los pocos que sabía sobre el asunto, Azkaellon ayudó al Primer Capitán Raldoron a asegurar el lugar, pero se opuso a que Sanguinius se involucrase, diciendo que Alotros necesitaba ser controlado discretamente. Sanguinius no estuvo de acuerdo, diciendo que él necesitaba estar presente. Mientras Sanguinius entraba, tanto Azkaellon como Raldoron se sorprendieron al ver llegar tanto a Sanguinius como a Horus Lupercal. Azkaellon se volvió hacia Raldoron, diciendo que sus guerreros eran insuficientes para mantener la seguridad. Raldoron respondió que el Sargento Zuriel, de la Guardia Sanguinaria, también había fracasado al detectar al Primarca de los Lobos Lunares. Azkaellon replicó que Zuriel sería disciplinado por su fracaso, y Raldoron tuvo pocas dudas sobre ello.

Algunos años más tarde, Azkaellon fue enviado junto a la Fuerza Ignis a localizar una colonia científica en Nartaba Octus, siguiendo los rumores de que había una instalación que podría ayudar a lidiar con la Sed de Sangre. Sin embargo, los Ángeles Sangrientos descubrieron que el planeta había sido invadido por Eldars Oscuros, que habían destruido la instalación. Azkaellon apenas participó en la batalla de Nartaba Octus tras este descubrimiento, pero visitó al Apotecario Meros cuando se enteró de que el Hermano de Batalla había sido herido por un proyectil Rastreaalmas de los Eldars Oscuros. Azkaellon asumió que Meros fallecería, pero quedó impresionado al ver que se curaba. A continuación transmitió a Meros, al Sargento Cassiel y a Sarga que toda la IX Legión debía acudir al Cúmulo Signus, de acuerdo con las órdenes del Señor de la Guerra. Antes de que la Fuerza Ignis partiese, no obstante, llegó una nave de la Legión de los Lobos Espaciales que transportaba al Señor Lobo Helik Cuchillorrojo y a una de sus escuadras, con órdenes de Malcador el Sigilita de observar la misión. Azkaellon echó en cara a Cuchillorrojo tanto su imprudente forma de volar como la presencia del Sacerdote Rúnico Jonor Stiel, diciendo que el Edicto de Nikaea prohibía a los Bibliotecarios emplear sus poderes psíquicos. Cuchillorrojo replicó que el poder de Stiel procedía de Fenris, no de la Disformidad, y que esa era toda la explicación que necesitaban.

Batalla de Signus PrimeEditar

Azkaellon estuvo presente en el posterior traslado al Cúmulo Signus, donde un grupo de Portadores de la Palabra a cargo del Capellán Tanus Kreed acompañó a la flota. Azkaellon escuchó un extraño ruido de fondo en las vocotransmisiones, pero lo desestimó creyendo que no era más que un intento de interferir en ellas. Al llegar al puente de mando con su Primarca, fue testigo de la destrucción de Phorus y de la subsiguiente reunión del Concilio de los Ángeles, donde Sanguinius ordenó que un grupo de exploración de Ángeles Sangrientos y Portadores de la Palabra viajase a Holst. Sin embargo, el propio planeta comenzó a atacar a los Ángeles Sangrientos, destruyendo la Caballero Pálido. Azkaellon presenció entonces algo que nunca había visto antes: Sanguinius ordenó que Holst fuera sometido a Exterminatus Extremis, destruyendo todo el planeta. Azkaellon interrogó entonces, junto con el Primer Capitán Raldoron y el Sumo Guardián Dahka Berus, a los guerreros presentes en la misión, y se mostró extremadamente escéptico ante el relato del Apotecario Meros. Después de que la siguiente misión a Scoltrum hayase supervivientes, Azkaellon estaba ansioso por saber lo que conocían de los Nephilim, pero el Capitán Dar Nakir dijo que no los reconocía. Cuando la flota de los Ángeles Sangrientos se acercó a Signus Prime, un aullido psíquico asaltó a los no Astartes a bordo de la nave. Azkaellon estaba junto a Sanguinius y Raldoron cuando Kyriss el Perverso, el Guardián de los Secretos que gobernaba el Cúmulo Signus, les saludó.

La Almirante Athena DuCade, Señora de la Nave de la Lágrima Roja, se volvió loca y puso el Acorazado en rumbo de colisión con Signus Prime. Azkaellon defendió que debían abandonar la nave, pero Sanguinius se negó y los Ángeles Sangrientos dirigieron su nave a la superficie del planeta. Más tarde, en una reunión del Concilio de los Ángeles, Meros dijo a los guerreros reunidos que la Página Oscura, la nave que transportaba a los Portadores de la Palabra, había huido; dejando desprotegida a la Lágrima Roja, cosa que Azkaellon pudo confirmar como cierta. El Capitán Nassir Amit reveló su preocupación sobre que Signus fuese una trampa para los Ángeles, y que podrían haber sido traicionados por el Señor de la Guerra. Sanguinius casi mata a Amit en un ataque de ira, pero se detuvo cuando Helik Cuchillorrojo reveló que Magnus el Rojo, Primarca de los Mil Hijos, había desobedecido el Edicto de Nikaea. Azkaellon reaccionó negando las revelaciones para sí mismo, hasta que Sanguinius ordenó a los Ángeles Sangrientos hacer el Juramento del Momento de erradicar al enemigo.

Azkaellon acompañó a Sanguinius en la posterior Batalla de Signus Prime, pero quedó separado de su Primarca cuando Sanguinius se enfrentó con el Devorador de Almas Ka'Bandha y resultó herido. En su desesperación por proteger al Ángel, Azkaellon empujó a un lado a Meros mientras intentaba revivir el Primarca, con una mirada salvaje en los ojos. Teleportados de regreso al Lágrima Roja, los Apotecarios fueron incapaces de reanimar a Sanguinius, y una influencia maligna comenzó a afectar a los Ángeles Sangrientos, inflamando su furia por la caída del Primarca. Incapaz de comunicarse con el resto del Concilio de los Ángeles, Azkaellon instó a Raldoron a abandonar la campaña para proteger a Sanguinius. Mkani Kano, adjunto de Raldoron y ex Bibliotecario, reveló que sus hermanos del Librarium se habían reunido y estaban dispuestos a utilizar sus poderes para reanimar a Sanguinius. Aunque Azkaellon se opuso a violar el Edicto, Raldoron estuvo de acuerdo, liderando un equipo de ataque que incluía a Meros y a uno de los sobrevivientes de Scoltrum, Tyllian Niobe (que era Paria), para destruir la hechicería que causaba la rabia. Azkaellon permaneció con los Bibliotecarios, y les advirtió que si veía alguna evidencia de brujería les cortaría la cabeza con su propia Espada Encarmine.

A pesar de su lealtad a Sanguinius, Azkaellon y la Guardia Sanguinaria sucumbieron a la Sed de Sangre y se unieron a sus hermanos en el campo de batalla, abandonando al Primarca. Liberado ya de la influencia maligna de la Disformidad gracias al sacrificio del Apotecario Meros, Azkaellon ayudó a supervisar la retirada de los Ángeles Sangrientos del Cúmulo Signus. Cuando el Guardián Berus le trajo los cuerpos de Helik Cuchillorrojo y sus compañeros de los Lobos Espaciales, se dieron cuenta de que la gravedad de sus heridas se debía a que habían sido hechas por Marines Espaciales, y decidieron ocultarle la verdad a Sanguinius. Más tarde, cuando el Capitán Amit le confesó a Raldoron su papel en la muerte de los Lobos Espaciales, Azkaellon hizo jurar a ambos guerreros que lo guardarían en secreto, diciendo que si Sanguinius supiera la verdad, se culparía a sí mismo y no querría mentirle a Leman Russ, amenazando así la camaradería del Adeptus Astartes en esos tiempos de guerra. Aunque Raldoron, a regañadientes, admitió la lógica de hacerlo así, Amit preguntó cómo podría calmar el dolor de su corazón. Azkaellon le dijo que era la carga que debía soportar por lo que había hecho.

Batalla de TerraEditar

Durante la Batalla de Terra el Emperador decidió asaltar el Espíritu Vengativo para tratar de dar muerte a Horus. Sanguinius y Rogal Dorn le acompañaron, y junto con ellos tres fueron la élite de sus hijos. Quienes tuvieron el honor de acompañar a Sanguinius en su último viaje fueron precisamente los miembros de la Guardia Sanguinaria; pero Sanguinius, sabedor del destino que iban a tener todos ellos, insistió en que Azkaellon permaneciese en Terra a fin de que la Guardia Sanguinaria no se viese extinguida del todo y pudiese reconstruirse a partir de ese único superviviente y servir como faro de esperanza en los días que estaban por venir. Con todo el dolor de su corazón Azkaellon accedió a cumplir los deseos del Primarca, ya que, aunque anhelaba volver a luchar una última vez junto a Sanguinius, ni se le pasaba por la cabeza hacer peligrar la confianza depositada en él.

Todos los hermanos de armas de Azkaellon y su propio padre murieron en el Espíritu Vengativo; pero él fue la figura clave de los Ángeles Sangrientos en los dolorosos y turbulentos años que siguieron al fin de la Herejía de Horus. La muerte de Sanguinius les había dejado sin una línea sucesoria clara y diversas facciones dentro de sus filas se estaban polarizando en torno a los principales candidatos al puesto de Señor del Capítulo. Además, muchos de sus hermanos habían muerto en Signus Prime o entre las ruinas de Terra, y los efectos de lo que después llegaría a conocerse como "La Imperfección" empezaban a extenderse, enturbiando el futuro de la antaño gloriosa Legión.

Sin embargo, fue Azkaellon quien en última instancia vio claro cuál debía ser el destino de los Ángeles Sangrientos. Fue defensor de la adopción del Codex Astartes, supervisó la separación de la Legión en los diversos Capítulos que existen hoy en día y se aseguró de que el legado de Sanguinius y de la Guardia Sanguinaria perdurara no sólo entre los propios Ángeles Sangrientos sino también entre sus Capítulos Sucesores; argumentando que de entre todos los problemas y dudas que asaltaban a los Ángeles Sangrientos su nuevo orden de batalla era lo menos preocupante.

No se guarda ningún registro sobre lo que fue de Azkaellon a partir de entonces, pero su legado sigue vivo en los Capítulos que creó. Los miembros de la actual Guardia Sanguinaria, descendientes morales directos de Azkaellon, creen que el Sanguinor es en realidad Azkaellon, preservado contra el paso de los milenios por obra y gracia del Emperador. La verdad, como suele ser habitual, nunca podrá ser desvelada.

PersonalidadEditar

Azkaellon era extremadamente leal a Sanguinius, hasta un punto que ponía nervioso al Primer Capitán Raldoron. Cuando Raldoron preguntó si Azkaellon sería realmente capaz de abandonar a sus propios Hermanos de Batalla, Azkaellon respondió al Primer Capitán, en su propia cara, que estaría dispuesto a sacrificar a cualquier guerrero de la IX Legión para proteger al Primarca. Azkaellon también era muy rígido en su forma de actuar. Mientras que Raldoron era fluido y adaptable en combate, Azkaellon era inflexible; otra de las causas de fricción entre la Guardia Sanguinaria y la Primera Compañía.

EquipoEditar

Al igual que el resto de la Guardia Sanguinaria, Azkaellon llevaba una Armadura Artesanal dorada y unos Retrorreactores alados, y portaba a una Espada Encarmine para el combate cuerpo a cuerpo y un Bólter Ángelus en su muñeca izquierda.

Leer másEditar

Guardia Sanguinaria.

Codex Astartes.

Sanguinor.

FuentesEditar

Extraído y traducido en parte de Lexicanum Inglés.

  • Codex: Ángeles Sangrientos (5ª Edición).
  • Fear to Tread, por James Swallow.
  • Bloodline (Relato Corto), por James Swallow.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar