FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Astropata imperial

Astrópata Imperial

"Mis ojos fueron un pequeño precio a pagar por lo puedo ver ahora."
Astrópata Leto Loi


Los Astrópatas son psíquicos encargados de realizar todas las comunicaciones interestelares que mantienen al Imperio de la Humanidad unido, utilizando sus habilidades telepáticas. Elegidos entre las multitudes de psíquicos nacidos a lo largo y ancho del Imperio, estos individuos son detectados y abducidos por las temidas Naves Negras del Adeptus Astra Telepathica, y traídos a Terra por su gran poder y utilidad potencial para el Imperio. El destino de la amplia mayoría de estos psíquicos es alimentar los insaciables fuegos del Astronomicón para que el Imperio aguante unido un día más. De aquellos a los que se permite vivir, una pequeña fracción son juzgados lo suficientemente fuertes para ser entrenados y servir al Imperio como un psíquico sancionado, pudiendo convertirse desde en Inquisidor a Psíquico de Batalla de la Guardia Imperial.

Los Astrópatas son seleccionados de entre aquellos psíquicos cuyos poderes son considerables pero inadecuados para resistir los peligros de la posesión o de la corrupción demoníaca. Al igual que los Psíquicos Primordiales, deben ser jóvenes, vigorosos y deseosos de aprender.

Comunión de Almas Editar

Astropata levitacion

Astrópata

Aquellos elegidos para convertirse en Astrópatas deben realizar el ritual de la Comunión de Almas, por el cual su cuerpo y alma son limpiados de la corrupción de la Disformidad por la hiriente pureza de la bondad del Emperador de la Humanidad. Tras meses de preparación a base de ayuno, oración y preparación ritual, los psíquicos elegidos son introducidos en la cámara más profunda del Palacio Imperial en procesiones de 100 cada una. Allí llevan a cabo una ceremonia que o los matará, o los volverá locos, o los unirá eternamente al Emperador. Tan intensa es la experiencia, que los órganos sensoriales de los suplicantes son sobrecargados casi por completo, quedando ciegos e incluso en muchos casos incapaces de oír, sentir al tacto u oler. A pesar de ello, la Comunión de Almas con el Emperador es necesaria, ya que aumenta enormemente los ya formidables poderes psíquicos del Astrópata, y le da la habilidad por la que fue elegido: enviar mensajes telepáticos a través del espacio de forma instantánea, convirtiéndose en parte de la red principal de comunicaciones interestelares del Imperio.

La mayoría de naves imperiales tiene un Astrópata a bordo y casi todos los gobiernos planetarios imperiales tienen acceso a los Astrópatas. Sin esa habilidad única de los Astrópatas, la comunicación a larga distancia dentro del Imperio sería imposible. Sin embargo, sus poderes son aún susceptibles de ser afectados por las condiciones locales de la Disformidad (como las tormentas de Disformidad) y por lo tanto, sus mensajes pueden retrasarse largo tiempo, o perderse. Debido a la naturaleza extenuante de su trabajo, y como resultado también de su Comunión con el Emperador, muchos Astrópatas son físicamente frágiles y pueden morir a una edad bastante corta por agotamiento mental, o por sobreexposición a las energías disformes.

Comunicación astropáticaEditar

Imperio astropata comunicacion

Del mismo modo que viajar por el Imperio es una ciencia complicada e inexacta, intercambiar mensajes entre los muchos y variados planetas que lo componen lo es también. Los sistemas de comunicación planetaria, como los voco-proyectores, las líneas de telégrafo o de telefonía, y los más avanzados voco-comunicadores, bastan para pasar mensajes entre las naciones de un mundo, pero no tienen prácticamente utilidad más allá de la superficie de planeta. Las señales de estos aparatos requieren muchos años estándar para alcanzar siquiera el sistema más cercano, y no hay garantías de que vayan a ser recibidas cuando lleguen. Los peligros del viaje dejan claro que los mensajeros humanos o servidores serían tan poco fiables y potencialmente lentos como una comunicación por ondas de radio o de cualquier otra energía.

El Imperio está obligado a depender de la comunicación por medios psíquicos, o astropáticos. Los Astrópatas se comunican con símbolos e imágenes icónicas, proyectando estos mensajes a través de vastas distancias del espacio mediante energía psíquica extraída de la Disformidad. Este proceso es normalmente agotador, y requiere rituales y concentración para mantener al psíquico dentro del marco mental correcto. Estos pueden tomar muchas formas, tales como el uso del Tarot del Emperador, visiones, escritura automática, trances, sesiones de espiritismo, etc. Los Astrópatas Gaolistas de Hredin, por ejemplo, pasan muchos años grabando sus mensajes en cuidadosamente iluminadas hojas de hierro, y después destruyen la obra de arte con una rueda apisonadora gigantesca cuando están listos para transmitir la información. Se dice que el dolor de aniquilar una obra muy amada produce mensajes psíquicos de claridad incomparable. Estos mensajes son recibidos por otros Astrópatas de diversas maneras. Algunos aparecen como sueños vagos y preocupantes, mientras que otros lo hacen como visiones o portentos místicos. Otros aparecen dentro de cualquier método ritual o técnica de adivinación que el psíquico receptor practique. Así, un aviso de invasión Orka podría aparecer como una brillante imperfección en las entrañas de un pez, una amenazante nube de humo, orificios sangrantes o una preocupante combinación de runas o sellos en una matriz holográfica.

Coro astropatico

Coro astropático realizando una comunicación

Los mensajes astropáticos no sólo deben ser transmitidos de un Astrópata a otro, sino que además deben ser decodificados. Cada Astrópata usa símbolos ligeramente diferentes de los de otros y tiene un estilo o "sabor" preferido. Algunos mensajes llevan semanas de revisar viejos tomos de augures y simbolismos antes de que puedan ser reconstruidos, aunque los mejores Astrópatas pueden hacer esto palabra por palabra. Algunos se quedan en el misterio para siempre. Algunos mensajes son recibidos en el extremo incorrecto de la galaxia, y deben ser reenviados a otros que estén más cerca del punto de destino original.

Algunos mensajes simplemente no llegan al receptor deseado, o son malinterpretados drásticamente por el camino. Además, hay demasiados pocos Astrópatas. La mayoría de mundos, especialmente aquellos con poca población o en los bordes del Imperio, no tienen ningún Astrópata, y deben confiar en las raras visitas de los Capitanes Cartistas o censadores del Administratum para contactar con la galaxia. Por esta razón el Adeptus Terra responde lentamente a cada suceso del Imperio, incluso a aquellos lo bastante importantes como para atraer la atención de su vasta y poderosa burocracia. En la mayoría de mundos, el Imperio se siente muy lejos.


Poderes del astrópataEditar

Vinculado al más alto poderEditar

La conexión del astrópata con el Emperador lo protege de los peligros de la disformidad y las depredaciones de sus habitantes impíos. Imbuido con solo una minúscula fracción del poder del Emperador, es suficiente para salvaguardar el alma del astrópata y proteger a sus aliados.

Telépata supremoEditar

El astrópata es un podeross psíquico y maestro de los poderes mentales. Al convertir su don psíquico en el arte de la telepatía, el astrópata puede empujar sus poderes más allá de sus límites, a salvo del peligro gracias a su vínculo con el Emperador.

Segunda visiónEditar

Con práctica y concentración, el astrópata ha perfeccionado sus sentidos psíquicos y extendido su visión antinatural. Incluso sin ojos, el astrópata ve más que un hombre normal.

Protección del almaEditar

Unido al alma del Emperador, la mente y el cuerpo del astrópata están protegidos contra la disformidad, incluso cuando se basa en ella para alimentar sus propias habilidades. Cuando los caprichos de la disformidad y los asaltos de sus habitantes amenazan al astrópata, confía en su fortaleza mental y espiritual y en la Gracia del Emperador para protegerse.

Conciencia de la disformidadEditar

Los sentidos psíquicos del astrópata son incomparables, percibiendo las ondas de la disformidad tan fácilmente como un hombre normal ve la luz y la oscuridad.

Telepatía astralEditar

Aunque la verdadera práctica de la astrotelepatía implica rituales largos y complejos únicos para cada astrópata, estos psíquicos a menudo evidencian la capacidad de comunicarse telepáticamente a una distancia nunca vista entre otros telépatas. Un astrópata experimentado puede comunicarse incluso con personas que no son psíquicas en rangos orbitales.

Enlace telepáticoEditar

Algunos astrópatas perfeccionan sus habilidades para comunicarse mejor con los que no son psíquicos. La capacidad de mantener una conversación telepática silenciosa es invaluable para los servidores de un inquisidor. Sin traicionar su posición o intenciones, el psíquico y sus aliados coordinan sus planes y logran su misión.

Escaneo mentalEditar

Exhibiendo su potencial psíquico completo, el astrópata retrae las capas de la psique de su objetivo, exponiendo verdades incluso desconocidas para la víctima. Con cada momento que pasa, se revelan más verdades, hasta que el astrópata obtiene acceso sin restricciones a la mente de su objetivo.

Escudo del pensamientoEditar

Aprovechando la fuerza del propio Emperador, el astrópata invoca un escudo de poder disforme, lo mejor para proteger su mente y alma del ataque psíquico y demoníaco. Muchos astrópatas atribuyen tal habilidad a su fuerza de fe.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Codex Imperial (2ª Edición).
  • Warhammer 40,000: Rogue Trader (1ª Edición).
  • Warhammer 40,000: Reglamento (4ª y 5ª Edición).
  • Dark Heresy: Core Rulebook (2ª edición; Juego de Rol).
  • Dark Heresy: Enemies Beyond (Expansión del Juego de Rol)