Fandom

Wikihammer 40k

Asalto a Black Reach

7.596páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Bulldog.png El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


Cuando el Capitán Cato Sicarius y la fuerza de choque de los Ultramarines llegaron al Mundo Colmena de Black Reach, el ¡Waaagh! Zanzag controlaba la mayor parte del continente septentrional. Solo tres de las doce Ciudades Colmena principales no estaban aún bajo su dominio. Cuando el Crucero de Asalto Venganza de Valin llegó a su órbita, las defensas de Ghospora, la mayor de las tres inmensas Colmenas aún libres, estaban desfalleciendo. Zanzag era un Kaudillo con una inusual habilidad para la mecánica y había perfeccionado un diseño de Akribillador Zobrekargado que podía atravesar el blindaje de un Leman Russ o incluso una servoarmadura de Marine Espacial. Con semejantes armas en su poder, los brutales invasores Orkos estaban aniquilando a los defensores de Black Reach.

Sin perder tiempo en contemplaciones, Sicarius ordenó a sus Hermanos de Batalla que montaran en sus Cápsulas de Desembarco y al Venganza de Valin que comenzase un bombardeo orbital sobre los atacantes de Ghospora. El asalto de las Cápsulas cayó justo después del final del bombardeo. En una breve pero sangrienta batalla, los Ultramarines arrojaron a los Orkos de las murallas de Ghospora y obligaron a un machacado y ensangrentado Zanzag a retirarse. Apenas habían callado los gritos de guerra cuando Sicarius se puso de nuevo en marcha. Dejando atrás una porción de sus fuerzas para reforzar las defensas de Ghospora, Sicarius partió en busca del líder del ¡Waaagh!
Assault-on-black-reach-art.jpg

El Asalto a Black Reach - Sicarius Combate contra Zangag

Al marcharse Sicarius con el grueso de los Ultramarines, los Orkos retomaron su ataque a la Colmena Ghospora. Desafortunadamente para los pielesverdes, Sicarius había previsto esta posibilidad y ordenado el despliegue de varios Cañones Tormenta para reforzar las defensas de la Colmena. Nada más comenzar el nuevo asalto, una salva de proyectiles arrasó a los atacantes y obligó a los Orkos a retirarse al refugio de los bosques petrificados que rodeaban Ghospora.

Mientras tanto, la búsqueda de Zanzag por Sicarius continuaba. Patrullas de reconocimiento de Thunderhawks y Land Speeders identificaron varios campamentos Orkos a lo largo del Río Blackwallow. Durante una semana, Sicarius planeó y dirigió ataques contra todos ellos, pero aunque se encontraron montones de Akribilladores Zobrekargados, no se halló a Zanzag por ninguna parte. Después de que el cuarto fuerte destartalado quedase reducido a escombros, Sicarius recibió una petición urgente de socorro por parte de las Fuerzas de Defensa Planetaria de Black Reach que defendían la Colmena Sulphora. Desgarrado por tener que elegir, Sicarius abandonó reticentemente su caza de la base de operaciones de Zanzag y partió hacia el sur, dejando la búsqueda en manos de dos Escuadras de Exploradores al mando del Sargento Torias Telion.

M1810071 BlackReachBattleshot.jpg

Los Ultramarines se enfrentan a Zangag y a una avanzadilla de Orkos.

En vez de rastrear el área circundante, Telion ordenó a sus Exploradores que vigilasen la base destruida. El Sargento sabía que los Orkos son seres saqueadores y carroñeros, y estaba seguro de que volverían al lugar para recuperar cualquier resto de armas o armaduras que pudiera ser reaprovechado. Al caer la noche, los Exploradores de Telion estaban ocultos en el perímetro del campamento arrasado, con los ojos y los oídos bien atentos a la menor señal de la llegada de los pielesverdes.

Dos noches después, mientras Sicarius aún luchaba a la sombra de la Colmena Sulphora, la teoría de Telion se cumplió. A la luz de las dos lunas de Black Reach, un maltratado pero utilizable submarino surgió de las espesas aguas del Blackwallow. A salvo ocultos tras un grupo de árboles petrificados situado al sur, Telion y sus Exploradores observaron mientras el navío desembarcaba a una docena de Chikos y a dos veintenas de Gretchins en la ribera. Mientras los pielesverdes se dispersaban y peinaban la zona en busca de cualquier desperdicio reutilizable, uno de los Exploradores nadó hasta el Zumergible anclado y le colocó una baliza localizadora. Con las primeras luces de la mañana, el Zumergible ya había partido, y Telion había obtenido la posición de la base de operaciones: una vasta caverna natural bajo la catarata del Blackwallow, a medio camino entre Ghospora y Sulphora y a distancia de ataque de ambas.

El asalto a la Guarida de ZanzagEditar

Tras recibir las noticias de Telion, Sicarius lo felicitó efusivamente. Reuniendo todas las fuerzas que pudo retirar de la defensa de Sulphora, subió a bordo de la Cañonera Thunderhawk Gladius y se dirigió al norte a toda velocidad. Entretanto, los Exploradores de Telion tomaron posiciones para encargarse de eliminar a los centinelas de la base.

La primera noticia que tuvieron los Chikos de Zanzag de que estaban siendo atacados fue cuando vieron el morro de la Gladius atravesando la cascada. Durante un momento, los motores rugientes de la cañonera se mantuvieron fijos en el centro de la caverna mientras los Orkos disparaban sus Akribilladores Zobrekargados sin hacerle el menor rasguño al casco. Entonces, la Gladius disparó una serie de Misiles Hellstrike a un grupo de Latas Azezinas y Dreadnoughts Orkosquese hallaban en la parte posterior de la cámara, destrozándolos en una serie de explosiones que iluminaron momentáneamente la caverna. El sonido de las detonaciones de los Misiles Hellstrike resonaba aún por la cámara cuando la rampa de la Thunderhawk descendió sobre una cruda pasarela de metal y Cato Sicarius lideró a sus hombres a la batalla. Recuperándose de la sorpresa, los Orkos se lanzaron de cabeza contra los invasores y combatieron con toda la furia bestial de su raza. Con un rugido que resonó en la cueva, los Petatankes lanzaron una salva de kohetes que obligó a la Thunderhawk a retroceder. Al fondo de la caverna, Zanzag aullaba a los Chikos cercanos que disparasen sus Akribilladores Zobrekargados contra los Marines Espaciales, pero Sicarius había planificado bien su ataque. La primera oleada de Marines no pertenecía a su propia Compañía, sino que eran cinco Veteranos de la 1ª Compañía vestidos con Armaduras de Exterminador. Los Akribilladores Zobrekargados de Zanzag podían ser capaces de atravesar servoarmaduras, pero contra las inviolables Armaduras Tácticas Dreadnought casi eran inservibles. Para cuando Zanzag se dio cuenta de su error, muchos de sus Chikos habían muerto, con sus cuerpos caídos sobre las destrozadas estalagmitas del suelo de la cueva. Con la amenaza de las armas bastante disminuida, Sicarius ordenó a sus Marines Espaciales en servoarmadura que entrasen al combate.

Incluso sorprendidos y sin ventaja armamentística, los Orkos lucharon duramente. La posición de Sicarius era frágil, pues las aguas de los muelles del Zumergible quedaban a ambos lados, y Zanzag lanzaba oleada tras oleada de Chikos con la esperanza de hacer caer a los Astartes a las oscuras profundidades. No obstante, los Marines Espaciales siguieron avanzando a zancadas con los Bólteres brillantes. Llevó una hora de sangrienta lucha asegurar la cámara, pero finalmente los Orkos huyeron a la red de túneles subterráneos.

Sicarius había ganado una victoria sangrienta. Zanzag estaba muerto, derribado por el Capitán en los últimos momentos de la batalla, pero el coste había sido alto. Uno de los Exterminadores estaba muerto, y doce hermanos de la 2ª Compañía no volverían a combatir. Mientras la Gladius regresaba para redesplegar a los Ultramarines, Sicarius supervisó la colocación de explosivos a fin de derrumbar el techo de la cueva y atrapar a los Orkos que pudieran quedar en los túneles. Tras evacuar a sus tropas del lugar, ordenó también al Venganza de Valin que efectuase un concienzudo bombardeo orbital sobre la zona.

En los tres días posteriores al combate en la caverna, Sicarius dirigió una serie de ataques que destruyeron el poder del ¡Waaagh!. Aunque varios Kaudillos intentaron tomar el control en las semanas que siguieron, el ¡Waaagh! Zanzag estaba acabado desde la muerte de su líder. Demasiados Chikos habían muerto ante los muros de Ghospora y Sulphora como para que los Orkos pudiesen ganar por simple superioridad numérica. Además, la pérdida de la astucia y de la capacidad de fabricar Akribilladores Zobrekargados de Zanzag, los pielesverdes ya no tenían tampoco una superioridad numérica que compensase su falta de efectivos. Considerando su trabajo concluido, Sicarius se preparó para abandonar el planeta. Mientras la fuerza de Ultramarines partía de Black Reach en busca de nuevas batallas, los habitantes del planeta comenzaron el largo proceso de recuperar su planeta de manos de los pielesverdes supervivientes.

FuentesEditar

  • Codex: Marines Espaciales (5ª Edición).

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar