FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Archizelote de la Redención Necromunda Redencionistas

El Archisacerdote de la Redención pronunciando un arrebatador discurso a las masas.

El Archisacerdote de la Redención es uno de los más conocidos y temidos de todos los fanáticos Sacerdotes Redentores del Submundo que pueden encontrarse en el Mundo Colmena de Necromunda. Es un místico y un profeta de la causa Redencionista, entregado a una existencia ermitaña y solitaria en el Submundo. El Archisacerdote viaja continuamente de un sitio para otro, predicando a los Redencionistas y llevándolos a un estado de furia intolerante y que acaba casi inevitablemente en un linchamiento, y con demasiada frecuencia en una brutal masacre genocida.

Sus puntos de vista son considerados extremistas incluso por sus colegas Sacerdotes: algunos sostienen que debería ser expulsado totalmente de la causa Redencionista. El Archisacerdote acusa por su parte todos aquellos que mantienen tales opiniones de ser traidores faltos de fuerza de voluntad: el grado de seguimiento a las teorías del Archisacerdote entre la masa militante Redencionista es tal que aquéllos que critican al Archisacerdote se retractan rápidamente o son linchados por una turba enfurecida, llevada a un estado de cólera asesina y de sed de sangre por cualquiera de los discursos de agitación de masas del Archisacerdote de la Redención.

Además de llevar a muchedumbres enloquecidas por el ansia de sangre a una furia asesina con sus discursos apocalípticos, el Archisacerdote es conocido por dirigir Cruzadas Redencionistas por el dinero proporcionado por la casa noble Cawdor, también conocida como la Casa de la Redención, ya que la causa Redencionista ha obtenido el estatus de religión oficial en ese mundo. La casa Cawdor busca extender la causa Redencionista (y su propio poder) por toda Necromunda.

Cualquier banda en la que se esté el Archisacerdote estará presa de una enloquecida sed de sangre desde antes del combate, efecto de uno de sus famosos discursos. Los guerreros no se retirarán ni dejarán de luchas a menos que el Archisacerdote se lo ordene.

ArmamentoEditar

En combate, este consumado espadachín porta una gigantesca espada sierra a dos manos conocida como un eviscerador, equipado con un depósito incendiario exterminador artesanal, para rebanar y quemar a los no creyentes. Carga un gran recipiente de prometio a sus espaldas para asegurar que las justas llamas de su arma nunca se apagarán en el fragor de la batalla. Para protegerse en el cuerpo a cuerpo, se equipa con una gran pistola primitiva y viste una armadura de mallas bajo su voluminosa túnica para protegerse de pequeños proyectiles y armas blancas. También está armado espiritualmente, cargando con su gigantesco tomo sagrado, el Libro de la Redención, así como su estandarte personal con la inscripción "Purgar con fuego". Aquellos que luchan por el Archisacerdote lo harán ferozmente, reacios a perder terreno o a ser rechazados sean cuales sean las probabilidades en su contra. Sus seguidores obtienen fuerza de su presencia inspiradora y su firme oratoria, y renunciarán a luchar solo si el mismo Archisacerdote se lo pide.

Va equipado también con un depósito de combustible. El lanzallamas del Archisacerdote está en un estado de funcionamiento impecable y cuenta con un gigantesco depósito de combustible que el Archisacerdote lleva a su espalda.

MiniaturaEditar

  • Necromunda.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Necromunda: Desterrados (Juego de Especialista).
  • White Dwarf nº 196 (Edición inglesa).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.