FANDOM


Santa Leire Recortada.jpg La pequeña Santa Leire protege este sagrado artículo con santa ira y devota pasión en el nombre del Divino Emperador. Pulsa sobre su reverenciado icono para acceder a los archivos del Adepta Sororitas.

El precio de no leer es ser purgado.

Dialogante.jpg

Hermana Dialogante.

"Con Su gracia divina, yo leeré lo que no debió ser escrito, veré lo que no debió ser visto y soportaré lo que no debió nacer. Su radiante luz permanecerá en mí y mi alma permanecerá pura."
Primer Juramento de las Dialogantes


Las Órdenes Dialogantes u Ordos Dialogus son parte del ala no militante del Adepta Sororitas. Son eruditas y consejeras, expertas en la traducción de textos tanto humanos como alienígenas, tanto sagrados como blasfemos.

DescripciónEditar

Aquellas que tienen una mayor aptitud para la traducción encuentran un lugar entre sus filas, donde aprenden aún más idiomas. Aunque existen departamentos del Adeptus Terra dedicados al estudio de todas las formas de comunicación, las Órdenes Dialogantes utilizan sus talentos de forma más práctica. Aunque el Imperio posee un único idioma, el Gótico Imperial, en sus fronteras coexisten miles de dialectos, jergas, idiomas minoritarios y lenguajes de batalla. Cuando un Misionero encuentre una nueva civilización, se le asignará una Hermana Dialogante para ayudarle a aprender el idioma nativo y poder comunicarse sin problemas.

Las Hermanas Dialogantes acompañan a la Armada Imperial y a la Guardia Imperial, traduciendo las órdenes del alto mando a la lengua vulgar y a los dialectos de los soldados que componen cada regimiento. Las Órdenes Dialogantes también son hábiles negociadoras y muchas veces colaboran con el Adeptus Terra para favorecer el diálogo entre organizaciones e individuos.

A instancias de la Inquisición y de otras secciones de la jerarquía imperial, también estudian idiomas xenos y traducen textos obtenidos de artefactos recuperados. Las Hermanas Dialogantes son empleadas a menudo como Acólitas en séquitos de Inquisidores de la Ordo Hereticus. Una Hermana Dialogante veterana podría hablar con fluidez varios cientos de dialectos humanos, docenas de jergas secretas, signos e incluso lenguas xenos. Las Hermanas de las Órdenes Dialogantes se encuentran entre las poco juzgadas lo suficientemente puras e incorruptibles para resistir los engaños que los caprichosos Eldars utilizan a menudo en sus relaciones con la Humanidad. Es el deber de una Hermana Dialogante informar al oficial imperial al que acompaña del verdadero significado e implicaciones de las palabras del xenos.

Las Hermanas Dialogantes trabajan a menudo junto a las Famulatas y los agentes de la Inquisición. Sus habilidades en descifrar antiguos registros imperiales ayudan en gran medida al trabajo de las órdenes cuando se profundiza en los orígenes de nobles linajes del Imperio. Cuando sirven junto a los agentes del Trono de la Inquisición, las Hermanas Dialogantes son obligadas a asistir a los interrogatorios, en especial los de xenos cautivos, para servir como traductores. Los Inquisidores que llegan a lugares donde se hablan dialectos nuevos o inusuales buscan a menudo sus habilidades para romper sistemas de cifrado y la traducción de idiomas. A pesar de que se especializan en lenguas y procesamiento de la información, las Hermanas Dialogantes son tan marciales y fanáticas al Culto Imperial como cualquier Hermana de Batalla.

Las Hermanas Dialogantes son talentosas en romper cifrados y traducir textos. También son muy diligentes en el cuidado de los registros que están encargados de la vigilancia y los secretos de la Eclesiarquía y la Hermandad. Entienden que el conocimiento es inútil si no actúas en él. Toda asignación prolongada al trabajo de campo, ya sea con la Inquisición o la Eclesiarquía, les otorga una oportunidad única de experimentar el Imperio de primera mano y utilizar sus conocimientos para cazar activamente herejes y sacarle sus secretos. También saben que la información que buscan y guardan viene con la amenaza eterna de la tentación. Se ha inculcado en ellas que no pueden fallar en sus funciones, ya que cuando el conocimiento condenado cae en manos de los incautos, la catástrofe le sigue a menudo.

Sólo cuando se requieren sus habilidades lingüísticas o de romper cifrados es cuando las Hermanas Dialogantes dejan sus bases de datos. Ha habido ocasiones en las que se envió una Misión completa para recuperar datos, aunque ésto es raro, ya que el riesgo que implica dejar a las Hermanas con acceso a información sagrada y secreta en campo abierto es muy alta y tiene que ser autorizado por el Convento. Ésto ha llevado a las Dialogantes a ser mucho más recluidas y de alguna manera ingenuas que las otras Órdenes. Cuando se les despliega en campo con las Órdenes Militantes o de la Ordo Hereticus, las Dialogantes son utilizadas generalmente en un papel de apoyo a las comunicaciones o expertos científicos. Es más que probable que los agentes de campo las oigan sólo en por el otro extremo de un vocoenlace, ya que proporcionan información detallada sobre el enemigo.

Otro aspecto de las Hermanas de las Órdenes Dialogantes es que son algunas de las mejores recolectoras de información en el Adepta Sororitas. Respetadas por sus habilidades de traducción, suelen trabajar en los repositorios de datos y así tienen acceso a nuevas fuentes de información. Tanto la Eclesiarquía como la Inquisición utilizan esta información detallada para detectar amenazas potenciales para el Culto Imperial y el Imperio. Aunque la Hermandad ha fruncido el ceño ante el uso de la Inquisición de los servicios de las Dialogantes, sus esfuerzos han llevado al descubrimiento y destrucción de numerosos cultos del Caos. Dentro de un sector determinado del espacio Imperial hay a menudo una gran concentración de Hermanas de las Órdenes Dialogantes ubicadas en una formidable Preceptoría conocida como Santuario Dialogante. Estas encomiendas son generalmente vigiladas por mil Hermanas de Batalla y a veces, un escuadrón de naves de guerra de la Armada Imperial en órbita baja. Nadie dentro de las Dialogantes revelará los secretos guardados dentro de sus bóvedas (bajo pena de muerte), aunque en general los forasteros creen que estas bóvedas contienen toda clase de textos heréticos y xenos que han sido o están actualmente siendo totalmente traducidos al Alto Gótico.

En combate Editar

Las Órdenes Dialogantes pueden, en ocasiones, enviar a una de sus Hermanas a servir a una Canonesa de las Órdenes Militantes en su Escuadra de Mando. En estos casos, la enviada va armada con servoarmadura, pistola bólter, ensalzador y granadas de fragmentación y perforantes, puede llevar reliquias de la Eclesiarquía, y su misión es actuar como una habilidosa oradora cuya voz amplificada da valor a los espíritus de las tropas cercanas.

DivisionesEditar

Las Órdenes Dialogantes están divididas entre los dos Conventos principales:

Convento Prioris en Terra:

  • Orden de la Palabra Santa.
  • Orden del Cálamo.

Convento Sanctorum en Ophelia VII

  • Orden del Juramento Sagrado.
  • Orden del Lexicon.

Sin convento conocido:

  • Orden de la Rosetta Perdida.

MiniaturaEditar

  • 3ª Edición.

FuentesEditar

Extraído y traducido parcialmente de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Cazadores de Brujas (3ª Edición).
  • Dark Heresy: Blood of Martyrs (Juego de Rol).
  • The Inquisition (Libro de Trasfondo).
  • Codex: Adepta Sororitas (6ª Edición).

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar